-MODERADOR: A continuación, la licenciada Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, Gobernadora del estado de Sonora, hará uso de la palabra.

-GOBERNADORA CLAUDIA ARTEMIZA PAVLOVICH ARELLANO: Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Sea usted muy bienvenido, señor Presidente, sobre todo en este Día de la Armada, que nos permite reconocer a quienes ofrecen su vida para la defensa de su país.

Este día, que nos permite agradecer el sacrificio, dedicación y esfuerzo de quienes están presentes en los momentos difíciles y críticos para los mexicanos.

Sea usted bienvenido, General Salvador Cienfuegos, Secretario de la Defensa, un gran amigo de Sonora.

Sea usted bienvenido Almirante Secretario de la Marina, Vidal Soberón.

Muchas gracias, como siempre, por estar con nosotros.

A Bertitha, madrina de nuestro barco y, por supuesto, a Gina.

Muchísimas gracias por estar aquí.

Al Secretario de Gobernación:

Muchísimas gracias por acompañarnos, Secretario Miguel Ángel Osorio Chong.

Así como al Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y, por supuesto, al Secretario de Educación. Muchísimas gracias por estar aquí.

Agradezco al Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora el acompañarnos; al Presidente Municipal anfitrión, Lorenzo de Cima y, por supuesto, también a la Embajadora de los Países Bajos. Sea usted muy bienvenida a Sonora, señora Embajadora.

La Armada, sin duda, nos llena de orgullo. Nos inspira, porque son un ejemplo y símbolo de lealtad a México.

Es un honor contar nuevamente con su presencia en nuestro estado, señor Presidente.

Primero, vino usted al valle fértil y generoso de Cajeme. Nos visitó en la capital industrial de Hermosillo, y hoy nos acompaña en este maravilloso Puerto de Guaymas, que ha inspirado canciones, como la Barca de Guaymas que veníamos mencionando, enamorado visitantes, pero también un municipio lleno de oportunidades para la inversión y el desarrollo.

Aquí, se encuentra el Puerto que ha recibido su apoyo, con importantes inversiones para su expansión, a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

También, aquí se encuentra el Delfinario, que está siendo reconstruido con el apoyo de SEMARNAT y de PROFEPA. Aquí se encuentra la Universidad tecnológica, que está siendo ampliada con recursos de la Secretaría de la Educación Pública, invertidos en la educación de nuestro mayor capital; los jóvenes sonorenses.

Aquí, como todos ustedes saben, también, se encuentran escuelas rehabilitadas con el Programa de Escuelas al Cien, beneficiando a miles de niños que pudieron iniciar clases en condiciones seguras y dignas.

Aquí, se encuentran las carreteras estatales que, después de seis años de abandono, se encontraban intransitables, y ahora están siendo rescatadas, gracias al recurso Federal autorizado. Muchas gracias, Presidente.

Aquí, también, señor Presidente, será construida próximamente la desaladora que usted nos autorizó, y que resolverá un enorme problema de abastecimiento de agua, ofreciéndonos no sólo mejor calidad de vida para quienes viven en Guaymas y Empalme, sino también más oportunidades para el crecimiento y la inversión. Y por supuesto, un módulo siguiente para la ciudad capital, Hermosillo.

Todos los aquí, presentes, muchos de los que conozco son empresarios, señor Presidente, y sin el recurso hídrico, sin agua, no podemos vender nuestro Estado. Estoy segura de que contaremos con su apoyo, como lo ha venido haciendo hasta ahorita.

Muchísimas gracias.

Como usted, y todos sabemos, son muchos los problemas y necesidades que enfrentamos, pero hoy quiero agradecerle los apoyos que nos han permitido avanzar y construir soluciones, porque de ello se trata la política; de resolver problemas. Siempre he creído que la política, y se lo reitero siempre, sirve cuando le sirve a la gente.

De eso se trata el ejercicio de Gobierno, de construir oportunidades para quienes invierten su dinero y su talento para generar de empleos. Se trata de mejorar las posibilidades de las y los jóvenes que recién egresan de las universidades, de integrar al desarrollo a los menos favorecidos, de abrir espacios para los que no han sido escuchados.

El ejercicio de gobierno, se trata de servir a quienes nos han depositado su confianza.

Por eso, Presidente, le damos siempre la bienvenida a Sonora, porque su presencia se acompaña de apoyos y respuestas.

Por nuestra parte, tenemos el compromiso del trabajo constante, disciplinado y ordenado. Tenemos el compromiso del ejercicio honesto de los recursos públicos, para que cada peso del ciudadano se gaste en lo que se debe y como se debe, para que cada peso que la Federación envíe a Sonora sea utilizado con pulcritud y responsabilidad.

Es nuestra manera, señor Presidente, de ser recíprocos a la confianza ciudadana y a la solidaridad del Gobierno Federal con nuestra tierra.

Sea bienvenido.

En Sonora, tiene amigas y amigos que le agradecen su apoyo. En Sonora, tiene amigas y amigos que reconocen los logros en el Gobierno.

Sea bienvenido a esta tierra prodigiosa, bendecida con su gente; tierra y gente productiva y generosa, y muy, muy luchadora.

Sea bienvenido, Presidente.

Felicidades a cada uno de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Son un orgullo para México.

Gracias por su trabajo. Gracias por contar siempre con ustedes.

Buenas tardes.

-MODERADORA: Acto seguido, el Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina y Alto Mando de la Armada de México, dirigirá unas palabras.

-SECRETARIO VIDAL FRANCISCO SOBERÓN SANZ: Saludo con gran aprecio al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, quien hoy, nos honra con su presencia en este día tan especial para quienes integramos la Armada de México.

Expreso un cordial saludo al licenciado Miguel ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, a quien manifiesto mi reconocimiento por el permanente esfuerzo que realiza a favor de la seguridad nacional.

Con particular afecto, saludo a un hombre cuya lealtad y probado profesionalismo son ejemplo de disciplina y entrega. Me refiero al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional, a quien agradezco profundamente su presencia.

Con el mismo entusiasmo, me dirijo a la licenciada Claudia Pavlovich Arellano, Gobernadora de este bello estado, que es Sonora. A quien, además de reconocer sus atenciones y hospitalidad, agradezco el ser la madrina del Buque de Aprovisionamiento Logístico Isla María Madre.

Gobernadora:

Su presencia, nos distingue y engalana.

Con el mismo afecto, me dirijo a la señora Bertha Lucía Gutiérrez de Cienfuegos, a quien de manera muy especial expreso un cordial saludo y mis respetos.

Estimada Bertha:

A ti, también, te agradezco nuevamente por ser la madrina de la Patrulla Oceánica Chiapas; un gesto muy significativo, que fortalece el espíritu de unión entre soldados, pilotos y marinos.

De igual forma, me dirijo a los distinguidos integrantes del presídium y autoridades de los tres órdenes de gobierno que nos acompañan.

Vayan, también, mis saludos al licenciado Lorenzo de Cima Dworak, Presidente Municipal de la Heroica ciudad y puerto de Guaymas, Sonora.

Es un gusto, también, contar con la presencia de la doctora Margarita Leemhuis, Excelentísima Embajadora de los Países Bajos en México. Así como a integrantes del Cuerpo Diplomático acreditados en nuestro país, con quienes compartimos esta fecha tan significativa para las y los mexicanos.

Personal de las Fuerzas Armadas mexicanas.

Estimados representantes de los medios de comunicación.

Damas y caballeros:

Hace unos días, celebramos el 106 Aniversario de la Revolución Mexicana, y fue, precisamente, en tierras sonorenses donde se gestó, en 1906, un movimiento que inspiró uno de los eventos históricos más notables de nuestro país.

Sonora, sin duda, es tierra de mexicanas y mexicanos destacados. Tal es el caso del General Álvaro Obregón, quien además de dirigir el destino de nuestro país, jugó un papel determinante para la consolidación de un México con mayor justicia. De un México capaz de escribir su propio destino, así lo demuestran los hechos de sus hijos. Tal es el caso de la gesta que protagonizó el 23 de noviembre de 1825, la primera escuadrilla naval de la Armada de México, comandada por el célebre Capitán de Fragata, Pedro Sáenz de Baranda.

Aquel día, la Armada de México logró la capitulación del Fuerte de Juan de Ulúa en el Puerto de Veracruz, reducto en el que se encontraban situadas las últimas tropas colonialistas que pretendían reconquistar nuestro territorio nacional.

Aquella gesta consolidó la Independencia de México y llenó de honor a nuestra institución. Aquella gesta marcó el rumbo de esta gran Nación. La gesta naval del 23 de noviembre de 1825, nos heredó una Nación libre y soberana.

Desde el nacimiento de nuestra Armada, el 4 de octubre de 1821, las y los marinos de México supimos que nuestra misión era, es y será, salvaguardar la soberanía nacional de aquellos que pretendan mancillar nuestro suelo y coadyuvar en la seguridad interior del país.

Para mantener vigente nuestro propósito, la Secretaría de Marina, como ente administrativo, mantiene la actualización y profesionalización constante de los recursos humanos, infraestructura y sistemas de la Armada de México. Día a día, trabaja para ofrecer a la Nación una Armada confiable, moderna y eficaz.

En tal sentido, a tan sólo unos kilómetros de aquí, en el Puerto de Guaymas, nuestro Comandante Supremo, el licenciado Enrique Peña Nieto llevó a cabo el abanderamiento de la Patrulla Oceánica Armada República Mexicana-Chiapas PO-165, y del Buque de Aprovisionamiento Logístico Armada República Mexicana-Isla María Madre BAL-11.

Este último, permitirá establecer de manera eficiente un tres logístico adecuado en nuestras islas, especialmente entre el Continente y el Complejo Penitenciario de las Islas Marías.

La incorporación de estos buques a la flota Naval de la Armada de México, es resultado de acciones determinantes para mantener la proa de nuestra Armada enfilada hacia la modernidad.

La Armada de México de hoy, emplea su capacidad operativa a través del poder naval de la Federación, en acciones de tierra, mar y aire.

Es una Armada que, como se establece en sus atribuciones, enmarcadas en la Ley Orgánica de la Armada de México, cumple dos funciones: Una. Como Marina de Guerra. Y otra. Como servicio de Guardia Costera.

Una institución, cuyos esfuerzos están encauzados en la defensa marítima del territorio, a fin de garantizar la soberanía nacional, así como en la vigilancia del cumplimiento de las leyes y normas mexicanas en nuestros mares, costas y puertos.

Nuestra institución es, también, presencia y disuasión en la mar, protección a instalaciones estratégicas y al tráfico marítimo. Es protección al medio marino, es la responsable de realizar la búsqueda y rescate en la mar, y como una de sus labores más nobles, la Armada de México es, también, auxilio a la población en casos de desastre y ayuda humanitaria.

Este año, junto con nuestros hermanos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, cumplimos medio siglo de brindar apoyo a nuestros conciudadanos, a través del Plan Marina y del Plan DN3-E.

Asistimos, en los momentos vulnerables, a quien más lo necesita. Para las y los integrantes de nuestra institución, han sido 50 años de servir de la mejor manera a nuestro pueblo. Realizamos acciones de prevención auxilio y recuperación.

Durante medio siglo, hemos llevado alivio y esperanza hasta los lugares más apartados y de difícil acceso de nuestra geografía nacional.

Precisamente, en esta fecha, en la que celebramos el Día de la Armada de México, presentamos una de las mayores innovaciones en equipo e infraestructura conocidas para asistir a la población. Se trata del Campamento Modular Multipropósito Helitransportable, de diseño único en su tipo y creado bajo los más altos estándares internacionales.

Mediante este sistema, podremos llegar a los lugares más remotos, sitios difíciles de acceso en los que, en caso de ser necesario, brindaremos atención médica las 24 horas del día.

Tiene la capacidad de preparar y distribuir más de dos mil raciones calientes al día, a quienes resulten damnificados, además de asegurarles el suministro de agua, al contar con un módulo dual que potabiliza más de cien toneladas de este elemento vital, por día.

Es así, como las Fuerzas Armadas, con el impulso del Gobierno de la República, respondemos al llamado de nuestro pueblo, para apoyarlo de manera más eficiente. Es así, como mantenemos firme nuestro propósito y convicción de servir a esta Nación en todo momento. Es así, como demostramos nuestro profundo amor por México.

Estimados conciudadanos:

Para las y los integrantes de la Armada de México, es un orgullo celebrar este día, sabiendo que para ustedes somos una institución confiable; un reconocimiento que valoramos en su justa dimensión y que nos impulsa a renovar cada día nuestro esfuerzo, a fin de preservar y elevar aún más ese noble sentimiento.

Sin lugar a duda, el mayor fortalecimiento de nuestra Armada reside en contar con mujeres y hombres dispuestos a darlo todo por México; personal naval, cuyo espíritu es muestra de honor, deber, lealtad y patriotismo.

Ejemplo de ello, es este grupo de marinos que, en unos momentos, tendrá el privilegio de recibir de manos de nuestro Comandante Supremo, un reconocimiento a la destacada labor que desempeñan a favor de las y los mexicanos; una distinción que sabrán honrar, conduciéndose bajo los más altos valores navales.

Estamos conscientes que aún falta mucho por hacer. Por ello, hoy más que nunca, las Fuerzas Armadas tenemos definido el rumbo para generar las condiciones de paz, tranquilidad y seguridad que cada ciudadano de esta nación merece.

Un deber ineludible que exige resultados inmediatos e inminentes. Acciones, cuyo único sustento son la legalidad, la transparencia y el respeto absoluto a los derechos humanos.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas:

En nombre de las y los integrantes de la Armada de México, le reitero nuestro agradecimiento por honrarnos con su presencia en este acto.

Una ceremonia que nos recuerda, como mexicanos, un episodio histórico que heredó a nuestra nación independencia y libertad.

En aquel entonces, ante una situación que requería una decisión inmediata, las Fuerzas Armadas respondimos con honor.

Actualmente, y ante la situación que vivimos en materia de seguridad, soldados, pilotos y marinos, reafirmamos nuestro compromiso de velar por el bienestar de las y los mexicanos.

Y como usted lo ha expresado, señor Presidente, desde el inicio de su Administración: la meta de un México en paz, busca mejorar las condiciones de seguridad pública en el país para que nuestros conciudadanos transiten con seguridad, sin temor, ejerciendo sus derechos y garantías en un marco de libertades.

Acción que respaldamos con total entrega, las Fuerzas Armadas de nuestro país. Un honor para las y los marinos de la Armada de México; un deber que cumplimos sin reserva; un acto de suma lealtad y patriotismo a México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Prosigue esta ceremonia, con la entrega de reconocimientos al personal naval que se ha destacado en acciones de apoyo a la población civil dentro y fuera del país, para lo que se solicita respetuosamente al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, llevar a cabo dicha entrega.