-MODERADORA: Interviene enseguida el Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, maestro José Manuel Romero Coello.

-MTRO. JOSÉ MANUEL ROMERO COELLO: Muchas gracias a todas y a todos ustedes.

Damos la bienvenida a este evento, y quiero saludar, al señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias, señor Presidente, por acompañarnos; por demostrar su compromiso pero, sobre todo, su respaldo a este Premio Nacional de la Juventud.

Muchas gracias.

Saludo a todos los invitados especiales que han sido presentados, a todos los miembros del presídium; a las y a los galardonados que hoy reciben este premio. De verdad, muchas felicidades para todas y todos ustedes.

A los invitados especiales que nos acompañan; funcionarios del Gobierno de la República; dirigentes de organismos internacionales; a las y a los familiares, también, de los galardonados; y a los medios de comunicación, que también juegan un papel importantísimo en la difusión de todas las actividades de los jóvenes de este México.

Señor Presidente:

Desde el inicio de su mandato, usted puso todo su empeño en el México de las transformaciones. Impulsó con reformas audaces los cambios que la Nación demandaba. Su Gobierno ha movido a México hacia el desarrollo.

Nuestra Nación, y particularmente los jóvenes, sabemos que estos resultados son fruto de esfuerzo, disciplina, constancia y firmeza. La juventud de nuestro país quiere ver con certidumbre hacia el futuro. Los retos, ni pocos ni fáciles.

Las y los jóvenes de México lo saben, lo reconocen; quieren participar, hacer historia y aportar. La juventud de México ha avanzado y, hay que decirlo, a veces con el Gobierno, y otras veces sin él.

Ya no quieren ser discurso, quieren ser protagonistas. Las y los jóvenes quieren ser parte de los hechos que lleven a México a estadios superiores de desarrollo y bienestar para ofrecer un mejor presente.

Los actuales son tiempos que reclaman conducción firme, decidida y respetuosa; que represente la pluralidad, la diversidad ideológica y social. Una conducción que derive en beneficios para todas y todos los mexicanos.

Para que sigamos avanzando en el México de desarrollo, progreso, justicia y paz social que usted ha propuesto, señor Presidente, es indispensable que cada ciudadana, que cada ciudadano, aporte su energía, su emoción, su talento y capacidad.

Hoy, 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, instaurado por la Organización de las Naciones Unidas, es propicio señalar que su Gobierno ha puesto a México en una nueva etapa de relación con los jóvenes.

En su mandato, por primera vez, señor Presidente, se construye el Programa Nacional de Juventud, con base en una amplia consulta a este sector en todo el país.

La consulta nos orientó a construir nuevos programas que hoy son una realidad. Hoy hablar de juventud es hablar del Programa de Movilidad Rumbo Joven, que permite que jóvenes de diferentes lugares puedan viajar a otras ciudades o a otros países a formarse.

Hoy, hablar de juventud, es hablar del Programa Arráigate, que con la Secretaría de Agricultura apoyamos a los jóvenes para que puedan regresar al campo.

Hoy hablar de los jóvenes, es hablar de los Jóvenes PROSPERA, que pueden tener una beca para terminar la universidad, señor Presidente.

Hoy, hablar de juventud, es hablar del Programa Crédito Joven para financiar proyectos productivos y que los jóvenes generen más empleos.

Hoy, hablar de juventud, es hablar del Programa de Prevención de Violencia, que ha rescatado espacios públicos y que ha beneficiado a muchos jóvenes y los ha cuidado y salvado del crimen organizado.

Y justamente en el 2014, hablábamos de juventud lanzando por instrucción de usted, señor Presidente, el primer Programa de Vivienda Juvenil, que nunca antes había existido, a través de la SEDATU y de la CONAVI.

Gracias. Todos estos programas, esta nueva dimensión, es gracias al compromiso y al apoyo de Enrique Peña Nieto.

Es así, como el IMJUVE al ser resectorizado a la Secretaría de Desarrollo Social, encabezada con el liderazgo de la maestra Rosario Robles; acentúa sus resultados.

Muchas gracias, señora Secretaria, por todo el respaldo y por todo el apoyo a las iniciativas que hemos presentado.

Señor Presidente:

Usted nos ha dado instrucciones a su Gabinete, para poner en marcha las reformas estructurales.

Hoy, la población exige saber los beneficios de dichas reformas.

La gente quiere saber cómo le van a beneficiar dichas reformas.

Y la primer reforma que se concretó es la educativa. Parte del proceso de tan trascendental reforma, es la alfabetización, y alfabetizar es un concepto amplísimo que implica ciudadanización, formación en tecnologías de información, respeto al bilingüismo y las culturas.

Alfabetizar significa igualar las posiciones para igualar las oportunidades, reconocer la dignidad de las personas; por qué no, apoyar la conciencia de identidad.

Si hablamos de mexicanidad, la alfabetización es su mejor vehículo. Alfabetizar es, en síntesis, construir una mejor y más eficaz narrativa nacional para darnos cohesión y proyección.

México tiene más de 32 millones de personas en situación de rezago educativo. Es la causa perfecta para que jóvenes, para que como jóvenes nos comprometamos de manera incluyente, desde la riqueza de nuestra diversidad, a participar en el programa que hoy presentamos, señor Presidente: Jóvenes por un México Alfabetizado, impulsado por el Gobierno de la República.

Ésta es la dimensión de la tarea que desde el IMJUVE, alegres y comprometidos, los jóvenes con usted, Presidente Peña, por México, queremos asumir.

Vamos, con la juventud, por un México de grandeza educativa.

El Premio Nacional de la Juventud es, sin duda, un eje transformador que cambia la vida de quienes son distinguidos con él.

Este reconocimiento agrega valor a los esfuerzos de cada uno de ustedes, jóvenes. Sus historias de éxito animan y motivan a las instituciones, a los gobiernos, a las comunidades, a las empresas, a las academias; en síntesis, engrandecen la patria.

Quiero también felicitar a los padres de familia, a los maestros, a todos aquellos que jugaron un papel muy importante para que hoy todos los jóvenes que están aquí hayan sido galardonados con el Premio Nacional de la Juventud, porque eso también se debe gracias al esfuerzo de cada una y cada uno de ustedes.

Por último, también quiero reconocer al Jurado Calificador toda esa labor que hicieron para que este premio se pudiera llevar a cabo. También al Consejo de Premiación y al equipo del Instituto Mexicano de la Juventud, a todo el equipo. Muchísimas gracias.

Fueron parte importante para que este evento saliera bien y hoy esté el señor Presidente en este evento.

Presidente Peña:

La nuestra es una República de jóvenes. La acción conjunta de la juventud, con el Presidente de la Nación mexicana abre, sin duda, el camino de un país mejor.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Veremos en seguida el video: Jóvenes por un México Alfabetizado.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: Escuchemos las palabras de la Secretaria de Desarrollo Social, maestra Rosario Robles Berlanga.

-SECRETARIA ROSARIO ROBLES BERLANGA: Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto; estimados colegas del Gabinete del Gobierno de la República; señor Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, doctor Luis Raúl González Pérez.

Diputados; Senadores, Senadora; Diputada electa; miembros distinguidos que hoy nos acompañan, de organismos internacionales; distinguidos jóvenes galardonados.

Señoras y señores:

Quiero, en primer lugar, hacer mi más sincero reconocimiento a las y los jóvenes que merecidamente se hacen acreedores del Premio Nacional de la Juventud 2015, en sus distintas categorías.

Son ustedes un ejemplo para todos, por su perseverancia y entrega.

Quiero, también, reconocer, al mismo tiempo, al magnífico trabajo realizado por el Instituto Mexicano de la Juventud; a José Manuel Romero Coello, pero a todos los que aquí lo acompañan. Un gran equipo, señor Presidente, de hombres y mujeres jóvenes que hacen una realidad, no sólo este premio, sino la novedad y la innovación en las políticas públicas.

México es un país habitado por más de 38 millones de jóvenes, que son soporte para construir una ruta de prosperidad y desarrollo, sólo y si hacemos efectivos los derechos de la juventud, que resultan vitales para el ejercicio de la ciudadanía.

Es por eso que los jóvenes mexicanos ocupan hoy un lugar fundamental en la agenda de este Gobierno. Una visión novedosa, que ha permeado las políticas de atención a los jóvenes, con la transformación del Instituto Mexicano de la Juventud en un organismo rector de las políticas públicas a favor de esta población.

Un organismo que hoy trabaja con la visión de que los jóvenes son sujetos portadores de derecho y que son ciudadanos plenos; y que es necesaria su participación para la construcción de un México más próspero, equitativo y seguro.

Y de ahí, el Programa Nacional de la Juventud 2014-2018, que se elaboró recogiendo las voces de los jóvenes mexicanos a través de una amplia consulta nacional. Un programa que promueve un enfoque de atención integral para fortalecer el capital humano de los jóvenes, su patrimonio, sus oportunidades de inclusión a la vida laboral y productiva.

Hoy, el Instituto Mexicano de la Juventud impulsa importantes iniciativas, entre las que se encuentran el Programa Rumbo Joven Edición Espamex, que permitió enviar a España a 200 jóvenes becarios mexicanos a cursar estudios de especialización relacionados con los sectores energético, de las telecomunicaciones y de las nuevas tecnologías de la información, y que es muy importante decirlo, Presidente, muchos de los cuales, muchos de estos jóvenes, regresaron ya con un trabajo en las empresas españolas ubicadas en nuestro país.

El Colegio de Globalización Generación Octavio Paz 2014, que permitió poner en contacto a jóvenes mexicanos con organismos multilaterales, para desarrollar sus habilidades negociadoras.

El Programa de Movilidad Internacional México Global Rumbo Joven, que les dio a los jóvenes la posibilidad de realizar prácticas profesionales en Consulados y Embajadas de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Además, el IMJUVE instrumenta el Programa Vivienda Joven, que brinda apoyo a los jóvenes para poder contar con una casa propia como parte de su patrimonio.

Por otra parte, el Instituto participa de manera destacada en la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, que constituye un grave problema de salud pública y que tiene, además de serias implicaciones para la libertad y los derechos de las niñas y las adolescentes, un importante impacto en la reproducción generacional de la pobreza.

A todo ello, se suma el Programa Crédito Joven, que apoya a las y los mexicanos de 18 a 30 años de edad para que puedan hacer realidad sus ideas y sus proyectos.

Adicionalmente, PROSPERA ha incorporado a los jóvenes para que sean becados para concluir sus estudios de educación superior y, hoy, se da inicio a este gran programa Por un México Alfabetizado, donde de manera voluntaria los jóvenes y las jóvenes de México participarán en esta gran tarea educativa.

Ello, por mencionar sólo algunas de las múltiples acciones con las que su Administración, señor Presidente, hace efectivo su compromiso con las y los jóvenes mexicanos.

Es la hora de construir puentes de diálogo con los jóvenes, y generar soluciones desde sus propias problemáticas, anhelos y expectativas.

Hoy, el reto de las instituciones y de la sociedad, está en entender la gran diversidad de realidades de la juventud mexicana, porque los retos de un joven indígena de la Sierra Tarahumara y de un joven que habita en una colonia marginada de Ciudad Juárez, no son los mismos, son distintos, requieren tratamientos e intervenciones diferenciadas de política pública.

Precisamente, el día de ayer el INEGI y la Secretaría de Gobernación dieron a conocer la Encuesta Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2014, que proporciona claves muy importantes para entender la realidad de los jóvenes mexicanos, entre los 12 y los 29 años.

Dicho estudio nos permite saber que 11 por ciento de los jóvenes no realizan actividades laborales ni profesionales, y que la razón fundamental es la falta de oportunidades, cuatro de cada 10 jóvenes que han dejado de estudiar lo han hecho por falta de recursos.

Esta encuesta nos brinda una valiosa información para diseñar mejores políticas públicas que permitan hacer efectivos los derechos de la juventud, y señala con claridad que siete de cada 10 jóvenes reporta situaciones de riesgo, que quieren ahorrar, que quieren vivir seguros en su barrio, colonia y hogar; que quieren tener su propia casa o vivienda, y el 47 por ciento que quiere tener su propio negocio.

Es la hora de escucharlos. Desdeñar sus voces, sólo llevaría a profundizar su desconfianza hacia las instituciones. Es no sólo una necesidad, sino una prioridad generarles espacios de inclusión y alentar su formación cívica, en el marco de una cultura de la legalidad. Sólo así México será más próspero, cohesionado y afianzará su vida democrática.

Hoy nos encaminamos hacia este nuevo esfuerzo de concretar los derechos para nuestros jóvenes mexicanos.

Estoy segura que así como hoy aportan su talento para esta causa, las y los jóvenes están listos para sumarse a las grandes tareas de la agenda nacional, la promoción de la salud, la generación de empleos, la reconstrucción del tejido social y comunitario, la promoción de la paz y la seguridad.

Desde el año 1975, el Gobierno de la República hace entrega del Premio Nacional de la Juventud, que es una muestra palpable de todo lo que podemos lograr si confiamos en el talento de los jóvenes.

Este premio es el máximo reconocimiento a la dedicación, trabajo, estudio, creatividad y activismo de jóvenes, cuyas edades oscilan entre 12 y 29 años.

Los acreedores a este premio han logrado consolidar trayectorias que son una fuente de orgullo y de motivación, no sólo para sus familias y compañeros, sino para todo México.

Aprovecho la oportunidad para agradecerle al Secretario Emilio Chuayffet, a quien le deseo una muy pronta recuperación y a todo el equipo de la Secretaría de Educación Pública, por el apoyo que nos brindaron en este proceso de transición, derivado de la reforma a la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles, por la cual la Secretaría de Desarrollo Social asume la Presidencia del Consejo de Premiación por primera vez en este año.

Muchas gracias, Subsecretario.

Hágale por favor extensivo nuestro agradecimiento al Secretario Chuayffet.

Muchas gracias también a todas las instituciones que forman parte del Consejo de Premiación. Y, por supuesto, al Jurado Calificador.

Tras el lanzamiento de la convocatoria, en febrero de este año, se recibieron 949 candidaturas en las 10 distinciones reconocidas en el marco del premio, de las cuales 489 resultaron procedentes.

Esas candidaturas reflejaron la diversidad de materias y disciplinas en las que los jóvenes están incursionando: las ciencias sociales, la investigación científica, el arte, la cultura, la música, los negocios, el cuidado del medio ambiente, el deporte y la política, entre otros.

En muchos casos, la decisión fue difícil, por la alta calidad de los postulantes. Y hoy, después de un largo proceso, finalmente estamos aquí, ante 17 historias de éxito, 15 individuales y dos de grupo.

Estar hoy al frente de este grupo de mexicanos y mexicanas fortalece nuestra convicción de que este país tiene su mayor riqueza no sólo en sus inmensos recursos naturales, sino también en sus jóvenes, como uno de sus más preciados activos para construirse un mejor presente y un mañana más promisorio.

Muchas felicidades a cada uno de ustedes, jóvenes, por su compromiso y su inquebrantable espíritu de lucha para perseguir sus sueños, su talento, que no sólo se ve, sino que también se siente.

Hoy, con sus iniciativas, están moviendo a México.

Muchas felicidades.

-MODERADOR: A continuación el video Premio Nacional de la Juventud 2015.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, la Secretaria de Desarrollo Social y el Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, harán Entrega del Premio Nacional de la Juventud 2015.

(ENTREGA DE PREMIO)

-MODERADORA: Damos paso a la intervención del galardonado en la Categoría de Compromiso Social, Tito Quiroz Angulo.

-TITO QUIROZ ANGULO: Cuando me preguntan, qué es la música para mí, la respuesta es sencilla, lo es todo.

Durante mi infancia la manera de vivir y sobrevivir y hoy en día, aún lo es.

Fue esta sencilla y bella canción mexicana, mi primer acercamiento a la música.

En medio de un contexto complejo, con un padre con dificultades económicas, una madre que buscaba ser el sostén de una familia, con un oficio de costura heredado por mi abuela, nos llevó a todos a vivir a un orfanatorio.

No podía pensar en Beethoven, ni Mozart, qué sería Tchaikovsky, lo que sí supe, es que la música sería lo que me acompañaría siempre.

No hay situación suficientemente hostil para impedirte seguir tu pasión.

Incluso en esas arduas jornadas de trabajo a mis 13 años, cuando viví, entendí lo que es el trabajo duro, la música fue mi aliciente, podía estar 12 horas bajo el sol recogiendo cebollas por 48 pesos al día, pero nunca dejar de tocar mi violín.

Mi vida ha sido una lucha continua para salir adelante y apoyar a mi familia siempre, he trabajado, lavado carros, boleado zapatos, toqué música en restaurantes y como muchos jóvenes de frontera me fui a Estados Unidos a trabajar para pagar mis estudios.

En esos tiempos difíciles, lo que más esperaba mes con mes era mi clase de violín, con la que siempre ha sido mi gran maestra.

Quien a pesar de creer que era muy joven, entendió que mi amor por este arte, ya era irrenunciable y me regaló mi primer violín, a los siete años, 20 años después sigue aquí conmigo, fiel, en amor.

Es así, como mi violín y yo hemos hecho un camino, con una academia de música que inició como un simple taller de violín en un garaje, con el fin de seguir estudiando la Facultad de Derecho, y para comprar las medicinas para el tratamiento de mi papá, que tenía cáncer terminal.

La muerte de mi papá fue uno de los eventos más dolorosos de mi vida. Ocurrió justo antes de mi graduación.

Recuerdo una noche en el hospital, cuando se despertó y levantó sus manos en el aire, como si estuviera tocando un piano invisible y me pidió que lo acompañara con el violín y juntos tocamos su canción favorita: Meditación.

Ese mismo día descubrí que la música es mucho más que sonido, mucho más que cuerdas vibrando. Es una fuerza arrolladora que transforma nuestras vidas.

Aquel taller se convirtió en el objetivo de mi vida. Sabes. A veces la muerte sirve de motor para seguir adelante.

Mi vida personal, la música y la comunidad poco a poco se fueron fusionando en un proyecto. Parte de lo que inspiró fue que un día me percaté, en la universidad, desde una de las ventanas, alguien movía a lo lejos una sudadera en una de las ventanas.

Mi reacción fue agitar la mía también. Tiempo después, los reclusos y estudiantes nos comunicábamos a distancia con nuestros suéteres.

Llegó el día en que el diálogo lejano fue insuficiente. Tenía que estar adentro y, mi solución, sin duda, fue la música.

Así nació Juventud en Ritmo, llevando la música a la Correccional, aquellos muchachos se convirtieron en mis alumnos y mis amigos. Entrar ahí no fue fácil, pero el resultado fue increíble.

Me recibieron en desconfianza, sí. Uno de ellos hasta me retó y me dijo: No vas a durar ni un mes aquí.

Le prometí que me quedaría hasta que fuera libre, y así fue.

Me esposé, me rapé y me vestí como ellos para dirigir orquestas. Y así logramos fundar la primera escuela dentro de un Centro Tutelar de Menores.

Muchos dijeron que era una locura, pero hoy el proyecto se replica en Tijuana y Mexicali. Ha probado ayudar la reducción de la reincidencia de los jóvenes. Contiene con muchos proyectos.

Confirmé el poder de la música en un asilo también, al ver que las melodías remontaban a los abuelitos a su primer beso, a esa primera vez que se enamoraron.

La locura que inició con seis personas, hoy es un proyecto sólido que ayuda a cientos de niños, jóvenes y adultos, a todo aquél que se sienta atraído por la música.

Soy el Director de la Academia de Música Benning, Asociación Civil, que agrupa a más de mil personas, 42 profesores. Ahora, en el mismo escenario que grandes personalidades, como Plácido Domingo, quiero dedicar este premio a mi maestra Nancy Benning, quien cambió mi vida con un violín y por ser a lo largo de estos años un ejemplo de amor y de servicio.

Lo que empezó con el impulso de la necesidad, se desbordó para convertirse en un acto social. Mi sueño es crear orfanatos. Orfanatos totalmente sustentables, donde niños y jóvenes puedan recibir educación de excelencia a través de las Bellas Artes, lejos de la violencia.

Quisiera motivar a nuestros gobernantes, a sumarse a impulsar proyectos como éste. Nosotros, los galardonados, estamos comprometidos con nuestro país con ideas, propuestas innovadoras y una enorme voluntad de mejorar a México. Sólo necesitamos un respaldo para lograrlo.

Como dice mi amigo Bernardo: El éxito es un derecho de todos, sin distinciones. Es aquello indescriptible que todos podemos alcanzar.

Quiero agradecer, a nombre de mis compañeros, al Presidente de México.

Gracias, señor Presidente.

Haciendo eco de nuestras voces, le pido, no suelte a los jóvenes. Nunca deje de creer en nosotros.

Mi Dios Padre:

Te pongo a los jóvenes de México en tus manos, Señor, y a nuestros gobernantes, para que sepamos que todo es para la honra y gloria tuya. Hoy, nuestros esfuerzos se encuentran en el reconocimiento y respaldo de nuestro país, porque ya no estamos solos.

Nuestros sueños son de todos.

Gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)