-MODERADOR: Toma la palabra el ciudadano licenciado Miguel Alonso Reyes, Gobernador del Estado de Zacatecas.

-GOBERNADOR MIGUEL ALONSO REYES: Muy buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; señora Angélica Rivera de Peña.

Su Majestad Felipe VI, Rey de España; Su Majestad Letizia, Reina de España.

Distinguidos invitados.

Maestro Manuel Felguérez.

El 8 de septiembre de 1546, fueron descubiertas las ricas minas de los Zacatecas.

Hoy, su historia casi alcanza los cinco siglos y su relación con España ha dejado huellas indelebles en su rico patrimonio cultural.

Felipe II la elevó a la dignidad de ciudad, le dio por patrona a Nuestra Señora de los Zacatecas; y en cédula real, desde San Lorenzo El Escorial, Madrid le concedió su escudo de armas y le otorgó el título de la muy noble y leal Ciudad de Zacatecas.

Y además ordenó que por debajo del escudo diga un letrero: Labor Vincit Omnia. El trabajo todo lo vence.

Felipe IV promovió el culto a la Virgen del Patrocinio, cuyas fiestas septembrinas en Zacatecas son parte de nuestra tradición más arraigada.

Y durante el reinado de Felipe V se edificó la actual Catedral Basílica, emblema y orgullo de la ciudad, y se reconstruyó lo que ahora es el Palacio de Gobierno Centro Cultural.

Hoy, en pleno Siglo XXI y con la grandeza que floreció desde entonces, la belleza de Zacatecas abre sus brazos fraternos para abrir la presencia del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, su esposa y de Sus Majestades, los Reyes de España.

Sean todos y todas ustedes bienvenidos a esta señorial Ciudad de Zacatecas, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Sus Majestades Reyes de España:

Para el pueblo de México, y en especial para el de Zacatecas, su presencia nos enaltece y nos llena de orgullo. Los vínculos de esta tierra con España son muchos, son fraternos, son de amigos.

Basta caminar por estas calles provistas de aroma a España y a tierra mestiza, y admirar su arquitectura colonial para comprobarlo, con su rostro de cantera y su corazón de plata.

La visita del Jefe de Estado español, Su Majestad Felipe VI, y su esposa, la Reina Letizia, renuevan nuestros lazos de amistad y nos motivan para seguir haciendo del trabajo y el esfuerzo, la mejor herramienta  de desarrollo y bienestar.

Que estén aquí los Reyes de España fortalece a Zacatecas en el plano nacional e internacional, como una nueva tierra de oportunidades que crece vigorosamente con armonía y paz social.

Al señor Presidente de los mexicanos, Enrique Peña Nieto, le agradezco en todo lo que vale su presencia, su respaldo permanente y su apoyo incondicional al pueblo de Zacatecas.

Mi reconocimiento más sentido, señor Presidente, por la distinción de haber elegido a Zacatecas con el beneplácito de Sus Majestades, como el único destino en la agenda de los Reyes de España, distinto al de la Ciudad de México; más aún cuando se trata de la primera Visita de Estado al Continente Americano.

Ese gesto a los zacatecanos nos proyecta y nos ofrece nuevas oportunidades para seguir avanzando.

La plataforma modernizadora del desarrollo mexicano tiene en el Presidente Peña Nieto su principal artífice. Las reformas estructurales impulsadas por su Gobierno le han permitido a la Nación contar con mejores condiciones para la inversión y el empleo.

Señoras y señores:

Zacatecas, la civilizadora del Norte, hace su mejor esfuerzo y se suma al trabajo diario de todos los mexicanos.

Gracias a Zacatecas, México es el primer productor de plata en el mundo; es también, el punto de unión del Centro con el Norte y enlace entre la Costa del Pacífico y el Golfo de México.

Por eso, Zacatecas formó parte esencial del Camino Real Tierra Adentro, la ruta que desde hace siglos integró a nuestras comunidades con el Sur de los Estados Unidos, llevando riqueza, conocimientos, arte y cultura.

Somos el destino turístico cultural por excelencia de México, sin menoscabo de la belleza de nuestras playas y de los sitios arqueológicos.

Este estado ofrece una opción diferente para el turismo mundial, para el que disfruta la cultura y las bellas artes.

Zacatecas es la ciudad que cuenta con más museos por habitante en toda la República, solamente después de la capital del país.

Los paisajes y retratos de Francisco Goitia traducen en la plástica los sentimientos de la Revolución Mexicana, cuyo triunfo se logró en la Toma de Zacatecas de 1914.

Manuel Felguérez representa nuestra más destacada aportación al arte abstracto, y Pedro Rafael Coronel, con sus lienzos y colecciones, nos han dado trascendencia universal.

José Kuri Breña destaca como uno de los escultores realistas más importantes del México contemporáneo.

La Marcha de Zacatecas, de Genaro Codina, es el segundo Himno Nacional; destacando también el genio musical de Manuel M. Ponce; y la Suave Patria de Ramón López Velarde, que es el canto literario de amor más profundo a México.

Queremos compartir con el mundo este legado cultural invaluable.

Los zacatecanos aún recordamos con orgullo y satisfacción que esta ciudad capital haya sido sede del Primer Congreso Internacional de la Lengua Española en 1997, destacando la presencia de los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía; así como a los Premios Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y Camilo José Cela, entre muchos otros personajes.

Ya desde entonces, Zacatecas, plena de historia y cultura, fue  y sigue siendo un espacio por excelencia para estudiar y deliberar sobre nuestra lengua española.

Este estado fortalece su identidad económica, impulsando decididamente el turismo cultural, en plena coordinación con el Gobierno de la República, y enriquecidos por los acuerdos obtenidos en este encuentro de amistad España-México.

Señor Presidente y su esposa.

Sus Majestades Reyes de España.

Distinguidas y distinguidos invitados:

Sean todos, nuevamente, bienvenidos y tengamos la plena seguridad que esta histórica visita abrirá nuevos caminos y oportunidades para ambos pueblos, estrechamente unidos en su pasado, en su presente y en el futuro.

A casi 500 años de vinculación histórica de México y España, es donde Zacatecas tiene un sitio primordial.

Muchas son las generaciones de mujeres y de hombres de esta tierra que se han inspirado y han honrado, día a día, uno de los mayores legados a nuestro estado, nuestro lema vigente desde 1588: El trabajo todo lo vence.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Cedemos el uso de la palabra a la ciudadana, maestra Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Turismo.

-SECRETARIA CLAUDIA RUIZ MASSIEU: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de todos los mexicanos; señora Angélica Rivera de Peña.

Sus Majestades don Felipe y doña Letizia.

Señoras y señores:

Desde el principio, España y México han estado unidos por los viajes.

Atraídos por el misterio magnético del Nuevo Mundo, vinieron primero los de Colón, luego los de Cortés, otros tantos de frailes aventureros, conquistadores y muchos más.

Desde entonces nunca ha dejado de ser lo mismo aquello que nos une.

Viaje que después es conquista y fusión, que después es fortuna, que después es aventura, que después es refugio, que ahora es negocios, inversión, sol y playa, cultura y descanso.

Tras la lucha inicial, nuevas ilusiones para el Viejo Mundo y conocimiento reposado para el nuevo Continente.

Un toma y daca, no sólo de hombres, sino de productos, de idas, de cosmogonías. Vino la rueda y fue el maíz; fue el aguacate y vino el derecho; vino el castellano y fue la plata.

Fue una civilización milenaria y vino el catolicismo; vino el misticismo de Santa Teresa y fueron la poesía de Sor Juana y el teatro de Alarcón.

Qué importa si se descubrieron o se inventaron o se preconcibieron, así se forjaron nuestros mundos y se añejaron durante 300 años.

Después, con la realidad independiente, una nueva relación y se abrieron caminos, a veces paralelos, siempre imbricados.

En el Siglo XIX, llegaron a estas tierras notables viajeros y comerciantes, que volvieron a España como empresarios y banqueros, y llevaron en su equipaje prosperidad y una nueva sensibilidad estética que plasmaron en las fachadas indianas de Asturias.

Ya en el Siglo XX, llegaron, exiliados, intelectuales, científicos, filósofos y niños, y se hicieron mexicanos.

Mexicanos por decisión, que sumaron su esfuerzo para consolidar las instituciones académicas y culturales que modelaron a poetas, novelistas, artistas y comprometidos altruistas, a la postre reconocidos en España. Y así hasta nuestros días.

Amistad hilvanada en hilos de plata por lengua castellana, sangre compartida, aficiones que estremecen y compromiso con la democracia.

De esta simbiosis infinita, en la que lo que va, viene y lo que viene, va; reforzado, potenciado, apreciado, surge la identidad iberoamericana, y es que el viaje, por naturaleza, es un acto generoso; quien visita una tierra ajena, sin importar la razón y aún sin saberlo, deja a ambos, huésped y anfitrión, enriquecidos en más de un sentido.

El viaje tiende puentes, construye entendimientos, crea nuevos gustos y sabores, permite identificar, más que lo que nos distancia, lo que nos hermana.

Señor Presidente, Su Majestad:

Hace cinco siglos que viajamos juntos. Esta odisea nos ha traído hasta aquí, a esta ciudad de sello español, labrado sobre cantera rosada, que hoy es testigo del refrendo de nuestro vínculo indisoluble, de nuestra relación estratégica.

Qué mejor lugar que la bella Zacatecas, para hablar de cómo, a través de la cooperación, España y México rescatan, preservan y revalorizan su patrimonio cultural para generar prosperidad.

Acompañados de la experiencia de España, iniciaremos el Programa Paradores Turísticos de México, para identificar aquellas casonas, haciendas y edificios históricos, que puedan constituirse en espacios turísticos de calidad, donde se promueva la valoración de la arquitectura y gastronomía local, y se fomente el desarrollo regional sustentable.

Con visión compartida, seguimos construyendo sueños comunes, y con el intercambio de tecnología, derribamos barreras agotadas.

La travesía que hace 500 años tomaba al menos ocho semanas, hoy puede ser recorrida en apenas unas horas.

Por los avances tecnológicos, los viajes entre nuestras naciones se han multiplicado, lo mismo que nuestros intercambios en múltiples campos.

Gracias a un convenio que hemos suscrito, la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas de España, transferirá a México el conocimiento para que Zacatecas y otros destinos mexicanos, sean destinos inteligentes, que utilicen las nuevas tecnologías para ser más competitivos y se adapten a las exigencias del turista del Siglo XXI.

Y el viaje continúa, y en él somos compañeros. Vamos pertrechados con todo lo que nos une y nos hace más fuertes, y nos hace mejores.

Juntos, para enfrentar los desafíos del Siglo XXI, la construcción de economías incluyentes, de desarrollo sustentable, de sociedades de derechos para todos, de democracias más efectivas.

Desde que nuestros caminos se encontraron, cambió para siempre el rumbo de dos naciones.

Continuemos, mexicanos y españoles, españoles- mexicanos, mexicanos-españoles, la generosa travesía iberoamericana, siguiendo el consejo de Unamuno: hagamos juntos riqueza, hagamos patria, hagamos arte, hagamos ciencia y, sobre todo, hagamos ética. Será, sin duda, otra odisea que abordaremos en conjunto.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toca el turno de la palabra al ciudadano licenciado Rafael Tovar y de Teresa, Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

-LIC RAFAEL TOVAR Y DE TERESA: Señor Presidente de la República; señora de Peña Nieto.

Sus Majestades don Felipe y doña Letizia.

Señoras y señores:

Sobre los vínculos culturales entre México y España se puede hablar en un minuto con tres superlativos o se puede dedicar una vida entera, y seguramente ésta no alcanzaría. Porque la cultura está en el sedimento de nuestra relación, de nuestra sensibilidad, de nuestra historia.

Porque México y España son dos espejos que se ven frente a frente y necesitan profundizar ese conocimiento para entenderse mejor.

Esos han sido los esfuerzos con los que 500 años de historia común nos han permitido desarrollar innumerables acciones.

Pero no solamente tenemos que ver hacia atrás, sino ver hacia adelante, ver el horizonte, ver el porvenir.

Y México y España han desarrollado, en el marco iberoamericano, una agenda digital cultural que comprende los más diversos temas y que permitirán que toda esta cultura, estas afinidades, esta historia, lleguen a millones de personas, que son Iberoamérica, bajo la égida de México y España.

En ese sentido, dentro del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, en los próximos días anunciará la creación de una plataforma digital audiovisual, que permitirá que el cine en lengua española pueda acceder a las pantallas globales, que en ocasiones no es lo más fácil para nuestra cinematografía, muy exitosa en los últimos años.

De este modo, estamos también trabajando en la cinematografía, en proyectos comunes y en miniseries, que seguramente darán nuevos temas y una  mayor profundidad en el conocimiento de nuestras dos culturas.

El próximo 2016, en el marco del cuarto centenario del nacimiento de Cervantes, España será el huésped de honor, el país invitado al Festival Internacional Cervantino.

Creo que ésta será una magnífica ocasión para reforzar la presencia de España en México y, desde luego, la de nuestra lengua, México y España en los Institutos Cervantes.

Finalmente, quisiera comentar que hace unos meses, durante la visita del señor Presidente a España, se firmó un acuerdo muy importante, que es el de la arqueología subacuática y los trabajos por el rescate de los peces.

Esto nos permitirá, también, desarrollar otra parte de nuestra historia y nuestro comercio marítimo.

Finalmente, yo estoy convencido que la historia de España no se entiende sin la historia de México, y la historia de México no se entiende sin la de España.

Es por eso que esta noche tendremos una ocasión extraordinaria en la inauguración que presentará una exposición, durante tres meses, titulada La Monarquía hispánica en el arte y la cultura.

Éste es un modo de dar a conocer la historia de España y una parte de la historia de México que para nosotros, los mexicanos, será realmente muy iluminadora.

Obras de Velázquez, obras de Tiépolo, obras de Goya, obras de Tiziano, obras de Zurbarán estarán presentes en el MUNAL y provienen de los grandes museos, no sólo españoles, sino de los grandes museos del mundo.

Ésta será una oportunidad, como muchas que abrimos todos los días, para conocernos mejor.

Recuerdo ahora lo que decía Carlos Fuentes: Las infinitas tierras de La Mancha son la más grande de las naciones. Eso es México y España, España y México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: En el uso de la palabra el señor Emilio Lamo de Espinosa, Presidente del Real Instituto Elcano.

-SR. EMILIO LAMO ESPINOSA: Presidente.

Primera Dama.

Majestades.

Autoridades.

Amigas y amigos:

Me piden que resuma en cinco minutos, dos minutos, lo que hemos dialogado, platicado acerca de las relaciones entre España y México: pasado, presente y futuro de esas relaciones.

Sé que tengo que ser inevitablemente muy breve, de modo que lo haré casi en estilo telegráfico o, más bien, en estilo Twitter, para que me entiendan los más jóvenes.

Pasado. Más de 500 años juntos. Hemos tenido más historia juntos que historia separados; de modo que el pasado de nuestras relaciones no es un pasado de relaciones a dos, sino un pasado de ser lo mismo.

La consecuencia es evidente: México no es para España otro país más. México es como de la familia.

El Presidente Fox lo expresó de modo magistral cuando llegó a Madrid por vez primera y dijo: Llegar a España es, en cierto sentido, no salir de México.

Yo podría decir lo mismo. Llegar a México, en cierto sentido, es no salir de España.

Presente. Excelentes relaciones bilaterales y que estas relaciones son buenas, no lo digo yo, lo dicen los propios ciudadanos mexicanos.

Preguntados por nosotros, por el Instituto Elcano, los ciudadanos mexicanos por las relaciones con España, contestan un 55 por ciento que son buenas, un 40 por ciento que son muy buenas, menos de un cinco por ciento las consideran malas o muy malas. No podría obtenerse mejor resultado.

Podría terminar pues así, constatando el excelente estado de nuestras relaciones, no a nivel del Estado o a nivel de los expertos, sino mucho más abajo, donde importa entre los mismos ciudadanos.

Pero lo importante no es que sean buenas, sino que pueden ser mejores. Es más, deben ser mucho mejores.

Y más enfático, todavía, no pueden no ser mucho mejores, pues ambos países nos haríamos daño y perderíamos muchas oportunidades si no supiéramos aprovecharlas en beneficio mutuo.

En el ámbito multilateral, por supuesto hay un amplísimo margen para la colaboración.

España y México son miembros del G20. Ambos estamos interesados en reforzar la gobernanza mundial, porque somos potencias medias, que poco podemos hacer solos.

Compartimos, además, una visión favorable a la globalización, pero sin la militancia de otros por la capacidad autoreguladora de los mercados.

Hay mucho que hacer todavía en el espacio económico. Hay muchas oportunidades en México, turismo, infraestructura, renovables, servicios urbanos, transportes, gestión de residuos, sanidad. Mucho interés en el sector energético.

Podemos cooperar mucho más, en la agenda del cambio climático. México se ha mostrado como el país más ambicioso y comprometido dentro de las economías emergentes en la reducción de emisiones. España lidera, desde hace años, iniciativas en energías renovables.

La sintonía es muy buena para alcanzar soluciones de cara a la Cumbre de Paris.

Finalmente, la cultura y la lengua. Sin duda, nuestra principal basa y nuestra principal activo, una lengua hablada por unos 500 millones de habitantes, la segunda o tercera lengua más hablada del mundo; la segunda o tercera lengua internacional con una larguísima tradición cultural, a la que los escritores e intelectuales mexicanos han contribuido poderosamente.

Pero las lenguas son de quien las habla. Aquí mismo, en Zacatecas, en el año 97, Octavio Paz lo señaló así: La lengua es de todos y es de nadie. Y México es, indiscutiblemente, el primer país hispanohablante del mundo con una potentísima demografía.

He repetido muchas veces en España, lo reitero ahora aquí, que México es junto con España, país líder de la hispanofonía, un país imprescindible para la proyección y para la gestión de la lengua española.

México es, además, vanguardia en una dinámica de enorme importancia, cual es la penetración del español en los Estados Unidos.

El acuerdo que se firmó ayer para poner en marcha el SIELE, es un paso estupendo en la buena dirección. Más allá de una relación bilateral, una acción conjunta, una acción unida, creando estructuras de gestión únicas.

La tarea es enorme, es urgente y debe ser prioritaria.

Y termino. Vivimos en un mundo complejo, sometido, como es evidente, lo vemos a diario, a un cambio histórico acelerado.

En este mundo es importante, es fundamental contar con amigos de verdad, más que con socios. Nuestros dos países lo son. No debemos menospreciar esa oportunidad que nos brinda la historia y la cultura común.

Así pues, resumiendo, ahora sí, excelentes relaciones pasadas y presentes que deben ser, que no pueden no ser sino la base, el zócalo, de una proyección global mucho más intensa.

Como decía Alfonso Reyes, que tanto amó a España, seamos capaces del destino que no falte la voluntad.

Y permítame que termine citando al Presidente Peña Nieto: Hagamos que este encuentro, además de ser una celebración de la historia que nos hermana, sea también la renovación de una alianza para el futuro que nos compromete.

Muchas gracias.

-MODERADOR: En el turno de la palabra el ciudadano doctor Javier Garcíadiego Dantán, Presidente de El Colegio de México.

-DR. JAVIER GARCÍADIEGO DANTÁN: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Sus Majestades Reales don Felipe VI y doña Letizia.

Señoras y señores:

Esta mañana, en el marco de la Visita de los Reyes de España a México y teniendo como entorno esta hermosísima ciudad de Zacatecas, se reunieron intelectuales de ambas orillas del Atlántico.

Como ha sucedido por más de cinco siglos, el diálogo entre los académicos de ambos países fue muy provechoso.

Por un lado, el Instituto Elcano, cuyo nombre cifra las dimensiones históricas y geográficas de un país como España, otrora uno de los más grandes imperios del mundo occidental y hoy una de las democracias más vigorosas y una de las sociedades más complejas y potentes de todo el planeta.

Por el lado mexicano, los académicos de El Colegio de México, institución que nació en 1938, con el nombre de la Casa de España, como máxima expresión de solidaridad y generosidad para con el país amigo, demostraron que la perspectiva del mundo, desde este lado del mar, es diferente, pero igualmente rigurosa.

España es parte de la Unión Europea, mientras que la ubicación de México es más compleja. Está en Norteamérica, pero es Latinoamérica.

Si bien pudiera pensarse que son países divididos por el mar, países distantes, que no compartimos frontera alguna, en realidad estamos unidos por la historia, la cultura y la lengua.

La complejidad de nuestra relación puede resumirse así: pasamos de tener un trato filial por tres siglos, a tener hoy un trato fraternal, entre iguales, como sólo los hermanos pueden serlo, y entrañables, como sólo la sangre común lo permite.

Concluyo.

Su Majestad don Felipe VI.

Señor Presidente:

Permítanme agradecerle profundamente las cariñosas y sentidas referencias que hizo usted ayer, en San Ildefonso, de la Casa de España y de El Colegio de México, así como las dos o tres veces que citó a don Alfonso Reyes, nuestro fundador.

Reyes y el Colegio de México, institución que usted conoce bien, nos entregó el Premio Príncipe de Asturias en 2001, hicieron posible que en aquellos días aciagos, se mantuvieran íntimas relaciones culturales entre México y España.

Hoy, usted tiene el mismo empeño, lo mismo que el Presidente de nuestro país y su canciller.

Sepan todos ustedes que cuentan hoy, como ayer, y que contarán siempre con el apoyo de El Colegio de México para cualquier estrategia y proyecto que fortalezcan las relaciones entre España y México.

Recuerden siempre que el nombre original de El Colegio de México era la Casa de España en México.

España está en nuestro origen y siempre estará en nuestro corazón.

Muchísimas gracias.

(A CONTINUACIÓN HICIERON USO DE LA PALABRA EL REY DE ESPAÑA Y EL PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO. SUS DISCURSOS SE TRANSCRIBEN POR SEPARADO)