-MODERADORA: Escuchemos las palabras del licenciado Valentín Díez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, A.C.

-LIC. VALENTÍN DÍEZ MORODO: Excelentísima Dilma Rousseff, Presidenta de la República Federativa del Brasil; licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía de México; doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Relaciones Exteriores de nuestro país; y otros miembros más del Cuerpo Diplomático, también, del caso de Brasil.

Doctor Armando Monteiro Neto, Ministro de Desarrollo Industria y Comercio; excelentísimos miembros del Cuerpo Diplomático que nos acompañan; distinguidos funcionarios y empresarios.

Amigos todos:

Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

Es un honor participar en este importante encuentro empresarial en presencia de la Excelentísima señora Dilma Rousseff, Presidenta de la República Federativa del Brasil, y del licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Contando con la participación de representantes del sector empresarial y de los Gobiernos de ambos países.

Señora Presidenta.

Señor Presidente:

Las actividades empresariales realizadas el día de hoy en el marco de esta Visita de Estado, han permitido una perspectiva clara de las grandes oportunidades de negocios entre México y Brasil, al tiempo que han brindado una visión contundente sobre la relevancia de fortalecer los vínculos económicos bilaterales para hacer frente a los múltiples retos de la economía global.

México y Brasil suelen ser percibidos en el ámbito internacional como competidores, sin embargo, en realidad son economías complementarias en diversos sectores.

Esta visión parece natural al tratarse de las dos principales economías de América Latina, posicionadas en las últimas décadas como potencias exportadoras y polos de atracción de inversión.

No es casualidad que los consejos de administración y discusiones de las empresas internacionales, el desempeño económico de Brasil y México sea tema recurrente, y hasta cierto punto, obligatorio.

Brasil y México están llamados a ser de las más grandes economías en el mundo en los próximos 20 años, producto de sus dotaciones productivas y fuertes bonos demográficos.

México es una economía estable y abierta a los flujos internacionales de comercio e inversión.

Las inversiones que se instalan en el país lo hacen para aprovechar la expansión del mercado interno, pero también, para exportar y atender las necesidades del mercado internacional en donde se cuenta con preferencias arancelarias y certeza de acceso con 45 países de la red de tratados de libre comercio.

La industria manufacturera es pieza toral en el sector exportador, y representa más de las cuatro quintas partes, para ser exactos, el 81 por ciento de las ventas que realiza México al exterior.

Brasil por su parte, es el principal mercado de América Latina y un potente proveedor de materias primas e insumos manufactureros, utilizados en los procesos de producción global.

De tal suerte, que el sector exportador de Brasil supone importantes complementariedades para la industria y la inversión mexicana que se realiza en Brasil y que atiende preponderantemente el mercado interno y los mercados de MERCOSUR.

Por lo tanto, la competencia pregonada entre México y Brasil, no sólo es propicia por el éxito y alentadoras perspectivas de ambas economías, sino que refleja una visión parcial al no considerar las complementariedades económicas.

Se trata de dos economías complementarias, potencias de exportación en diferentes segmentos y polos de atracción en inversión con diferentes enfoques.

Esta complementariedad, señala oportunidad por lo que un mayor acercamiento entre Brasil y México es fundamental para aprovechar la expansión que ambas economías tendrán en el futuro.

Una mayor vinculación económica-comercial hoy, permitirá aprovechar todos los complementos y proporcionará una ventaja de adaptación y conocimiento del entorno de negocios a los empresarios brasileños, y también a los mexicanos.

En las últimas décadas, las relaciones económicas entre Brasil y México han logrado un gran avance. Para México, la relación económica con Brasil no tiene paralelo en América Latina, al ser nuestro primer socio comercial y principal destino de exportaciones en la región.

Esta primacía también ocurre en el rubro de las inversiones, ya que Brasil es el receptor latinoamericano más importante de inversiones mexicanas, además de ser la economía de la región que más invierte en México.

Esta dinámica empresarial comprueba, precisamente, todos los complementos entre los sectores productivos mexicanos y brasileños, destacando, por ejemplo, las industrias: automotriz, eléctrica y cosméticos, en las que nuestras empresas han probado ser altamente competitivas. Estas historias de éxito pueden ser replicadas en otros procesos industriales como el sector aeronáutico, en donde ambos países destacan como productores de clase mundial.

Si me permiten, mención especial merece algo que ocurrió, precisamente, en las reuniones el día de hoy: el reconocimiento de la denominación de origen de la cachaza y de nuestro tequila. Salud en ambos casos.

Adicionalmente, se trataron temas de facilitación comercial y cooperación en materia regulatoria, con el objetivo de lograr la integración y la flexibilidad de las cadenas de suministro en sus procesos de producción, a fin de fomentar el crecimiento del mercado interno en ambos países y fortalecer su plataforma de exportación.

Las reformas estructurales puestas en marcha por nuestro Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, propiciarán nuevas oportunidades y un mejor entorno de negocios. Este proceso de transformación es una avenida más para fomentar una relación de beneficio mutuo entre Brasil y México.

Ha transcurrido poco más de una década desde que Brasil y México suscribieron los acuerdos que enmarcan sus vínculos comerciales y su consolidación en los procesos globales de producción y los patrones mundiales de comercio, por lo que es necesario llevar una relación económica bilateral a un nivel mucho más amplio y sofisticado.

Aplaudimos la suscripción del Acuerdo de Cooperación y Facilitación de las Inversiones que suscribiremos el día de hoy, toda vez que brinda un marco jurídico para promover las inversiones entre ambos países.

Celebramos el lanzamiento de las negociaciones para ampliar y profundizar la cobertura de preferencias comerciales, al amparo del Acuerdo de Complementación Económica ACE 53, lo que permitirá fomentar un mayor encadenamiento productivo entre ambas naciones.

Confiamos en que dicha ampliación incorporará nuevas preferencias arancelarias y no arancelarias, así como disciplinas sobre la facilitación del comercio, área en la que se hizo especial énfasis el día de hoy.

En relación con el acuerdo que rige el comercio en el sector automotriz ACE 55 estamos ciertos que las disposiciones negociadas recientemente seguirán brindando certidumbre a los agentes económicos de ambos países vinculados con esta vital industria.

Teniendo como referencia las inquietudes existentes y la necesidad de crear mecanismos más ágiles y eficaces para promover el incremento de los intercambios, el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, COMCE, que me honro en presidir y la Confederación Nacional de la Industria de Brasil, a continuación renovaremos el acuerdo de cooperación firmado en el año 2007.

Señora Presidenta Rousseff.

Señor Presidente Peña Nieto.

Distinguidos funcionarios.

Colegas empresarios:

Esta Visita de Estado y los acercamientos sostenidos hoy entre nuestras comunidades empresariales son muestra del compromiso de entrelazar nuestros sectores productivos y obtener el máximo beneficio de nuestros complementos económicos.

En años venideros, Brasil y México incrementarán su importancia en la economía global. Este escenario y sus vínculos económicos señalan que el acercamiento entre ambas economías es una apuesta segura para el bienestar de nuestras respectivas comunidades empresariales.

Licenciado Enrique Peña Nieto:

El empresario mexicano le reitera su deseo de continuar apoyando sus decisiones, con el objetivo de lograr el mejor desarrollo de nuestro país y, también, agradece a la Presidenta Dilma Rousseff su visita, pues ha hecho propicia la ocasión para realizar la relación bilateral a fin de definir mecanismos que nos permitan el fortalecimiento de las relaciones económicas entre México y Brasil para bien de nuestros países.

Muchas gracias a todos por su presencia.

Y digamos viva Brasil, salud con tequila.

Viva México, salud con cachaza.

Gracias.

-MODERADOR: Enseguida atestiguan con su distinguida presencia el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y la Presidenta de la República Federativa del Brasil, la firma de dos convenios de colaboración.

El primero se suscribe entre CNI y COMCE.

Firma por México, el licenciado Valentín Díez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, Asociación Civil.

Firma por Brasil, el señor Robson Braga de Andrade, Presidente de la Confederación Nacional de Industria.

(FIRMA DEL CONVENIO)

-MODERADORA: El segundo convenio lo suscriben ProMéxico e Eifex Brasil.

Firma por México, el licenciado Francisco González Díaz, Director General de ProMéxico.

Firma por Brasil, el señor David Barioni Neto, Presidente de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones.

(FIRMA DEL CONVENIO)

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)

-MODERADORA: Sean tan amables de ocupar sus lugares, damas y caballeros, para escuchar el mensaje que nos dirige la Presidenta de la República Federativa del Brasil, Excelentísima señora Dilma Rousseff, al término del cual hará la Declaratoria de Clausura del Seminario Empresarial México-Brasil.

-PRESIDENTA DILMA ROUSSEFF: Buenas tardes, buenas noches.

Excelentísimo señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto; señor José Antonio Meade, Secretario de Relaciones Exteriores de México.

Señor Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía de México; señores ministros de Estado que me acompañan; Embajador Mauro Vieira, Ministro de Relaciones Exteriores.

Armando Montero Neto, Ministro de Desarrollo de Industria y Comercio; Eliseo Padilha, Ministro de la Secretaría de Aviación Civil; señor Valentín Diez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología.

Señor Robson Braga de Andrade, Presidente de la Confederación Nacional de la Industria; señoras y señores participantes del encuentro empresarial Brasil-México; damas y caballeros; periodistas; camarógrafos.

Voy a empezar un poco fuera del protocolo, proponiéndole al señor Robson Braga Andrade, que la CNI pasa a ser la CNII que sea de industria e innovación, porque a mí me pareció muy importante el nombre de la Confederación, del Consejo Empresarial Mexicano, Comercio Exterior Inversión y Tecnología, y nosotros sabemos que el futuro no nada más se dará la competición comercial por menores precios, también se dará por una competición que sea basada en quien adopte las tecnologías más avanzadas.

Entonces yo empiezo aquí, rompiendo este protocolo, haciendo esta sugerencia, en que la CNI tiene todo el trabajo en el sentido de la innovación, y de la cultura de la innovación, pero nada como un nombre, verdad.

Bueno, yo quiero reiterar mi satisfacción de haber participado para la Clausura de este Seminario, junto con la compañía del Presidente Peña Nieto, que ha sido de una enorme gentileza, fraternidad, y, sobre todo, me gustaría que ha manifestado su voluntad política, desde que yo lo recibí en el 2012, aún como Presidente Electo que no había tomado posesión, de transformar las relaciones de Brasil y de México.

Mis primeras palabras, señor Presidente son de pesar por la tragedia que los afectó cuando un tornado llegó al Municipio de la Ciudad Acuña.

Puede estar seguro que nosotros somos solidarios a las familias, a los amigos y a todo el pueblo mexicano y, sobre todo, nos damos cuenta del tamaño de la situación, de la dimensión del desastre, de la angustia de las personas, porque Brasil, recientemente, hace un mes también sufrió el pasaje de un tornado en una región que no es caracterizada por eso, en el Sur de Brasil.

Entonces, deseo expresar mis sinceras condolencias por esto.

Y saludo a la Confederación Nacional de Industrias APEX Brasil y sus contrapartes mexicanas, el Consejo Empresarial y ProMéxico que junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil y la Secretaría de Economía de México organizaron este evento.

Y este evento es importantísimo, porque la presencia de empresarios brasileños y empresarios mexicanos que intercambian experiencias y oportunidades y, sobre todo, establecen vínculos, relaciones y desarrollan, de hecho, el meollo de una relación estrecha y eso es el índice del interés, del acercamiento de nuestros países que existen entre nuestras sociedades, quizá por parte de los gobiernos, pero sobre todo, por parte de las sociedades.

Y por eso, señoras y señores, me gustaría decir que la alianza entre Brasil y México puede permitir que nosotros tengamos de una forma diversificada, variada y rica, una actuación conjunta de dos naciones, de dos gobiernos y del conjunto de empresarios, del mundo académico. En fin. En todas las áreas.

Nosotros brasileños hemos logrado en los últimos 12 años construir un fuerte mercado interno, pero este fuerte mercado interno en los días actuales se tiene que convertir en una especie de plataforma para la expansión del mercado internacional.

Nosotros logramos la transformación de una parte expresiva de los brasileños en personas que llegaron a las clases medias y eso es responsable por la formación de un gran mercado interno, un gran mercado de consumo y, por lo tanto, es un gran mercado que demanda productos e inversiones.

Y, por ello, que pienso que la importancia de las relaciones entre nuestros países y entre nuestras economías. Tenemos iniciativas en el área de medio ambiente, pesca, turismo, agricultura, servicios aéreos. En fin. Tantos otros temas, todas las áreas industriales, en el área de defensa. Todo nos puede llevar a un umbral.

Y yo creo que eso es lo que nosotros tendremos que garantizar, no es nada más nos debe llevar, nos llevará efectivamente. Y nuestro intercambio comercial, desde el punto de vista de nuestras potencialidades, aún es pequeño, y nosotros alcanzamos, prácticamente, 10 mil millones de dólares, y fue un crecimiento de 100 por ciento, pero como dice el Presidente Peña Nieto, nosotros tenemos un compromiso, el deber y el reto de transformar, de duplicarlo.

Y es importante que sepamos que nuestro intercambio está basado en las manufacturas. El 85 por ciento del total de las exportaciones brasileñas para México son manufacturados, 96 por ciento de las exportaciones mexicanas para el Brasil son, también, manufacturados.

Pero nosotros, además de los manufacturados, debemos ver los servicios y, también, para las demás áreas, en especial, para los agronegocios, agroindustrias, y todos los potenciales que las riquezas naturales de nuestros países nos muestran. En el caso del petróleo, la cadena del petróleo y gas y, también, de los minerales.

Tenemos que avanzar explorando aquello que tenemos como mejor y viendo todas estas oportunidades y diversificando nuestra acción y nuestra actuación.

Nosotros somos el país de América Latina que recibe la mayor inversión por parte de México.

Actualmente Brasil es uno de los mayores y principales destinatarios de las inversiones por más de dos mil millones de dólares.

Los empresarios mexicanos en Brasil son muy bienvenidos. Y nosotros somos, también, un país de América Latina que más invierte en México. Nosotros creemos que la inversión brasileña en México todavía está, todavía deja mucho por desear y por eso creemos que es relativamente pequeño; pero incluso aumentó en estos últimos años, indicando una tendencia de crecimiento.

Y efectivamente, es brasileña la mayor inversión en petroquímica en los últimos 20 años, que también se trata de una inversión que garantiza la agregación de valor en una cadena estratégica, que fue objeto reciente de la reforma importante realizada por el Presidente Peña Nieto en el área del petróleo. Y crear una industria petroquímica de gran aporte es algo muy importante. Brasil dará uno de los aportes en este sentido.

Otro proyecto importante que me gustaría mencionar es en el área siderúrgica. En el Estado de Hidalgo, una empresa brasileña también del área de la siderurgia.

Y yo creo que llegamos a alcanzar un marco y es el marco que fue nuestro reciente acuerdo automotriz actualizado y mejorado, para poder contribuir mucho para la integración de nuestras cadenas productivas y del comercio bilateral, dándole equilibrio y, sobre todo, algo que es muy importante en los negocios, que es la previsibilidad y la transparencia.

En mi visita de hoy, creo que alcanzamos dos marcos. Unos instrumentos que considero muy importantes, por el hecho de que representan un cambio en el marco jurídico de nuestras relaciones.

En primer lugar, tenemos el Acuerdo de Cooperación y Facilitación de Inversiones, que está basado en tres pilares: la mejora de la gobernanza institucional, las agendas temáticas para la cooperación y facilitación de las inversiones, y los mecanismos de mitigación de riesgos y la contestación de las controversias, y que en realidad le garantiza al inversionista que por parte del gobierno brasileño y por parte del Gobierno mexicano, le da una determinada voluntad política para garantizar y asegurar un ambiente amigable de negocios, protegiendo las inversiones, garantizando la estabilidad institucional de las reglas y también solucionando los conflictos.

Nosotros vamos a facilitar los principales problemas enfrentados por los empresarios en la planificación y para concretar las inversiones. Yo creo que crear los puntos locales una especie de ombudsman para que traten todos estos temas, para crear un consejo en donde nosotros podemos reducir las controversias, yo creo que es algo fundamental y crea, a su vez, un camino para que el inversionista, el nuevo inversionista pueda trazar su sendero y cómo erigirse en la mejor oportunidad y la mejor propuesta.

Estoy segura que esta firma atendió todos los anhelos de todas las comunidades empresariales, que era contar con un instrumento legal que permita mayor diálogo, previsibilidad, como ya lo dije antes.

También resalto el Convenio de Cooperación entre la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones, la APEX, y la Agencia PROMÉXICO, su contraparte mexicana, que prevé la realización de actividades conjuntas en promoción comercial y de inversión.

Se trata de un proceso que sin duda alguna tienen esas dos agencias un punto de apoyo que es fundamental para la relación, el Banco Nacional de Desarrollo Económico Social, de Brasil. Es un gran banco de desarrollo, junto con otro banco de desarrollo muy importante, que es el BANCOMEXT, son los protagonistas de otra iniciativa que también la considero extremadamente importante, porque apoyará a empresas brasileñas y mexicanas en sus procesos de internacionalización, por medio de financiamientos y garantías para las inversiones productivas y el comercio bilateral.

Esta mañana, en una charla que tuve con los empresarios brasileños, yo quería subrayar que los bancos privados brasileños, y es un banco también de alta envergadura, el Bradesco. También manifestó que está disponible para participar en todo este proceso, junto con el Banco del Brasil, que también estuvo presente.

Quiero expresar mi satisfacción con los acuerdos de cooperación turística y de servicios aéreos. Dichos acuerdos son fundamentales.

En primer lugar. Por la importancia de la cultura de la civilización mexicana, que yo no me canso de destacar, y también por la diversidad cultural y por la belleza, yo soy modesta, de mi país.

Y también estoy segura que será un punto atractivo para la población mexicana.

Creo que la intensificación de nuestras relaciones comerciales y de inversiones, también, exigirá una mayor frecuencia de nuestros vuelos y eso es lo que nos llevará una a la otra, y la importancia también del Acuerdo de Servicios Aéreos.

Y es por ello que tenemos también la eliminación de las Visas y el aumento de la oferta de los vuelos. Es algo que todos tenemos que considerar como importante.

En el 2014, el año pasado, la alegría mexicana, la alegría verde mexicana, contagió todos los estadios brasileños por el Mundial de Fútbol.

En el 2016, nosotros estaremos esperando de brazos abiertos a todos los mexicanos y mexicanas, junto con el señor Presidente, que quieran acompañar los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

Por eso, señoras y señores empresarios, nosotros, que somos las dos mayores economías y son necesariamente, son los mayores mercados, 320 millones de personas representan un mercado de mucho valor.

Y además de ello, al ocupar más de 10 millones de kilómetros cuadrados somos los países más megadiversos, junto con Estados Unidos en este Hemisferio.

Tal vez somos los más megadiversos del mundo. Y así nosotros también tenemos riquezas naturales y México el petróleo, PEMEX y las empresas que van a actuar aquí; PETROBRAS en Brasil con las empresas que también actúan allá.

Por ello, creo, y por eso estoy de acuerdo con todos los que me antecedieron antes y que dijeron que tenemos que esperar las posturas defensivas y reconocer el papel del comercio, de las inversiones recíprocas, también en la recuperación de nuestras economías.

Todos nosotros vivimos las consecuencias de la crisis que empezó en los países desarrollados en el área financiera a finales de 2008 y que afectó a todos con la quiebra del Banco Lehman Brothers y que al principio de la década tuvimos un despliegue fuerte en la Unión Europea y que actualmente afecta los emergentes.

Nosotros estamos concluyendo, o por lo menos para que no sea tan incisiva, nosotros estamos reduciendo la intensidad de lo que se llama el súper ciclo de las commodities; por lo tanto, nosotros necesitaremos ganar este juego con el sudor de nuestra frente, no nada más con la fuerza de nuestras commodities. Seguirán siendo importantes, pero nosotros necesitaremos hacer un gran esfuerzo de inversiones productivas, de cooperación en el área de servicios y, también, de mantenimiento de todas las demás actividades.

Brasil actualmente está haciendo un gran esfuerzo para poder ajustar su economía desde el 2008. Nosotros mantuvimos la menor tasa de desempleo en Brasil y aumentamos en más de 75 por ciento reales los ingresos, con base en una política económica procíclica.

Es decir, nosotros utilizamos el crédito, usamos también, la reducción de los impuestos, utilizamos todos los medios para poder evitar que la crisis contaminara a Brasil.

Ahora ya que duró de un periodo mayor del que esperábamos, ahora llegó el momento de que revirtiéramos una parte de nuestras medidas procíclicas; es decir, yo dije procíclicas, me equivoqué, son anticíclicas. Y para que podamos hacer nuestra tarea, que es reconstituir nuestro equilibrio fiscal.

Hoy, hace poco, aprobamos la primera ley que sirve como base para este ajuste que estamos llevando a cabo. Por eso, también, les quiero decir que México me da mucha suerte.

Pero, también, me gustaría destacar que esta reunión que tuvimos con el Presidente Peña Nieto, nosotros decidimos dar un paso fundamental en la dirección de una mayor integración comercial.

Y me refiero a la revisión que nosotros ya estamos de acuerdo que haremos en el Acuerdo de Complementación Económica Número 53. Dicho acuerdo abarca un conjunto significativo de productos, que son 800 productos, pero no representan una parte expresiva de los productos que están en discusión, porque estamos hablando de más de seis mil productos. Por lo tanto revisarlo y actualizarlo es algo que va a contribuir para la ampliación del comercio entre Brasil y México.

Una vez dicho esto, con el aumento de las preferencias otorgadas, además de incorporar los sectores de servicios, las compras gubernamentales, comercio electrónico, propiedad intelectual, medidas sanitarias y fitosanitarias, este acuerdo de complementación se convierte en un poderoso instrumento para que podamos ampliar nuestras relaciones.

Nosotros creamos un grupo binacional que a partir de julio, de este julio, va a establecer las negociaciones y le dará contenido y forma a todo el acuerdo.

El sector del petróleo es otro que nos ofrece oportunidades para Brasil y para México, si consideramos que nosotros adoptamos modelos semejantes basados en la subasta de bloques para la exploración de inversionistas privados, públicos, de origen nacional e internacional.

PEMEX es una de las empresas, más importantes petroleras del mundo y aquí me gustaría decir que sería muy bienvenida a Brasil.

A pesar de que PETROBRAS y PEMEX tienen un acuerdo de cooperación científica, tecnológica y de entrenamiento que fue firmado en el 2005, ambas empresas todavía tienen muchos horizontes por cruzar.

Y PETROBRAS tiene una tecnología bastante desarrollada de exploración de petróleo en aguas profundas y, sin duda alguna, puede servir como respaldo para PEMEX en lo que concierne a la exploración de la parte mexicana del Golfo de México.

Queridos amigos empresarios.

Querido Presidente y amigo Peña Nieto:

Yo no puedo concluir mi intervención. Aquí en este momento, sin hacer referencia a la importancia que yo le doy a la actuación conjunta de México y Brasil en los foros económicos internacionales.

Somos aliados del G20 Comercial, actuamos para hacer de la OMC una organización respetada en donde las históricas anomalías que distorsionan el comercio de productos agrícolas, como los subsidios a las exportaciones, fueran definitivamente eliminados.

Apoyamos la facilitación del comercio en la Reunión de Bali. México de la misma forma, activo miembro del G20 Financiero, y fue sede en Los Cabos, en 2012, de la cumbre del grupo y esto nos proporcionó una estrategia de avances para el enfrentamiento de la crisis financiera.

Somos sociedades que vivimos una fuerte movilidad social, en donde se constituyen hoy nuevos y dinámicos mercados internos, integrados, como ya se los dije, por centenas de millones de consumidores.

Y ya hicimos mucho para la lucha contra la pobreza. Hemos compartido nuestras experiencias en programas de transferencia de ingresos y sabemos que la inclusión social es una de las grandes políticas para fomentar el crecimiento.

Y creo que la Cruzada Contra el Hambre, señor Presidente, es una iniciativa emblemática que contó con la participación del Presidente Lula, en su lanzamiento en 2013, a invitación del Presidente Peña Nieto.

Nosotros somos un continente que aún es muy desigual y por ello, yo digo que la integración regional latinoamericana y caribeña es un proyecto, eminentemente, estratégico desde el punto de vista social, no nada más desde el punto de vista económico. Nosotros, no.

México y Brasil, debido a nuestra voluntad política no seremos los causadores de falsas rivalidades o prisioneros de la geografía.

México y Brasil saben que las relaciones entre la Alianza del Pacífico, con MERCOSUR y UNASUR, deben ser vistas como complementarias y no como alternativas.

Y como efectivamente permitirá esta integración que todos deseamos, esta integración hará nuestra fuerza. Ningún modelo o proceso subregional agota las posibilidades y las opciones de integración. La integración debe ser con las personas más cercanas. Es como si fuera una piedra que la aventáramos al mar; tiene sus ciclos que van ampliándose y que se convierten en más voluminosos a medida que esto ocurre.

La CELAC fue concebida como una forma pragmática y no excluyente de promover el diálogo de los procesos de integración en curso en la región, nuestros países tienen por delante una alianza promisoria.

Tenemos nuestros tamaños. La sofisticación de nuestras economías en la región. Nosotros tenemos la responsabilidad del liderazgo, y creo en la voluntad política de usted, señor Presidente Peña Nieto, y nosotros necesitamos que esta coincidencia de intereses entre México y Brasil se refleje en las acciones coordinadas a favor del estrechamiento aún mayor de los lazos políticos, económicos, comerciales, sociales y culturales, de nuestra América Latina y Caribe.

Y con la integración, vemos las sinergias que fortalecen nuestros proyectos individuales de desarrollo. Con la integración, la prosperidad de cada uno se transforma en la riqueza de todos, juntos podemos hacer mucho más. Y creo, señor Presidente, que Brasil encontró un gran aliado en su Gobierno. Brasil encontró un gran aliado en México, y México encontró un gran aliado en Brasil y usted también encontró una gran alianza en mi Gobierno.

Y yo considero que es simbólica la relación que existe entre el tequila y la cachaza.

Sí es simbólica, por qué.

Porque son nuestras bebidas regionales. Entonces construir el camino de reconocerlas y proteger a ambas bebidas, es obvio, que es un deber de nuestros gobiernos, por lo tanto puede estar seguro que nosotros haremos todo lo necesario para que se haga realidad aquí y una realidad que nos va a traer alegría, felicidad y capacidad, mejor para conmemorar para nuestros pueblos.

Muchas gracias.