-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Secretario del Trabajo y Previsión Social, licenciado Alfonso Navarrete Prida.

-SECRETARIO ALFONSO NAVARRETE PRIDA: Con su autorización, señor Presidente de la República.

Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Compañeros Secretarios de Estado del Gobierno Federal; estimados Directores Generales de las instituciones de seguridad social del país; Diputada Claudia Delgadillo González, Presidenta de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión; Senador Ernesto Gándara Camou, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara Alta.

Saludo a don Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México; a don Ramón Humberto Ojeda Silva, Presidente del Congreso del Trabajo. Felicidades, además, por su reciente nombramiento.

Al ingeniero Francisco Hernández Juárez, Secretario General del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana y Presidente Colegiado de la Unión Nacional de Trabajadores; al Senador Isaías González Cuevas, Secretario General de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos.

Al licenciado Rodolfo González Guzmán, Secretario General de la Confederación Regional Obrera Mexicana; al doctor José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México; a la doctora Yoloxóchitl Bustamante Díez, Directora General del Instituto Politécnico Nacional.

Saludo al Presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, ingeniero Enrique Solana Sentíes; al señor Claudio X. González Laporte, Presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios; al Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, Francisco Funtanet Mange; al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani.

Al ingeniero Rodrigo Alpízar Vallejo, Presidente Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación; al Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, actuario Juan Pablo Castañón Castañón.

Muy apreciable señor Thomas Wissing, Director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo para México y Cuba, que siempre nos ha acompañado solidariamente con sus indicaciones y opiniones.

A don Gerardo Sánchez, líder de la Confederación Nacional Campesina; a don Joel Ayala; a don Juan Díaz, líderes respectivamente de los trabajadores burocráticos y de nuestros maestros; y a don Víctor Flores, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores Ferrocarrileros.

Yo debo decir que qué bueno que por segunda ocasión podamos reunirnos aquí, todos; el sector de trabajadores, el sector empresarial, el sector educativo y el Gobierno de México en un 1º de mayo.

Mucho gusto con estar presentes.

Atendiendo a su convocatoria, señor Presidente, nos reunimos nuevamente para refirmar el compromiso de su Gobierno con los trabajadores de México.

Conmemoramos una vez más el Día Internacional del Trabajo, fecha emblemática en la que se rememoran en la mayoría de las naciones las reivindicaciones de los trabajadores.

Hace precisamente un año, usted delineó cuatro ejes de la política laboral de su Administración para que más mexicanos tengan acceso al empleo digno y de calidad, empleo formal con prestaciones y derechos plenos en condiciones de productividad y con acceso a la justicia laboral.

Con esa encomienda, señor Presidente, desde el primer día de su sexenio, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social ha volcado toda su energía a brindar servicios y apoyo a los trabajadores, y también a desempleados que buscan oportunidades de participar en la actividad productiva y en el desarrollo del país.

A pesar de los vaivenes de la economía mundial, que no ha permitido a la nuestra desplegar todo su potencial y, que sin embargo, muestra en este primer trimestre datos muy alentadores.

Los primeros resultados de una política laboral regida por el diálogo y la conciliación de todas las organizaciones y de todos los sectores productivos, están ya a la vista.

Se ha dado prioridad al objetivo fundamental de procurar el equilibrio y la armonía entre los sectores productivos entre trabajadores y empleadores.

La huelga, derecho fundamental e inalienable que mantiene intocado nuestro orden jurídico, sigue siendo el recurso que tienen los trabajadores para hacer valer, en última instancia, sus derechos y sus reivindicaciones.

Sin embargo, la mayoría de organizaciones y trabajadores han optado por privilegiar el diálogo, la conciliación y el entendimiento como los medios más eficaces para alcanzar acuerdos en las negociaciones contractuales y salariales.

Es un momento justo para reconocer a todos los factores de la producción aquí, presentes.

Gracias a ustedes, a los factores de la producción, en el país llevamos poco más de seis meses sin el estallamiento de una sola huelga de jurisdicción Federal, lo que no tiene precedente en más de 25 años.

Gracias a ustedes, la Administración del Presidente Peña Nieto tiene el más bajo índice de estallamientos de huelga de la historia reciente del país.

Más valioso aún, es que gracias a ustedes, aún en una época difícil para los mercados laborales, no sólo de México, sino del mundo; es en este sexenio donde se ha registrado el mayor número de emplazamientos a huelga de los últimos seis sexenios, y, sin embargo, todos estos conflictos concluyen en diálogo respetuoso y en acuerdos productivos.

Mil felicidades en su día por ello. Esto se define comúnmente como paz laboral.

Paz laboral no significa la ausencia de diferendos entre empleadores y trabajadores. Significa que hay capacidad, madurez y voluntad para alcanzar soluciones y acuerdos que permiten dar continuidad a los procesos productivos, y con ello mantener lo más preciado para todos: las fuentes que auxilian al crecimiento económico del país.

La paz laboral ayuda, además, a permear una cultura de productividad en los centros de trabajo. En 2013, se logró que en más de mil negociaciones contractuales colectivas, casi el 15 por ciento del total, se pactaran cláusulas de productividad en beneficio de más de medio millón de trabajadores, que, así, empresa y trabajadores aumentan su nivel de ingreso.

Paz laboral, también, significa mantener salvaguardados los derechos que la Constitución y las leyes consagran en favor de todos los trabajadores.

Por ello, en los primeros 18 meses de esta Administración hemos realizado más de 165 mil inspecciones a cerca de 118 mil empresas, beneficiando con ello a casi ocho millones de trabajadores.

Hoy, estas inspecciones se realizan con toda transparencia, eliminando discrecionalidad y simulaciones.

El Programa de Inspección para 2014 se sometió a la opinión de las principales organizaciones patronales y sindicales, para hacer de éste un proceso sencillo y ágil que asegure condiciones laborales adecuadas para todos los trabajadores.

Paz laboral permite enfrentar el serio problema de la informalidad y sus negativas repercusiones sociales. Bajo su liderazgo, señor Presidente, su Administración ha emprendido acciones conjuntas en todas las Secretarías contra la informalidad, que no tienen precedente, cuya finalidad es contar con empleos dignos y de calidad.

Entre otras acciones, con la participación de todos los gobernadores y también de los sectores productivos, se alcanzaron metas muy significativas de formalización en entidades federativas y el Distrito Federal.

Como resultado de este esfuerzo coordinado, en el segundo semestre de 2013 el país redujo su tasa de informalidad laboral y se logró que muchos trabajadores migraran de la informalidad a la formalidad, aproximadamente 300 mil puestos de trabajo.

En cumplimiento con los ejes de la política laboral, a través del Servicio Nacional de Empleo se ha colocado o preservado en un empleo u ocupación productiva formal a más de 1.7 millones de trabajadores, a través de sus diversos programas que inciden en la vida de familias mexicanas, acercándoles la capacitación necesaria para emplearse o mejorar su situación laboral.

No significa nuevos empleos. Significa que en un país con alta movilidad laboral derivada en mucho de falta de capacitación y de certificación de competencias, el mercado nacional necesita reinserciones rápidas de los trabajadores cuando éstos pierden su empleo y, en ello, el programa del Gobierno Federal del Servicio Nacional de Empleo se vuelve pieza fundamental.

La importante labor del Servicio Nacional de Empleo y sus resultados en beneficio de los desempleados, fue reconocida en julio del año pasado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo, como uno de los tres programas de impacto social más importantes de América Latina.

El Servicio Nacional de Empleo ha llegado a las 57 demarcaciones prioritarias del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, y el año pasado cubrió más del 75 por ciento de los municipios incorporados a la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Si bien con recursos modestos; recursos, sin embargo, muy efectivos para quienes buscan y necesitan una ocupación.

Señor Presidente:

El pasado día 4 de febrero usted anunció el Plan Michoacán. Juntos lo Vamos a Lograr.

El 5 de febrero, al día siguiente, el Servicio Nacional de Empleo inició cursos de capacitación en el Municipio de Apatzingán, que hoy benefician a tres mil familias de esa región del estado.

También, respecto a los trabajadores migrantes, el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México-Canadá, que está cumpliendo 40 años de existencia, es ejemplo de migración laboral ordenada, legal y protegida, sobre todo, entre los gobiernos.

En este contexto este año, en un hecho inédito, resultado del trabajo conjunto de la Secretaría del Trabajo y la Secretaría de Relaciones Exteriores, y de una muy buena comunicación de los Presidentes de México, Estados Unidos y Canadá, se logró la suscripción de un convenio de colaboración con el Gobierno de los Estados Unidos, a través del Departamento del Trabajo de ese país, para vigilar y proteger los derechos laborales de los trabajadores mexicanos con visas H2A y H2B.

No existe precedente de que el Gobierno norteamericano haya tomado una decisión de firmar un documento con políticas activas y afirmativas para proteger a nuestros migrantes trabajadores que se encuentran en los Estados Unidos de Norteamérica.

El Presidente de la República comprometió a una política sólida de inclusión laboral para personas en condiciones de vulnerabilidad.

Se ha impulsado el Programa Nacional de Trabajo y Empleo para las personas con discapacidad, que permitirá brindar a estos trabajadores capacitación y apoyo para su incorporación al mercado laboral en igualdad de derechos, siendo éste un compromiso de su Gobierno de manera permanente durante todo el sexenio.

La reforma constitucional, impulsada por usted en cuanto a la edad mínima para trabajar, resulta de singular importancia, y ha sido ya aprobada en el Congreso de la Unión.

Por ello, muchas gracias a los Diputados y Senadores aquí presentes, que pronto, esperemos, concluya el periodo de reforma constitucional en las legislaturas, y pueda México suscribir el convenio con la OIT, convenio internacional, para homologar políticas y acciones conjuntas para erradicar de una vez el trabajo infantil, sobre todo en sus peores formas de explotación.

Con paz laboral y una política pública que en los hechos reafirme el diálogo como mecanismo de protección a los trabajadores, este 1º de mayo no se puede pasar por alto la labor de dos instituciones muy sólidas y eficaces, de una larga tradición, en beneficio de la clase trabajadora.

Me refiero, por un lado, a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo, que este año celebra 85 años de haber sido creada, y que en su Administración, señor Presidente, ha representado y ganado a favor de los trabajadores más de 30 mil juicios, recuperando para ellos más de tres mil 300 millones de pesos como resultado.

La PROFEDET, hoy por hoy, cuando defiende a un trabajador en un conflicto individual, gana el 93 por ciento de sus casos. Eso significa un apoyo irrenunciable de los trabajadores a que el Gobierno siempre estará de su lado en la defensa de sus derechos.

Por su parte, el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores, INFONACOT, que mañana 2 de mayo cumple 40 años de vida, cuenta hoy con una diversidad de productos de crédito accesible para los trabajadores; como crédito en efectivo, tarjeta de crédito INFONACOT, MasterCard, Crédito Mujer INFONACOT, y próximamente, con apoyo del Ejército Mexicano, instrumentará la tarjeta FONACOT DN-III, independientemente de cómo quede el nombre

De lo que se trata en esta tarjeta para agilizar la autorización de créditos a trabajadores afectados por fenómenos climáticos o meteorológicos de manera rápida y de manera expedita para llegar cuando la gente más lo necesita.

Con tal gama de servicios en su Administración, el INFONACOT ha otorgado más de 2.6 millones de créditos a trabajadores por un monto de 13 mil millones de pesos, superando en más de un 30 por ciento, las metas originalmente comprometidas.

En suma. En estos primeros 18 meses de la Administración bajo su liderazgo y definiciones, señor Presidente, en materia laboral se han dado importantes pasos para consolidar lo que funciona bien y transformar lo que es mejorable en beneficio de los trabajadores.

Nadie puede escatimar ni regatear logros, resultado de la suma de esfuerzos entre Gobierno, organizaciones de trabajadores y patrones que aquí están, se pueden ver de frente y pueden dialogar con argumentos.

Sin embargo, en este día en el que celebramos las conquistas laborales de los trabajadores y nos congratulamos por la vigencia y fortaleza de las instituciones que las defienden y preservan, no podemos sustraernos a la realidad y a los retos que aún se tienen por delante.

Tenemos mucho por hacer para que más mexicanos tengan acceso al trabajo decente, a mejores remuneraciones, así como continuar los esfuerzos para formalizar el empleo y agilizar la justicia social.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social continuará redoblando sus esfuerzos para cumplir con el mandato de tutelar los derechos fundamentales en el trabajo, como exige la Constitución y es convicción del Gobierno de la República.

Esta tarea no admite distracciones, dilaciones o excepciones y en cambio exige, concentración y sensibilidad en las necesidades y demandas de los sectores productivos.

Sólo mediante el diálogo franco y compartiendo una visión de los problemas y posibles soluciones, lograremos aprovechar el empuje transformador de las reformas estructurales que en México se han propiciado para construir condiciones más favorables que permitan hacer realidad para todos los mexicanos, el acceso a ese trabajo digno y socialmente útil que señala la ley para la construcción de una sociedad más igualitaria, más incluyente y con justicia social.

Esa justicia social de la real y auténtica, la que se reclamó con legitimidad de forma enérgica en el inicio del Siglo XX, y hoy, con esa misma energía, se compromete en la construcción del México libre, productivo y democrático al que aspiramos todos en el inicio del Siglo XXI.

Muchas gracias.

Y felicidades a todos en su día.

-MODERADOR: Interviene enseguida, el Presidente de CONCANACO-SERVyTUR, ingeniero Enrique Solana Sentíes.

-ING. ENRIQUE SOLANA SENTÍES: A nombre de los empresarios del país y de la CONCANACO-SERVyTUR que me honro en presidir, saludo con respeto y aprecio al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

A los distinguidos miembros del presídium; a nuestros amigos de los medios de comunicación.

Amigas y amigos:

Agradezco profundamente la invitación para participar en la Conmemoración del Día Internacional del Trabajo. Conmemoración que nos remonta a los tiempos de la Revolución Industrial, en la segunda mitad del Siglo XVIII; donde bajo esquemas liberales y bajo el postulado clásico económico de dejar hacer, dejar pasar, de Adam Smith, se dio origen a un capitalismo deshumanizado.

A través del tiempo y con las históricas luchas de los trabajadores, las relaciones obrero-patronales se fueron equilibrando, lo que dio lugar a merecidas conquistas laborales fundamentales, como la protección social, condiciones salariales más justas, el derecho a huelga, la jornada máxima de ocho horas, entre otras.

Hoy, mencionaba el señor Secretario la edad mínima para el trabajo.

Hoy, el empresario mexicano reconoce plenamente la indispensable aportación de los trabajadores en las empresas, como indispensable para la generación de riqueza y de bienestar social.

En este contexto, reconozco la destacada labor del licenciado Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo, quien ha propiciado un marco de estabilidad, respeto y orientación de la productividad entre los distintos factores de la producción.

Prueba de ello, es que durante la presente Administración, como ya lo dijera nuestro Secretario, no se han presentado conflictos laborales; cosa inédita.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

El sector empresarial mexicano reconoce su capacidad política y de liderazgo que permitió se dieran las reformas de gran calado sustentadas en el Pacto por México, tales como la Reforma Educativa, la Financiera, la Energética, la de Telecomunicaciones y la Ley Federal de Competencia Económica, entre otras, integrando todas ellas un grupo de modificaciones legislativas sin precedente en la historia contemporánea mexicana. Seguramente será un parteaguas en la historia de México.

Es justo reconocer que estas reformas no se hubieran alcanzado, sin la operación política comprometida que hizo su equipo de trabajo y la participación de la mayoría de los partidos políticos en el Congreso, donde los legisladores antepusieron los intereses de México sobre los particulares.

En este proceso debo señalar la plena unidad del sector empresarial, encabezado por nuestro Presidente, licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, participando responsablemente durante estas negociaciones, defendiendo los intereses de México y del sector con la consecución y logro de cambios esenciales dentro de las diferentes reformas legislativas.

La coincidencia de todos estos factores, junto con el apoyo valioso de las organizaciones sindicales hizo posible este gran acuerdo nacional.

Parte importante del nuevo andamiaje Legislativo, es la aprobación de la Reforma Financiera y sus leyes secundarias, porque le da la gran oportunidad a las micro, pequeñas y medianas empresas de México, de acceder a créditos a tasas más competitivas y de mayor plazo, muy en especial para las que se desarrollan en el comercio, los servicios y el turismo, agrupadas en la CONCANACO-SERVyTUR.

El sector empresarial, es indudablemente el generador de la riqueza y empleo en nuestro país. Tan sólo en el sector de las micro, pequeñas y medianas empresas que constituyen más del 99 por ciento del total de las empresas, aportando el 35 por ciento del Producto Interno Bruto y el 73 por ciento del empleo formal, es en las PyMES, sin duda, donde la generación de fuentes de trabajo es mucho más favorable en proporción al capital invertido por el Estado.

Con el Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018, presentado el lunes anterior por el Gobierno Federal compartimos lo expresado por el Secretario de Hacienda, a través de su titular, doctor Luis Videgaray, en el sentido de que se generarán 350 mil empleos adicionales al año y se incrementará el PIB, en aproximadamente dos puntos porcentuales por arriba de su nivel inercial en el mediano plazo.

Entre las causas que han detenido el crecimiento de la economía nacional se encuentran las carencias estructurales de conectividad que ha vivido por lustros nuestro país.

Respaldamos, por tanto, la apuesta presidencial de invertir en el desarrollo en carreteras, en puertos, en vías férreas y aeropuertos.

Estamos convencidos que desde el principio, a través de y al final de una nueva vía de comunicación, se potencializa la actividad económica y se eleva la calidad de vida de la sociedad.

Quiero resaltar la vocación natural con que cuenta México para ser una potencia mundial turística, lo cual se demuestra con los resultados positivos que registramos en el año 2013 y en este primer trimestre del año, expresando por ello mi reconocimiento al trabajo realizado por la Secretaria de Turismo Claudia Ruiz Massieu, con quien hemos trabajado estrechamente, ratificando la unidad empresarial que existe, sin duda, en este sector.

Nos felicitamos y felicitamos al país por la inversión propuesta para este sector turístico.

Queremos reconocer el compromiso mostrado en general por el Congreso de la Unión, al convocar a un Periodo Extraordinario de sesiones, para aprobar la Reforma Energética y la Reforma de Telecomunicaciones, que incentivarán sin duda una fuerte participación del capital privado, tanto nacional como internacional, en este gran proyecto de país.

Queremos señalar que es muy importante que en las leyes secundarias que le darán sustento a la Reforma Energética se prevea la obligación de incorporar a MiPyMES mexicanas, estableciendo requisitos claros y verificables en el tiempo, para la formación de cadenas de valor que generen riqueza y empleo, principalmente en las propias comunidades y en los estados con potencial de desarrollo energético donde se desarrollen estos proyectos.

Solicito a las dependencias responsables consideren también, a los representantes del comercio, los servicios y el turismo en las mesas de seguimiento para la incorporación y apoyo de las MiPyMES mexicanas en estas cadenas de valor.

Respecto a la Reforma Fiscal, agradecemos la apertura y disposición del Gobierno para establecer mesas de diálogo para seguir revisando los aspectos que hasta el momento creemos que están retrasando la dinámica económica.

Señoras y señores:

Convocamos al Congreso de la Unión, en esta fecha significativa, a concretar a la brevedad leyes secundarias de avanzada que complementen adecuadamente las reformas estructurales para que éstas sirvan como detonador de un sólido desarrollo económico que se equipare con el de los países emergentes, con los que compartimos y competimos, dentro de un entorno global, ese mercado.

Nos enorgullecemos de que nuestros organismos de representación empresarial, desde hace casi un siglo, vienen trabajando de manera cercana con las distintas administraciones que han regidos los destinos de nuestra Nación; una trayectoria que hoy renovamos y mantenemos, porque todos: fuerza laboral, iniciativa privada y sociedad en general, coincidimos en una meta: la necesidad de forjar un México cada día más competitivo bajo una moderna cultura laboral, con emprendedores y trabajadores de talla internacional que miren de tú a tú a las compañías de otras latitudes.

Un México que sea referente e insignia de la economía en América Latina, con un papel que trascienda en este mundo globalizado, con empresas mexicanas que generen riqueza con bienestar social.

Consideramos responsable recuperar y defender nuestros valores éticos, de honradez, de respeto a la autoridad, de honestidad, de civismo y de patriotismo dentro de las escuelas y nuestros centros de trabajo.

Pedimos respeto irrestricto al marco de derecho, y hacer más eficiente nuestro sistema judicial para abatir la impunidad y la corrupción que afectan a los mexicanos y que impiden las condiciones para que las empresas continúen invirtiendo como principales fuentes de trabajo.

Hoy, que conmemoramos el Día del Trabajo, a nombre del sector empresarial quiero reiterar nuestro compromiso total de colaborar estrechamente al lado del Gobierno y de los trabajadores en el proyecto de coadyuvar al México que queremos.

Una Nación donde se generen nuevos empleos para la juventud, donde haya oportunidades dentro de la formalidad para los emprendedores, donde se propicien condiciones para la inversión y se consoliden la estabilidad, la seguridad, la paz y el bienestar para todos los ciudadanos.

Quiero mencionarle, señor Presidente, que revisando los indicadores del comportamiento del sector turístico durante la Semana Santa, notaba yo con cierta extrañeza que el sector turístico seguía creciendo de manera positiva en la Semana Santa, en regiones como Tamaulipas y como Michoacán; con ocupaciones del 100 por ciento en la Ciudad de Morelia; con ocupaciones en Tampico, Madero, muy interesantes, del 85 por ciento.

Entonces, yo dije: revisen esa cifras, porque he escuchado de mis Cámaras y de algunos empresarios que hay problemas de seguridad en sus zonas, y me parecen elevadas.

Lo corroboramos.

Y quiero decirle Presidente que México y sus empresarios, y sus trabajadores siguen de pie, siguen parados, siguen trabajando y siguen comprometidos con México.

Estamos creciendo aún en los lugares donde hay problemas.

Nuevamente, mi más sincera felicitación a todos los trabajadores de México, enhorabuena.

Hablemos y actuemos bien por México.

Muchas gracias a todos.

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra al Presidente del Congreso del Trabajo, licenciado Ramón Humberto Ojeda Silva.

-LIC. RAMÓN HUMBERTO OJEDA SILVA: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señores Secretarios de Estado; distinguido presídium; compañeros líderes del Congreso del Trabajo.

Señoras y señores.

Señor Presidente:

Le agradecemos que nos reciba en esta Residencia Oficial de Los Pinos con motivo de la celebración del Día Internacional del Trabajo.

El Congreso del Trabajo nace en 1966 con la fusión de dos grandes grupos: el Bloque de Unidad Obrera y la Central Nacional de Trabajadores, cuya finalidad fue proteger los derechos fundamentales de la clase obrera y mejorar sus condiciones de vida.

Hoy, después de 48 años, el Congreso del Trabajo, cúpula del movimiento obrero organizado, está más unido y cada día se fortalece más. Prueba de esto es la presencia de mis compañeros que dirigen las principales organizaciones sindicales de la República Mexicana.

En esta nueva etapa de la vida de los mexicanos, en la que su Gobierno está impulsando reformas estructurales para fomentar el crecimiento económico del país, mención aparte, merece nuestro más amplio reconocimiento al Programa Nacional de Infraestructura, anunciado por usted, el que seguramente representará un despegue de la economía de nuestra Nación y, por ende, la generación de nuevos empleos directos e indirectos y en consecuencia mejor calidad de vida para todos los mexicanos.

Los trabajadores, somos la principal fuerza que tiene a México en movimiento hacia un mejor futuro, por lo tanto patentizamos nuestro apoyo y convicción a su Gobierno.

Tenemos en usted, señor Presidente, al fiel intérprete de nuestros anhelos, preocupaciones y necesidades. Por eso es nuestra gran alianza con el Gobierno de la República.

Alianza respetuosa que impulse acciones que le den a la clase trabajadora y a todos los mexicanos mayor tranquilidad, que construya nuevos acuerdos con la sociedad en general, que impulse nuevas inversiones, que promueva el trabajo formal con salarios mejor remunerados en un entorno de mayor competitividad y productividad que le permitan a México avanzar al ritmo que avanza el mundo.

Así también, una educación y capacitación de calidad para elevar la productividad y alcanzar el crecimiento económico de manera sostenida y erradicar la pobreza en que viven millones de mexicanos.

Nuestra lucha debe ser siempre por la igualdad entre hombres y mujeres, el pluralismo político, la autonomía sindical, para que los trabajadores de México seamos dueños de nuestro propio destino.

En este contexto, el Congreso del Trabajo deberá convertirse en un catalizador de la economía nacional.

Continuaremos siendo aliados del Gobierno cuando sus acciones, como ahora, provoquen un crecimiento sostenido y sustentable del país, y representen mejores condiciones de vida para los trabajadores.

Pero ante todo, el Congreso del Trabajo pugnará permanentemente por la unidad, el desarrollo del movimiento obrero de México, haciendo una defensa legítima de los derechos de los trabajadores.

Con las reformas estructurales, estamos ciertos, que nuestro país tendrá un crecimiento sustentable y sostenido que nos permitirá mejorar económicamente como país.

Señor Presidente:

Sabemos que contamos y seguiremos contando con el decidido apoyo de su Gobierno para lograr los objetivos que nos hemos trazado.

En esto, ha facilitado el tránsito equilibrado, armonioso, equitativo, entre los diversos factores de la producción, sin dejar de mencionar la valiosa intervención de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Señor Presidente:

Que la lucha reivindicativa de los mártires de Chicago, de Cananea y de Río Blanco se reflejen en las acciones de su Gobierno para bien de nuestra Nación y de los mexicanos.

Viva México.

Viva el Congreso del Trabajo.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO, SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)