MODERADORA: Tiene la palabra el contador público Adán Soria Ramírez, Presidente Municipal de Durango.

-C.P. ADÁN SORIA RAMÍREZ: Muy buenas tardes, amigas y amigos.

Quiero saludar de una manera muy emotiva, con mucho cariño y con mucho afecto, a quien, hace unos meses, encabezara los más caros anhelos, los más legítimos sueños de los mexicanos, y que hoy, comienzan a cristalizarse. Me refiero a quien es, hoy por hoy, nuestro Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto.

Bienvenido a Durango, licenciado. Nos da mucho gusto que esté en esta bonita tierra de Durango. Nos emociona su presencia.

Saludo, también, a un gran amigo de todos nosotros; nuestro líder en el estado, al contador Jorge Herrera Caldera.

Gobernador:

Afectuosamente, le saludo.

También, a un amigo de los duranguenses, casi paisano de nosotros, muy conocido y apreciado por todos los duranguenses, el licenciado Enrique Martínez y Martínez, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Saludo a los Poderes de nuestro estado, a sus representantes; al Diputado y profesor Adrián Valles Martínez, Presidente de la Gran Comisión del Congreso del estado. En él, saludo a las Diputadas y a los Diputados aquí presentes.

También, al doctor Apolonio Betancourt Ruiz, Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia; a los Jueces y Magistrados aquí presentes.

Saludo, desde luego, a la Diputada Sonia Catalina Mercado Gallegos, Diputada Federal por este Distrito; al General José de Jesús Hernández Rivera, Comandante de la X Zona Militar; y saludo, también, a la señora Herlinda Zapata Guevara, jefa de familia de Santa Lucía, Pueblo Nuevo, Durango, también, aquí presente. Les pido un fuerte aplauso para todos ellos. Claro que sí.

A nuestro hermano del Mezquital, tepehuano, le damos un fuerte aplauso, también.

Ahora, tenemos un Presidente, Enrique Peña Nieto, más tepehuano y más duranguense, todavía.

Felicidades mi Presidente. Felicidades.

En Durango, lo recibimos con mucha gratitud y valoramos ampliamente la visita del Presidente Enrique Peña Nieto, la segunda. La primera hace ya unos días, unos meses como Presidente Electo y, hoy, nuevamente en nuestro municipio, como Presidente Constitucional de todos los mexicanos.

Su visita nos llena de esperanza y nos motiva a seguir trabajando en unidad y con el liderazgo del Gobernador Jorge Herrera Caldera. A favor de Durango y de quienes hoy más lo necesitan.

Damos la bienvenida a la Cruzada Nacional Contra el Hambre. Damos la bienvenida a este Impulso a la Productividad Agroalimentaria, porque sabemos que esta gran Cruzada que usted está impulsando, señor Presidente, no solamente es el apoyo alimentario a las familias que más lo necesitan, sino el apoyo a los campesinos, a los productores rurales, a los indígenas, a las mujeres campesinas para que logren en esa productividad y con la fuerza de su trabajo, salir adelante. Por eso le damos, también, la bienvenida en este día.

Esta Cruzada reúne los de sueños y esperanzas de millones de mexicanos, pero, sobre todo, esta Cruzada transforma en el terreno de los hechos, la visión de la política social del Estado mexicano.

Esta Cruzada abre una brecha de esperanza para quienes menos tienen. El caso particular de Durango, es un gran aliciente ante las difíciles condiciones que viven muchas de nuestras familias, debido a las inclemencias del tiempo, la sequía, los fuertes fríos, las bajas temperaturas.

Mediante esta Cruzada llevaremos beneficios para los campesinos, para nuestros agricultores y ganaderos, que contribuirá en la lucha contra la pobreza de capacidades que afecta a nuestra gente.

De esta manera, Durango se mantendrá en la brecha del desarrollo, un desarrollo con igualdad y con justicia, un desarrollo de la mano del liderazgo del Gobernador Jorge Herrera Caldera, y con el respaldo solidario de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto.

Señor Presidente:

Bienvenido a Durango.

Está usted en uno de los estados más peñistas de todo el país, y a las pruebas nos remitimos. Somos peñistas de hueso colorado, Presidente.

Y estamos muy esperanzados. Por eso, está hoy aquí toda esta gente, de la ciudad, de las universidades, del tecnológico, pero vinieron desde la zona indígena, vinieron desde el Norte de nuestro estado, de cada región, vinieron a acompañarlo, a saludarlo, Presidente.

Porque, sin duda alguna, los duranguenses tenemos no una veladora, tenemos un gran cirio, muchos cirios encendidos con la esperanza del respaldo solidario de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto. Así nos sentimos, lo sentimos nuestro Presidente.

Pero los duranguenses sabemos que nada es fácil y que las cosas que valen la pena hay que construirlas desde abajo, y aquí estamos dispuestos a trabajar, en unidad, con el Gobernador Jorge Herrera Caldera, nuestro amigo y nuestro líder en el estado y, desde luego, con su liderazgo; el del Gabinete, que vemos muchos amigos de Durango, como el licenciado Enrique Martínez y Martínez, estamos listos para que, junto con usted, hagamos la gran hazaña de mover a México.

Muchísimas gracias, Presidente.

Bienvenido a Durango.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra el licenciado Enrique Martínez y Martínez, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

-SECRETARIO ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ: Con su permiso, señor Presidente.

Estimado Gobernador Jorge Herrera Caldera; estimado Presidente Municipal anfitrión, Adán. Gracias por tus palabras y tu hospitalidad.

Autoridades civiles y militares; Legisladoras, Legisladores; amigas y amigos, vecinos, queridos hombres y mujeres del campo de Durango.

A unas cuantas horas de que el Presidente de México pusiera en marcha en el Estado de Chiapas la Cruzada Nacional Contra el Hambre, estamos hoy aquí, en El Pino, Durango, avanzando y concretando estímulos y acciones en beneficio de los pobladores de las comunidades y municipios más desprotegidos, que viven la pobreza en intensidad, que viven una pobreza alimentaria.

Este programa, que es un programa emblemático del Gobierno de la República, considera en su filosofía y en su esencia misma, características muy propias.

La primera característica de este Programa de Cruzada Nacional Contra el Hambre, es que es un programa focalizado. Esto quiere decir que ya no se valen los tiros de escopeta. Necesitamos tiros de precisión para poder medir, para poder tener resultados medibles, que no nos dispersemos en nuestras acciones y que vayamos enfocados a dónde están esas comunidades, en principio esas 400 comunidades en donde viven más de siete millones de campesinos en extrema pobreza.

Otra de las características de este gran programa, es la corresponsabilidad. Es un programa que inicia el Gobierno de la República, pero que hay la responsabilidad, también, de los Gobernadores, de los Presidentes Municipales. Y una cosa muy importante, también; de las organizaciones no gubernamentales que están dispersas por ahí, que tienen como fines el apoyo a la alimentación y el combate a la pobreza, y que se sumen y se organicen en esta gran Cruzada, asimismo, el sector social. Por eso, esta es una característica de corresponsabilidad.

La tercera, que es muy importante: Es tener ya la mentalidad de estimular la capacidad productiva del hombre y la mujer del campo. Que no solamente esté a expensas, por más fuerte pobreza que exista, esté a expensas solamente al subsidio y a la dádiva, sino que, también, estos sean incentivos, apoyos para estimular su capacidad productiva. Hay una gran capacidad productiva en nuestras comunidades rurales.

Y la cuarta, muy importante. Incentivar la cohesión y el trabajo de equipo, de iniciativa colectiva. El minifundio nos ha hecho mucho daño, y seguimos. Casi el 80 por ciento de los núcleos de explotación son minifundios, son propiedades de menos de cinco hectáreas, 1.7 hectáreas. La gente se siente sola.

Entonces, este programa estimula la cohesión, el trabajo de equipo, la situación de que la fuerza colectiva es una realidad en México, y ese es uno los factores para estimular este crecimiento.

El campo en nuestro país, ustedes lo saben, ha vivido etapas importantes. Hablamos de aquel cuerno de la abundancia, en donde México tenía su riqueza en los más de 11 mil kilómetros de litorales. Y esa proteína del mar no nos llega a la alimentación de los mexicanos.

Hablábamos del oro verde que aquí, en Durango, tienen un gran capital, en nuestros bosques, en los bosques de las serranías de Durango. El oro dorado de los maizales y los trigales. Pareciera que saliera uno de la escuela, cuando nos enseñaban ese cuerno de la abundancia del mapa de México. Quería uno salir de puntitas para no dañar el oro del que estaba compuesta nuestra Patria.

Y sí lo tenemos. Ahora, hay que saber cómo hacerlo producir. En la economía, en cualquier parte del mundo, hay tres sectores en la economía: el sector primario, que son la agricultura, la ganadería, lo forestal; el sector secundario, que es toda la manufactura, la industria de transformación; y el sector terciario, que son los servicios financieros, el turismo.

Y en estricto sentido aritmético, y si Pitágoras no se equivocaba, para este Gobierno de la República, primero es el uno, luego es el dos, y luego es el tres. Y ese sector primario es el que el Gobierno del Presidente Peña Nieto le está dando la importancia que tiene.

Juntos, estaremos empeñados en cambiar ese rostro de la pobreza del campo. Y una de las acciones concretas de apoyo a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, es el Programa Estratégico de Seguridad Alimentaria, el famoso PESA, cuyo radio de acción se focaliza a las comunidades de alta y muy alta marginación en el país.

En el presente año, el PESA atenderá ocho mil 500 comunidades de mil 50 municipios, ubicados en 20 estados de la República, con una inversión de tres mil millones de pesos para este año.

En el caso específico de Durango, el señor Presidente ha instruido la inversión de 121 millones para el desarrollo de proyectos productivos en beneficio de 17 mil productores que habitan 14 municipios del Estado de Durango.

De igual manera, estamos desarrollando acciones preventivas contra la sequía, mediante la operación del Seguro Agrícola Catastrófico que este año, para Durango, implica el aseguramiento. Lo vimos con el señor Gobernador, y nos instruyó el Presidente, 500 mil hectáreas y 240 mil cabezas de ganado netas con las que, prácticamente, se duplica la inversión hecha en el 2012 en el Estado de Durango.

Amigas y amigos:

La Cruzada Contra el Hambre no va a ser de discurso. No va a ser parte de una retórica de la política. Va a ser una realidad, un combate certero que les permita a los millones de familias que viven en extrema pobreza tener un aliciente, tener una luz en el futuro que les permita integrarse, incorporarse a la dignidad y al crecimiento del país.

Muchas gracias.

-MODERADORA: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto, efectuará la entrega de apoyos al Impulso a la Productividad Agroalimentaria.

(ENTREGA DE APOYOS)

-MODERADORA: Hace uso de la palabra la señora Herlinda Zapata Guevara, productora agroalimentaria.

-SRA. HERLINDA ZAPATA GUEVARA: Buenas tardes.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto. Bienvenido a Durango, bienvenido a su casa.

Señor Gobernador Jorge Herrera Caldera. Muchas gracias por su apoyo. Señoras y señores.

La gente de campo somos de pocas palabras, sabemos trabajar, pero, también, sabemos agradecer cuando se nos tiende la mano.

Hoy, agradecemos, de manera sincera, su visita al señor Presidente. Y le reitero las palabras que le dijo nuestra amiga Lupita, la de Navíos, en su anterior visita: La gente de campo no queremos que nos den. Sabemos trabajar. Sólo necesitamos un poco de confianza de nuestro Gobierno para salir adelante.

Han sido tiempos muy difíciles. Muchos de nosotros, a causa de la sequía, lo perdimos todo, y hoy, por las heladas. Pero eso no ha limitado nuestras ganas de seguir adelante.

En todo momento, nos sentimos acompañados y acompañadas del Gobernador Jorge Herrera Caldera, quien, lo sabemos y vimos, visitó nuestras casas, visitó nuestros campos y estuvo muy pendiente de ayudar en lo que se pudiera.

Hoy, tenemos una nueva esperanza, porque sabemos que en usted, señor Presidente Enrique Peña Nieto, Durango tiene un nuevo amigo que se sabrá apoyar a nuestra gente y a nuestras familias para salir adelante.

Antes de que nos apoyaran, batallábamos mucho con el agua. Ahora, con el PESA tenemos donde almacenarla y, con ello, trabajaremos para producir huevo, carne, hortalizas frutales como manzana y durazno.

Con este nuevo apoyo que hoy recibimos, con gusto, nos servirá para volver a sembrar nuestras tierras, pero, sobre todo, para trabajar y poder alimentar a nuestras familias.

Es un apoyo que le agradecemos de todo corazón. Pero no por eso, puedo dejar de decir que aún falta mucho por hacer, que aún faltan obras, falta apoyo para el campo que nos ayude a prepararnos para enfrentar éste y otros tiempos difíciles que, sabemos, vendrán.

No se olvide de nosotros, señor Presidente. No se olvide de la gente del campo. Y no se olvide de las mujeres de Durango.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Toca el turno en la palabra al contador público Jorge Herrera Caldera, Gobernador del Estado de Durango.

-GOBERNADOR JORGE HERRERA CALDERA: Muy buenas tardes tengan todos y todas ustedes.

Agradezco a todos su presencia, y saludo a los distinguidos miembros del presídium que me hacen el favor de acompañarme, en la persona de nuestro Presidente de México, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Presidente:

Durango es su casa. Durango, que ha sufrido una de las peores sequías de su historia, lo recibe con mucha esperanza, lo recibe con mucho cariño, lo recibe con los brazos abiertos, porque confiamos en usted, que viene un nuevo tiempo para Durango y que viene un nuevo tiempo para México.

Felicidades. Sea bienvenido, señor Presidente.

Y saludo, con mucho aprecio, a quien fue un Gobernador vecino y que dejó una gran obra en su estado, hoy, Secretario de Agricultura y Ganadería, licenciado Enrique Martínez y Martínez, amigo y vecino de Durango. Bienvenido, señor Secretario.

Los duranguenses nos sentimos profundamente orgullosos de recibir en nuestra tierra al señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto, y a los distinguidos funcionarios que lo acompañan.

Su presencia confirma el alto compromiso y el cariño que usted, señor Presidente, tiene para el pueblo de Durango. Por ello, valoramos y agradecemos mucho su visita.

En particular, nos honra que sea Durango uno de los primeros estados en los que, de manera personal, está usted aquí, poniendo en marcha la Cruzada Nacional Contra el Hambre, donde hace apenas dos días la inició en el Estado de Chiapas y hoy lo hace aquí, en Durango, reconociendo que Durango es uno de los estados que más necesita de este gran apoyo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Conforme a nuestra dinámica demográfica, en unas cuantas décadas, México será la quinta economía más grande del mundo.

Es cierto que luego de muchos años, de muchos esfuerzos, y gracias al compromiso de los sectores productivos, hoy, los indicadores macroeconómicos de nuestro país son estables, pero, también, es cierto que casi la mitad de nuestra población sigue viviendo en condiciones de pobreza y algunos millones en pobreza extrema.

Hoy y siempre, la mayor amenaza a la prosperidad de una Nación, es la pobreza, es la exclusión, y ninguna expresión de la pobreza es más dolorosa que el hambre.

Como país, tenemos que garantizar que sea el talento, que sea el esfuerzo, que sea el carácter lo que determine el destino de cada mexicano y no el lugar de nacimiento o de condición social.

La viabilidad de México y nuestra presencia en el mundo pasa por derrotar la pobreza, por disminuir las brechas de la desigualdad, por la erradicar el hambre y ganarle la batalla a las injusticias.

Ciertamente, el desarrollo es un asunto de crecimiento económico, pero también, de igualdad. Es un asunto de estabilidad, pero, también, de inclusión social. Es un asunto de unidad nacional y de esperanza para todos los mexicanos.

Con esa convicción de unidad, nos sumamos, señor Presidente, al Pacto por México, porque las grandes causas de la Nación, no tienen colores políticos. Y como parte de ese gran Pacto, nos sumamos a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que hoy iniciamos aquí, en este poblado de El Pino, Durango.

En Durango el reto es claro: somos un estado del Norte con indicadores económicos y sociales similares al Sur del país. Seis de cada 10 duranguenses viven en condiciones de pobreza patrimonial. Y aunque una tercera parte de nuestra población vive en el medio rural, nuestro campo sólo genera el 13 por ciento de la producción estatal.

En Durango, enfrentamos la peor sequía de los últimos 100 años, que nos ha dejado pérdidas incalculables, pero, sobre todo, que ha sumido en la incertidumbre a miles de familias del campo de Durango.

Una agricultura destruida, pues el 70 por ciento de la superficie cultivable es de temporal. Carecemos de infraestructura hidráulica, una ganadería devastada por la muerte de miles y miles de cabezas de ganado.

Un sector forestal afectado por una plaga que ha consumido más de 150 mil hectáreas de nuestro bosque.

En estas condiciones, hay que reconocerlo, Durango es un fiel reflejo del reto de la desigualdad y de la pobreza que existe en el país. Porque los efectos de la sequía, lamentablemente, señor Presidente, serán más drásticos en los siguientes tres años.

Como ejemplo, en estos momentos, nuestras presas solamente tienen arriba del 40 por ciento de su capacidad.

Por todo ello, su presencia, señor Presidente, nos motiva y nos alienta, porque con esta gran Cruzada a la que nos ha convocado, pone, señor Presidente, en el centro de la acción pública a la familia, al crecimiento con igualdad, a la prosperidad con justicia y, sobre todo, al campo, a nuestros campesinos, a nuestros indígenas, que son los que más han sufrido esta lamentable circunstancia.

Esta Cruzada es un acto de profundo contenido humano, es un acto de justicia. Justicia en un país de contrastes y desigualdades. Justicia en un país en donde hoy, más que nunca, la acción del Estado tiene que sentirse con fuerza a favor de aquellos que menos tienen.

Pero, sobre todo, esta Cruzada es un acto que reivindica el sentido más noble de la política, que es el servir a los que más lo necesitan. Recuperando el valor profundo de la palabra del gobernante cuando cumple sus compromisos, como hoy lo está haciendo con Durango nuestro señor Presidente.

Por ello, hoy damos la bienvenida a Durango a esta Cruzada Nacional Contra el Hambre. Y qué mejor de manera de iniciar, que con esta entrega de apoyos directos a las familias del campo duranguense.

Dentro del amplio y solidario programa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, usted, señor Presidente, cumple hoy con Durango, entregando 121 millones de pesos del Programa Estratégico de Seguridad Alimentaria, el PESA, prácticamente, a menos de 100 días de tomar las riendas de nuestro país.

Estos recursos servirán para adquisición y entrega de apoyos, como tinacos, estufas ahorradoras de leña, árboles frutales, módulos de hortalizas a cielo abierto, hortaliza protegida, avícolas, ovinos, apoyos con criaderos de cerdos y caprinos.

Se dará impulso, también, actividades de desarrollo rural y para obras de infraestructura. En especial, obras destinadas a garantizar el vital líquido para consumo humano y para las actividades productivas.

Todo esto, mediante dos mil 200 proyectos en beneficio de 17 mil familias de 383 comunidades, en nuestros distintos municipios del estado. Esto se está entregando ya, hoy.

Gracias, Presidente, porque, también, así como hay esta respuesta inmediata al campo, en diciembre pudimos tener el apoyo decidido que tanto esperaban los productores forestales de aquí, de esta parte de la sierra, para controlar la plaga que estaba exterminando nuestros bosques.

Gracias, Presidente. Son 52 millones de pesos que ahorita se están aplicando, y tenemos tres mil empleos temporales, y se ha detenido ya, a la fecha, prácticamente a 20 días de su apoyo inmediato, donde el 50 por ciento de ese grave problema está ahorita controlado.

Amigas y amigos:

Ustedes saben lo que hemos sufrido a raíz de esta tremenda sequía de los últimos dos años.

Frente a este reto, frente a la pobreza, el hambre y la desigualdad, hoy, tener a nuestro Presidente nos motiva, porque está honrando su palabra, que mira hacia el futuro y que construye una nueva etapa para el desarrollo de inclusión social de Durango, y no sólo de Durango, de todo México.

Nos sentimos profundamente orgullosos de contar con un Presidente humano y solidario, que, con su liderazgo, está, realmente, moviendo a México.

Con esta gran Cruzada, el Gobierno de la República manda un mensaje fuerte y claro de que en México nos importa crecer para igualar, e igualar para crecer. Se trata de pasar del asistencialismo a la efectividad de las políticas públicas con un enfoque social, pero, también, productivo, para combatir la pobreza y el hambre con proyectos que generen riqueza, con proyectos de productividad.

Pasar del paternalismo a la activa participación de la sociedad en las acciones de beneficio comunitario.

Por ello, mi gobierno y los duranguenses nos sumamos entusiastamente a los trabajos que usted encabeza dentro del Sistema Nacional Contra el Hambre. Sin hambre.

Y celebramos la firma del Decreto de esta gran Cruzada que hoy se está haciendo realidad en Durango, porque, sin hambre, daremos paso a una sociedad más justa e igualitaria. Sin hambre, construiremos una sociedad más productiva y con esperanzas de un futuro mejor.

Sin hambre, señor Presidente, será la consigna que nos una frente a uno de nuestros mayores retos, a mover a México hacia la prosperidad y el progreso.

Durango se une a esta Cruzada, y estaremos con usted, señor Presidente, trabajando y luchando, hombro con hombro, para poder revertir esta realidad de nuestro campo y nuestra gente indígena.

Presidente:

Durango es su casa. Durango y los campesinos es su pueblo.

Muchas gracias.