-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el maestro Rolando Rodrigo Zapata Bello, Gobernador del estado de Yucatán.   

-GOBERNADOR ROLANDO RODRIGO ZAPATA BELLO: Muy buenas tardes.

Estimado señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

Yucatán le saluda y le da la  más cálida bienvenida. Bienvenido usted a Yucatán, que es, y será siempre, su casa, señor Presidente.

Distinguido Miguel Bosé, Presidente Honorario de Patrimonio Indígena MX:

Bienvenido a ésta, la  legendaria Tierra del Mayab, de la gran Cultura Maya,     

Y bienvenidos todos los distinguidos representantes de las empresas que impulsan esta Fundación.

Estimada Directora General de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Nuvia Mayorga; apreciados funcionarios, autoridades municipales, estatales, Federales; legisladores, legisladoras; queridas niñas, niños y jóvenes de las Casas del Niño Indígena del CDI;

Amigas, amigos todos.

Estar reunidos hoy, aquí, tiene para Yucatán un gran significado.

En primer lugar. Porque el convenio que hoy vemos nacer amplía el reconocimiento y el orgullo por nuestra tierra, donde la cultura maya indígena está viva y palpitante en nuestras mentes y en nuestros corazones.

Una tierra llena de historia, profundas raíces, pero también de un futuro promisorio y de oportunidades.

Somos una tierra indígena, en donde la lengua maya es hablada por uno de cada tres habitantes. Se habla  en el campo, entre los surcos de maíz, se habla en las escuelas de educación indígena, en las plazas de nuestros pueblos, en nuestros mercados, y hoy,  también, a través de las tecnologías de la comunicación.

Y necesitamos que esa lengua siga  viva, y se siga hablando siempre. Queremos que las niñas y los niños indígenas de nuestra tierra se sienten orgullosos de su pasado  maya, que se sientan seguros en el presente y optimistas de su futuro.

El otro gran significado que tiene este día, es la expresión de lo que la suma de voluntades puede llegar a alcanzar. Sin duda, uno de los valores más altos entre las personas es la solidaridad; el saber compartir.

Y no hay expresión más firme en la voluntad de ser solidarios, que los hechos. Hechos que hoy están aquí, convertidos en un modelo que les permita a niños, niñas y adolescentes romper los círculos que reproducen la marginación y la pobreza, a través de su formación productiva y la preservación de sus prácticas culturales.

Hoy, en esta Casa del Niño Indígena estamos   ante un proyecto de alcance nacional, al que Yucatán se suma con toda convicción. 

Lo que hoy empieza en Maxcanú, se replicará en muchas poblaciones y comunidades indígenas del país. Por eso, reconocemos a la Fundación Patrimonio Indígena MX, a Miguel Bosé y a sus generosos patrocinadores.

Agradecemos a la Fundación, además de su valiosa iniciativa, el haber seleccionado a la Casa del Nilo Indígena Cecilio Chi para establecer los talleres e iniciativas educativas.

Maxcanú y todas las poblaciones de donde provienen los niños, niñas y jóvenes que lo habitan, lo agradecen y lo valoran.

Todos los que asisten a esta Casa, a su corta edad, vienen desde lejos en busca de una oportunidad para salir adelante.

Sin embargo, saben que ese esfuerzo bien que vale la pena. Y justo su esfuerzo, su valentía y su determinación, son los que harán de estos espacios el mejor lugar para construirse el futuro que se merecen.

Hoy, Yucatán refrenda su compromiso de llevar a cabo todas las acciones que fortalezcan a la población indígena.

Ese es el compromiso que compartimos con el Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, y que, por supuesto, lo hacemos de la mano y siguiendo las directrices de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, de construir un México más incluyente donde nadie se quede atrás, donde todos participemos con derechos, igualdad y oportunidades reales.

Yucatán, hoy y siempre, tiene sus puertas abiertas para ser ocupado por quienes, como todos ustedes, están dispuestos a contribuir para que la población indígena tenga un desarrollo pleno en condiciones de bienestar.

Bienvenidos a Yucatán.

Bienvenidos a la gran tierra del Mayab.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video Programa de Apoyo a la Educación Indígena.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra la contadora pública Nuvia Mayorga Delgado, Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

-C.P. NUVIA MAYORGA DELGADO: Muy buenas tardes a todos.

Con su permiso, señor Presidente.

Muy buenas tardes a nuestros compañeritos, niñas, niños y jóvenes de las diferentes casas del Niño Indígena que están aquí, en el estado de Yucatán.

Para mí es motivo de gran gusto estar aquí, en este gran estado, en esta Casa del Niño Indígena Cecilio Chi, donde habitan niñas, niños y jóvenes adolescentes que se esfuerzan todos los días por tener un futuro de esperanza, de oportunidad y de realizaciones.

Niñas, niños y jóvenes, fieles exponentes de una cultura, de una tradición y de una historia, como es la Maya, que mucho enorgullece y fortalece a todos los mexicanos.

Ustedes, como todas las comunidades indígenas de nuestro país, son los herederos de las más profundas raíces de México; son la semilla de nuestra nacionalidad.

Los pueblos indígenas de México nos han enseñado el alto aprecio por los valores como la lealtad, el respeto, el vigor, la honradez, el amor por la naturaleza y la unidad para el trabajo en común.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, desde el inicio de su Gobierno asumió el compromiso de apoyar el desarrollo de los pueblos indígenas de este país.

Día a día lo está cumpliendo con la Estrategia de Inclusión Social puesta en marcha en su mandato, con la que se registran resultados positivos a la vista de todos para atender las necesidades de los mexicanos, así como lo es de la población indígena.

Resultados que se reflejan en el ejercicio efectivo de sus derechos y acceso a la justicia, en que cuentan con agua potable, drenaje, electrificación, caminos y carreteras, así como el otorgarles viviendas dignas.

Al brindar y acercarles los servicios de salud, al trabajar juntos para generar proyectos productivos que generen empleo e ingresos para mejorar condiciones de vida. En la igualdad de género, para que las mujeres indígenas ejerzan plenamente sus derechos sociales, políticos y económicos.

Sin duda, en el bienestar de las niñas, de los jóvenes y de nuestras niñas indígenas, y en particular, para que estudien, se preparen y se formen para tener una mejor calidad de vida para ellos y para sus hijos, respetando su identidad, sus valores y su cultura.

Y qué mejor ejemplo que el de esta Casa del Niño Indígena; un espacio seguro donde se les brinda alojamiento, alimentación sana, hábitos de higiene, atención médica, fortalecen su lengua, tienen acceso a la computadora e internet y realizan actividades complementarias con proyectos formativos, productivos y culturales, entre otros.

Todos estos elementos en su conjunto, y sin duda, impactan positivamente en su desarrollo académico, ya que les permite permanecer en la escuela.

En su visión del mundo o en su cosmovisión, como se habla en el mundo indígena, es convertirse en agentes de cambio, en contribuir al desarrollo de sus comunidades y prepararse para la vida para contar una historia de éxito.

En una palabra: estamos contribuyendo a transformar su proyecto de vida.

Actualmente, Presidente, y Miguel Bosé, y a todos los miembros de esta Fundación Patrimonio Indígena, existen mil 300 casas, como se mostró en el video, de niñas, niños y jóvenes, que está albergando a 74 mil niñas, niños y jóvenes, en los cuales están de lunes a viernes, algunos padres de familia se encuentran aquí, y ellos son testigos de la transformación que estamos haciendo de estas casas del Niño Indígena, que de estas mil 314, hemos rehabilitado casi al 100 por ciento 201 casas.

Esto quiere decir que las condiciones en que encontramos en el 2013, y por la instrucción del Presidente de la República, se han tenido que rehabilitar para darles una dignificación y que tengan la misma oportunidad como cualquier niño mexicano en nuestro país.

En atención a las instrucciones para mejorar la calidad de vida y la atención de nuestras niñas, el Presidente estableció este criterio, y es por eso que se formó un modelo arquitectónico con criterios geográficos, bioclimáticos, ambientales, de viento, funcionales, de seguridad, tecnológicos, de sustentabilidad y culturales, para ofrecerles un espacio digno y confortables.

Al inicio de este Gobierno, convocó a la sociedad para participar en la edificación de un México incluyente para disminuir la pobreza y la desigualdad social.

En este contexto el Gobierno de la República, a través de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, esté día firmamos con la Fundación Patrimonio Indígena un convenio de concertación para desarrollar acciones conjuntas que coadyuven al mejoramiento de la calidad de vida de los beneficiarios de las casas del Niño Indígena.

Convenio de Concertación que hace el honor de atestiguar el licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de México.

Quiero reconocer el compromiso de la Fundación Patrimonio Indígena, en la persona de su Presidente Honorario, Miguel Bosé, por impulsar acciones para mejorar las acciones de vida de la población más vulnerable en nuestro país. Y la voluntad para colaborar y construir conjuntamente, sociedad y Gobierno, alternativas para abatir la desigualdad y para abrir opciones que garanticen el ejercicio efectivo de  los derechos sociales de la población indígena.

Muchas gracias, Miguel, por ese compromiso y ese valor que le das a la población indígena en México.

Asimismo, quiero reconocer el compromiso y el esfuerzo de quienes integran la Fundación Patrimonio Indígena, por contribuir a hacer un México, una sociedad de derechos.

Gracias por su espíritu solidario de trabajo y de comunión a favor de las más generosas causas que tenemos los mexicanos.

Gracias al compromiso de la Fundación Patrimonio Indígena, quienes nos han apoyado con proyectos formativos y de preservación cultural en 10 casas del Niño Indígena en los estados de Chiapas, Durango,  Nayarit, y en esta ocasión será en este estado de Yucatán, en donde CDI, una vez que ha rehabilitado estas casas, dejándoles buenos dormitorios, comedores, sala de audio, internet, computadoras, una buena cocina, va a entrar Fundación Patrimonio Indígena, y ellos van a  formar a nuestros niños a poder realizar un oficio.

Muchas veces nuestros niños no terminan una carrera. Y es ahí donde van a tener un oficio en que sepan realizar pasteles, sepan realizar pan, sepan hacer hamacas, que es lo que se usa aquí, en este gran estado de Yucatán, como otras alternativas.

Es ahí donde va a construir la Fundación, en ir preparando a nuestros  niños para que, si no terminan su educación profesional, tengan un oficio para salir adelante.

En el 2016, con el convenio que este día se firma aquí, en Yucatán, serán estas cuatro casas, con una aportación de 10 millones de pesos por parte de Fundación Patrimonio Indígena. 

Asimismo, le quiero reconocer al Gobernador que se ha sumado a esta gran causa, y hemos recibido todo el apoyo para que nuestras niñas y niños indígenas tengan mejores condiciones de vida.

El convenio que hoy se firma aquí, en Yucatán, es un ejemplo de lo que podemos hacer. Debemos multiplicar este compromiso y esfuerzo por todo el país; nuestras comunidades indígenas lo necesitan.

Con la participación de todos, atrevámonos a hacer más.

El esfuerzo conjunto de la sociedad de las comunidades indígenas y el Gobierno República, es muestra de lo mucho que se puede hacer para tener un futuro más próspero y más justo, que incluya a todos.

Entender, atender y servir a nuestros pueblos indígenas es nuestra convicción y vocación. Ello es el origen de nuestra historia; la historia viva de una gran Nación, como lo es México.

Miguel:

Nuevamente, muchas gracias. Y una sorpresa te tienen las niñas y niños de este estado y de los diferentes albergues, con una canción en maya que se llama: Como un lobo.

Muchísimas gracias.

(INTERPRETACIÓN DE CANCIÓN)

-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el señor Miguel Bosé, Fundador y Presidente Honorario de la Fundación Patrimonio Indígena.

-SR. MIGUEL BOSÉ DOMINGUÍN: Buenas tardes a todos.

Para empezar.

Niños: 

Quedan ustedes todos contratados. Lo han hecho fenomenal, y he de decir que en lengua maya suena aún mejor que en ninguna otra lengua, consérvenla, guárdenla. Vale.

Muy buenas tardes, señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto.

Contadora Nuvia Mayorga: buenas tardes, titular de la CDI; licenciado Rolando Zapata Bello, Gobernador del estado de Yucatán.

Empresarios aliados y Fundación Patrimonio Indígena; niños, niñas que nos acompañáis; representantes de los medios de comunicación.

A todos:

Buenas tardes, y gracias por estar aquí.

Fundación Patrimonio Indígena MX, es una plataforma filantrópica que nace de mi gran amor y admiración por este país; su cultura y sus tradiciones.

Implementar acciones para mejorar la calidad de vida de las comunidades indígenas, a la par de preservar la sabiduría y cosmogonía de sus etnias, me ha parecido siempre una tarea impostergable.

Y es por esto, que hace algunos años me uní a un grupo maravilloso, extraordinario, de empresas y fundaciones mexicanas para trabajar en este apasionante tema.

Hoy, es un día muy importante para este proyecto, y estoy profundamente emocionado al ver las caras de todos estos niños y niñas que serán, como muchos otros chicos y chicas de México, beneficiarios del acuerdo que será firmado el día de hoy, ante la presencia y testimonio del licenciado Enrique Peña Nieto, como testigo de honor; gracias por estar aquí, y por tener el más preciado de los preciados testigos, por supuesto.

Este acuerdo es el resultado de siete años de trabajo conjunto en la búsqueda de esquemas para transformar a jóvenes beneficiarios de las CDI´s en agentes de cambio, desarrolladores sustentables de su comunidad, y orgullosos promotores de sus tradiciones.

Esto lo lograremos, gracias al proyecto, al modelo de proyectos formativos y de preservación de patrimonio indígena que desarrollamos rigurosa y metódicamente de la mano de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Nuestro modelo incluye la participación de todos los actores de la sociedad, y propone esquemas de proyectos formativos y de preservación replicables en todas las casas del Niño Indígena de México, a partir de procesos sistematizados y con indicadores y métricas claramente establecidas.

Hoy, agradezco y reconozco el gran profesionalismo de la CDI, encabezado por la contadora Nuvia Mayorga.

Nuvia:

Sin tu compromiso, jamás hubiéramos podido llegar hoy, a este gran momento.

Muchas gracias.

Asimismo, quiero agradecer al licenciado Rolando Zapata, Gobernador del estado de Yucatán, quien se ha sumado a este esquema, comprometiéndose al equipamiento de las cuatro casas del Niño Indígena en las que trabajaremos en este estado.

México es un gran país, y cuenta con grandes empresas que buscan continuamente soluciones en los temas más urgentes. Durante los últimos años, he recorrido muchas comunidades indígenas de mano de estas empresas.

El día de hoy, agradezco profundamente la confianza que han depositado en mí, mis grandes amigos, y voy a nombrarlos uno a uno:

Fundación Coca-Cola, gracias; Bimbo, HSBC, Coppel, CIE, Corporación Interamericana de Entretenimiento; Deutsche Bank, Flexi, Fundación Claudia y Roberto Hernández, Fundación Televisa, Rotoplas y la Fundación del Empresariado Chihuahuense, con quien estamos urdiendo y trabajando un proyecto para este año, que es bellísimo también.

Señor Presidente:

El día de hoy, estoy aquí, para alzar la voz en favor de los pueblos indígenas de México, que con su riqueza histórica, cultura y sabiduría, dan sentido de pertenencia e identidad a esta gran Nación.

Sabemos todos que los pueblos indígenas son una prioridad para su Gobierno. Pero también, sabemos que sin la participación conjunta de la sociedad, será más largo el proceso para modificar los indicadores de rezago y de  pobreza que los azotan.

Es por esto, que hoy encabezo este esfuerzo e invito a empresas. Tenemos que sumar muchas más, mucha más presencia para que esta gran aventura se haga posible.

Repito:

Encabezo este esfuerzo, e invito a empresas, a gobiernos estatales y a la sociedad civil, a  que se sumen a esta causa, que es responsabilidad de todos, y ante la que es imposible mantenerse indiferente.

En la Fundación Patrimonio Indígena nos comprometemos a dar resultados rigurosos, transparentes, ofreciendo a las comunidades indígenas propuestas actuales, poniendo un énfasis especial en la  preservación de las raíces y tradiciones que las caracterizan, y que hoy, ya son patrimonio de la humanidad.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, invitamos respetuosamente al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a ser Testigo de Honor de la Firma de Convenio de Concertación entre la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y la Fundación Patrimonio Indígena MX. 

(FIRMA DE CONVENIO)

-MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra la niña Fátima del Rosario Chai Chi, Beneficiaria de la Casa del Niño Indígena Cecilio Chi.

-NIÑA FÁTIMA DEL ROSARIO CHAI CHI: Señor Presidente.

Señora Directora; señor Gobernador; señor Miguel Bosé.

Colaboradores de la Fundación e invitados, todos:

Tengan una cordial bienvenida a ésta, su casa, aquí, en Maxcanú.

Muy buenas tardes a todos ustedes.

Mi nombre es Fátima del Rosario Chai Chi.

Me gustaría compartirles cómo ha sido mi experiencia en esta Casa.

Actualmente, vivo en la localidad de Opichén, con mis padres. Tengo dos hermanos.

Cuando terminé la secundaria, deseaba continuar con mis estudios. Entonces, mi hermano me comentó que aquí, en Maxcanú, tenía una oportunidad para poder terminar mi bachiller y estudiar una carrera técnica. Sin embargo, por causas de mis recursos económicos, yo no podía viajar todos los días.

Fue ahí cuando mis primos me comentaron que la CDI tenía un albergue aquí, Maxcanú, en el cual podía quedarme de lunes a viernes. Así que decidí venir, y aquí vivo desde hace tres años, y ahora estoy en sexto semestre de bachillerato.

La primera semana aquí, fue muy difícil para mí, porque estaba lejos de mi familia y de mi casa. Al igual, fue muy difícil para mis padres, porque soy su única hija, mujer, y nunca antes me había separado de ellos. De hecho, el primer día no pude dormir, porque todo era nuevo para mí y no podía acostumbrarme a un cambio tan repentino de mi casa.

Poco a poco me fui adaptando. Cada vez dormía mejor y fui conociendo amigos, con los que ahora me llevo muy bien y a quienes aprecio.

De igual manera, he conocido a varios de ellos que estudiaron desde aquí por varios años, y que ahora son profesionistas, como Jamie y Bruno. Ellos son un claro ejemplo para todos nosotros.

Vivir en la Casa nos ha enseñado muchos valores, como respeto, tolerancia, porque no es fácil vivir y convivir con 93 alumnos y compañeros que opinan de manera diferente a cada uno de nosotros.

Aprendimos a ser disciplinados para usar las regaderas, para pasar a comer y para usar las computadoras con las que contábamos para realizar nuestras tareas.

De igual manera, le quiero dar las gracias a la maestra Lety, Directora de la Casa, a quien considero una segunda madre para mí, porque ha sido una de las personas que nos ha apoyado mucho y siempre ha estado ahí, para todos nosotros.

De igual forma, aquí, nos enseñaron que podemos consumir diferentes tipos de alimentos, de acuerdo al Plato del Buen Comer, cosa que antes, bueno, que no hacíamos en nuestras casas.

Por qué.

Porque la mayoría de las veces, en las casas cenábamos lo mismo que habíamos comido. En cambio aquí, en la casa, no. Tenemos un menú distinto para cada comida durante en las tres veces del día, por toda la semana, y eso a todos mis compañeros les gusta mucho.

Muchas gracias, señor Presidente, porque sin su apoyo no podríamos seguir estudiando, y yo me hubiera quedado en mi localidad.

Agradecemos, también, a las fundaciones que hoy apoyan al CDI, y al Presidente, el señor Miguel Bosé, que han implementado para la mejora de todas las casas aquí, en Yucatán.

De igual manera, hemos aprendido a preparar platillos y pan para el taller, a urdir las hamacas y a usar las computadoras. Con la purificación del agua, ahora no tendremos que comprarla; ahora, la vamos a vender y así poder ahorrar para nuestros proyectos y para las mejoras en nuestra casa.

Señor Presidente:

Todos queremos seguir estudiando, y cumplir nuestros sueños.

Yo quiero ser ingeniera civil para estar preparada y, así, algún día poder ser presidenta de mi municipio, ser gobernadora de mi estado, y porque no, ser Presidenta de la República, para así, poder ayudar a mi comunidad y a mi familia.

Mis padres están muy agradecidos con usted y sé que están muy orgullosos de que yo sea una mujer preparada, una buena estudiante y un ejemplo para mi familia y mis amigos.

Finalmente, quiero agradecer a todos los que están aquí, presentes; a la contadora, que nos ha dado su apoyo y siempre ha visto por todos nosotros. A Miguel Bosé, que se sumó al esfuerzo aquí, y no solamente en Yucatán, sino en el resto del país.

Al señor Presidente, que con su apoyo y con el convenio que acaban de firmar, todos nosotros tenemos la posibilidad de poder cumplir nuestros sueños.

Así como yo quiero ser ingeniera civil, yo sé que muchos de nosotros quieren ser algo más, ya sea doctores, enfermeros, maestros y todo eso, es lo que hace a nuestro país.

Por qué.

Porque cada uno de nosotros tiene una función.

Yo, por ejemplo, quiero ser ingeniera civil para poder hacer carreteras, hacer remodelaciones. La verdad, yo escogí esa carrera, porque me gustan mucho las matemáticas.

Y yo sé que cada uno de nosotros somos inteligentes, y que además cada uno de nosotros desarrolla habilidades distintas. Entonces, nosotros debemos agarrar todo lo bueno y la parte en la que nosotros podemos desarrollar y poder ser personas más preparadas y, así, poder superarnos.

Una de mis amigas me dijo: Para ser grande, hay que soñar en grande.

Finalmente.  A nombre de todos mis compañeros de la Casa del Niño Indígena Cecilio Chi, así como de nuestros padres, le agradecemos el apoyo para estar mejor al señor Presidente, al señor Miguel Bosé, al señor Gobernador y a la señora contadora, y a las fundaciones que apoyan a esta causa.

Muchas gracias por sumarse a este esfuerzo.

La verdad, nosotros nos comprometemos a trabajar día a día para poder sacar eso adelante y tener más mejoras y, así, nuestro país pueda tener un gran cambio. Por lo que les pido un fuerte aplauso a todos.

Muchas gracias a todos ustedes.