-MODERADORA: Escuchemos las palabras del licenciado Héctor Astudillo Flores, Gobernador del estado de Guerrero.   

-GOBERNADOR HÉCTOR ASTUDILLO FLORES: Ciudadano licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Ciudadano Senador Roberto Gil Zuarth, Presidente del Senado de la República; ciudadano Diputado Jesús Zambrano Grijalva, Presidente de la Cámara de Diputados; Ministro  Luis María Aguilar Morales, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal.

Señoras Secretarias; señora Procuradora; señores Secretarios del Gabinete del Poder Ejecutivo Federal; señor Diputado Carlos Reyes, Presidente del Congreso de Guerrero; señor licenciado Robespierre Robles Hurtado, Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero; Presidente Municipal de Iguala, Esteban Albarrán Mendoza.

Guerrerenses.

Señoras y señores:

Bienvenido, señor Presidente.

Bienvenidos y bienvenidas sean todos ustedes a Iguala de la Independencia; tierra que vio nacer la enseña querida nacional.

Para los mexicanos y para los guerrerenses, el Himno y la Bandera son la genuina expresión de nuestro nacionalismo. Uno, por el esfuerzo de nuestros antepasados por construir un país propio; y otra, por reunir en los colores de sus franjas y en el Escudo que la identifican toda su historia, desde los tiempos remotos hasta los tiempos que están por venir.

Hay lugares que el destino señala para que surja en ellos los símbolos  que habrán de identificar a los pueblos en su cultura común.

Es así, que el Valle de Iguala reunió a dos ejércitos enemigos, a dos caudillos que se habían enfrentado en feroces luchas, pero que tuvieron la capacidad de pactar la separación de la Nueva España de La Colonia: Iturbide, con el propósito de mantener al régimen decadente de la Corona; y Vicente Guerrero, con la idea de impulsar una nueva Patria.

Éste es el lugar, Iguala, del fin y del inicio de sus épocas. Se da en Iguala, la tremenda colisión del pasado con el futuro, y de esas fuerzas en choque surge la bandera de las tres garantías, bandera que se transforma con el país, que ha sido y es representativa de la unidad y la soberanía nacional.

No es por un simple protocolo que el Presidente de la República cruce sobre su pecho la enseña patria. Representa un acto simbólico cargado de historia, de ideas y, por lo tanto, de nuestro proyecto nacional.

Es necesario reflexionar sobre el significado de nuestra Bandera Nacional y del papel crucial que desempeña el Jefe del Estado mexicano para los guerrerenses.

Ninguna Nación renuncia a su pasado, ni se inventa cada día una identidad. Por lo mismo, refrendamos nuestro orgullo por la suriana tierra de hombres y mujeres heroicos, por los belicosos episodios de nuestras batallas, por la consagración de sus ideas en las leyes.

El estado de Guerrero no está postrado. Siempre, y desde siempre, ha estado de pie. No lo abate la pobreza ni la tragedia. Hoy, son otras batallas.

La presencia del Presidente Enrique Peña Nieto se expresa en Guerrero en un programa nuevo, incluyente y próspero que, a través de la política social, fortalece los lazos de nuestras comunidades y sectores sociales para mejorar en la alimentación, la salud y el empleo.

Los soldados y los marinos de México son, ciertamente, pueblo con uniforme, y de ahí la confianza que tenemos en nuestras instituciones armadas que protegen la vida y el patrimonio de los mexicanos.

El equilibrio federativo establecido en la Constitución, tiene en el Presidente de la República al fiel de la balanza; siendo él, el Presidente de la República, el único ciudadano electo por la mayoría de los mexicanos, que conoce a la República en su justa dimensión y que tiene en su vocación de justicia el trato desigual a quienes más lo necesitan.

Sin la voluntad Presidencial, Guerrero difícilmente habría superado los embates de los meteoros, ni podría enfrentar la maldad de la delincuencia. El pacto federal que garantiza la unidad del Estado mexicano, tiene en los Poderes de la Unión la capacidad de atender las exigencias del desarrollo nacional, pero corresponde al Ejecutivo Federal actuar en la planeación y ejecución de políticas públicas para impulsar el desarrollo.

Oh rebelde. Guerrero ha sido un estado libertario y también de difícil gobernabilidad, pero sin extraviar nunca, nuestro pueblo guerrerense, el sentido de justicia para enfrentar y limitar, y terminar con los abusos del poder.

No podemos ignorar la profunda herida que significa para los mexicanos, y especialmente para los guerrerenses, la tragedia de Iguala. Por la gente inocente que perdió la vida o que resultó herida, y por la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

En tanto no se esclarezcan los hechos a profundidad y se someta a la ley a todos los responsables, esta herida seguramente no habrá de sanar. Vivimos el desafío del poder. Ésta es la hora de los guerrerenses. Es la hora de vencer nuestras atávicas ataduras y, de una vez por todas, dar pasos largos y sostenidos hacia la prosperidad.

A pesar de la fuerza de nuestro pueblo, éste no puede solo; se sostiene y avanza con su Gobierno, señor Presidente. A usted, reiteramos nuestra confianza en respuesta a su invariable apoyo.

Hemos de repetir una y otra más, que a nuestra entidad, Guerrero, ningún Presidente de la República la había visitado tantas veces como usted.

Aquí, en Iguala, a 195 años, fruto del Plan de Iguala y a la sombra de Vicente Guerrero, sigue ondeando orgullosa nuestra Bandera, confeccionada por un igualteco, José Magdaleno Ocampo, y firmemente sostenida hoy en las manos de usted, señor Presidente, de jóvenes estudiantes y representantes de nuestras instituciones armadas nacionales.

Señoras y señores:

La presencia de los Poderes de la Unión, de las señoras y señores integrantes del Poder Ejecutivo Federal, no es asunto menor. Es, ante todo, una muestra del ánimo de un Gobierno que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto, con un pueblo que tiene esperanzas de prosperidad y justicia.

Y es, también, un acto reivindicatorio del Estado mexicano con el pueblo de Iguala, con el pueblo de Guerrero.

Muchas gracias. 

-MODERADOR: El Senador Roberto Gil Zuarth, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, hará uso de la palabra. 

-SEN. ROBERTO GIL ZUARTH: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Héctor Astudillo Flores, Gobernador del estado de Guerrero; integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República; representantes de las Fuerzas Armadas Mexicanas; autoridades políticas locales.

Señoras y señores:

Toda nación sintetiza en símbolos su historia y su identidad.

En cada símbolo, se inmortaliza a la nación. Cada símbolo inculca el sentido de pertenencia. Cada símbolo es la pedagogía cívica de los muertos hacia los vivos.

Honramos a la Bandera y al Escudo nacionales como expresión y emoción de nuestro patriotismo, pero nuestra circunstancia actual nos exige superar la mera contemplación al símbolo.

La Bandera y su Escudo deben despertar en nosotros un patriotismo socialmente útil, un patriotismo de acción, un patriotismo militante, un patriotismo de compromiso. Un impulso para reafirmar disposiciones cívicas, para alentar vocaciones públicas.

Un patriotismo actuante no se agota en el sentimiento de pertenencia, en compartir una tierra, una lengua, una historia o una bandera, sino que es fuente de patria, decisión continua, consciente, racional, de vivir en los valores que la sociedad asume como fundamentales.

La misión de ese patriotismo de la acción, es alentar la responsabilidad, el sentido de justicia, la solidaridad para reconocerse en el dolor y en las carencias del otro.

Porque ahí, donde no es venturosa la vida, ni esperanzadora la expectativa; ahí, donde no se ve y no se siente, difícilmente puede  germinar el amor a la Patria, porque simplemente no hay Patria en donde sólo hay desamparo.

Aquí, en este lugar, nos dimos cuenta de la fragilidad de nuestra convivencia. Advertimos que en algunos lugares del país, los lazos de humanidad y de solidaridad entre nosotros están rotos.

Y justo ahí, en las comunidades de la desesperanza, los criminales nos llevan ventaja. Colman los vacíos con promesas o con miedo, suplen con su alternativa violenta las oportunidades que no llegan a las manos de nuestros jóvenes.

Pero a los criminales no se les vence desde el estéril cruce de acusaciones o desde el instinto ciego de venganza, mucho menos desde la politiquería que usa el dolor como instrumento de incitación y de enojo.

A los criminales se les derrota. La paz se reconquista a través del restablecimiento del tejido social y del fortalecimiento de nuestras instituciones, con la serenidad de la verdad y la responsable construcción de la justicia, con el firme propósito de hacer posible y pacifica la vida en sociedad.

También, en este mismo lugar, 195 años atrás, proclamamos nuestra independencia política. Nos definimos como Nación. En una Bandera Trigarante, sintetizamos nuestra identidad y empezamos a escribir nuestra historia de libertad.

Aquí, en Iguala, se introdujo el principio de igualdad de todos frente a la ley. Aquí, en Iguala, surgió el deber de la nueva Patria, de velar por sus hijos.

Es aquí, y desde aquí, donde debe nacer un nuevo sentido de lo patriótico; el compromiso de actuar unidos para enfrentar todos nuestros problemas. La voluntad de rehabilitar nuestras relaciones sociales, de recuperar la confianza y la civilidad ahí, donde hoy impera la barbarie.

La decisión de vivir no solamente bajo el imperio de la ley, sino también bajo el amparo de una idea compartida de la justicia. La aptitud para emprender y para enmendar. Para nunca olvidar. Para jamás repetir.

El de Iguala, debe ser el patriotismo actuante, el patriotismo de la comunidad, el patriotismo de los unidos; el patriotismo de la memoria.

Muchas gracias.

-MODERADOR: La Banda de Música y la Banda  de Guerra Monumental de la Novena Región Militar interpretarán un ensamble musical.

(INTERPRETACIÓN DE ENSAMBLE)

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Ciudadanos Generales, Almirantes, Jefes, Capitanes, Oficiales, Personal de Tropa y Marinería; directores y jóvenes estudiantes:

Vengo en nombre de México, a encomendar a su patriotismo esta Bandera que simboliza su independencia, su honor, sus instituciones y la integridad de su territorio.

Protestan honrarla y defenderla con lealtad y constancia.

-VOCES A CORO: Sí, protesto. 

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Al concederles el honor de ponerla en sus manos y velar por ella, la Patria confía que como buenos y leales mexicanos, sabrán cumplir su protesta.

-MODERADOR: El día de hoy, serán abanderados 300 organismos, de los cuales 42 corresponden al Ejército; uno a la Fuerza Aérea; 19 a la Armada y 239 a la Secretaría de Educación Pública.

(ABANDERAMIENTO)

-MODERADORA: El Presidente de la República hará entrega de nuestra Enseña Nacional para su guarda y custodia al Comandante del 19 Batallón de Policía Militar, Campo Militar No. 1A Ciudad de México.

(GUARDA Y CUSTODIA DE BANDERA) 

-MODERADOR: Con motivo de este significativo abanderamiento, la Banda de Guerra ejecutará el Toque Militar Tres de Diana.

(TOQUE MILITAR TRES DE DIANA)