-MODERADORA: Queda en uso de la palabra la señora Jane Fraser, Directora General de CITI Latinoamérica.

-SRA. JANE FRASER: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Doctor Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público; integrantes del Consejo de Administración de Grupo Financiero Banamex y Banco Nacional de México; amigos Consejeros Consultivos. 

Señoras y señores:

Muy buenas tardes.

Me da mucho gusto saludarlos, y tener la oportunidad de participar en este importante y ya tradicional evento de Grupo Financiero Banamex; nuestra Reunión Plenaria de Consejeros Consultivos e inversionistas institucionales.

Les agradezco a todos los que nos acompañan; y de forma muy particular, al Presidente de la República, el licenciado  Enrique Peña Nieto, quien amablemente aceptó nuestra invitación, y nos honra con su presencia.

Le doy las gracias, asimismo, al Secretario de Hacienda, el doctor Luis Videgaray, por su siempre buena disposición para participar en este foro.

Citi, el banco líder a nivel global, es hoy una empresa muy diferente de lo que era hace una década. Desde hace algunos años, hemos trabajado para hacer nuestra empresa más simple, pero a la vez más segura y más fuerte.

Ello, ha requerido realinear nuestros recursos materiales y humanos hacia los negocios y los países en los que somos más productivos y en lo que vemos mayor potencial de crecimiento, así como mejorar el servicio al cliente: ustedes, reforzar nuestros controles y actualizar nuestra cultura organizacional.

Impulsar el crecimiento de un grupo financiero global en momentos como el actual, en que observamos debilidad en el crecimiento económico en muchos países, gran volatilidad en los mercados financieros y competencia creciente, es un reto muy importante y bastante complicado.

Pero hay una cosa que vemos de forma muy simple y muy clara: México es nuestra mayor y más importante oportunidad de crecimiento fuera de los Estados Unidos.

Por qué.

Porque vemos en México a uno de los países con mejores perspectivas de crecimiento y desarrollo no sólo en América Latina, pero al nivel global.

Difícilmente podemos encontrar un país que conjugue solidez macroeconómica, una conducción responsable de las finanzas públicas y un sistema financiero sano; una economía abierta, diversificada y cada vez más integrada productivamente con los Estados Unidos.

Y muy importante, que haya puesto en marcha una amplia y ambiciosa agenda de reformas estructurales que están haciendo su economía más competitiva y mucho más atractiva para la inversión.

Una situación envidiable, que no se podría explicar sin la visión y el liderazgo y el empuje de la Administración encabezada por el Presidente Peña Nieto.

CITI, cuyo balance se extiende a más de 100 países, tiene la fortuna de que fuera de los Estados Unidos, México es por mucho el país donde tiene mayor presencia y relevancia, más que en el Reino Unido y nuestro centro financiero global de operaciones en Londres, mayor incluso, que nuestros tres principales mercados en Asia de forma combinada.

Fuera de los Estados Unidos, vemos en México nuestra mayor oportunidad de crecimiento. Pero para hacer realidad este crecimiento y asegurar que nuestro banco sea una institución moderna, dinámico y relevante en México, tenemos que invertir, algo que, reconocemos, no hemos hecho suficiente en los últimos años, ni en nuestro balance ni en tecnología y en sucursales. Pero vamos a hacerlo.

Igualmente importante, tenemos que enfocar más en ustedes; nuestros clientes, para ayudarlos a crecer y tener éxito en sus negocios. Ello, implica no sólo aumentar nuestra participación en los distintos segmentos del crédito, muy importante, sino también mejorar nuestro servicio y fortalecer nuestras relaciones con ustedes. Estamos comprometidos, y nos dará mucho gusto hacerlo.

Señor Presidente:

Está claro que hoy, más que nunca, reiteramos nuestro compromiso con México, con su notable proceso de transformación estructural, con la inclusión financiera, con el servicio a nuestros clientes y con el bienestar de las comunidades donde operamos.

Banamex tiene una larga historia y profundo arraigo en México. Una trayectoria de éxito que deseamos mantener e impulsar para que afiance o retome la posición natural de liderazgo que le corresponde en todos los segmentos clave de negocio.

Nos entusiasma que sean Ernesto y su equipo, los responsables de llevar a buen puerto este objetivo.

Desde hace 15 años, Banamex es una fuente de orgullo para CITI, y estamos convencidos que seguirá siendo un aliado y promotor de progreso de México, como lo ha sido por más de 130 años.

Muchísimas gracias.

-MODERADORA: Corresponde al uso de la palabra al ingeniero Ernesto Torres Cantú, Director General del Grupo Financiero Banamex y Banco Nacional de México.

-ING. ERNESTO TORRES CANTÚ: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; doctor Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

Integrantes de los consejos de administración de Grupo Financiero Banamex y de Banco Nacional de México; estimados consejeros consultivos y representantes de inversionistas institucionales.

Señoras y señores:

Como cada año, me da mucho gusto saludarlos y tener la oportunidad de dirigirme a todos ustedes en nuestra Reunión Plenaria de Consejos Consultivos e Inversionistas; la de mayor antigüedad tradición, arraigo y prestigio que organiza la banca en México. Y eso es, gracias a la calidad y compromiso de todos ustedes; nuestros consejeros y amigos.

El objetivo desde hace 24 años, es acercarnos a ustedes, empresarios, líderes de todas las regiones del país, para entender mejor sus necesidades y para analizar conjuntamente el entorno nacional e internacional, identificar las principales tendencias, sus riesgos y oportunidades, y contribuir, con ello, a la mejor conducción de sus negocios, el beneficio de sus empresas, de las distintas industrias y regiones y, como consecuencia, del país en su conjunto.

Como señaló Jane: nos honra especialmente la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto, a quien le agradecemos mucho que nos acompañe en esta sesión y en la comida de clausura.

Estos días, hemos platicado que vivimos tiempos complejos por la situación que atraviesa la economía internacional. El doctor Luis Videgaray y el doctor Carstens nos dieron una amplia explicación de estos temas que, resumiendo, el panorama con el que cerramos en el 2015, cambió notablemente en el principio del 16.

Sabíamos que la economía China se estaba desacelerando, pero han surgido dudas de la magnitud de esta desaceleración y, más importante, de la capacidad del gobierno chino de manejarlo.

La caída de los precios de las materias primas se agravó notablemente en el caso del petróleo, y la absorción del exceso de oferta va a tardar un poco más de lo que pensábamos, por la falta de demanda.

Observamos una mayor volatilidad financiera, en la que convergen, además de los factores que ya comenté, el inicio de la normalización de la política monetaria de Estados Unidos y la consecuente pérdida de sintonía de las condiciones monetarias en el mundo industrializado.

Paralelamente, han tenido lugar cambios regulatorios en el resto del mundo que han impactado la liquidez de los mercados financieros globales y que hacen más volátil la determinación de sus precios. Los mercados emergentes han sido, obviamente, particularmente castigados.

En medio de toda esta circunstancia, México destaca para bien. Cuenta con solidez macroeconómica, su balance de divisas es sólido y diversificado, tenemos una sólida integración con Estados Unidos, el país, y del mundo desarrollado con mejor perspectiva económica hacia adelante. Y contamos con un paquete de reformas estructurales profundo y muy bien diseñado, que impulsa la competitividad y refuerza el atractivo del país.

Sin embargo, nuestro país no escapa a este entorno, y hemos observado reacciones que, particularmente en el tipo de cambio, lucen francamente exageradas.

Ante esto, contamos también con una respuesta bien pensada, decidida, valiente y contundente, por parte del Estado mexicano a los retos del escenario global.

Un ajuste fiscal que va a permitir la adaptación de PEMEX a la situación actual y, por el otro lado, mantener la disciplina en las finanzas públicas; un reforzamiento monetario que va a permitir darle más racionalidad al comportamiento del tipo de cambio y un uso más eficiente de las reservas internacionales, al incorporar el elemento sorpresa en las intervenciones cambiarias.

Los muy buenos resultados de estas acciones son ya evidentes y, verdaderamente, felicidades a las autoridades financieras.

A lo anterior, se suma la puesta en marcha de un amplio paquete de reformas estructurales que incluye avances muy significativos en la apertura energética y de telecomunicaciones, la banca, el ambiente de competencia y el sistema educativo.

Acciones, todas ellas, que refuerzan la solidez macroeconómica y la buena perspectiva de crecimiento de México, y lo distinguen favorablemente en el contexto internacional, tanto en el mundo desarrollado como en el emergente.

Reconocemos y aplaudimos la visión, el compromiso político y el trabajo serio y responsable del Gobierno encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto, para construir y mantener este panorama muy alentador para el país.

En un país que destaca por sus fundamentales  macroeconómicos, sobresale un sistema financiero sólido y en expansión, donde el ritmo de crecimiento del crédito ha sido de tres a cuatro veces el PIB por casi ya 15 años, en el que aumentan todos los circuitos de crédito con indicadores de cartera vencida francamente bajos, lo que indica que es un crecimiento sano, y que podemos sostener.

Al cierre del 2015, la profundidad crediticia que comentaba el Secretario Videgaray, estuvo en 32 por ciento, va en línea para llegar al 40 por ciento para el 2018; esto es dos y medio puntos porcentuales más que en 2014.

Como veremos, Banamex explicó una parte importante de esa expansión, ya que fuimos el banco que ganó la mayor cuota de mercado en crédito durante 2015, registrando dinamismo importante en todas las líneas de negocio.

Tenemos el privilegio en Banco Nacional de México, de servir a 21 millones de clientes en toda la República.

Somos el grupo financiero más grande por captación integral, la cual alcanza 1.7 billones de pesos en recursos de clientes administrados de distintas formas. Éstos aumentaron 10 por ciento el año pasado, y representan casi el 20 por ciento del ahorro financiero de todo el país.

Somos el mayor inversionista institucional en México, a  través de nuestros más de 50 fondos de inversión, administramos cerca de 500 mil millones de pesos, que nos convierten en el líder de la industria. Somos, además, el segundo por activos, cartera y depósitos.

El crédito vigente creció 19 por ciento; uno de los mayores aumentos de la industria, y llegó a 558 mil millones de pesos, un incremento que significó, como lo comenté, la mayor ganancia de participación de mercado de cualquier banco en nuestro país.

Nuestra cartera comercial llegó a 309 mil millones, lo que representó un incremento del 36 por ciento; el mayor aumento en saldo de todos los bancos en los últimos 12 meses con crecimientos importantes en el crédito otorgado a empresas de todos los tamaños.

Fuimos el banco que mayor dinamismo mostró en el crédito empresarial entre los siete principales bancos y, en especial, lo fuimos, en las pequeñas y microempresas, donde creció 30 por ciento; éste es el tercer año con este rimo de crecimiento, que pretendemos mantener los años siguientes.

Encabezamos, también, el financiamiento a través de los mercados de deuda y capital, siendo líderes o colíderes en emisiones y créditos sindicados, por 552 mil millones; una participación del 45 por ciento.

Mantenemos un posicionamiento sólido en el crédito al consumo, con una cartera que alcanzó niveles récord de casi 250 mil millones, donde sobresale nuestro crecimiento en créditos personales y de nómina. Tan sólo en el 2015, otorgamos 1.7 millones de créditos personales, tarjetas de crédito, nómina, etcétera.

Además, en el caso de crédito hipotecario, dimos un impulso muy importante, prestando cerca de cinco mil millones de pesos, que es el número más alto que hemos tenido en los últimos 10 años.

A través de nuestras 22 millones de tarjetas de crédito y débito, nuestros clientes, que son los que hacen todo esto posible, facturaron un millón de millones de pesos; muestra muy clara de la fortaleza de la actividad económica en consumo del país que se ha mencionado.

Nuestros índices de fortaleza financiera están entre los mejores del sistema, y contamos con las mejores calificaciones en el plano individual asignadas por S&P y Fitch, el único banco en México que tiene este nivel, y consecuencia también, de tener la mayor base de capital invertido en nuestro país.

En este tiempo, también reafirmamos nuestra presencia en la vanguardia tecnológica y en innovación. Transfer, la cuenta asociada al número de teléfonos celular, ya tiene más de tres millones de cuentas activas.

Inauguramos la primera sucursal digital de CITI en México y América Latina, y hace un par de semanas lanzamos Banamex Wallet; una aplicación que permite digitalizar las tarjetas de débito y crédito, y pagar con el teléfono celular en terminales punto de venta que cuentan con la tecnología sin contacto. La primera en nuestro país.

En el ramo social, continuamos con el compromiso que siempre hemos tenido; 4.3 millones de personas beneficiadas a través de nuestros programas de compromiso social.

Tuvimos 22 exposiciones de Fomento Cultural Banamex, que fueron visitadas por 1.6 millones de personas, incluyendo, la última de Javier Marín, en el Palacio de Iturbide.

Apoyamos con un poco más de 200 millones de pesos, a casi 200 proyectos sociales a través de Fomento Social y Fomento Ecológico. Ésta es la cifra más alta en nuestra historia.

Y firmamos un convenio con SEDESOL, a través del cual comprometimos una inversión de 60 millones de pesos en los próximos tres años, para combatir conjuntamente la pobreza.

Dejamos atrás momentos difíciles.

Hoy, somos un grupo más fuerte y más dinámico, con la más amplia gama de servicios financieros que continúa invirtiendo en la modernización de su infraestructura, con mejores controles, con una cultura organizacional renovada, y sin abandonar nuestra tradicional vocación de servicio.

Señor Presidente:

En 2014, asumimos frente a usted un compromiso para los siguientes cuatro años:

Invertir 20 mil millones de pesos en infraestructura física y tecnológica; canalizar 130 mil millones de pesos a los sectores de energía e infraestructura, y aumentar el crédito a las PyMES, en más de 52 mil millones de pesos.

Me da mucho gusto informarle que estamos cumpliendo. Pero no estamos satisfechos, porque sabemos que nos falta, francamente, mucho por hacer.

Nuestros clientes siempre nos han exigido mucho, más que a cualquier otro, cosa que agradezco y he agradecido siempre;

Frente a este alto estándar de atención y apoyo que nos demandan, no estamos cumpliendo en todos los rubros. Y es nuestro compromiso y obligación, hacerlo a la brevedad posible.

Señor Presidente.

Amigos y amigas:

Nuestra historia de compromiso integral con el país, nuestra presencia y escala a nivel nacional, nuestro capital humano, solidez financiera y ser parte de CITI, el banco líder a nivel global, nos convierten en el grupo mejor posicionado para apoyar a México en esta prometedora etapa de transformación que está experimentando el país, liderada por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Sabemos que debemos superar retos importantes, tanto externos como internos, pero sabemos, también, que se abren grandes oportunidades para detonar un crecimiento mucho más dinámico de nuestra economía.

Estamos, y estaremos listos, para cumplir nuestra misión, de ser el Banco Nacional de México. De servir como un socio confiable que, a través de la provisión de los mejores servicios financieros, permita a las empresas realizar sus proyectos, a las personas cumplir sus metas y al país alcanzar los niveles de desarrollo y bienestar que anhelamos para todos los mexicanos.

Por eso decimos: En el nombre, llevamos nuestro compromiso.

Muchas gracias.