-MODERADORA: Escuchemos las palabras del maestro Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad.

-MTRO. RENATO SALES HEREDIA: Muy buenas tardes.

Con su permiso, señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto; con su permiso, señor Secretario de Gobernación; señor Secretario de Desarrollo Social; señor Secretario de Salud; señor Director del ISSSTE, distinguidos integrantes del presídium.

Compañeras Policías Federales; compañeras del Servicio de Protección Federal; compañeras de Prevención y Readaptación Social; amigas y amigos todos de la Comisión Nacional de Seguridad.

Amigos de los medios de comunicación.

Es un honor que nos visite, señor Presidente. Es un gusto recibirlo aquí, en su casa; un honor que comparta con nosotros en este día tan importante, tan significativo para todas las familias de México.

En nombre de las instituciones de seguridad que conforman la Comisión Nacional de Seguridad, oficinas centrales,    Policía Federal, Servicio de Protección Federal y Prevención y Readaptación Social, les damos la más cordial bienvenida al Centro de Mando de la Policía Federal, para celebrar este evento, en el que reconocemos a mujeres valientes, a mujeres valiosas, que sirven a su país todos los días.

En el marco la suscripción del Convenio General de Colaboración, que celebran la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría de Gobernación, permítanme felicitarlas, madres integrantes de esta institución, mujeres policías, guardas y custodias, ejemplos de vida para todos por el ejemplo que emprenden cotidianamente para construir el México en paz, que es meta de nuestro Gobierno.

Por instrucciones del Presidente Peña Nieto, y bajo la conducción del Secretario Miguel Ángel Osorio Chong, nos hemos dedicado a consolidar instituciones de seguridad, a sabiendas de que el recurso humano es el más valioso.

La persona policía, guarda o custodia que está detrás del uniforme, y que esas personas deben contar con lo necesario para llevar a cabo su labor con eficiencia, con dignidad.

Por ello, trabajamos por todos los que están aquí, por los que diariamente se dedican a proteger a los ciudadanos, con riesgo de su integridad e incluso de su vida.

Trabajamos para que ustedes y sus familias tengan el más amplio conjunto de necesidades cubiertas.

La firma del convenio con la Secretaría de Desarrollo Social para que las madres de familia de la Comisión tengan acceso pleno a los programas sociales, se inserta en el conjunto de acciones impulsadas en estos últimos tres años de la Administración del señor Presidente, Enrique Peña Nieto.

Y se suma al objetivo de que las y los integrantes de esta institución tengan mejores perspectivas de desarrollo mediante vivienda propia, mayores servicios de salud, más y mejores oportunidades de capacitación y ascenso, seguridad plena para su familia en cualquier situación de contingencia y el que sus hijos tengan acceso a una educación de calidad.

Señor Presidente:

La lealtad de las instituciones de seguridad que conforman la Comisión Nacional de Seguridad, Policía Federal, Servicio de Protección Federal y Prevención y Readaptación Social es con el pueblo de México y con el Gobierno que usted encabeza.

Trabajaremos cotidianamente para reconocer y dignificar a nuestros elementos y ante usted refrendamos el compromiso.

Empeñar todo nuestro esfuerzo en lograr que los mexicanos puedan vivir con seguridad, con tranquilidad, trabajar cerca de nuestra gente, de la mano de nuestra gente, como lo hace usted, señor Presidente.

Señor Secretario Meade:

En nombre del señor Secretario de Gobernación y de nuestra institución agradecemos profundamente su apoyo.

Y a las madres de familia que hoy nos acompañan, las felicitamos mucho, les reiteramos nuestro respeto, nuestra gratitud por su doble labor, por esa doble jornada, la atención a sus hijos y familias y la protección de la seguridad de los ciudadanos.

Sean todos muy bienvenidos.

De nuevo, muchísimas gracias, señor Presidente.

-MODERADORA: Escuchemos las palabras del licenciado José Reyes Baeza, Director General del ISSSTE.

-LIC. JOSÉ REYES BAEZA: Señor Presidente Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Secretario de Gobernación; señor Secretario de Desarrollo Social; señor Secretario de Salud; señor Comisionado Nacional de Seguridad; señor Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Compañeras y compañeros servidores públicos que nos acompañan presidiendo esta importante ceremonia.

Compañeras, madres de familia, trabajadoras de los organismos desconcentrados de la Comisión Nacional de Seguridad:

Es un privilegio tener la oportunidad de saludarlas, de felicitarlas este día en particular, importante día; 10 de mayo, con el espacio y la oportunidad que me confiere el señor Presidente de la República, para tener ocasión de dirigir un breve mensaje, y al inicio dejar testimonio de reconocimiento, de respeto, de aprecio, por la labor diaria y cotidiana que realizan en beneficio de las y los mexicanos.

En el ISSSTE, señor Presidente, atendemos a casi 13 millones de personas, de los cuales el 56.5 por ciento son mujeres y el 43.5 por ciento hombres; 7.3 millones de mujeres derechohabientes de la institución, de las cuales 1.8 millones son madres de familia, trabajadoras o pensionadas.

Esa es la labor titánica, importantísima que realizamos en una institución tan noble de seguridad social, como es el ISSSTE; una institución del Gobierno de la República que es patrimonio de las y los trabajadores del propio Gobierno de la República.

El ISSSTE es una institución en la que trabajamos servidores públicos, que atendemos a nuestros pares, a servidores públicos, y hemos recibido la instrucción precisa del señor Presidente para que avancemos en dos grandes rutas, en dos grandes vías o ejes de trabajo.

Uno de ellos, en la modernización de la institución, que pasa necesariamente por buscar escenarios, procesos que mejoren la prestación de los servicios de las 21 prestaciones y seguros que brinda el ISSSTE, necesariamente también por la sustentabilidad financiera de la institución, generando economías, obteniendo nuevos ingresos.

Pero también, de manera obligada la otra parte importante o el otro eje troncal es caminar en el proceso de humanización de la institución.

Tan importante es, que mejoramos los procesos y los tiempos de respuesta para otorgar las prestaciones a los trabajadores, como que logremos humanizar, sensibilizar, dignificar la prestación de los servicios de estos 21 seguros y prestaciones que brindamos.     

El ISSSTE es una institución que acompaña a las y a los trabajadores y a sus familias prácticamente desde el nacimiento hasta la muerte, incluso pudiéramos decir después de la muerte, con motivo de las pensiones de viudez.

Una institución noble, que permite brindar el espacio a través del Seguro de Salud, para que nuestros hijos puedan nacer en hospitales propiedad de la institución, en donde se brinda la calidad con calidez que demandan legítimamente nuestros derechohabientes.

Pasando por diferentes prestaciones, como créditos personales, créditos hipotecarios, guarderías, las CENDIS, tenemos más de 247 en el país, atendemos a más de 35 mil niños en las diferentes latitudes del país.

Atendemos o brindamos prestaciones, como el Seguro de Retiro, funerarias, turismo, deporte, cultura. En fin. Es una institución envolvente.

Y ahora, venimos a decirles que en este proceso y en esta instrucción muy puntual, enfática del señor Presidente, de modernizar al ISSSTE, estamos empeñados en atender a todos por igual, pero particularmente poner el ingrediente de calidez que demandan y requieren los derechohabientes y en particular las madres de familia que son derechohabientes del ISSSTE y particularmente, repito, las madres de familia de los organismos de seguridad del Gobierno de la República, aquí representadas dignamente por todas y todos ustedes.

El ISSSTE, señor Presidente, como usted lo instruyó, ha acortado tiempos de respuesta. En su Administración, el tiempo para otorgar una pensión se disminuyó, de 180 días a sólo 10 días; el tiempo de pago de una vivienda en un crédito hipotecario se disminuyó de 120 días antes del 2012, a sólo una semana en este momento.

Dentro de la institución, hemos generado economías por más de tres mil millones de pesos a través de compras consolidadas de medicamentos. Hemos logrado quitar el pase de vigencia presencial, lo que significa que nuestros adultos mayores ya no tengan más que ir dos veces al año a alguna oficina de las propias instalaciones del ISSSTE a pasar lista de presente, lisa y llanamente a decir: estoy vivo, páguenme la pensión.

A partir de la Administración del señor Presidente de la República, los pensionados y jubilados ya no más van a hacer filas, largas filas de espera en las instalaciones del ISSSTE. Ahora, la carga de la prueba de acreditar que están vivos, es de la propia institución y, con eso, reivindicamos derechos fundamentales de nuestros propios adultos mayores.

Recientemente se aprobó el segundo crédito hipotecario en el Congreso de la Unión. Ya se publicó, y entró en vigor hace apenas unas semanas. Lo publicó, se promulga por el Ejecutivo Federal, publicándose en el Diario Oficial de la Federación.

Señor Presidente:

Seguiremos atendiendo puntualmente sus indicaciones y seguiremos impulsando el proceso de modernidad que pase siempre por acortar tiempos de espera y por dignificar y atender con calidad, con calidez y repito, con humanismo, sensiblemente con humanismo a las mujeres, a los hombres derechohabientes de la institución.

Guarderías, créditos personales, créditos hipotecarios, seguro de salud, seguro de retiro y muchas otras cosas es el ISSSTE y el ISSSTE es patrimonio de ustedes.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra al doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Desarrollo Social.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muchas gracias, señor Presidente por esta oportunidad.

Ayer, hacíamos, señor Presidente, la pregira para identificar si hubiera algún tema que pudiéramos mejorar de este evento.

Identificamos como factor de riesgo, que el Comisionado Sales había ofrecido bailar con todas y cada una de las mujeres policías, y tenemos miedo de que fuera a no terminar.

Tal fue su apremio, señor Presidente, que pidió que reclutáramos al Secretario de Salud Narro, que es del Gabinete el que trae el mejor ritmo para ver si podía ayudarle en ese menester y ese compromiso que asumió el día de ayer.

Aquí, el Secretario Narro y yo, aprovechamos la primera parte de la visita para ver quien responsable de los penales había asesorado al América el domingo, que nos pararon el penal ahí, muy desafortunadamente, y quedamos empatados. No hemos detectado todavía quien fue, pero estamos ciertos y acabaremos dando con quien les dio esa asesoría.

Hoy, estamos muy contentos, señor Presidente, de estar aquí celebrando tres vocaciones: la vocación del servicio público, la vocación de quienes trabajan por nuestra seguridad y la vocación, además, de ser madres.

Al servicio público muchas veces se le escatima reconocimiento.

Hoy, queremos aquí, reivindicar y reconocer el ejercicio de un grupo de servidores públicos de excepción. Hoy, aquí, honramos a quienes decidieron seguir esta vocación garantizando la seguridad de nuestra sociedad.Hoy le pido desde aquí a cada una de ustedes que hagan memoria de la ocasión más reciente en que tuvieron la oportunidad de servir a la ciudadanía.

Y al voltearlas a ver, en su mirada reconozco el orgullo de quienes quizá recuerden el apoyo que dieron a un conductor, cuyo vehículo sufrió una falla mecánica en alguna carretera y que pudo superar su angustia y salir adelante gracias a un agente de la Policía Federal.

Y si de veras lo están recordando y fue en las Cumbres de Maltrata, hace cuatro o cinco años, era Juana, mi esposa, que se quedó sin gasolina y que hoy jura por la Policía Federal cómo le cambio la sensación de angustia cuándo los vio llegar en su rescate.

O la ocasión en que contribuyeron a la reinserción exitosa de alguien que pagó su deuda con la sociedad y que, gracias a su apoyo, tiene ahora una segunda oportunidad.

O la actuación oportuna de uno de nuestros agentes en nuestros aeropuertos que le dio tranquilidad y seguridad a algún viajero.

Estoy seguro también, de que muchas de ustedes recuerdan las veces en que el cumplimiento de su deber implicó poner en peligro su vida.

El valor con el que realizan sus tareas diariamente en las carreteras, en los centros de readaptación y las instalaciones federales es algo que merece ser reconocido por toda la sociedad.

Reciban nuestra admiración y gratitud hoy y siempre.

El orgullo que ustedes sienten por ser parte del servicio público es el mismo que yo percibo en el Presidente de la República cuando, por ejemplo, el Secretario de Gobernación les reporta que la visita del Papa Francisco a México, que condujo con toda eficiencia y discreción, concluyó exitosamente. Cuando le reporta que fue capaz de construir un acuerdo político alrededor de una reforma relevante.

Cuando el Secretario de Hacienda le confirma que a pesar de las dificultades México tiene una economía que crece y genera empleos.

Cuando el Secretario de Educación le comparte los avances en la calidad de la enseñanza que reciben nuestros hijos.

Cuando el Secretario de Agricultura le comunica que los ingresos por exportaciones agrícolas han superado a los que provienen de remesas, turismo o petróleo.

Cuando el Director de PEMEX le informa que la Reforma Energética le ha dado viabilidad a la empresa. Cuando el Secretario de Salud le notifica que los tiempos de espera en los quirófanos se están acortando porque ahora también se utilizan los fines de semana.

Cuando el Director General del ISSSTE le reporta cómo mejora la atención a quienes padecen diabetes en México. Cuando el Comisionado Nacional de Seguridad le comunica que ha sido detenido el jefe de algún grupo delictivo. Cuando el Comisario General de la Policía Federal da a conocer el rescate de migrantes que eran retenidos y extorsionados por traficantes de personas; o cuando yo le informo que becarios de PROSPERA ganaron un concurso de robótica.

Es el orgullo que yo siento de pertenecer a este equipo que trabaja día con día para superar los retos del país. Es el que sentimos todos, al participar en un evento como éste, en el que celebramos a las mujeres policías y a las mujeres custodias, como madres y como servidoras públicas.

Y lo hacemos hoy incorporándolas al Seguro de Vida Jefas de Familia; un programa que empieza justamente con el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Hoy, desde aquí, felicitamos y agradecemos a las madres y compañeras del sector público en todo el país. Lo hacemos con el ánimo sincero de reconocerles lo mucho que desde el servicio público hacen por sus familias por nuestras comunidades y por todo el país.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Se proyectará enseguida, el video Seguro de Vida Jefas de Familia. 

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: Les invitamos a ocupar sus lugares para escuchar la intervención de la Oficial y Jefa de Familia beneficiada María Cristina Pérez Licona, encargada de la Dirección de Operaciones Interinstitucionales de la División de Fuerzas Federales de la Policía Federal.

-OFICIAL MARÍA CRISTINA PÉREZ LICONA: Con su permiso, señor Presidente.

En los últimos 50 años, las mujeres hemos asumido papeles y responsabilidades que antes resultaban inimaginables.

El camino no ha sido fácil, cada día tenemos un reto frente a nosotras, un reto que siempre hemos afrontado a través del trabajo honesto, dedicado y con una visión de futuro.

En mi caso, ese trabajo se ve reconocido con la enorme oportunidad que he recibido en la Policía Federal y que me ha permitido no sólo ser el sostén de mi familia, sino tener la capacidad de educar a mi hija y a mis dos hijos, en los valores que esta institución nos inculca y que se resume en uno: servir, servir con lealtad, respeto y amor a la Patria.

Por ello, señor Presidente, le agradecemos la oportunidad que tenemos para desarrollar una carrera profesional.

Hoy, con orgullo puedo decir: soy Policía Federal que día a día trabaja para proteger y servir a la comunidad.

Esta frase no sólo es un lema, es la razón de cada integrante para pertenecer a la institución.

Debo decir que el reconocimiento irrestricto y justo que hemos recibido durante esta Administración, las mujeres que trabajamos en labores de seguridad ha sido posible gracias a la visión de Estado del Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, y a la eficaz conducción de la política interior del licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación.

Este Gobierno ha sido un aliado indiscutible de la equidad de género haciendo posible que la mujer mexicana se convierta en un factor activo para el desarrollo del país.

Sabemos, sin embargo, que debemos de trabajar incansablemente por la seguridad de la ciudadanía, aunque ello implique poner la vida en riesgo.

Estamos siempre conscientes y actuamos permanentemente con la completa disposición de ofrendar la vida si fuera necesario para salvaguardar a nuestro país.

Tenemos la seguridad que ese sacrificio no sería en vano y que gracias a que contamos con mujeres y hombres dispuestos a ello, se pueda afirmar que más allá de los problemas que a veces parecen complejos y difíciles de resolver en México, luchamos con tenacidad, por garantizar la paz y tranquilidad que merece la ciudadanía.

Señor Presidente:

Con el establecimiento en la Comisión Nacional de Seguridad, del Seguro de Vida para Jefas de Familia de SEDESOL, las mujeres que en ejercicio del deber pudiéramos perder la vida, tendremos la tranquilidad que el futuro de nuestros hijos e hijas está garantizado, de que sus necesidades fundamentales y particularmente su educación estarán satisfechas.

Si llegáramos a faltar esa educación les permitirá seguir adelante por un camino de valores y principios que son también el cimiento de las instituciones.

Por eso, señor Presidente, quiero darle las gracias a nombre de todas mis compañeras por el reconocimiento que esto significa hacia nuestra doble labor como madres, al proteger y sacar adelante a nuestras familias y, como Policías Federales, al estar siempre dispuestas a servir a la patria.

Hoy tenemos también un doble motivo para celebrar, la seguridad futura de nuestras familias y, por supuesto, el Día de las Madres.

Muchas felicidades a todas las compañeras.

Muchísimas gracias, señor Presidente.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO, SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)