-MODERADOR: Hace uso de la palabra el Gobernador del Estado de México, doctor Eruviel Ávila Villegas.

-GOBERNADOR ERUVIEL ÁVILA VILLEGAS: Quiero darle la bienvenida con mucho afecto, con todo el cariño, como él se lo merece, al señor Presidente de todos los mexicanos, al licenciado Enrique Peña Nieto, a nuestro paisano, que nunca se olvida de su querido estado.

Ésta es su casa, señor Presidente, nos da mucho gusto que una vez más nos visite, a sus hermanos mexiquenses.

Y, especialmente nos da mucho gusto, porque hoy es un día muy importante a nivel mundial, se celebra el Día Mundial de los Pueblos Indígenas y el señor Presidente decidió venir aquí, a San Felipe del Progreso, al Norte del Estado de México, a celebrar con sus hermanas y con sus hermanos indígenas de toda esta gran entidad y de todo el país.

Saludo con afecto al señor Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien, señor Presidente, quiero agradecerle, porque el señor Secretario personalmente, con el resto de su Gabinete, está siempre muy pendiente de lo que acontece en el Estado de México; recibimos su respaldo, recibimos recursos y hoy el Estado de México crece y avanza, gracias a usted, señor Presidente y a su Secretario de Gobernación, que está personalmente atento del seguimiento de los pendientes.

Gracias, señor Secretario Osorio Chong.

Señor Secretario de Salud, José Narro Robles, muchas gracias, nuestro agradecimiento.

El señor Francisco Guzmán, Jefe de la Oficina de la Presidencia. Muchas, pero muchas gracias por todo el apoyo que nos brinda.

Quiero saludar a Nuvia por todo el respaldo que nos ha brindado a los pueblos indígenas aquí, en el Estado de México.

Nuvia Mayorga es nuestra vecina, es una hidalguense, pero se ha ganado el corazón de los mexiquenses, de los pueblos indígenas de todo el país y, especialmente, del Estado de México.

En nombre de Olegario Romero, Presidente Municipal de San Felipe del Progreso, de los poderes públicos del estado, le damos la bienvenida a todas nuestras hermanas y hermanos que vienen de las diferentes etnias de nuestro país.

Es un honor para los mexiquenses recibirles aquí, en su casa, en el Estado de México.

Espero que su estancia sea muy grata.

Y, especialmente, quiero saludar a los jefes supremos de las diferentes etnias del país, pero saludo especialmente a los jefes supremos de la etnia mazahua, de la etnia otomí, de la etnia matlatzinca, de la etnia náhuatl y, también, de los diferentes hermanos de etnias migrantes.

Gracias por celebrar juntos este día, el Día de los Pueblos Indígenas.

Señor Presidente:

Hoy estamos celebrando aquí, a más de cinco mil pueblos indígenas del mundo y, especialmente, celebramos a los mexiquenses y a los pueblos indígenas mexicanos.

Yo quiero dejar testimonio y hablar en nombre de mis hermanas y hermanos de los pueblos indígenas, señor Presidente, porque cuando yo digo que usted ama y quiere a los pueblos indígenas de México y, especialmente, del Estado de México, se lo digo con cifras y con claridad.

En estos últimos tres años, usted ha invertido más de dos mil 887 millones de pesos, una cifra récord, una cifra que no tiene precedente.

Y les doy unos datos muy rápidamente.

Si hiciéramos una comparación respecto a los tres primeros años de la pasada Administración Federal y los comparamos con la actual, el Presidente Peña Nieto ha invertido en sus pueblos indígenas, concretamente en el Estado de México, 339 por ciento más para el mejoramiento de infraestructura, de calles, de agua, de drenaje.

Ahí se ve el cariño. Ahí se ve el compromiso del Presidente.

Haciendo otro comparativo con los tres años de la pasada Administración y la actual, el Presidente Peña Nieto ha invertido más de 247 por ciento en recursos para el impulso de proyectos productivos aquí, en la entidad.

Aquí se ven los hechos, aquí se ven los resultados. Y hoy le agradecemos muchísimo.

Y quiero informarle, señor Presidente, que cuando fui candidato a Gobernador del estado, yo me comprometí a que el Programa de Apadrina a un Niño Indígena, que usted lo creó, pensando en sus niñas y niños indígenas, no sólo habría de continuar, sino lo habríamos de incrementar.

Y me es grato informarle que este mes habremos de entregar la beca número 10 mil a igual número de niñas y de niños de pueblos indígenas, un programa que usted nos dejó aquí, a todos los mexiquenses.

Pero, además, le comparto que la Universidad Intercultural que usted fundó, que usted inauguró y que me la encargó mucho para que continuaran ahí sus alumnos, formándose y preparándose, hemos invertido en estos últimos años más de 100 millones de pesos con su apoyo para equipamiento, para laboratorios, para la clínica de salud intercultural, porque le apostamos también a la educación de nuestros pueblos indígenas, porque la educación es palanca de desarrollo.

Gracias, señor Presidente, por venir a celebrar este día tan especial aquí, al Estado de México

Y a todos, a todos quienes son parte de estos bellos y hermosos pueblos indígenas.

Muchas felicidades.

A conservar las tradiciones y también a enfrentar con éxito los retos de este Siglo XXI.

Felicidades.

-MODERADOR: Cedemos el uso de la palabra a la Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, contadora pública Nuvia Mayorga Delgado.

-C.P. NUVIA MAYORGA DELGADO: Muy buenas tardes.

Señor Presidente:

Con su permiso.

Presídium:

Muy buenas tardes.

A todos los jóvenes que nos acompañan.

Hoy se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y aquí se encuentran reunidos representantes de los 68 pueblos indígenas que tenemos en México.

Gracias al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto son más visibles que nunca.

Gracias, Presidente.

Son visibles porque ha hecho de esta conmemoración un punto de encuentro del más alto nivel que quería nuestra población indígena.

Su presencia en las acciones de gobierno, hacen realidad los derechos de la población indígena para estar cada vez más cerca de cumplir sus aspiraciones.

En mi caminar por las comunidades indígenas he tenido contacto con las y con los jóvenes indígenas de diferentes comunidades del país y lo que ellos nos piden es la visibilización, el que quieren contribuir con el desarrollo de México.

Un México que tiene identidad, sentido de pertenencia y que vive la interculturalidad, gracias a la cosmovisión, cultura e historia de los pueblos indígenas; que reconoce su origen, entiende su presente y avanza hacia el futuro con determinación, con la participación y talento de los jóvenes indígenas, que ven los resultados de este Gobierno para que la población indígena viva en una sociedad de derechos.

Una sociedad de derechos en la que es esencial el ejercicio de los derechos de cada niña, de cada niño, adolescente y joven; cada mujer y hombre, cada familia y, desde luego, cada comunidad indígena.

Como es su derecho a la identidad, que permite el acceso a la salud, a la alimentación, a la educación, a la vivienda, a la cultura, a las actividades económicas y, desde luego, lo que siempre han pedido, a la justicia.

Para asegurar el ejercicio de estos derechos hemos firmado convenios con la Secretaría de Gobernación.

Uno, para promover y garantizar el derecho a la identidad en la población indígena y, otro, para la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal, Comisión Intercultural, porque hoy todavía existen personas que han permanecido invisibles para la sociedad, y el Gobierno por falta de un documento que lo identifique como mexicano y les permita hacer válidos sus derechos.

Y me gustaría mencionar dos casos como el de Gerardo Galindo Camacho, un joven, así como el caso de Bernardo Bravo, ambos del Estado de Morelos, que están celebrando con nosotros que a partir de hoy forman parte de la sociedad de derechos, al tener por primera vez un acta de nacimiento.

En esta sociedad de derechos se garantiza que nadie debe sufrir experiencias, como la que vivió José Antonio Córdova, zoque de la comunidad del Triunfo en Chiapas, quien por falta de recursos económicos se encontraba en la cárcel.

Con las acciones de excarcelación de este Gobierno se ha cambiado la vida de más de cuatro mil indígenas que están hoy en libertad.

El nuevo Sistema de Justicia Penal permite procesos legales más ágiles y admite la reparación del daño como medio para obtener la libertad.

A la fecha se han apoyado a 56 personas indígenas, que se ya ha aplicado el nuevo Sistema de Justicia Penal.

Erika Garrido, de Metlatónoc de Guerrero, y Élida Legarra de la comunidad en La Cañada de Chihuahua, han dicho: no a la violencia en las comunidades, porque las mujeres y las niñas debemos tener los mismos derechos que los hombres y las mismas oportunidades.

Porque ser mujer y ser indígena es el único motivo que debe generar una atención diferenciada.

Ellas hoy reciben el apoyo por parte de usted, señor Presidente, para mejorar la vida de cientos de mujeres en sus comunidades, como las Casas de la Mujer Indígena.

Para eliminar las desigualdades debemos garantizar el derecho de los pueblos indígenas a la educación.

Este año es el tema central planteado por el foro permanente de las Naciones Unidas para las cuestiones indígenas, elemento fundamental para una sociedad de derechos.

Por ello, las Casas del Niño Indígena y el Programa de Becas para Jóvenes Indígenas permiten a las niñas y a los niños, adolescentes y jóvenes indígenas, que permanezcan en sus escuelas.

Así niñas y niños, como el caso de Lluvia, que viene de la comunidad de Tecomate, de Veracruz, construyen su futuro, apoyadas en un gobierno sensible a sus necesidades.

La convicción, la tenacidad, el esfuerzo, la pasión, el trabajo en equipo son valores que identifican y motivan a los niños mixes músicos y a los niños triquis del equipo de basquetbol, que son orgullo nacional y representan un ejemplo para todos los mexicanos.

Nuestro reconocimiento a los niños mixes y a los niños triquis por llevar en alto el nombre de México, en estos últimos, una felicitación por haber ganado la Copa Barcelona de Basquetbol 2016.

Muchas felicidades.

La sociedad de derechos se construye con hechos, como los que estamos viendo.

Reconozco la presencia de los jóvenes indígenas que están aquí.

Ustedes son herederos de la identidad de sus pueblos. Cada uno de ustedes representa una historia de esfuerzo, con la que lograremos el México al que aspiramos: un México más próspero y equitativo para todos.

Reafirmemos el compromiso de seguir trabajando juntos, Gobierno y pueblos indígenas, para continuar construyendo un país plenamente comprometido con los derechos de la población indígena.

El Gobierno de la República entiende y atiende, y sirve a la población indígena.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, el licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, hará entrega de apoyos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

(ENTREGA DE PROGRAMAS)

-MODERADOR: A continuación, reciben reconocimiento los Niños Triquis, integrantes de la Selección de Basquetbol.

(ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS)

-MODERADOR: Brindémosles un fuerte y caluroso aplauso.

Tomen asiento si son tan amables.

A continuación, damos paso a la interpretación del Huapango de Moncayo a cargo de la Banda y Coro de Niños Mixes del Estado de Oaxaca, bajo la dirección artística del maestro Bonifacio Gutiérrez Vázquez.

(INTERPRETACIÓN DE HUAPANGO DE MONCAYO)

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el Director de la Orquesta Juvenil de Sonora, Flavio Abraham Herrera Herrera.

-FLAVIO ABRAHAM HERRERA HERERRA: Buenos días tengan ustedes, señor Presidente Enrique Peña Nieto y toda la gente.

Mi nombre es Flavio Herrera. Yo vengo de Texcoco, tierra de Nezahualcóyotl.

En primer lugar, quiero agradecer y expresar que me siento muy honrado por formar parte del honorable presídium, pues hablar de nuestras culturas precortesianas es hablar de conocimiento y sabiduría.

Ahora bien, quisiera aprovechar este momento para presentarme.

Yo soy de ascendencia náhuatl. Soy de la zona de la montaña de Texcoco, Tecuanulco, en el Oriente del Estado de México.

Crecí entre el campo y la música, vengo de una familia humilde y sencilla donde mis padres me enseñaron a trabajar el campo y donde también aprendí las primeras notas musicales, pues tenemos una tradición muy importante de música prehispánica y música clásica.

Así que tuve la suficiente motivación para tomar a la música como una carrera profesional. Eso me llevó a estudiar en el Conservatorio Nacional de Música de México, en Los Ángeles y en el Conservatorio Superior de Región, en París.

Pero yo quería hacer estudios de posgrado, así que, en 2007, presenté un examen de admisión en la Universidad de Música de Mannheim en Alemania, en la prestigiosa Escuela de Música de Mannheim.

Y fui aceptado con muy buenas notas, Ahí estudié el trombón, pedagogía artística y cumplí mi sueño de estudiar dirección orquestal.

Cuando me entregaron los resultados del examen de admisión enfrenté un problema, la falta de recurso para poder trasladarme a Alemania.

Entonces, solicité apoyo a varios lugares, pero no tuve éxito. Sin embargo, nunca perdí mi objetivo y me di cuenta que el señor Presidente, mi amigo aquí presente, en su gestión como Gobernador del Estado de México apoyó a muchos proyectos. No dudé en acercarme a él y me brindó su apoyo.

Una vez que terminé los estudios, y motivado por las razones y preguntas que llevaron a Octavio Paz a escribir su libro: El Laberinto de la soledad, entendí que yo tenía un compromiso con mi país, que yo estaba frente a una oportunidad muy grande de compartir lo que he aprendido. Hecho que me llevó a visitar a las agrupaciones musicales comunitarias de México, que coordina la Secretaría de Cultura.

Hoy, tengo una nueva tarea que me llena de alegría, puesto que he emprendido un nuevo proyecto con la Orquesta Juvenil Sinfónica del Estado de Sonora.

México es un país que cuenta con jóvenes muy talentosos, con gran potencial. Algunos muy exitosos y otros que desafortunadamente han tomado caminos que han afectado su vida.

No obstante, el arte, las bellas artes, la música, naturalmente, han ayudado a mejorar la calidad de vida de muchos de ellos.

Quiero compartirles que la música, el haber estudiado en Alemania, tocar conciertos por el mundo, ha dado un giro total a mi vida, que me ha dado la dicha de compartir momentos especiales como éste.

Por ello, hermano indígena, no te olvides de tus raíces, de tus tradiciones, de tu idioma, y trabaja mucho para lograr tus sueños y objetivos.

Si tienes un proyecto y necesitas, apoyo acércate a las instituciones y ten la certidumbre que te van a escuchar, y te van a apoyar.

Por último, señor Presidente, celebro el compromiso que tiene usted por creer en los jóvenes de México y por los jóvenes de nuestros pueblos indígenas.

Muchas gracias.