-DR. ABDULRAHMAN BIN ABDULLAH (Interpretación al Español): Es un honor, es un gran honor darle la bienvenida a su Excelencia el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y la delegación que le acompaña.

Doy las gracias y expreso mi reconocimiento a su Excelencia y a nuestros huéspedes y amigos, los empresarios mexicanos, en su presencia y la participación en un encuentro de tal importancia.

Lo que esperamos de todos los empresarios, damos las gracias a su Excelencia, porque en efecto ha podido crear ese equipo para visitarnos.

Esta visita coincide con una celebración saudí, ya ha pasado, un año desde que el custodio de las dos mezquitas sagradas, el Rey Salman ben Abdelaziz, Dios lo cuide, subió al trono.

Aprovechamos esta oportunidad para expresar nuestro profundo orgullo por un año lleno de logros.

Logros que ayudaron a fortalecer el prestigio mundial del reino, de modo que pasó a ser una destinación para los líderes mundiales, los Presidentes, los tomadores de decisiones y los empresarios.

Las relaciones saudí-mexicanas nacen hace más de seis décadas.

Se caracterizan por la (inaudible) y de la cooperación mutua; la cooperación mutua que sirve los intereses de ambos países a nivel económico, político, cultural, educativo y de inversión.

México es uno de los países norteamericanos que más han crecido económicamente; su economía está basada en sectores prometedores, que pueden desarrollar las relaciones entre ambos países, entre los cuales el sector de comercio, el de industria, el de los servicios y el sector de agricultura.

Este último tiene un especial interés para la economía saudí y todas las economías de los países de la zona árabe y el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, ya que viene en línea con los esfuerzos de Arabia Saudí para garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo, para su población.

Su Excelencia.

Distinguidos señores.

Ilustres huéspedes:

Esta reunión trata de fortalecer la cooperación económica existente para encontrar maneras de llevar a una mayor cooperación, de inversión y asociación comercial, para que México sea uno de los socios comerciales del reino en la próxima etapa.

A lo que aspiramos es realista y se puede llevar a cabo, es un objetivo que se puede realizar por muchos factores.

 A ambos países les interesa la cooperación mutua; ambos pertenecen al Grupo de los 20, el hecho de que México es un miembro del TLCAN; además de la favorable ubicación geográfica de México, que permitiría tener un buen punto de acceso para que los productos saudíes lleguen a todos los mercados de los países de las Américas.

Las estadísticas indican que el comercio entre los dos países está dominado por el petróleo, que no superó el tamaño de 19 mil millones hasta finales de 2014.

En la balanza comercial también está a favor de la República de México, donde las exportaciones saudíes a México ascendieron a solamente 336 millones en 2014, lo que representa menos del 19 por ciento del volumen del comercio entre nuestros países.

El petróleo representa más del 95 por ciento de esas exportaciones.

Analizando estas cifras y comparándolas con el prestigio y potencial económico de ambos países y las excepcionales relaciones políticas y económicas que nos une, vemos que hay una gran determinación para crear mecanismos que llevan las relaciones de cooperación a niveles más anchos.

En efecto, hay muchas oportunidades de comercio e inversión en los dos países.

Ahora, las empresas mexicanas y saudíes tienen que aprovechar estas oportunidades; entre ellas, la energía sostenible, el agua, la agricultura, la alimentación, la salud, la construcción, la educación y la informática.

En este contexto, pedimos crear un Consejo de Negocios saudí-mexicano, que empuje estas relaciones hacia mayor prosperidad.

Además, y a través de este encuentro, llamamos a activar los acuerdos firmados y rectificados por ambos países.

Llamamos a buscar más oportunidades de inversión en nuevas áreas y discutir los obstáculos que enfrentan ambos lados, especialmente, los problemas de transporte directo entre los dos países.

Queremos descubrir nuevos horizontes para la cooperación mutua, y animar a que se creen asociaciones estables y fructíferas entre los empresarios de ambos países.doctor Abdulrahman Bin Abdullah.

Asimismo, aspiramos a eliminar todos los obstáculos que pueden impedir lograr estos objetivos.

Al final, me gustaría expresar mi reconocimiento y agradecimiento a Su Excelencia, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, y la delegación que le acompaña, y a todas señoras y señores distinguidos presentes en este encuentro.

Deseando éxito a todos y esperando salir con buenos resultados, que eleven el nivel de nuestra Nación, lo cual beneficia los intereses comunes de los países.

Finalmente, espero que tengan una grata estancia en su segunda Patria, el Reino de Arabia Saudí.

Que la paz sea con ustedes.

-SECRETARIO ILDEFONSO GUAJARDO VILLARREAL: Señor Presidente, don Enrique Peña Nieto.

Doctor Majed Al Qasabi, Ministro de Asuntos Sociales de Arabia Saudita.

Saludo con gusto a nuestro anfitrión, al señor Abdulrahman Al-Zamil, Presidente del Consejo de Cámaras Sauditas.

A los señores Embajadores de México en Arabia Saudita y de Arabia Saudita en México.

Y especialmente a la nutrida delegación de empresarios mexicanos y empresarios saudíes que nos acompañan el día de hoy.

Es un gran honor tener la oportunidad de conversar con todos ustedes sobre la relación comercial entre Arabia Saudita y México, en el marco de la Visita de Estado del señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Ésta es una visita histórica por dos razones fundamentalmente: la primera, es porque un presidente mexicano es la primera vez que visita este país, después de 40 años y porque muestra el profundo interés, que tenemos en México, por impulsar una nueva etapa en la relación bilateral entre Arabia Saudita y nuestro país.

En las últimas cuatro décadas nuestras naciones han experimentado profundos procesos de desarrollo que hoy las posicionan como las principales potencias económicas en sus regiones.

Arabia Saudita es la principal economía de Medio Oriente y México es la principal potencia exportadora de América Latina.

La muestra más palpable del crecimiento que han vivido nuestros países la podemos ver en el comercio.

Señor Presidente:

En el 75, cuando este país tuvo la visita del último presidente mexicano, Arabia Saudita comerciaba con el mundo sólo 34 mil millones de dólares. Hoy su comercio internacional es 15 veces más grande que eso y comercian 517 mil millones de dólares.

Eso la ha hecho ingresar en el Grupo de los 20 países mayores de exportación dentro de la Organización Mundial de Comercio.

México, en ese mismo periodo de tiempo, había empezado en el 75 sólo con 10 mil millones de dólares y hemos multiplicado, en el mismo periodo, 80 veces nuestro comercio internacional a 800 mil millones de dólares. Ésta es la evolución que hemos tenido.

Sin embargo, la evolución bilateral ha sido muy dinámica, pero simplemente no es suficiente. En el 75, cuando este país fue visitado por un presidente mexicano, sólo comerciábamos cinco millones de dólares, hoy el comercio ha subido a mil millones de dólares entre las dos naciones.

Mientras que hace 40 años vendíamos, fundamentalmente cableado para distribución eléctrica y otras manufacturas simples, hoy estamos exportando más de la mitad de nuestras exportaciones a Arabia Saudita, son vehículos pesados y transporte ligero. De hecho, Arabia Saudita es el décimo destino, de los más importantes, para la exportación de automóviles.

Ha sido, justamente en los últimos tres años, desde que inició su Administración, señor Presidente, en el que el crecimiento de las exportaciones mexicanas a Arabia Saudita ha logrado cifras récord.

Sólo en tres años de su Administración se ha logrado exportar a Arabia Saudita más de lo que se logró exportar del 2000 al 2012, dos administraciones presidenciales conjuntas.

Lo que queremos es potenciar justamente esa tendencia positiva y para lograrlo la palabra clave es la diversificación de exportaciones.

Actualmente más del 80 por ciento de lo que vendemos los mexicanos a Arabia Saudita se concentra fundamentalmente, como ya lo dije, en vehículos y en perfiles de hierro y acero, tanto perfiles lineales, como tubulares.

Y, obviamente, como fue dicho por el presidente de la cámara, Arabia Saudita, el 90 por ciento de lo que nos exporta son productos de acero, aceites de petróleo.

Por primera vez, en la historia de nuestro comercio bilateral, ambos países estamos emprendiendo diferentes esfuerzos para cambiar esto y para que nuestras comunidades empresariales encuentren mejores condiciones para invertir y comerciar entre nuestros países.

Justamente este mes lanzamos en México la estrategia nacional para la promoción de las exportaciones mexicanas hacia el mercado halal, para apoyar sistemáticamente la sistematización, promoción y exportación de alimentos mexicanos con la certificación para consumidores musulmanes.

A través de esta estrategia, buscamos aprovechar la oportunidad de negocio que ofrece el mercado halal, que actualmente vale 21 mil millones de dólares y puede alcanzar hasta 530 millones de consumidores en el mundo.

También estamos negociando un acuerdo para la promoción y protección recíproca de las inversiones, que permitirá generar un ambiente de mayor certidumbre para los inversionistas saudíes y mexicanos.

Este acuerdo nos ayudará a hacer crecer la presencia de empresas sauditas en nuestro país y con ello incrementar los flujos de inversión que hoy son extremadamente modestos.

La presencia está fundamentalmente en el sector turismo, el hotel, la cadena One and Only está presente en Palmilla, en Los Cabos, Baja California, pero con el gran crecimiento de turismo mexicano se presentan muchas oportunidades para inversionistas saudíes.

El APPRI también contribuirá a fortalecer la posición de empresas mexicanas, como KidZania, que han ganado un gran lugar en Arabia Saudita, lo que les permitirá proyectarse, desde aquí, a otros países de la región.

También para los empresarios mexicanos el nuevo proyecto en este país de ciudades económicas, ha podido generar oportunidades de inversión para inversionistas de todo el mundo, donde queremos que estén presentes los mexicanos.

En el 14, en el 2014, por primera vez una delegación mexicana participó en la Feria Foodex, Agroalimentos de Arabia Saudita, en donde pudimos constatar la gran demanda que existe en este país de productos agroindustriales mexicanos: la miel y el jarabe de agave fueron productos muy exitosos en esta feria.

Con esta Visita de Estado buscaremos darle un mayor impulso a estos esfuerzos y detonar el surgimiento de nuevas iniciativas de integración comercial entre nuestros países.

El Foro de Negocios y el convenio que más tarde firmará el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior y el Consejo Cámaras Saudíes, tendrán un rol estratégico para encauzar e identificar la ruta que debemos seguir para aprovechar las oportunidades de negocio que hay entre nuestras naciones.

Hoy muchos aspectos en los que Arabia Saudita y México pueden lograr converger en el contexto económico.

Ambos países tenemos economías donde el petróleo juega un papel importante, por lo que estoy seguro que habrá muchas experiencias que podemos compartir.

Y en el Foro que en las siguientes horas se llevará a cabo, se podrán explorar.

México es una potencia exportadora de productos agros y agroindustriales, y Arabia Saudita es uno de los más importantes compradores de alimento del mundo.

Hoy Arabia Saudita compra a nuestros vecinos en América Latina; sin embargo, estamos haciendo un gran esfuerzo con el Consejo Nacional Agropecuario, para poder entrar a este mercado.

Ambas economías tenemos posiciones estratégicas: México en América del Norte y América Latina; y, sin duda, Arabia Saudita tiene un liderazgo regional importante para podernos permitir entrar a los mercados de Medio Oriente.

Todos estos son los factores que nos acercan, pero que necesitan ser desarrollados para convertirse en cimiento firme de una relación más próspera, que genere oportunidades, beneficios para las empresas de ambos países.

El propósito del Foro es generar las herramientas que nos permitan transformar lo que hasta ahora ha sido una relación lejana, en una integración comercial productiva, que contribuya al crecimiento de nuestras economías.

A partir de hoy la meta y nuestro compromiso es generar los canales y los mecanismos para que esto suceda, justamente, a partir de este encuentro.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)