-MODERADORA: Enseguida, el Secretario del Trabajo y Previsión Social, licenciado Alfonso Navarrete Prida, realizará la presentación de las conclusiones del Foro Internacional: Políticas Públicas de Empleo y Protección Social.

-SECRETARIO ALFONSO NAVARRETE PRIDA: Distinguido señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, con su permiso.

Senador doctor Raúl Cervantes Andrade, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores; señor Guy Ryder, amigo de México, Director General de la Organización Internacional del Trabajo, OIT; licenciado José Ángel Gurría Treviño, Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; doctor José Narro Robles, Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios; doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público; doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Relaciones Exteriores; licenciado Humberto Castillejos Cervantes, Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal; y don Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la CTM.

Señores y señoras integrantes del Cuerpo Diplomático Acreditado en México; distinguidos dirigentes sindicales y empresariales que se encuentran con nosotros; señores Legisladores, Presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Senadores; Presidenta de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados. Bienvenidos.

Académicos; investigadores y especialistas que nos acompañan; Ministros asistentes a este Foro; de Arabia Saudita, Bahamas, Bolivia, Brasil, Canadá, Comisión Europea, España, Guyana, Indonesia, Nigeria, Panamá, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago, Zambia.

Distinguidos viceministros asistentes a este Foro; de Argentina, Colombia, Comisión Europea, España, Estados Unidos, Kenia, Paraguay, Perú, Rusia y Sudáfrica.

Muchas gracias a todos por su presencia, y esperamos que la hospitalidad mexicana haya sido de su agrado.

Señoras y señores representantes de los medios de comunicación:

Para llevar a México a su máximo potencial, desde el inicio de la Administración del Presidente de la República, y en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, se planteó como una de las grandes metas nacionales lograr un México con responsabilidad global.

En el ámbito de competencia de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en diversos foros internacionales, México ha presentado sólidos planteamientos para atender los retos que nuestros países enfrentan en materia de empleo, capacitación, productividad, innovación y empleo formal.

La realización del Foro Internacional: Políticas Públicas de Empleo y Protección Social, se enmarca también, en el compromiso de que nuestro país sea un actor con responsabilidad global.

Como hemos hecho de su conocimiento, señor Presidente, la organización de este Foro Internacional surgió como una iniciativa compartida con la OIT, la OCDE y la UNAM, quienes fueron convocantes y firmantes de cada una de las invitaciones.

Para hacer realidad este objetivo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social convocó a los Ministros del Trabajo de países de distintas regiones del mundo.

Asimismo, se buscó contar con la más extensa participación de expertos del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo, así como de organizaciones sindicales y empresariales de carácter nacional e internacional.

También, se contó con la participación de destacados especialistas en los problemas de empleo y su relación con el desarrollo social y el combate a la pobreza.

En las mesas de trabajo, participaron 90 ponentes con amplio conocimiento y experiencia en los grandes temas del mundo laboral.

Los temas analizados no son privativos de México.

De ahí la importancia de reflexionar sobre ellos, en un foro de naturaleza internacional tripartita.

Sin embargo, todos los temas ocupan un lugar principal en la agenda de nuestro desarrollo nacional.

Los tópicos abordados se vinculan estrechamente con la agenda de un México incluyente, de un México próspero y con educación de calidad.

Subrayadamente se vinculan con la primera de las estrategias transversales del Plan Nacional de Desarrollo: democratizar la productividad.

Fueron 10 mesas las que el día de ayer se integraron y se discutieron con toda amplitud.

Las conclusiones constan en una relatoría que la Universidad Nacional se encargará de hacer, y que está tomando debida nota y podrá distribuirlas seguramente en breve.

Lo más destacado de cada una de ellas, para obviar el tiempo, es: en la mesa de productividad se le considera como el principal reto para América Latina y para México.

En la mesa de empleo juvenil, los jóvenes de familias de menores ingresos sufren en mayor medida el desempleo y tienen menor educación, lo que de no corregirse, se traducirá en una agudización de la desigualdad.

En consecuencia, se enfatizó la necesidad de elaborar políticas multidimensionales que integren la promoción de empleo digno, la vinculación escuela-trabajo, el emprendedurismo, así como la salvaguarda de los derechos de los jóvenes en todos los ámbitos, particularmente el tema de empleo juvenil destaca en Europa.

Seguro de Desempleo fue un tema que ocupó, también, la importancia de los asistentes. El Seguro de Desempleo existe en 77 naciones del mundo, de las cuales, sólo seis son de América Latina.

Se dejó claro el principio de su Gobierno de establecer un Seguro de Desempleo y, desde luego, se estuvieron discutiendo las formas de financiamiento y de fondearlo.

El vínculo educación-empleo quedó como un reforzamiento que se tiene que hacer y que es esencial. Una formación académica completa, actualizada y de calidad, se convierte en la herramienta más eficiente para dotar de habilidades a la población económicamente activa.

La transición de la informalidad a la formalidad se discutió en la Mesa 5. Existe una estrecha correlación entre informalidad, pobreza y desigualdad.

La informalidad es un problema estructural y heterogéneo, vinculado a la baja productividad que afecta en mayor medida a grupos vulnerables.

Transitar de la informalidad a la formalidad, se convierte en un reto formidable para todos los países.

En el hemisferio, según sus cifras estadísticas que cada país deberá revisar, y que México ha actualizado con una metodología transparente y honesta, se sabe que son cercanas al 60 por ciento.

Y que el esfuerzo que el Gobierno de la República ha hecho para la migración de la informalidad a la formalidad, ha dependido de dos estrategias:

Una, que tiene que ver con el apoyo y la decisión de los gobiernos estatales y el Gobierno Federal, y otra, que tiene que ver con la reforma estructural hacendaria, que genera incentivos reales para pasar de la informalidad hacia la formalidad laboral.

Los datos del INEGI son halagadores y seguramente usted, señor Presidente, cuenta ya con esa información.

La Mesa 6, relativa a la capacitación, significa articular las estrategias de formación con las estrategias generales de desarrollo; impulsar la participación de los actores sociales; contar con información de los mercados de trabajo; la identificación temprana de competencias necesarias para el desarrollo, y el diseño de incentivos adecuados para mejorar las competencias.

En la Mesa 7, se trató el tema de bienestar emocional en el ámbito laboral. El reto, es generar políticas públicas orientadas al fortalecimiento del bienestar emocional en el ámbito del trabajo, en las cuales participen trabajadores, sindicatos, sociedad y Gobierno, así como las instituciones educativas.

La mesa ocho tuvo como tema: La generación de empleos de calidad.

El desafío radica en el déficit en la oferta de puestos de trabajo, en el cual influyen diversos factores condicionados al desempeño de la economía.

Una prioridad, es avanzar en el diseño e implementación de estrategias para la reducción de las tasas de desempleo abierto y subempleo, combinando políticas macroeconómicas y políticas de empleo y de protección social, que se traduzcan en empleos de calidad y bienestar para las familias.

Pisos nacionales de protección social en el ámbito laboral, se abordó en la mesa nueve, que son una herramienta para erradicar la pobreza.

Estos sistemas representan un desafío. Hay que definir las ventajas y desventajas de las experiencias y prácticas existentes, para determinar las más convenientes.

La última mesa, fue la innovación en materia laboral.

Se funden el aprovechamiento de los recursos existentes, así como en la generación y aplicación de nuevos conocimientos, tanto de parte de los trabajadores, como de las empresas y los negocios.

Señor Presidente:

Le informo que paralelamente se realizaron diversas reuniones bilaterales, en las que pudimos compartir de manera personal las experiencias de cada uno de los países en la promoción del empleo, los retos comunes y las áreas de oportunidad que tenemos para impulsar una mayor cooperación entre las naciones.

En cada caso, hemos acordado proceder a la construcción de convenios de colaboración y asistencia técnica.

No sólo eso. Los ministros aquí, existentes, pudieron desarrollar una agenda paralela para reunirse con empresarios mexicanos, con trabajadores mexicanos, con funcionarios de su Gobierno.

El día de hoy, continuarán esas reuniones que permitan enriquecer experiencias y sacar el mayor provecho de su importante visita a nuestro país.

Señor Presidente, señoras y señores:

Al dar cuenta del balance general de este Foro Internacional, quisiera subrayar la gran suma de voluntades que hizo posible este encuentro, en el que ha quedado de manifiesto el compromiso del Gobierno mexicano por participar activamente en la discusión y el análisis de políticas integradas dirigidas a alcanzar un crecimiento sólido, sostenido y equilibrado para reducir la pobreza y fortalecer la cohesión social.

El tema se llama: Trabajo; el tema se llama: Empleos; empleos y más empleos.

Señor Presidente:

Éste es el espíritu que anima la participación de México en foros de carácter internacional, como el que hemos realizado para acreditar a nuestro país como un actor con responsabilidad global.

Lo hacemos, conscientes que sólo la franca deliberación sobre nuestros problemas, el trabajo coordinado y la estrecha colaboración con organismos internacionales y con todos y cada uno de los países, nos permitirá encontrar soluciones duraderas.

Por ello, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social refrenda su instrucción de continuar esta productiva relación para lograr que el mundo del trabajo sea mejor, más humano, más amable y más justo.

Queda sólo por agradecer, y lo verán en unos minutos de manera testimonial, el compromiso que adquiere México en la Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo de la Organización de Estados Americanos, en donde nos comprometemos a cumplir, a articular y a coordinar las mejores políticas públicas que les sirvan al Continente de mayor desigualdad de ingresos en el mundo.

Muchas gracias.
-MODERADOR: Veremos enseguida, la proyección del video: Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo 2013.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Interviene enseguida, el Director General de la Organización Internacional del Trabajo, señor Bernard Guy Ryder.

-SR. BERNARD GUY RYDER: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo y Previsión Social y Presidente de la Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo; doctor José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Amigo licenciado José Ángel Gurría, Secretario General de la Organización de Cooperación de Desarrollo Económico; miembros del presídium; señoras y señores.

En primer término. Quisiera reiterar mis felicitaciones a México.

Nuestro foro ha sido una reunión extraordinaria y un éxito.

Fue una oportunidad única para abordar asuntos que requieren nuestra atención urgente.

Cabe, también, destacar la capacidad de convocatoria de México, pues en esta reunión han participado Ministros y Ministras de todas las regiones, Viceministros, sindicalistas, empleadores, representantes de organismos internacionales, académicos y especialistas en asuntos laborales.

Han estado representados el Norte y el Sur, con sus distintas realidades y experiencias.

Y valoro, particularmente, la contribución de los expositores y el nivel del debate que hemos tenido.

Para tener políticas públicas de calidad, se requiere un debate público de calidad. Y aquí en México lo hemos tenido.

En este foro hemos compartido ideas, visiones y a veces distintas visiones, pero con la convicción común de que los retos del mundo del trabajo son cruciales e ineludibles.

Y se ha conformado aquí un espacio de diálogo abierto, tripartito y propositivo.

Durante el foro, se han puesto sobre la mesa numerosas ideas sobre los rumbos a seguir y entre ellas, quisiera destacar nada más que tres.

Primero. Que los objetivos de productividad, formalización y protección social se refuerzan mutuamente, y son centrales para la generación de empleos de calidad y, también, para el crecimiento inclusivo y sostenible.

Segundo. Que es necesario pasar de un conjunto fragmentado de subsistemas y subprogramas de protección social, a un sistema integrado que incorpore el concepto de pisos de protección social.

El tercero. Que el diálogo social y la construcción de consensos son indispensables para avanzar en la agenda laboral y, también, en la agenda de desarrollo.

La aplicación de las normas internacionales y el respeto de los principios y derechos fundamentales en el trabajo, son pilares de la justicia social.

Señoras y señores:

Todos estos son temas de trabajo decente y, por lo tanto, es muy importante colocar el trabajo decente como un objetivo explícito en la agenda de las Naciones Unidas de Desarrollo 2015.

Para poner estas ideas en práctica, una condición esencial es la coordinación y la coherencia de políticas interministeriales. Y, por eso, con especial complacencia, saludo la presencia aquí, de los Secretarios de Hacienda y de Relaciones Exteriores.

Señor Presidente:

Usted ha asumido el desafío de impulsar reformas estructurales que tienen como objetivo la transformación de México, nada menos.

En materia laboral, ha impulsado con voluntad política temas que son esenciales, como la formalización de la informalidad, la democratización de la productividad, y el acceso universal al seguro social, para nombrar algunos.

Para nosotros en la OIT, es muy importante, como referente, saber que un país como México está dando pasos firmes en este camino; un camino que tiene por objetivo último el acceso al trabajo decente para todas las mexicanas y mexicanos.

Sabemos que eso no es un camino fácil. Que las transformaciones nunca son fáciles.

Hemos sostenido una reunión muy productiva con nuestro amigo el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, con quien hemos compartido visiones sobre los desafíos laborales y las políticas necesarias para hacerles frente. Y en el mes de junio firmamos un Convenio de Cooperación OIT-México.

Reafirmamos nuestro compromiso con México y nuestra intención firme de continuar apoyando a la Secretaría del Trabajo, así como a las organizaciones de empleadores y de trabajadores mexicanos con nuestra capacidad técnica, fortaleciendo el diálogo y la participación tripartita.

Me gustaría reiterar la importancia del intercambio de ideas, de opiniones y de experiencias internacionales.

Este tipo de foro, abierto e interactivo al que nos ha convocado México, tiene el potencial para convertirse en una plataforma dinámica para pensar y repensar el futuro del trabajo.

Y por eso, pienso que este foro tan enriquecedor debería mantenerse abierto y replicarse bajo el liderazgo de otros países, y para ello pueden contar con todo el apoyo de mi organización.

Señoras y señores:

Termino felicitando nuevamente a nuestro amigo Alfonso Navarrete Prida y todo su excelente equipo, cuya eficiencia y profesionalidad quedó demostrada en la organización y el éxito de esta gran reunión.

A todos nuestros amigos mexicanos: Muchísimas gracias.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, doctor José Narro Robles.

-DR. JOSÉ NARRO ROBLES: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Director de la Organización Internacional del Trabajo; señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado; señor Secretario del Trabajo y Previsión Social; señor Director General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; señores Secretarios; distinguidos integrantes del presídium.

Muy apreciados Ministros, Ministras y autoridades del trabajo de las naciones e instituciones que nos hacen el favor de visitar; apreciados representantes sindicales; señor Secretario General del STUNAM; estimados representantes del sector empresarial.

Señoras y señores:

Inicio por felicitar al señor Presidente y a su Gobierno, por la reunión que nos ha convocado el día de hoy y por los resultados alcanzados. Sin duda, las deliberaciones han enriquecido nuestro conocimiento sobre los temas del empleo y de la protección social.

Hace un siglo y medio, en Europa, muchos pensadores y gobernantes produjeron un giro en este tema y consiguieron que se dieran mejores condiciones para los trabajadores y para la población en general.

Alemania, Inglaterra y muchos otros países, iniciaron el camino a una vida con mayor justicia. Ahora, toca a nuestras generaciones avanzar de nueva cuenta.

Espero que el resultado de los análisis producto de este Foro se encaminen en esa dirección.

El mundo que nos ha tocado es extraordinario. Extraordinario, pero lleno de paradojas y de injusticias.

Nos toca a todos hacer lo necesario para encontrar la forma de superar los numerosos desequilibrios que afectan a la población entre la riqueza y la miseria, entre el saber y la ignorancia, entre la salud y la enfermedad, entre el pasado y el futuro, entre vivir y ser, o sólo estar y padecer.

Hay un imperativo ético en ello del que no podemos escapar. Nos corresponde actuar, hacerlo pronto y bien.

Remediar la deuda histórica, es un imperativo para el progreso, para el progreso de todos.

En muchas de nuestras sociedades, los problemas de ayer siguen presentes y amenazan con profundizarse y perpetuarse. Por fortuna, estamos conscientes de que hay forma de vencer a esos males.

Hay experiencias de hace muchos años, y en las naciones que hicieron bien lo que correspondía, hoy se disfruta de mejores condiciones de vida.

En otros países se emprendieron tres o cuatro décadas atrás, y consiguieron cambiar lo que parecía imposible modificar.

Existen igualadores sociales que, en una generación, cambian una realidad; la salud, la educación y el empleo completo, digno, decente para todos ellos.

Para alcanzarlo, se requiere de un sistema de valores en el que la acumulación de la riqueza no sea el objetivo central.

Un sistema en el que se impongan los valores cívicos representados por la solidaridad, la decencia y el sentido humano.

Dice Albert Camus, que a Sísifo se le confirió el peor de los castigos. A él, sus jueces lo condenaron, y cito: al trabajo inútil y sin esperanza. Seguramente para cualquier humano, esa condición es una de las peores.

Por eso, debemos incorporar a los trabajadores al proyecto de nación al que se aspira.

Por ello, se les debe transmitir que en realidad la pena es la desesperanza y no la tarea por realizar.

Si nuestro héroe mítico no pierde la ilusión, entonces, no sale derrotado.

El propio Premio Nobel, nos indica que hay que imaginarse a Sísifo feliz. Y lo cito nuevamente: La misma lucha hacia las cumbres, basta para llenar un corazón de hombre. Termino.

Es claro, es claro entonces que hay que generar el ambiente de esperanza para alcanzar el triunfo individual y colectivo.

La tarea de nuestros sistemas económicos y sociales, debe perseguir ese objetivo.

México, distinguidos visitantes, es un país lleno de grandeza y posibilidades.

Su historia y su cultura, su tamaño y su demografía, el régimen de instituciones constituido a lo largo de los años, su capital natural y su fuerza laboral, así lo muestran.

Por eso, le digo a mis compatriotas: debemos de decidirnos a terminar con los males de ayer y siempre.

Esto es posible y deseo que, a partir de esta reunión, podamos continuar en un nuevo ciclo.

Cierto. Se requiere de la participación de todos; de la unidad de nuestra diversidad; de la tolerancia a lo diverso; del diseño compartido e incluyente de un proyecto renovado de Nación; de la justa y la transformación de lo que ya no sirve para alcanzar las metas, de audacia y atrevimiento.

Tenemos que cambiar modelos, que dejar atrás las divisiones.

Tenemos que aceptar que a nadie conviene que los pobres sigan heredando lo que a ellos les dejaron sus antepasados pero, también, los nuestros.

Debemos transformar la ecuación irreductible de que origen, es destino.

Es verdad. Tenemos que esforzarnos por generar mayor riqueza, por incrementar la productividad, pero, también, por seguir mejorando la distribución de los beneficios alcanzados.

En el mundo, estoy seguro, somos muchos los que ya no queremos que la fórmula de casi todo para pocos, y lo que sobra para todos los demás, sea la manera en la que se sigan comportando nuestros sistemas.

La justicia no se debe alcanzar sólo al final de la vida. Se debe obtener al inicio de ella.

Nacemos diferentes, pero los Estados nacionales deben generar las oportunidades para todos; deben posibilitar nuestro desarrollo, deben conseguir el rescate de los desheredados de siempre; deben actuar con equidad, y dar hoy más a los que menos han tenido en la historia.

El empleo, la educación y la política social, deben ser los instrumentos.

Por eso, celebramos la culminación de este foro.

Por ello, nos felicitamos de la participación de todos ustedes.

Por ello, comprometemos nuestro esfuerzo en la dirección antes anotada.

Deseo que tengan los éxitos que se requieren.

Buen regreso a sus países a nuestros visitantes.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra el Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, licenciado José Ángel Gurría.

-LIC. JOSÉ ÁNGEL GURRÍA: Señor Presidente; señores Secretarios; señor Rector; Guy Ryder, buen amigo.

Señoras y señores:

En primer lugar, felicitar al Secretario Navarrete por esa decisión tan apretada para ser Presidente de la Reunión Interamericana de Ministros del Trabajo.

Ya vimos ahí que estuvo muy peleada, pero felicidades. Qué bueno que ganamos.

Es un honor participar en la Ceremonia de Clausura de este Foro Internacional sobre Políticas Públicas de Empleo y Protección Social.

Quisiera felicitar a la Secretaría del Trabajo por haber organizado el evento en un momento muy oportuno, tanto para México, como para la comunidad internacional.

Por cierto, la OCDE apoya la iniciativa de convertir este evento en un evento recurrente, quizá con sede rotatoria en diferentes partes del mundo, entre los países que aquí nos acompañan.

Cinco años después de su inicio, nuestros países siguen padeciendo las consecuencias de la crisis económica más grave de nuestras vidas.

Una crisis que ha tenido un impacto muy fuerte, y un impacto muy prolongado sobre el empleo y la seguridad social.

Guy Ryder hablaba ayer en la inauguración de 200 millones de desempleados en el mundo, 70 y tantos millones de jóvenes, 48 millones de trabajadores sin empleo, sólo en la OCDE. Pero, quizá, lo que sea más revelador es que de estos 48 millones, son 16 millones más de desempleados de los que había en el 2007. Eso da una idea de la dimensión, la profundidad de la crisis.

Los legados de la crisis, señor Presidente: bajo crecimiento, alto desempleo, desigualdades crecientes y un colapso de la confianza en las instituciones públicas.

Y el diagnóstico de la situación económica de hoy, es que los motores del crecimiento están todos en primera velocidad y no logramos que aceleren.

La inversión está en sus niveles más bajos; el comercio está en sus niveles más bajos, el crédito está plano y negativo en algunas regiones del mundo; y los llamados BRICS, las naciones que habían sido los motores del crecimiento: Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, etcétera, han perdido dinamismo económico.

Acabamos de recibir cifras de crecimiento negativo en el tercer trimestre de Francia, de Italia. Muy planos en Alemania. Desaceleración en Japón y, como decía, los propios emergentes.

Estas condiciones de la economía del mundo han sido particularmente graves para la juventud.

Estos 74 millones de jóvenes que se encuentran ahora desempleados tienen, además la cifra oculta, otro elemento especialmente delicado, especialmente grave, y es que casi el 40 por ciento ya lleva más de seis meses desempleado.

Antes, solía hacerse una rotación muy rápida; la gente salía del trabajo, podía conseguir otro en pocas semanas. Y ahora, en los propios Estados Unidos, inclusive, una tercera parte de todos los desempleados llevan ya entre seis meses y un año.

Esto tiene serias consecuencias sobre las perspectivas, sobre el entusiasmo, sobre las esperanzas de lo que hoy constituye la generación mejor preparada que hemos tenido en la historia. Es una gran paradoja.

Y los efectos serán de larga duración, y por lo tanto, agregarán un peso significativo a nuestros sistemas de protección social.

Si bien se habla de una recuperación, desafortunadamente la recuperación es débil y es desigual.

En los países de la OCDE, el crecimiento promedio alcanzará sólo 1.2 por ciento en el año 2013. Si acaso mejorará el año que viene alrededor de 2.3. Cifras, por supuesto, muy modestas.

El impacto en el mercado laboral nos coloca en un círculo vicioso. Los altos niveles de desempleo añaden a la débil recuperación, y la débil recuperación no permite la creación de más y mejores empleos.

De ahí, que éste sea el tema central de las preocupaciones económicas internacionales.

Lo que aquí tiene usted enfrente, señor Presidente, es un microcosmos de lo que le quita el sueño prácticamente a todos los líderes políticos, por supuesto, pero también a todos los responsables de operar las políticas económicas, las políticas laborales y las políticas sociales en prácticamente todos los países del mundo.

Los países requieren de una estrategia integral para potenciar el empleo, a través de la formación permanente. Una estrategia que ponga al ser humano y a su desarrollo en el centro de las políticas públicas.

Para ello, resulta fundamental que nuestros países pongan en práctica estrategias para desarrollar habilidades, competencias, destrezas, que permitan sintonizar su oferta educativa con las necesidades de los mercados de trabajo.

La mejor protección social que le podemos dar a nuestra gente, es una educación de calidad que tenga una fuerte demanda en el mercado laboral.

Como lo demuestra el estudio reciente de la OCDE sobre las competencias de los adultos, los conocimientos que la gente adquiere en su proceso educativo tienen un impacto determinante en su vida.

La media del salario por hora de los trabajadores que son capaces de hacer deducciones complejas o de hacer evaluaciones de argumentos sutiles en los exámenes escritos, supera en más de un 60 por ciento a la de aquellos trabajadores que sólo pueden leer textos cortos y/o de baja dificultad.

Pero al mismo tiempo de poco sirve una muy alta preparación, si el mercado de trabajo no nos está demandando esas habilidades.

Se requiere, entonces, de una visión integral sobre la relación entre educación y mercado laboral.

Una verdadera política de Estado en esta materia que incluya: La educación, los mercados laborales, la preparación vocacional y técnica y la participación de gobiernos, sindicatos y empresarios.

Por eso, es tan importante que México haya convocado a este foro internacional, y que se haya adoptado este enfoque tan amplio, estas ocho mesas a que se refería el Secretario Navarrete.

La agenda laboral y las reflexiones para mejorar sus resultados, complementan la importante agenda de reformas que con tanto éxito ha emprendido el Gobierno del Presidente Peña Nieto.

Estas reformas en el ámbito de la competencia laboral, de la educación, de las telecomunicaciones, en el ámbito financiero, fiscal y próximamente en el ámbito energético, constituyen un impresionante esfuerzo de transformación nacional, que habíamos venido posponiendo en algunos casos durante décadas.

Se trata de una apuesta al día, una apuesta al día absolutamente indispensable, para que México tenga los niveles de crecimiento que puede y que debe tener.

El mundo está tomando nota, señor Presidente. Están tomando nota de estos logros en momentos en que la polarización política, en muchos casos provocada por la crisis misma, impide el logro de los consensos en un cada vez mayor número de países. Algunos, como hemos visto aquí, vecinos.

Los retos que México enfrenta en materia de empleo y protección social, son conocidos. Muchos de ellos fueron abordados en la Reforma Laboral.

Ahora hay que ejecutar, hay que implementar, y esta etapa va a requerir de otro esfuerzo conjunto.

Habrá que unir fuerzas para crear, para financiar, para operar la nueva espina dorsal de la protección social mexicana, que es el Seguro de Desempleo.

Habrá que unir fuerzas para construir los nuevos puentes entre educación y trabajo, diseñando con las empresas los programas de formación continua de habilidades, competencias y destrezas.

Habrá que unir fuerzas para incrementar el empleo formal y mejorar las oportunidades laborales de las mujeres mexicanas, quienes a pesar de estar igual o mejor preparadas que los hombres, no disfrutan de las mismas oportunidades y, ciertamente, en igualdad de circunstancias, no disfrutan de la misma remuneración.

Señor Presidente.

Señores Secretarios.

Amigos invitados de todas las latitudes del mundo.

Señoras y señores:

El estudio: Cómo va la vida, que se llama el Índice de una Vida Mejor de la OCDE, que acabamos de presentar, nos informa que México es el segundo país de la OCDE con las jornadas más largas de trabajo. Sin embargo, los trabajadores mexicanos perciben un nivel muy bajo de ingresos.

Qué gran paradoja.

México es uno de los países que más trabaja, pero como tenemos un nivel muy bajo de productividad, la remuneración de ese trabajo es mala. Éstas son contradicciones sistémicas, círculos viciosos que tenemos que enfrentar y superar.

El fortalecimiento del mercado de trabajo y de las condiciones laborales de los mexicanos, junto con el fortalecimiento de la protección social y del desarrollo de habilidades y competencias, son pasos estratégicos en la promoción de un crecimiento más vigoroso, pero, también, más incluyente.

Espero que lo aprendido en este foro, sea un catalizador para avanzar más rápido en esta dirección.

La OCDE seguirá apoyando a todos los países aquí presentes y, por supuesto, a México, señor Presidente, en el diseño, promoción y ejecución de mejores políticas laborales y de formación profesional para una vida mejor.

Gracias.