-MODERADOR: Toma la palabra el señor Gobernador del Estado de México, doctor Eruviel Ávila Villegas.

-GOBERNADOR ERUVIEL ÁVILA VILLEGAS: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, es un honor tenerlo aquí en su casa, el Estado de México y, especialmente, en esta bella región de las pirámides.

Señores Secretarios del Gobierno Federal; señoras, señores empresarios; tour operadores, gracias por su presencia a todas, a todos ustedes.

A los representantes de los poderes públicos; presidentas, presidentes municipales; Legisladores.

Señor General de esta Zona Militar.

Amigas y amigos todos:

Nos encontramos en el lugar en donde los hombres se convierten dioses. El lugar de la sabiduría y donde se reunieron los dioses para crear el Quinto Sol que alumbraría al mundo.

Teotihuacán, asentamiento de una cultura milenaria, fue una ciudad totalmente planificada desde su origen.

Su diseño en cuatro partes, la Calzada de los Muertos que cruza las avenidas que van del Este al Oeste y del Oriente al Poniente, son imagen y semejanza del Cosmos.

Es una visión del universo, plasmado en plano terrestre, con un inframundo y un espacio celeste.

Fue uno de los centros urbanos más grandes de la antigüedad, que llegó a concentrar una población de más de 100 mil habitantes.

Fue la sede del poder de una de las sociedades mesoamericanas más influyentes en los ámbitos político, económico, comercial, religioso y cultural.

Por su organización y grandeza, historiadores la han comparado con diversos imperios como el de Roma, Constantinopla, Alejandría, superándolas, inclusive, en extensión territorial.

Como Teotihuacán no hay dos.

Teotihuacán, las pirámides de Giza, en Egipto, por ejemplo, son consideradas como zonas arqueológicas hermanas, debido que para su construcción, teotihuacanos y egipcios utilizaron un patrón peculiar para posicionar las pirámides, están perfectamente alineadas a 45 grados para observar constelaciones, inclusive, hoy a través de tomas satelitales se puede observar que las une una línea recta.

Teotihuacán siempre ha sido un lugar magnífico, imponente, maravilloso, que hoy cuando sólo quedan algunas estructuras arqueológicas de lo que fue esta gran ciudad, sigue siendo espectacular.

La cultura que vivió Teotihuacán no sólo fue una de las más grandes e importantes del mundo durante la época, sino que es semilla de la grandeza cultural que hoy vive México.

La Pirámide del Sol, con sus más de 63 metros de altura es una de las edificaciones más altas e importantes de Mesoamérica; su altitud es muestra de la grandeza de un pueblo que vivió con dignidad, que vivió con sabiduría.

Hoy es un alto honor, y estamos viviendo un momento histórico, porque el señor Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto, nuestro paisano, está inaugurando formalmente esta experiencia nocturna, que es la fusión del pasado con el presente.

Nos hace sentir cómo los teotihuacanos se ocupaban de la noche para estudiar la astronomía, agrupar las estrellas brillantes en constelaciones, de predecir eclipses solares y lunares, así como el paso de cometas.

Consiste esta experiencia en un recorrido con dispositivos móviles que están a la altura de cualquier experiencia, inclusive rebasan a muchas más que hay en el mundo entero.

La proyección y narración fueron cuidadosamente elaboradas con los mejores efectos visuales y sonido envolvente para que el espectador conozca este sitio como nunca antes.

Gracias a todos los especialistas, historiadores, antropólogos, a todos.

Muchas gracias por su participación.

Procuramos cuidar cada detalle para proteger esta zona arqueológica y que no fuera afectada de ninguna manera, es muy importante subrayarlo, se realizaron estudios técnicos, científicos, con ese objetivo.

Hoy quiero, señor Presidente, dejar testimonio de gratitud a usted, al señor Secretario, hoy Secretario de Cultura, el maestro Tovar y de Teresa, por todo el apoyo que nos brindaron para poder concretar este gran y magno proyecto.

Sin la voluntad, sin la generosidad, sin el compromiso del Jefe del Ejecutivo de esta gran Nación, este espectáculo que vamos a ver en unos momentos no se hubiese podido concretar.

Especialmente quiero agradecerle a la madrina de este gran proyecto, que acató las instrucciones del Presidente de la República, a la doctora Tere Franco.

Gracias por todo su apoyo, su seriedad, su responsabilidad.

Hoy les informo, señor Presidente, que a partir de este día, mañana, desde luego, vamos a aprovechar la Semana Santa, la de Pascua y el resto de los días para poner a disposición de la gente de México, del mundo, este gran espectáculo, este gran momento, esta experiencia internacional, cultural e histórica.

Yo estoy cierto que esto va a representar y va a fomentar el turismo, va a impulsar la cultura, va a generar más empleos.

Y justo es decir, que el señor Presidente de la República impulsó este proyecto siendo Gobernador de este gran estado.

Yo fui más afortunado. Sí, fui más afortunado, porque hoy gracias a Dios tenemos un Presidente de la República que apoya a la cultura, que apoya al turismo, que impulsa la inversión.

Y esta región de las pirámides, este momento que vamos a vivir se lo debemos al Presidente Enrique Peña Nieto.

Gracias por todo su apoyo, señor Presidente.

A mi equipo de trabajo.

A Betina Benítez.

A mi Secretaria de Turismo.

A todas, a todos los que trabajaron para concretar este gran proyecto, muchas, miles de gracias por su apoyo, por su dedicación, por su amor, por entregarse a este gran proyecto.

Lo que vamos a ver, realmente es algo espectacular, es impresionante.

Vamos a ponernos a la altura del mundo y vamos a demostrarle al mundo entero esta gran belleza que es Patrimonio de la Humanidad, que es patrimonio de México y que orgullosamente es patrimonio de nuestro querido Estado de México.

-MODERADOR: A continuación hace uso de la palabra el Secretario de Cultura, licenciado Rafael Tovar y de Teresa. 

-SECRETARIO RAFAEL TOVAR Y DE TERESA: Muchas gracias.

 Señor Presidente de la República.

 Señor Gobernador del Estado de México.

Señores Secretarios de Comunicaciones y Transportes; Turismo y; Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Señores Legisladores Federales y locales.

Titulares y representantes de las instituciones Federales y del Estado de México.

Señoras y señores:

El 8 de marzo de 1960 ante la UNESCO, André Malraux, el mítico Ministro de Cultura de Charles de Gaulle y uno de los más grandes intelectuales del Siglo XX se expresó admirablemente sobre la aparición de una nueva responsabilidad de la humanidad, respecto del conjunto de las obras maestras de su patrimonio.

Afirmó Malraux: la conservación de estos monumentos dará al mundo pruebas suficientes del sentir de solidaridad que existe en este siglo y la determinación de usar las últimas técnicas de la ciencia para conservar y difundir este legado invalorable.

Es verdad, en el momento en que la civilización planetaria entendió que su patrimonio representa la más profunda trascendencia y que es uno de los medios de su unidad, la humanidad se dio a la tarea compartida de preservar y dar a conocer las magníficas muestras de su pasado, aprovechando el progreso de sus tecnologías.

El respeto por el patrimonio nos ha llevado a tomar conciencia, del carácter valioso e irremplazable de las obras del pasado, así como de la importancia de que su grandeza y legado formen parte, de manera verdadera, asequible y efectiva de la vida de las personas.

En el reto de conciliar la salvaguardia de estos sitios, con la creación viviente, de instaurar un diálogo entre el patrimonio y la actualidad, la humanidad ha echado a andar el mayor de sus potenciales: la creatividad.

Creatividad responsable que en México quiere hacer de los sitios arqueológicos e históricos, lugares vivos, que busca que el patrimonio perviva cada vez mejor investigado, conservado y difundido, porque es la mejor manera de protegerlo.

En los avances de la ciencia y la tecnología, como lo adelantó Malraux, hemos encontrado, a lo largo del último siglo las herramientas mejores para preservar y difundir, para investigar y divulgar, para fortalecer la cultura del respeto al patrimonio y del interés por su difusión y conocimiento.

Hoy, gracias a ello, iniciamos en Teotihuacán una presentación que aprovecha la versatilidad y la respetuosa aplicación que permiten las nuevas tecnologías en materia de preservación patrimonial, para garantizar a los ciudadanos el derecho de acceso a la cultura y a los  bienes y servicios culturales.

La tecnología puede ser el puente al pasado y la ruta del conocimiento que nos dé luz para el futuro.

Teotihuacán representa, también, este puente, deslumbrante y emotivo que forma parte de nuestras raíces y que ha conformado nuestra identidad como mexicanos.

Nos corresponde investigar, preservar y difundir sus valores y características, como parte del legado de las antiguas civilizaciones de México a las futuras generaciones.

En el origen Teotihuacán fue escenario durante la noche de observaciones astronómicas visibles en la disposición de sus construcciones.

Esta experiencia nocturna, contemporánea que hoy inicia, nos conecta con el pasado, lo abre para la participación del más amplio público.

El objetivo es crear conciencia pública sobre el patrimonio, dar elementos novedosos para conocer y, por tanto, para valorar mejor la historia y significado de este sitio.

Veremos cerca de 20 millones de tonalidades de color, como lluvia de imágenes y conocimiento, que nos permitirán reconocer desde los grandes volúmenes, hasta los sutiles detalles de los monumentos de Teotihuacán.

Utilizando cánones internacionales, tecnologías no intrusivas, eficientes, de última generación, y costo moderado, de bajo mantenimiento y alta longevidad, garantizamos su conservación e incentivamos una apreciación mucha más profunda de la grandeza de una urbe, de la sensibilidad de un pueblo, de la magnitud de una cultura.

En la medida en que los visitantes pueden obtener un conocimiento más completo de la Ciudad Prehispánica, y de sus valores excepcionales que la posicionan como destacado patrimonio de México y de la comunidad de naciones, incrementaremos así la conciencia de su protección.

Conocer el patrimonio es el camino para valorarlo.

De este convencimiento nace el esfuerzo con el que el Gobierno Federal, con la voluntad personal del Presidente de la República, fortalece la cultura nacional.

Gracias al impuso de organismos internacionales y nacionales, aplicamos en actividades de difusión, como la de esta noche, los más escrupulosos estándares científicos, normas y criterios de iluminación para monumentos prehispánicos e históricos.

Un capacitado equipo de técnicos, especialistas, historiadores, antropólogos, arqueólogos, arquitectos y creativos han trabajado en este proyecto cien por ciento público, en el que la iluminación no afecta ni compromete la integridad de las estructuras arquitectónicas, ni los valores culturales, históricos y artísticos de los monumentos.

Hoy, además junto a este proyecto, se han mejorado las condiciones de los trabajadores y los servicios al público para que todo, integralmente, esté a la altura de la magnificencia del sitio.

México se integra con indudable creatividad y con esta experiencia vanguardista a presentaciones del mismo tipo que se realizan, entre otros sitios patrimoniales del mundo, en la Muralla de Ávila, en España; en la Basílica de San Pedro, en El Vaticano; en las pirámides de Giza, en Egipto; o en las Termas de Caracalla, en Italia.

Lo hace con equipo tecnológico de primer orden que no interviene, subrayo, la zona arqueológica ni a los vestigios, ni requiere ninguna conexión directa sobre las construcciones.

Esta presentación en México tiene un antecedente realizado aquí mismo, en Teotihuacán en las décadas de 1960 a la de 1980. Hoy, sin embargo, contamos con mejores instrumentos y mayor conocimiento para ofrecer una experiencia mucho más completa.

Hoy recordamos que los inicios de la protección del patrimonio arqueológico y del acceso de los ciudadanos a la cultura en nuestro país descansan en el trabajo que desde hace más de un siglo impulsaron, entre otros, Leopoldo Batres o Manuel Gamio, precisamente aquí en Teotihuacán, la primera zona arqueológica abierta al público en 1910 y donde se instaló también, el primer museo de sitio en ese año.

El estudio integral y multidisciplinario de generaciones de investigadores, el conocimiento de profesionales acumulado por más de 100 años es lo que se ofrece hoy al público con esta proyección que muestra de forma emocionante y precisa la historia de Teotihuacán.

En ese sentido, el INAH, parte integrante y pieza fundamental de la Secretaria de Cultura desde hace más de tres cuartos de siglo ha desarrollado un arduo trabajo que refrenda el compromiso del Estado, no sólo con el patrimonio cultural, sino también con los mexicanos, en su condición plural, desde el punto de vista lingüístico, étnico, histórico y geográfico.

El diseño de iluminación para la experiencia nocturna ha cumplido puntualmente con el proceso jurídico requerido por el Consejo de Arqueología.

La recreación virtual de los momentos destacados de la historia del sitio arqueológico, así como las guías y el guion temático fueron trabajados escrupulosamente con la asesoría de los expertos y especialistas del INAH.

Señor Presidente:

Cumplimos esta noche con tareas que usted nos ha instruido: ampliar el acceso y la valoración de los mexicanos a su cultura, profunda y magnífica; mostrar a los tres millones de visitantes anuales a Teotihuacán, de los cuales 700 mil son extranjeros, una parte central de nuestro origen, que es orgullo de todos.

Quiero señalar que este proyecto es una colaboración estrecha, respetuosa y firme con las autoridades estatales y municipales, a quienes agradecemos ampliamente la posibilidad de trabajar en acuerdo y responsabilidad.

Agradecemos muy especialmente al señor Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, a sus colaboradores en cultura y especialmente a su Secretaria de Turismo, Betina Benítez, por el trabajo conjunto, por el respeto y la colaboración plena para formalizar este proyecto, tanto en la realización de contenidos, como en las tareas técnicas y operativas. Ha sido un trabajo trasversal que pone en el centro la responsabilidad de las instituciones sobre el patrimonio.

Damos esta noche la bienvenida a esta nueva Experiencia Nocturna en Teotihuacán, que habrá de sumarse positivamente al amplio campo de acciones que seguiremos impulsando para favorecer el cuidado, la comprensión y el disfrute de esta antigua metrópolis, orgullo de los mexicanos, de México y del mundo.

La maravilla de Teotihuacán, despierta cada noche como el eco de una grandiosa civilización.

Es una oportunidad excepcional para atestiguar el reflejo del Cosmos en el ombligo del mundo.

Bienvenidos todos a esta experiencia nocturna en Teotihuacán.

Muchas gracias.