MODERADOR: Tiene la palabra el doctor Rafael Moreno Valle, Gobernador del estado de Puebla.

-GOBERNADOR RAFAEL MORENO VALLE: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos:

A nombre de todos los poblanos, agradezco su visita y el apoyo invariable que le brinda a nuestro estado.

Saludo con aprecio a Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; valoro la compañía de Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes; es un privilegio contar con la presencia de Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno de la República.

Es un honor recibir a Luisa Pulido, Presidenta del Consejo Directivo de los Encuentros Iberoamericanos; agradezco a Jorge Familiar, Raúl Medina Mora, Jorge Villalobos, y a todos los integrantes del Centro para la Filantropía, el que hayan elegido a nuestra entidad como sede del 12 Encuentro Iberoamericano, denominado: Nuevos Roles y Expresiones de la Sociedad Civil.

Bienvenidos todos al estado de Puebla.

El tercer sector tiene la capacidad de influir en el comportamiento de las personas, la agenda y el diseño de las políticas públicas y la responsabilidad social de las empresas.

En suma. Su visión, pasión y compromiso es construir ciudadanía.

Han hecho causa con lo que le preocupa a las personas, pero también con aquello que compromete a la humanidad en su conjunto. Independientemente de que trabajen con individuos, comunidades o causas globales; su labor es igualmente relevante.

Coincidimos con el Presidente Enrique Peña Nieto, en que la participación social complementa, enriquece y fortalece la acción de Gobierno.

Los retos que como generación enfrentamos exigen una sociedad civil fuerte y organizada.

Asimismo, es fundamental el diálogo y la colaboración de los ciudadanos con sus autoridades para que todos puedan contribuir, desde el ámbito de su competencia, a la construcción de un México mejor.

Bajo este principio, desde el inicio de mi Administración hemos sumado esfuerzos con diversas organizaciones de la sociedad civil, a las cuales considero oportuno reconocer.

En el rubro de seguridad pública, valoramos la contribución de México Unido Contra la Delincuencia, Alto al Secuestro, y las 91 organizaciones que integran la Red Ciudadana de Prevención del Delito.

En materia de educación, trabajamos con Enseña por México y Worldfund para la capacitación de docentes y la enseñanza del inglés. Además, hicimos causa común con Impulsa para formar emprendedores; con Fundación Azteca para implementar el modelo educativo Escuela Nueva; con la Asociación Educación por la Experiencia para la enseñanza de valores.

Con la Fundación Únete en el equipamiento tecnológico de aulas; y con IBM México a través de módulos didácticos de capacitación para niños.

Asimismo, hemos entregado becas a estudiantes con el apoyo de BBVA Bancomer, Fundación Televisa y Nacional Monte de Piedad.

De igual manera, trabajamos estrechamente con Actívate por Puebla para elaborar la iniciativa de ley para educación superior.

En materia de salud, reconocemos el apoyo de la Fundación Río Arronte en la adquisición de ambulancias y el equipamiento de diversos hospitales en el estado.

Adicionalmente, se han llevado a cabo trasplantes de órganos para personas de escasos recursos y la entrega de sillas de ruedas; aparatos ortopédicos, auditivos y ópticos, gracias al apoyo de las Fundaciones Alden Minerals, Telmex, MVS Radio, One Sigth, Devlin, Ver Bien para Aprender Mejor, Banco Compartamos, Wheelchair Foundation, el Instituto Carlos Slim de la Salud y el Club Rotario.

En coordinación con Fundación FEMSA, implementamos el Programa Tu Mejor Jugada, Deporte para la Activación Física de Niños y Jóvenes.

En materia alimentaria, se han puesto en funcionamiento unidades móviles con el apoyo del Banco de Alimentos, la CANIRAC, Volkswagen y Cien.

En materia ambiental, trabajamos con la Asociación Alternativas y Procesos de Participación Social para promover el cuidado del agua.

Agradezco a todas las organizaciones que han llevado a cabo proyectos, programas y acciones de manera coordinada con el gobierno del estado de Puebla, en beneficio de los ciudadanos.

Reitero mi compromiso de continuar trabajando hombro con hombro con la sociedad civil en la transformación del estado.

Desde el inicio de mi carrera política, he tenido la oportunidad de trabajar con el tercer sector.

Como Diputado Federal, suscribí la Ley de Fomento a las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Como Senador de la República, tuve el privilegio de presidir la Comisión de Organizaciones No Gubernamentales, y como Gobernador, he respaldado la profesionalización de las organizaciones de la sociedad civil, apoyando su certificación ante el Centro Mexicano para la Filantropía.

Finalmente, me es grato informarles que el día de hoy, he enviado al Honorable Congreso del estado, una iniciativa para crear la Ley de Fomento a las Organizaciones de la Sociedad Civil en el estado de Puebla.

Señoras y señores:

Estoy convencido que las reflexiones, producto de este encuentro, permitirán al tercer sector pensar y repensar los métodos de trabajo para la defensa de los derechos de las personas, la promoción de sus oportunidades de bienestar y las propuestas de políticas públicas.

Bienvenidos los hombres y mujeres que, desde la sociedad civil, también apuestan por construir un mejor futuro.

En esta tarea, todos tenemos un papel que cumplir. Los distintos órdenes de gobierno son entes que se encargan de una determinada función al servicio de la sociedad.

En este contexto, todos debemos asumir nuestras responsabilidades y comprometernos, dentro del ámbito de nuestra competencia, a llevar a cabo las acciones que le permitan al país acceder a un Estado superior de desarrollo, que es el objetivo común promovido por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Le reitero, señor Presidente, mi total compromiso de continuar trabajando bajo su liderazgo, de manera coordinada y conjunta con el Gobierno de la República, para construir un Estado más justo, más equitativo y con oportunidades para todos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el ciudadano Jorge Eduardo Familiar Haro, Presidente del Consejo del Centro Mexicano para la Filantropía.

-C. JORGE EDUARDO FAMILIAR HARO: La prosperidad de las naciones no se debe al clima, a la geografía, o a la cultura, sino a las políticas dictaminadas por las instituciones de cada país, y en la construcción de esas políticas no sólo participan las instituciones gubernamentales, sino, también, las instituciones creadas por la sociedad civil.

Muy buenos días.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

En nombre de todos los presentes, le expreso nuestro reconocimiento por haber aceptado presidir esta ceremonia de inauguración. Su presencia nos estimula y alienta, y habla de la importancia que su Gobierno otorga a este movimiento de la sociedad civil Iberoamericana.

Muchas gracias.

Señor Gobernador de Puebla, doctor Rafael Moreno Valle:

En nombre de los organizadores y convocantes, le extiendo un agradecimiento especial por el invaluable apoyo de su gobierno para la celebración de este 12 Encuentro Iberoamericano en este bello, histórico y progresista estado de nuestra República.

Muchas gracias.

Señor Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio Chong. Gracias por su presencia.

Señora Secretaria de Desarrollo Social, licenciada Rosario Robles Berlanga, igualmente la salud con aprecio y le agradezco mucho su presencia y apoyo.

Señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, licenciado Gerardo Ruiz Esparza, agradezco su presencia.

Maestro Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, muchas gracias.

Señora Luisa Mariana Pulido de Sucre, Presidenta de los Encuentros Iberoamericanos de la Sociedad Civil, gracias por el servicio que ha prestado para dar continuidad a este movimiento.

Señor Javier Nadal, Presidente de la Asociación Española de Fundaciones, a cargo de la Secretaría Ejecutiva; señor Manuel Arango, Presidente Honorario del CEMEFI y uno de los principales impulsores de los Encuentros Iberoamericanos; señor Raúl Medina Mora Icaza, Presidente del 12 Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil, muchas gracias por presidir el comité organizador.

Señor Jorge Villalobos, Presidente Ejecutivo del CEMEFI y coordinador de este evento.

Y saludos a todos los demás distinguidos miembros del presídium.

Doy la más cordial bienvenida al Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Argentina, Antonio Juan Bonfatti, y de su esposa, la doctora Silvia Trócoli, Secretaría de Inclusión de Personas con Discapacidad de la Provincia de Santa Fe.

Igualmente, a funcionarios de los gobiernos de Brasil, Guatemala, Honduras y México. En especial, a la doctora Vanessa Rubio, Subsecretaria de Relaciones Exteriores para América Latina.

Gracias por su presencia a todos ustedes, amigos y colegas de la sociedad civil de México e Iberoamérica, hombres generosos y participativos de 16 países de la región, incluido el nuestro, que han decidido dedicar su tiempo, talento, visión y pasión para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir, donde prevalezca y se reconozca la idéntica dignidad de todos y la igualdad de derechos y deberes.

En nombre del comité organizador y de los comités convocantes, los recibimos en este moderno auditorio, con la más cordial bienvenida a este Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil.

He iniciado mi mensaje con una idea desarrollada recientemente por reconocidos académicos norteamericanos, que sostienen que las naciones que prosperan son aquellas que cuentan con una sociedad civil organizada, fuerte, independiente y participativa, y con un Gobierno que la escucha y atiende; atiende sus recomendaciones y demandas para definir o modificar las políticas públicas.

La historia reciente de toda la región Iberoamericana muestra importantes avances en el sector de organizaciones de la sociedad civil, de la cual también forma parte la empresa. Ha crecido, se ha profesionalizado, ha evolucionado en sus roles y expresiones. Tema central de este encuentro.

También, entiende el papel complementario que desempeña en la sociedad, con una nueva relación con el Gobierno y con la empresa. Se trata de una nueva relación de colaboración crítica y autónoma con los gobiernos, de alianzas intersectoriales para avanzar en el logro de mejores condiciones de vida para todos, especialmente quienes sufren exclusión de cualquier tipo y falta de oportunidades.

Una nueva relación entre los distintos sectores y actores sociales, en las que cada uno asume su responsabilidad para la construcción del bien público.

La sociedad civil organizada está animada por el valor de la solidaridad y la preocupación por el prójimo. Su fortaleza proviene de la convicción de que cada uno de nosotros somos responsables de nuestro propio destino, y que el devenir de la historia depende de lo que hagamos.

Las organizaciones de la sociedad civil son portadoras de futuro. Por ello, son un componente indispensable en toda sociedad moderna.

Ofrecen servicios, generan liderazgos, promueven y practican la democracia, son un laboratorio social, fortalecen el tejido social. Son un baluarte de los valores sociales y promueven el cambio, entre otros muchos atributos.

Ante los enormes retos sociales, está brillando la creatividad de los ciudadanos para encontrar nuevas soluciones a los problemas que enfrentamos.

Florece la innovación social en todos los campos que, bien sistematizada, se convierte en el mejor aporte de la sociedad civil, al convertirlas en propuestas de políticas públicas que, instrumentadas por los gobiernos, renuevan el espacio social.

Durante estos tres días, estaremos reflexionando en la evolución de los roles que juega la sociedad civil en los estados modernos.

Primero, fue el cuidado y la atención a grupos vulnerables. Luego, la búsqueda del desarrollo autogestivo y la defensa de los derechos ciudadanos postulados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Y ahora, en los últimos años, como promotor de políticas públicas junto con los gobiernos.

Hechos tan lamentables como los que hemos conocido recientemente a través de los medios de comunicación en nuestro país y en otras regiones del mundo, en los que aparece el desprecio al valor de la vida, muestran la necesidad urgente de que la sociedad civil y los gobiernos de todos los niveles trabajen de manera conjunta para hacer frente a estos problemas.

Y otra vez aparece la sociedad civil como baluarte de los valores que sustentan nuestra vida en comunidad.

Por ello, consideramos que espacios de encuentro como éste, nos ofrecen a todos una oportunidad para reflexionar acerca de los nuevos roles que deben desempeñar cada una de las estructuras con conforman el tejido social, para evitar su descomposición y contribuir a su fortalecimiento.

Señor Presidente, Enrique Peña Nieto:

En noviembre del 2012, siendo usted Presidente electo, nos acompañó en la Reunión Anual del Centro Mexicano para la Filantropía.

Durante su intervención, manifestó a los presentes su compromiso de trabajar muy de cerca con las organizaciones de la sociedad civil e impulsar cambios legales que estimulen su crecimiento y propicien su desarrollo.

Coincidimos plenamente con lo que usted manifestó en esa ocasión: Es imprescindible que las organizaciones de la sociedad civil sean cada día más profesionales y eficientes, con lo cual los gobiernos, en sus diferentes niveles, contarán con un aliado más fuerte para beneficio de todos los sectores del país. Cierro la cita.

Reconocemos que ha habido avances y un diálogo abierto y fluido con su Administración. Con todo, creemos que hay áreas que permitirían el mayor crecimiento y fortalecimiento de la sociedad civil de nuestro país.

Junto con otras organizaciones, hemos elaborado una agenda mínima que hoy deseamos proponerle trabajar junto con su Gobierno.

Primero. Desarrollar estímulos de todo tipo para incrementar las donaciones privadas de tiempo, talento y recursos.

Segundo. Transparentar e incrementar los recursos gubernamentales para el apoyo de las organizaciones de la sociedad civil, constituidas para causas de bien público.

Tercero. Promover un marco legal y fiscal que promueva y facilite la creación de nuevas fundaciones y asociaciones, y su desarrollo sustentable.

Señor Presidente:

Deseamos sumarnos a la tarea de mejorar las condiciones de vida de todos los mexicanos, como lo hemos hecho antes, a través de iniciativas como el Programa PROSPERA.

Deseamos seguir sirviendo a nuestro país, adoptando y aportando soluciones, continuar construyendo soluciones junto con los gobiernos, asumiendo siempre nuestro papel y nuestra responsabilidad en la búsqueda de una sociedad más justa, equitativa y próspera, como lo señala la misión del Centro Mexicano para la Filantropía.

Sabemos todos que hay mucho camino por recorrer, y estamos dispuestos a asumir la parte del recto que nos corresponde para hacer avanzar en México.

En diciembre del 2013, el Centro Mexicano para la Filantropía alcanzó 25 años de vida institucional. Para conmemorar este acontecimiento, decidimos organizar eventos públicos que nos permitieran saber de dónde venimos y hacia dónde vamos en los temas que nos competen: fortalecimiento de la cultura de filantropía y responsabilidad social; voluntariado; así como los marcos legales y fiscales.

En este caminar, hemos compartido y aprendido de muchas personas y organizaciones de la región de Iberoamérica y de otras latitudes.

Nos da mucho gusto concluir esta conmemoración con su presencia, y la de nuestros pares de Iberoamérica.

Todos juntos podremos seguir fortaleciendo la responsabilidad y el compromiso ciudadano de crear condiciones que contribuyan a la tarea de hacer de México y de la región Iberoamericana, un mejor lugar para que todos vivan con dignidad y desarrollen todas sus potencialidades.

Con ciudadanos, organizaciones y empresas que ejerzan sus derechos y cumplan con sus obligaciones, lograremos mejores sociedades para bien de todos.

En este contexto, este encuentro es una magnífica oportunidad para continuar con el diálogo entre el Gobierno, la sociedad civil y las empresas socialmente responsables, para establecer metas conjuntas y definir mecanismos eficaces para alcanzar objetivos comunes.

Queridos amigos:

Que este 12 Encuentro Iberoamericano, celebrado en la Ciudad de Puebla de Zaragoza, sea una oportunidad para que los particulares, las organizaciones de la sociedad civil y el Gobierno, articulemos nuestra visión y esfuerzos para luchar contra la pobreza, erradicar la miseria y trabajar por el respeto a la idéntica dignidad humana.

Señor Presidente:

Juntos, lo vamos a lograr. Tenemos un gran país. Hagamos cada uno lo que nos corresponde.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el licenciado Raúl Medina Mora, Presidente del 12 Encuentro Iberoamericano.

-LIC. RAÚL MEDINA MORA: En su ya emblemático libro: Por qué fracasan los países. Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza. Los profesores y economistas Daron Acemoglu, del MIT, y James Robinson, de Harvard, ofrecen el resultado de su investigación para tratar de explicarnos por qué unos países son prósperos y otros no.

A la conclusión, que acaba de mencionar nuestro Presidente Jorge Familiar. A la conclusión que llegan, es que la diferencia entre unos países y otros, no está, como se ha creído, en el pasado, en la geografía, la etnia, la cultura, los recursos naturales o el clima, sino en el carácter de las instituciones del Estado y la participación y fortaleza de la sociedad civil.

En este libro muestran con contundencia que en los países donde las instituciones políticas están al servicio de la ciudadanía, y las instituciones económicas fomentan el emprendimiento y la creatividad, al tiempo que cierran el espacio a toda concesión arbitraria, se genera riqueza, y ésta, por la competencia, se distribuye de manera más equitativa.

La tesis de Acemoglu y Robinson, reconocida ahora por muchos Premios Nobel de Economía, muestra que estamos en el camino correcto y debe de animarnos a continuar con ánimo renovado en nuestro esfuerzo de construir ciudadanía y una sociedad civil organizada, fuerte y participativa. Es condición sine qua non para alcanzar el desarrollo.

Hoy, más que nunca, debemos ser conscientes y asumir que el Estado se constituye del Gobierno y la sociedad civil.

Nosotros, la sociedad civil, somos la otra cara del Estado, y sin nosotros, la posibilidad de la construcción de una sociedad plenamente democrática, desarrollada y equitativa, no sería posible.

De esa dimensión es nuestra tarea, que no se agota en las acciones desarrolladas por las organizaciones de las que somos parte; todas, sin lugar a duda, muy valiosas, sino va más allá, y consiste en participar en la construcción de las políticas públicas y en vigilar que éstas se hagan realidad.

En una democracia plena, la sociedad civil juega un rol significativo y crítico en la construcción de país. Por ello, hemos seleccionado al título de Nuevos Roles y Expresiones de la Sociedad Civil como el título de este 12 Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil que ahora nos reúne. No es una ocurrencia.

Los organizadores discutimos intensamente sobre cuál podría ser el tema de esta reunión en este momento histórico. Y terminamos por elegir éste, porque pensamos que en Iberoamérica la sociedad civil ocupa nuevos espacios y desarrolla innovadoras experiencias que debemos conocer, analizar, debatir y aprender de ellas.

En todos los países de la región, en unos más que en otros, la ciudadanía y la sociedad civil organizada desarrollan actividades en nuevos frentes y se hacen cada vez más presentes en el espacio público. No es todavía lo que debería de ser. Falta mucho por hacer. Pero es evidente que crece y se fortalece.

Esta reunión es una gran oportunidad para conocer qué está pasando, cuáles son las tendencias de la sociedad civil.

Es un espacio para discutir sobre cuál es ahora el papel de la sociedad civil organizada en el desarrollo del Estado. Sin una sociedad civil fuerte y creativa, como lo hacen ver Acemoglu y Robinson, no vamos a alcanzar la sociedad incluyente y equitativa que todos y todas queremos.

Sin el involucramiento de la sociedad civil en la construcción del Estado, tarea que comparte con el Gobierno, no será posible alcanzar los niveles de desarrollo de los países que ya hicieron, precisamente, por tener esas instituciones democráticas e incluyentes, y una muy poderosa sociedad civil organizada.

Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Señor doctor Rafael Moreno Valle, Gobernador del Estado de Puebla.

Distinguidos miembros del presídium.

Amigas y amigos todos:

Doy la bienvenida a todos.

Nos da muchísimo gusto que estén aquí.

Esta reunión es muy importante por tres razones principales:

La primera. Por la presencia de todas y todos ustedes, que traen aquí su enorme experiencia y compromiso por hacer un mundo mejor.

La segunda. Por la pluralidad de los asistentes que permite intercambio, debate y diálogo constructivo entre Gobierno y sociedad civil.

Y la tercera. Por los temas que vamos a discutir en las distintas mesas en torno a estos nuevos roles y expresiones de la sociedad civil.

El 12 Encuentro de la Sociedad Civil es un espacio idóneo para obtener un entendimiento compartido en torno a lo esencial de la interacción personal e institucional para lograr cambios positivos, duraderos y de impacto social; trátese de un proyecto de desarrollo comunitario, una iniciativa de ley que mejore las condiciones de la población o el establecimiento de alianzas a favor de la población vulnerable.

Estoy seguro que están dadas las condiciones para que, a través del debate y el diálogo en estos tres días de trabajo, lograremos conclusiones y compromisos de acción que nos lleven a desarrollar sociedades civiles fuertes, comprometidas, creativas y participativas.

Muchas gracias a todos por estar aquí.

-MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra la señora Luisa Mariana Pulido, Presidenta de los Encuentros Iberoamericanos.

-SRA. LUISA MARIANA PULIDO DE SUCRE: Muy buenas tardes a todos.

Distinguido licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; doctor Rafael Moreno Valle Rosas, Gobernador del Estado de Puebla, México; Salvador Arreola, Secretario para la Cooperación Iberoamericana de la Secretaría General Iberoamericana.

Jorge Eduardo Familiar, Presidente del Consejo Directivo del Centro Mexicano para la Filantropía; Raúl Medina Mora, Presidente del 12 Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil; Jorge Villalobos, Presidente Ejecutivo del Centro Mexicano para la Filantropía; Manuel Arango, Presidente Honorario del CEMEFI y expresidente de los Encuentros Iberoamericanos.

Javier Nadal, Presidente de la Asociación Española de Fundaciones y Secretaría de los Encuentros Iberoamericanos.

Todos los representantes del Gobierno Federal y estatal.

Queridos amigos de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil:

Es para mí un privilegio poder expresar en nombre propio y en el del Consejo Directivo de los Encuentros Iberoamericanos, la más cordial bienvenida a todos ustedes a este 12 Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil.

Son estos encuentros siempre una celebración de la ciudadanía Iberoamericana comprometida con las mejores causas de la región.

Deseo agradecer y reconocer el inmenso trabajo realizado por el comité organizador: a su presidente, su coordinador, a todas las personas que integran a este gran equipo.

Con un empuje extraordinario del Centro Mexicano de Filantropía, de las fundaciones Manuel Arango, Azteca, Carlos Slim, Fundación Mexicana para la Salud, Televisa, Telmex, Nacional Monte de Piedad. Al gobierno de Puebla, por todo su apoyo y colaboración por hacer posible la realización de este encuentro.

A los diversos comités voluntarios, esta excelente logística, convocatoria, en una ciudad maravillosa que nos acoge como en casa, cuidando todos los detalles.

También, quiero agradecer profundamente el compromiso de los miembros del Consejo Directivo de los Encuentros Iberoamericanos de 13 países en este encuentro.

Están presentes, acompañan este movimiento, lo mantienen vivo, caracterizado por ser un esfuerzo voluntario de personas e instituciones sin otro interés que el de sumar esfuerzos y motivaciones por el bien común y hacia el desarrollo.

Saludo con mucho gusto a ustedes que realmente son los protagonistas de este evento.

Nos acompañan de diversas regiones: de México, de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, España, Guatemala, Honduras República Dominicana, Panamá, Portugal, Uruguay y Venezuela.

Estamos aquí, hoy, para dar continuidad a una tradición que inició hace 22 años. Se cumplían los 500 años del descubrimiento de América, cuando el Presidente del Centro Español de Fundaciones, don Antonio Sáenz de Miera, convocó al Primer Encuentro de Fundaciones Iberoamericanas, a realizarse en Cáceres.

El reto de la sociedad civil Iberoamericana, los encuentros han sido eso; encuentros de personas interesadas en lo público, vinculadas y organizadas en instituciones.

A lo largo de estos 22 años, han participado en estos encuentros más de cuatro mil 100 personas, de mil 600 instituciones; muchas de ellas son redes que aglutinan a muchas más organizaciones.

En cada uno de los países podemos encontrar personas con quien podemos interactuar, esto es invaluable.

En este momento, yo pienso que Antonio, Manuel Arango, Fernando Castro y Castro, Luisa Elena Pulido y todos aquellos de los miembros del comité organizador y los fundadores, no pensaron que iba a tener esta continuidad, que iba a tener este compromiso y que íbamos a tener este salón tan lleno en México, en Puebla, teniendo una capacidad de discusión enorme.

Es un movimiento que se crea sin estructura física, con compromiso de cada uno de mantenernos en comunicación y cada dos años realizar un encuentro.

Hoy, creemos en la necesidad de una comunicación constante. Por ello, hemos venido evolucionando y seguiremos avanzando en implementar una plataforma de acción común.

Los Encuentros Iberoamericanos han sido un espacio de aprendizaje colectivo. Los temas elegidos en estos 22 años han ido marcando la agenda de la reflexión de la sociedad civil, de ahí la importancia.

Hemos analizado los retos que enfrentamos como sociedad, en España; las áreas de oportunidad para fortalecer la acción ciudadana y solidaria organizada, en México, con la presidencia de Manuel Arango.

La relación con y desde el mercado, en Brasil; la revisión del contrato social vigente, en Argentina; la responsabilidad frente a lo público, en Colombia; la economía y sus impactos sociales, en España, la comprensión cabal de la ciudadanía, en Brasil; la responsabilidad, legalidad y generosidad, en México; la necesidad de alianzas intersectoriales entre gobierno, empresa y ciudadanía, en Ecuador; el fortalecimiento de la ciudadanía, en Argentina; y el último realizado en España, hace dos años, un cambio necesario que pone en agenda las nuevas tendencias de acción social.

Por primera vez se transmitió el evento en línea, el crowdfunding como mecanismo de financiamiento, la incidencia pública con redes, la importancia de experiencias internacionales y su aplicación local con programas locales de intervención social; las fundaciones comunitarias y su conexión en la base, siempre evolucionando y adoptando estos encuentros a las necesidades del tiempo, documentando cada uno de estos espacios de interacción con resultados que se traducen en cada uno de nuestros países hacia el fortalecimiento de la sociedad civil, sus agrupaciones y todas sus actividades.

En España, al momento de asumir la presidencia, y de acuerdo con el consejo directivo, nos planteamos el reto de crear una plataforma interactiva para todos nuestros miembros, que nos permita la comunicación permanente, actuar y difunda nuestros programas para que toda la comunidad presente tenga acceso e interactúe.

Gracias al apoyo de instituciones, se va haciendo realidad, y un impulso extraordinario de Juan Andrés García, desde la Asociación Española de Fundaciones y todo el comité directivo.

Ampliar nuestro Consejo Directivo a nuevos países y redes, donde, con éxito, tenemos hoy nuevos miembros de Argentina, Colombia, Panamá, Portugal y Venezuela.

Incorporar a jóvenes activos en la sociedad civil con sus propuestas a nuestra iniciativa. En este encuentro, con el esfuerzo del Comité Organizador, hoy se muestran 26 experiencias.

Este movimiento ha incidido y apoyado en la creación de redes que aumentan el impacto social en los países miembros. Muchas de ellas luego se han incorporado al movimiento y han sido pilares fundamentales de los encuentros.

Por ejemplo, en Brasil, el GIFE; Grupo de Institutos, Fundaciones y Empresas, en 1995; en Argentina, el Foro del Sector Social y el Grupo de Fundaciones y Empresas.

Nuestro Consejo, siempre activo en apoyar los procesos de creación e impulsando iniciativas en Perú, en Chile, abiertos a compartir para que se sumen a este gran esfuerzo.

Igualmente, desde los inicios se planteó la necesidad de trabajar en conjunto con la Cumbre Iberoamericana para el Desarrollo.

Con ello, estamos alienados, y más allá de eso, con las diferentes agrupaciones que han nacido y muchos de nuestros miembros participan activamente, como son Red América, Solidarios Cívicos, entre otras.

América Latina ha vivido en estos últimos años procesos de crecimiento económicos sin precedentes. Estamos viendo desde el año pasado un descenso, el final de una época donde los productos y materia prima, o commodities, disfrutaron de precios excepcionalmente altos, con un impacto beneficioso en algunas economías latinoamericanas.

En este periodo, tenemos países que han logrado acuerdos comerciales y apertura de mercados, que han incidido positivamente en su productividad y generación de empleo.

También, está un grupo que ha logrado disminuir la población que vive en condiciones de extrema pobreza, donde hay una clase media creciente que demanda y exige mejores condiciones.

Sin embargo, como región, seguimos ostentando los niveles más altos de desigualdad. Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, aún con un crecimiento económico de un 2.5 por ciento en el 2013, anuncian que el crecimiento ha estado liderado por el consumo, privado y no por la inversión.

Destaca que existen desigualdades en materia de capacidades y educación en la región, y que se debe fortalecer la capacidad productiva con mayor inversión en ciencia y tecnología.

De los 7.2 billones de personas en el mundo, todavía hoy, en el 2014, hay mil 200 millones que viven con menos de un dólar 25 al día; hay 200 millones sin empleo.

Los problemas de pobreza, acceso a la educación de calidad, salud, migración, corrupción, narcotráfico, desigualdad, oportunidades de trabajo, nos retan a enfrentarlos con creatividad y determinación para incidir en la búsqueda de soluciones. Y es, en esta red, que se pueden multiplicar las soluciones para estos retos.

La democracia en la región también es un tema de análisis. Es allí donde tiene un papel fundamental la ciudadanía organizada para atender la amplísima gama de causas de interés público.

Si damos una mirada a la región, vemos que aquellos países que están teniendo resultados positivos con mayores avances, son aquellos donde se implementa un modelo de progreso, que requiere de responsabilidad individual y colectiva, con articulación de actores, como vemos aquí; con más democracia, más transparencia, más uso de tecnología, más inclusión, más participación y apertura para construir un tejido social y empresarial que busca el bienestar de todos.

En estos 22 años, el mundo ha cambiado exponencialmente y con una rapidez que vemos cada vez más acelerada.

Si tomamos un segundo en pesar qué teléfono celular teníamos hace 20 años, y qué tenemos hoy, eran los ladrillos que no tenían pila ni memoria. Hoy, en día, tienes la oficina en tu mano. Ese teléfono inteligente con capacidad de almacenaje y posibilidad de hacer todo lo que tú necesitas en tu mano.

Es impresionante la capacidad de conectar al momento, saber la hora de la muerte de García Márquez, saber qué está pasando en cada parte del mundo en el instante, tener noticias, a veces se tienen de más, pero en esa medida se ha generado una mayor conciencia ciudadana, una capacidad de reacción.

Los procesos de globalización, totalmente abiertos y sin fronteras, usan estas tecnologías de información y comunicación en todas sus formas.

Permiten intervenciones de la ciudadanía en la determinación de lo público, en masificar mensajes, en la formación en línea, elimina barreras al acceso de la formación. Sin duda, estamos en un nuevo escenario con grandes retos que inciden en las grandes mayorías. La sociedad incide en lo público, abierto a las redes sociales.

En este contexto, hace pocos meses todos vimos en acción una campaña de recolección de fondos sin precedentes; el desafío del balde de agua fría o el Ice Bucket Challenge; una iniciativa para crear conciencia sobre la enfermedad de la esclerosis lateral amiotrófica, para recaudar dinero y encontrar la cura por medio de la investigación científica.

El fenómeno de unirse al reto lo asumieron empresarios, políticos, personalidades y personas comunes. Para que veamos la dimensión y cómo lo traemos a la colación con el tema de comunicaciones, hubieron 2.4 millones de videos compartidos en Facebook, en menos de tres meses; cuatro millones de twits, 142 millones de resultados en Google.

Lo más importante; recaudaron 200 millones de dólares en pocos meses. Una organización que el año anterior sólo había logrado 10 millones de dólares.

Lo que traigo aquí, de esta experiencia, es que a nosotros que trabajamos en este sector. Cómo conectó el mensaje con la masa. De manera rápida y sencilla, especificaba el destino de fondo, como campaña puntual fue muy exitosa. Lo importante a futuro con este tipo de iniciativas, es poderlas mantener a futuro.

Iniciativas que se ponen en el panorama mundial, temas y acciones, entre ellas; Caracol de Plata con su mensaje social que anima a otras instituciones y a otras empresas a hacer el bien común.

CNN Héroes, que destaca las acciones a nivel mundial que mueven masas. Manifiesto País, una muestra que se presentó con las voces de 66 poetas y autores frente a la situación social, económica y política de Venezuela.

Hoy, en Puebla, el tema central que nos convoca y nos atrae, es estar al día, entender los retos y los roles, y expresiones de la sociedad civil. Las experiencias que han sido seleccionadas en base a su impacto y a su bien común, desde los diferentes ámbitos, destacando redes sociales, tecnología y el acercamiento de nuestras organizaciones a las comunidades.

Una condición que maximiza los resultados está, sin duda, en mantener una estrecha relación entre Gobierno, empresa y sociedad civil; alinear esfuerzos y trabajar en conjunto por la educación, salud, vivienda, acceso a servicios financieros a las mayorías, cultura, desarrollo social y económico hacia toda la región.

En estos días veremos esas nuevas formas de organización, muchos de ellos espontáneos.

Se destaca la labor de las personas y organizaciones que han logrado conectar las necesidades con las soluciones de manera creativa, donde el éxito viene dado por una gestión eficaz, transparente, que logra el reconocimiento local e internacional que lo hace visible.

De todas estas experiencias y reflexiones, vamos dibujando las rutas para enfrentar nuestros retos a futuro, que animamos a que se asuman con responsabilidad, implementarlas con acciones que permitan incorporar todas estas experiencias en sus países.

Es Iberoamérica ese escenario donde se desarrolla la toma de decisiones de estas organizaciones, grandes incógnitas para conseguir superar los retos del milenio.

Para mantenernos al día, es importante percibir los cambios y el panorama constantemente fluctuante con raíces comunes y aun fuertemente reconocibles; la solidaridad y conexión con las causas que requieren ese apoyo; claridad en los objetivos, financiamiento, compromiso y capacidad de ese recurso humano para implementarlo.

Entender y atender las necesidades, un esfuerzo con participación de gobierno, empresa y sociedad civil para concretar las estrategias que tomen en cuenta los aprendizajes y se pueda dar el seguimiento a los resultados.

A lo largo de estos últimos 22 años, y los próximos que vienen, estamos construyendo entre todos los países de Iberoamérica una nutrida red de relaciones de personas que compartimos una misma visión: Ayudar a construir las mejores condiciones de vida para todos, especialmente para aquellos que menos oportunidades tienen.

Hoy, los invito a reflexionar, a debatir, a construir con nosotros esta comunidad de Encuentros Iberoamericanos, donde no dejemos sólo en palabras las experiencias, y hagamos nuestras las próximas acciones.

Recuerdo palabras de mi abuelo, Eugenio Mendoza, que inició su labor social en 1947, siempre decía: Todas las ideas son buenas, pero mucho mejor es cuando se ponen en práctica.

Seamos esta plataforma Iberoamericana, donde las buenas ideas se pongan en práctica.

Muchísimas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)