-MODERADORA: Escuchemos la intervención del licenciado Alfredo Castillo Cervantes, Director General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

-LIC. ALFREDO CASTILLO CERVANTES: Muy buenas tardes a todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Secretario de Educación Pública.

Señor Secretario de la Defensa, de la Marina.

Representantes de los Poderes Legislativos.

Señor Presidente del Comité Olímpico Mexicano, del Comité Paralímpico.

Atletas que nos acompañan y que irán a los Juegos Olímpicos de Río, de deporte convencional y deporte adaptado.

Señores miembros de la Cámara de Diputados, de la Cámara de Senadores.

Invitados, empresarios, beisbolistas, que nos acompañan; jugadores de futbol americano, que acaban de ser bronce en el pasado Mundial, que también nos acompañan, el día de hoy.

Presidentes de Federaciones, institutos del deporte, medios de comunicación.

Señoras y señores:

Primero que nada, y aprovechando el día de hoy, 21 de julio, agradecer, y en nombre de todas las personas que laboramos en CONADE, señor Presidente, y todos los que nos encontramos aquí, felicitarlo, porque el día de ayer fue su cumpleaños.

Muchas felicidades, señor Presidente.

Nos encontramos aquí para que el señor Presidente abandere y dé su mensaje a nuestros deportistas.

Tenemos el privilegio de contar con un señor Presidente deportista, como lo ha demostrado y hecho patente el pasado sábado en la Carrera del Estado Mayor Presidencial, donde el señor Presidente hizo un extraordinario tiempo, por encima de la mayoría de su Gabinete y de todos los que lo acompañamos.

Aquí, se abandera, señor Presidente, a una delegación histórica y es histórica, porque es la delegación más numerosa en los últimos 40 años: 128 deportistas calificados; 126 deportistas que van a asistir, porque tenemos dos lesionados, en el mayor número de disciplinas que se tenga registro en los últimos 40 años, 27 disciplinas.

Y, esto, no hace sino reflejarnos un hecho: el orden no está peleado con el resultado.

Hace algunos meses, se decía que el poner un orden en el uso de los recursos públicos podría generar una mala preparación en nuestros atletas, en la formación, en los campamentos, en diversas competencias.

Con el paso de los últimos meses, hemos demostrado que el hecho de tener la delegación más numerosa en los últimos 40 años, y en el mayor número de disciplinas, significa que se pueden hacer muy bien ambas cosas.

No ha sido un tema de chantaje. No ha sido un tema de capricho, sino es simple y llanamente ejercer de manera correcta los recursos públicos. De esta forma podríamos decir que aquí están los resultados.

Contamos, señor Presidente, con cuatro atletas que se encuentran en los primeros tres lugares del ranking mundial.

Tenemos a 21 atletas entre los primeros ocho del ranking mundial; y contamos con 38 atletas que se encuentran entre los primeros 16 del mundo.

Esto es, prácticamente tenemos entre el 35 y el 40 por ciento de la posibilidad de medallas entre los primeros 16 del mundo.

En repetidas ocasiones nos preguntan: cuántas medallas se van a ganar. Es la pregunta que siempre nos hacen.

Y aquí diríamos, señor Presidente: el resultado puede tener y puede ser producto de muchas consecuencias.

En CONADE, junto con el Comité Olímpico, las federaciones, entrenadores, nutriólogos, metodólogos hemos trabajado porque nuestros atletas lleguen lo mejor preparados posible. Pero en una competencia todo, absolutamente todo puede pasar.

Pondría de una manera concreta tres ejemplos que pueden señalar de manera puntual por qué no damos un número de medallas, y no es rehuir el compromiso, sino explicar la realidad.

A usted, que le gusta el golf, señor Presidente, este fin de semana un golfista llamado Phil Mickelson hizo un score que, si lo comparamos en los últimos 79 majors, hubiera ganado 72 con el score que él hizo.

Esto significa que sólo fue derrotado porque hubo otro hombre que hizo el récord de todos los tiempos. ¿Significa que Phil Mickelson se preparó mal? No. Significa el reconocimiento al otro.

En materia olímpica tenemos a alguien como Carl Lewis, un hombre que, de marzo de 1981 hasta Tokio del 91, ganó 65 pruebas de manera ininterrumpida. Y el día que hizo su salto más largo, el día que hizo su marca que nunca más volvió a superar, ese día perdió el invicto, porque ese día un hombre llamado Mike Powell brincó más que él.

El último ejemplo, podríamos decirlo así. Tenemos, a mí que me gusta el tenis, tenemos a un tenista llamado Novak Djokovic, el cual llevaba siete años, siete años sin perder antes de la cuarta ronda; siete años en donde era el deportista más destacado, muy por encima de todos.

Y en un partido el sembrado número 28, pero número 41 del ranking mundial, lo derrotó.

Qué quiero decir con esto, señor Presidente.

Que el día de la competencia, el día en donde se tiene que demostrar lo que se ha preparado en los últimos cuatro años, hay un sinnúmero de atletas que han hecho lo mismo y todo, absolutamente todo, puede pasar.

Pero ahí están los rankings y ahí están nuestros atletas, colocados por encima de cualquier otro registro que se tenga anteriormente.

Estamos construyendo el nuevo modelo deportivo de este país. Qué significa este nuevo modelo.

Bajo su supervisión y del señor Secretario de Educación, estamos creando las áreas de preparación física, ciencia deportiva y mecánica de movimiento; evaluación y aprendizaje de motor, hidroterapia, preparación mental, monitorización de lesión, prevención y manejo del sistema analítico, fatiga de movimiento, nutrición deportiva, preventiva y regenerativa, suplementación en la nutrición deportiva.

Estos aspectos, que parecen de manera sencilla, es impresionante el darnos cuenta que no existían de una manera patente.

Gracias al apoyo, estas unidades han sido presupuestadas, han sido autorizadas y esto nos permitirá que la ciencia en el deporte, en los futuros Juegos Olímpicos, Centroamericanos y Panamericanos los podamos estar llevando a cabo.

El ejemplo de que se requiere la ciencia lo podemos dar con un país: China.

China, en 1988, tuvo cinco medallas de oro. China, en Pekín 2008, 20 años después, tuvo 51 medallas de oro. Esto significa un proceso de cinco Juegos Olímpicos en donde hacer bien las cosas, de manera profesional, dan los resultados.

Un atleta no se construye de la noche a la mañana. Son muchos años de esfuerzo y de sacrificio.

Quiero decirle, señor Presidente, que el deporte que aquí nos engloba, que aquí nos reúne, es el más puro nacionalismo positivo.

El deporte nos puede demostrar la cohesión y la identidad de un país.

Hace apenas algunas semanas, días, tuvimos también un referente histórico. Un país, llamado Islandia, que tiene la población de Cuernavaca, derrotó a Inglaterra en la Eurocopa de futbol.

Qué significa esto.

Desconozco cuántas Embajadas tenga y otras variables de corte económico o de desarrollo económico que pueda tener este país. Pero a partir de ese día, en esas dos horas, todo el mundo supo que era Islandia, que era un país de más de 300 mil habitantes, en donde el 10 por ciento de su población estaba en el estadio, enarbolando la victoria de sus compatriotas.

Este nacionalismo positivo es la forma y la manera en que hoy nos podemos comparar con los otros países.

Se dice: Islandia derrotó a Inglaterra. Y cuando alguno de nuestros atletas, que están aquí presentes y de los cuales estamos muy orgullosos, se dice: México derrotó a Chile, a Colombia, a Brasil. No en futbol, pero en todo lo demás.

Y sobre esta base, podemos trabajar y compararnos con otros países.

También decirle que hay otro nacionalismo muy positivo.

Nuestro deporte paralímpico.

Ayer tuvimos la oportunidad, señor Presidente, señor Secretario de Educación, de estar con los atletas que nos van a representar en Río.

Estuvimos con Fernando Landeros, aquí presente, en el CRIT Teletón, en Tlalnepantla, el más grande del mundo, en donde 27 mil niños pueden ser, jóvenes y adultos, pueden ser testigos de las enormes capacidades y resultados que nos pueden dar nuestros atletas.

Guerreros, héroes anónimos, que han puesto muy en alto el nombre de México.

Estos juegos, que iniciaron en la Segunda Guerra Mundial, en Gran Bretaña, apenas con un pequeño grupo, hoy por hoy prácticamente se comparan a la justa olímpica, y tienen toda la infraestructura, presupuesto y esfuerzo para competir y medirse con los mejores del mundo.

Por eso, es fundamental seguir trabajando en la detección de talentos y en la infraestructura deportiva. 

Hoy, si me permite decirle, señor Presidente, estamos cumpliendo con los compromisos presidenciales de dotar de unidades deportivas, emblemáticas a cada uno de los estados de la República.

Sólo, en los últimos 12 meses, se ha acordado con los diferentes Gobernadores modernizar o realizar instalaciones en Guerrero, Morelos, Ciudad de México, Guanajuato, Durango, Colima, Yucatán, San Luis Potosí, Sonora, Puebla y Sinaloa.

No obstante, que nos encontramos en un año olímpico; no obstante, que pasamos de un presupuesto de siete mil 200 millones, en el 2013, a dos mil 800 millones, en este año, podemos decirle que los proyectos de inversión superan los mil millones de pesos.

Qué nos queda para seguir.

Nos queda preparar, porque es fundamental decirlo, que los Juegos Olímpicos es el referente de cada cuatro años. Pero el deporte también tiene otras aristas, tiene Centroamericanos, Panamericanos, tiene mundiales, tiene universiadas.

Y de éstas, los Centroamericanos del 2018, en Colombia, serán un referente.

Por qué.

Porque México nunca en su historia hemos podido vencer a Cuba, y ahora tenemos no sólo el reto de Cuba, sino de Colombia, que serán sede.

Y tendremos la universiada mundial en Mar del Plata, la cual será el referente de jóvenes menores de 18 años, que nos van a poner en perspectiva para Tokio 2020.

Faltan así, también, reformas legales, definir una estrategia nacional del deporte, porque no podemos seguir dependiendo de la voluntad si a un Gobernador le gusta o no le gusta el deporte para poder llevar el deporte a su estado y a todos los municipios.

Y, por supuesto, continuar y cumplir con todos, todos los compromisos presidenciales y seguir con infraestructura deportiva, porque ésta significa recuperación de espacios públicos, prevención del delito, cohesión social, integración, desarrollo económico y muchas y muchas variables más.

En síntesis, señor Presidente, si me lo permite, darle la gracias a todos los atletas, a los atletas que van a esta Olimpiada, y los que no alcanzaron a calificar, los que estuvieron Panamericanos y en otras instancias.

Ha sido un honor poder convivir con todos ustedes.

Agradecer al Comité Olímpico Mexicano, a las Federaciones nacionales.

Lo dijimos hace algunos meses: combatimos a las federaciones, pero a las malas federaciones, y hay federaciones que trabajan y trabajan muy bien, así como otras instancias gubernamentales que se han sumado al trabajo deportivo.

Gracias a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Secretaría de Marina, a otras instancias que no se encuentran aquí presentes, pero que trabajan con el deporte y, por supuesto, muchas gracias a mi Jefe, al señor Secretario de Educación Pública, por darme la oportunidad y la libertad de poder dirigir el deporte con su respaldo, con su apoyo de manera incondicional.

En los momentos más difíciles de hace algunos meses, el señor Secretario y usted, señor Presidente, siempre estuvieron aquí, ayudándonos a defender el deporte mexicano.

Tenemos rumbo, tenemos dirección. Y, si me lo permiten, sólo me restaría decirles a todos ustedes que ha sido un orgullo, en estos últimos 12 meses, estar aquí presente, conviviendo con tan prominentes mexicanos; mexicanos que son motivo de orgullo y que nos hacen sentir ese nacionalismo cuando se toca y se entona nuestra Bandera nacional, verlos uniformados, verlos cantar el Himno Nacional.

Trabajan duramente por eso.

Felicidades a sus familias.

El Estado mexicano está para apoyarlos y nos vemos en Río y regresando de Río.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Enseguida, veremos la proyección del video: México a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: Queda en uso de la palabra la deportista olímpica de taekwondo, María del Rosario Espinoza Espinoza.

-C. ROSARIO ESPINOZA ESPINOZA: Primero que nada, buenas tardes.

Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Señor Secretario de Educación Pública, maestro Aurelio Nuño; mi General Secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos.

Alfredo Castillo, titular de la CONADE; Carlos Padilla, Presidente del Comité Olímpico Mexicano.

Amigos todos; compañeros deportistas:

Hoy, pretendo ser breve en mi intervención.

El mensaje que les dirijo es claro. Los atletas que asistimos a los Juegos Olímpicos de Río sabemos que tal vez el deporte es unidad.

Nosotros, como deportistas mexicanos, sabemos el reto que tenemos, pero que en cada competencia que tenemos es un orgullo representar a México.

Quienes lo practicamos nos convertimos en embajadores de paz, de rechazo a la violencia, convocamos a la unidad.

Somos portadores de valores concretos en los que no aceptamos la discriminación de credos, de ideologías o de colores.

Los mexicanos pueden estar ciertos de que todos los deportistas, que asistimos a los Juegos Olímpicos, daremos el mejor de nuestros esfuerzos para dejar en alto el nombre de México.

La preparación que hemos tenido, apoyada por el Gobierno de la República, nos brinda la confianza para saber que los mexicanos estamos bien representados.

Señor Presidente:

Nuestros compatriotas tienen un papel definitivo.

Desde aquí, les hago saber que nos queremos sentir respaldados, irnos con la confianza de que contamos con el apoyo de más de 100 millones de mexicanos.

Nuestras intervenciones tienen como meta realizar nuestros sueños, cumplir nuestras metas y desarrollar la actividad para la cual nos hemos preparado.

Agradezco que me hayan dado esta oportunidad.

Sólo me resta decirles que en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos estamos dignamente representados.

Lucharemos, porque somos mexicanos, porque tenemos valor, honor; porque tenemos coraje, y porque estamos en busca de un sueño, que es dejar la Bandera de México en lo más alto.

Les digo que todos vamos en busca de una meta y esa meta es muy clara, que es la gloria olímpica.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Corresponde la siguiente intervención al deportista paralímpico, Juan Ignacio Reyes González.

-JUAN IGNACIO REYES GONZÁLEZ: Buen día a todos.

Saludo con respeto al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Al Secretario de Educación Pública, al titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

De igual manera, a todo el presídium, al honorable presídium; compañeros deportistas, medios de comunicación, familiares, amigos, a todos los presentes.

Buen día.

Es para mí un honor, el día de hoy, representar al deporte paralímpico mexicano.

Yo sé que muchos de los que estamos aquí, hemos tenido la oportunidad de representar a México en Juegos Olímpicos y Paralímpicos, y hemos ganado medallas.

Esto es a base del trabajo, de trabajo en equipo, de esfuerzos, de sacrificios, de poder alcanzar los objetivos trazados.

Lo sabemos que el objetivo principal que todos tenemos es poner el nombre de México en todo lo alto, bien dijo Rosario.

El deporte, como política pública que ha apoyado el Presidente de la República, ha marcado como principal figura al deportista, estando siempre al pendiente de nuestras necesidades deportivas, con concentraciones, entrenamientos, seguimientos médicos, equipos multidisciplinarios.

Es por ello que se requiere trabajar en equipo para impulsar un cambio dentro del sistema deportivo.

En ese sentido, hago un llamado a toda la familia deportiva de México para unirse y poner el nombre de México y su deporte en donde se merece.

A nombre de mis compañeros, y nombre propio, nos comprometemos en estos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016, competir con honor y pasión por México, reafirmando nuestro compromiso de representar con excelencia y cultura que el deporte nos da en la vida, formando grandes mexicanos con valores, ética profesional y, sobre todo, por amor a la Patria.

Gracias. 

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)