-MODERADORA: Señoras, señores, tiene la palabra el doctor Eruviel Ávila Villegas, Gobernador del Estado de México.

-GOBERNADOR ERUVIEL ÁVILA VILLEGAS: Muy buenos días.

Quiero primeramente, en nombre del Presidente Municipal de Ecatepec, de los Titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de México y, desde luego, a nombre del Gobierno del estado, dar la bienvenida a nuestro paisano, al amigo de Ecatepec, al aliado del Estado de México: al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto. 

Es su casa, señor Presidente.

Muchísimas gracias.

Saludo al maestro Roberto Gil Zuarth, Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República; al doctor Agustín Carstens Carstens, Gobernador del Banco de México.

Quiero también, señor Presidente, expresarle mi gratitud al Secretario de Gobernación, al Secretario de Hacienda, al Secretario de la Defensa Nacional, al Secretario de Marina y a todo su Gabinete Legal y Ampliado, porque sus instrucciones se han hecho cumplir.

El Gabinete del Gobierno Federal es un aliado permanente de los gobiernos locales y, especialmente, han apoyado y han estado muy pendientes del Estado de México. Por eso, les saludo, les doy la bienvenida, pero también, le agradezco al Gabinete del Gobierno Federal todo el apoyo que nos han brindado.

Bienvenidos a su casa, Ecatepec de Morelos.

Legisladoras, legisladores; Gabinete del Gobierno del Estado de México; honorable Cabildo de Ecatepec.

Amigas, amigos todos: 

Son 200 años de la muerte del Generalísimo José María Morelos y Pavón. Hoy, aquí, en Ecatepec de Morelos, recordamos su legado y la trascendencia de su obra. Fueron cinco años de vida pública en los que desarrolló cuatro campañas militares y una obra política, doctrinal y administrativa, que refleja el sentido social del  pensamiento de uno de los más grandes  insurgentes.

Aquel viernes 22 de diciembre de 1815, Morelos despertó en su celda, en la Ciudad de México, desayunó pan con café y, enseguida, fue encadenado de manos y pies. Era un hombre de fe, al pasar por la Basílica de Guadalupe intentó hincarse, pero el peso de sus cadenas se lo impidió.

Llegó aquí, a Ecatepec a la 1:00 de la tarde en donde el Sacerdote Miguel Salazar fue comisionado para asistirlo y preparar su sepultura.

A las 3:00 de la tarde en punto se arrodilló des espalda al pelotón y fue fusilado por el Ejército Virreinal.

Aquí en Ecatepec de Morelos murió el hombre, pero nació, nació el héroe. En ningún momento flaqueó la voluntad de Morelos para morir por México, por la Independencia y la preservación de la vida institucional que soñaba para el país.

Morelos fue General y fue arquitecto. Lo mismo peleó y ganó batallas, que puso los cimientos donde se edificaría la Nación mexicana. Creó el Congreso de Anáhuac, el primer Cuerpo Legislativo de la historia mexicana que aprobó en 1814 en Apatzingán, la primera Constitución de México.

Ahí en el Congreso teniendo como mayor arma el debate, la discusión, el análisis de ideas, el consenso y el acuerdo, Morelos presentó los Sentimientos de la Nación. Así, Morelos rompió abiertamente con las viejas instituciones y propuso las nuevas.

Más de dos siglos han pasado y en ese tiempo los mexicanos hicimos la Independencia; nos federalizamos en 1824; proclamamos Ayutla; excluimos a Santa Anna; hicimos la Reforma; expedimos la Constitución Liberal de 1857; repelimos la Intervención; restauramos la República; abolimos la Dictadura; nos fuimos a la Revolución y; Promulgamos la Constitución de 1917.

Y, hoy, en el México del Siglo XXI, gracias a su visión de Estado y voluntad política los mexicanos nos movemos hacia la transformación con las reformas innovadoras que impulsó el Presidente de todos los mexicanos, Enrique Peña Nieto.

Las reformas transformadoras acompañadas de un gobierno eficaz y eficiente han permitido que a tres años de su Gobierno, México haya entrado a una nueva etapa en su historia.

Hoy, tenemos un antes y un después.

Su Gobierno no solamente se inspira y guía en el legado de Morelos, sino que hace realidad las inspiraciones y sueños del Siervo de la Nación.

Que se eduque a los hijos del labrador y del barrendero, como a los del más rico hacendado, sentenció Morelos.

Y hoy, en pleno Siglo XXI con la Reforma Educativa, el Gobierno del Presidente Peña Nieto, ha sentado las bases para una educación de calidad a todos los mexicanos a la altura que exige el mundo globalizado.

Hoy, gracias al Programa de Escuelas al 100, tendremos más de 50 mil millones de pesos los estados para poder remodelar y apoyar más de 33 mil escuelas y beneficiar a alumnos de todos los niveles escolares.

Nuestro reconocimiento a la Secretaría de Hacienda por la creatividad financiera para poderse hacer llegar de estos recursos, y reitero el compromiso, señor Presidente, de los gobiernos locales del país, de aplicar estos recursos con eficacia, con prontitud, con honradez y con transparencia.

Hoy, gracias a la Reforma Educativa del Presidente Peña Nieto, han sido evaluados en el país más del 95 por ciento de las maestras y maestros.

En el Estado de México han sido evaluados más del 99 por ciento de las maestras y maestros, haciendo vigente la Reforma Educativa.

Vaya nuestro reconocimiento al Magisterio Federal, a las maestras y maestros del país, y especialmente a las y los del Estado de México, por honrar a Morelos haciendo vigente la Reforma Educativa.

Gracias, maestras. Gracias, maestros por su entrega.

En el Artículo 12 de los Sentimientos de la Nación, Morelos estableció que la ley debe moderar la opulencia y la indigencia.

Y hoy, la política social y de desarrollo económico del Gobierno Federal tienen como finalidad erradicar las carencias y promover el desarrollo de las familias.

Más de 23 millones de beneficiados por los programas que la Secretaría de Desarrollo Social brinda con puntualidad, sensibilidad y eficacia. En los últimos 33 meses, la inversión extranjera directa ha registrado niveles históricos superando más de 91 mil millones de dólares.

En tres años se han creado más de 1.9 millones de empleos formales, superando a las últimas cinco administraciones.

A los pueblos enteros que querían sumarse a la lucha Morelos les decía: es más poderosa su ayuda labrando la tierra para darnos el pan a los que luchamos.

Y hoy el campo mexicano, gracias a la política del Gobierno Federal ha recobrado su vocación productiva aportando al crecimiento económico.

También, sentenció Morelos que todo aquel que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare, lo defienda contra el fuerte y arbitrario.

Y hoy seis de cada 10 mexicanos tienen acceso al nuevo sistema de justicia penal acusatorio y en el Estado de México es un honor poderle informar, señor Presidente, que gracias al esfuerzo de su Administración estatal, al esfuerzo de ésta, el Nuevo Sistema De Justicia Penal opera al 100 por ciento.

Pero hemos ido más allá gracias al Poder Legislativo del estado, al Poder Judicial del estado, hemos implementado también y creado juicios orales en materia civil, en materia familiar, juicios orales en materia mercantil y juicios orales en materia laboral. Honrando de esta manera a Morelos.

Hoy, también contamos con un nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, un ordenamiento jurídico que tiene como valores centrales la protección de la víctima y el respeto a sus derechos, la presunción de inocencia, la reparación del daño, entre otros.

En esta nueva dinámica nacional el Gobierno de la República, ha privilegiado la legalidad y la vida institucional como pilares de nuestro proyecto de Nación de cara al Siglo XXI, tal como Morelos lo vislumbró en sus Sentimientos de la Nación.

Por eso, señor Presidente, hoy también, en nombre de los gobernadores del país, de la Conferencia Nacional de Gobernadores acudimos al llamado histórico de esta celebración para reiterar el compromiso de la CONAGO para seguir trabajando bajo su liderazgo, con su guía, haciendo cada quien la parte que nos toca y haciéndolo muy bien para que México siga creciendo y podamos seguir sirviendo a la gente a la cual nos debemos, siempre inspirados con el recuerdo de José María Morelos y con la visión del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto.

Señoras y señores; líderes comunitarios; amigas, amigos; paisanos ecatepequenses:

Siguiendo el ejemplo de Morelos, bajo su liderazgo, señor Presidente, los mexicanos estamos escribiendo un nuevo capítulo de nuestra historia.

Gracias a estos logros, a la voluntad de los Poderes de la Unión, al Senado de la República, a la Cámara de Diputados, al Constituyente Permanente y especialmente, al compromiso de la sociedad, hoy somos un país que se mueve y avanza hacia adelante.

Somos un país que se transforma, que camina con rumbo y paso firme hacia el futuro. Una Nación con retos por delante, sí, es cierto, pero con la firme convicción de hacerles frente con esperanza.

Y tal como en tiempos de la Independencia, los mexicanos, los que amamos esta tierra, asumimos esos retos como hermanos, de la mano de un líder visionario, de nuestro Presidente, quien, con sabiduría escribe el siguiente capítulo de nuestra historia de éxito para bien de todos los mexicanos.

Recordemos que el futuro no llega solo. Se construye poniendo toda nuestra pasión, capacidad y razón, tal y como lo hizo José María Morelos y Pavón.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Señoras, señores, acto seguido, el doctor Agustín Guillermo Carstens Carstens, Gobernador del Banco de México, hace uso de la palabra.  

-DR. AGUSTÍN CARSTENS CARSTENS: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador Constitucional del Estado de México, doctor Eruviel Ávila Villegas; señor Senador Roberto Gil Zuarth, Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República; señor Diputado profesor Arturo Piña García, Presidente de la 59 Legislatura del Estado de México.

Señor Magistrado, doctor Sergio Javier Medina Peñaloza, Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México; señora Procuradora General de la República; General Secretario de la Defensa Nacional; Almirante Secretario de Marina; señoras y señores Secretarios de Estado.

Señores funcionarios del Gobierno del Estado de México.

Señor Presidente Municipal de Ecatepec de Morelos.

Señoras y señores Legisladores.

Representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En abril de este año, con gran tino y sentido cívico, el Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, envió a la Cámara de Diputados una iniciativa que propuso la acuñación de una Moneda Conmemorativa del Bicentenario Luctuoso del Generalísimo José María Morelos y Pavón.

Celebro que el Presidente de la República haya dispuesto la emisión de una moneda como medio apropiado para honrar los actos heroicos y el trascendente ideario de José María Morelos, mismos que contribuyeron al diseño institucional de nuestra Patria.

En efecto, una moneda de curso legal y a la vez de carácter conmemorativo como la que hoy se pondrá en circulación, es el vehículo ideal para que millones de mexicanos demos homenaje y recordemos el legado siempre vigente de Morelos a nuestra Nación.

No me corresponde extenderme acerca del valioso ideario que Morelos plasmó en Los Sentimientos de la Nación y que más tarde quedaría consagrado en 1814 en la Constitución de Apatzingán.

Tan solo mencionó luminosos postulados de dicho ideario que son, sin lugar a dudas, precursores del entramado Constitucional que nos fundamenta como Nación.

Tales postulados son: la igualdad de todos los mexicanos ante la ley y la supremacía de la ley sobre cualquier interés particular; la división de poderes; la imperiosa necesidad de moderar la opulencia y la indigencia; el respeto a la propiedad y; finalmente, pero no al último, la convicción de que la soberanía radica en el pueblo.

Por todo ello, para el Banco de México ha sido particularmente honroso ordenar a la Casa de Moneda de México la acuñación de esta moneda de conformidad con el Decreto correspondiente publicado en el Diario Oficial de la Federación el 27 de octubre pasado.

Con el fin de que justo hoy, al cumplirse 200 años del trágico fusilamiento de Morelos aquí en Ecatepec, pudiésemos ponerla en circulación, mediante la entrega de la primera pieza al señor Presidente de la República.

Es interesante subrayar que Morelos tuvo un papel destacado en la historia monetaria de México ya que la escases de moneda de oro y plata en los territorios bajo su dominio dificultaba las operaciones comerciales y la realización de pagos, entre ellos, los deberes a favor de su ejército. Por lo que dispuso la acuñación de su propia moneda.

Sus monedas llevaban un arco y una flecha a modo de rosa de los vientos, la palabra (inaudible) y el monograma de su apellido.

Aunque acuñó algunas piezas de plata, la inmensa mayoría fueron de cobre.

Estas últimas, promesas de pago redimibles al triunfo de la insurgencia.

Se podría decir que el Generalísimo Morelos fue el introductor de la moneda fiduciaria en México.

No sobra señalar que la acuñación de monedas es una de las diversas formas en que se va formando la imagen de una Nación.

Es por ello que la moneda que hoy se pone en circulación, como todas las de nuestro país, lleva en el anverso el Escudo Nacional y la Leyenda Estados Unidos Mexicanos, en tanto que el reverso muestra el efigie de Morelos de perfil, enmarcada en la leyenda: Bicentenario Luctuoso del Generalísimo José María Morelos y Pavón 1815-2015, 20 pesos.

Esta moneda, además de ser de aceptación obligada en cualquier transacción, tiene un carácter conmemorativo, y sabemos, porque así sucede con otras monedas de esta naturaleza, que mucha gente querrá atesorarla por su significado histórico a despecho de su utilidad como medio de pago y unidad de cuenta.

Es pertinente aclarar que la práctica de la que se valió Morelos para acuñar su propia moneda fue ampliamente utilizada en el devenir histórico de nuestro país, desde la lucha de Independencia y hasta que se fundó el Banco de México en 1925; lo que ha dado a nuestro país una gran variedad y riqueza en términos de especímenes numismáticos para beneplácito de estudiosos y coleccionistas.

No obstante, ello no fue beneficioso para el conjunto de la sociedad ya que, por ejemplo, durante la Revolución Mexicana la gente se vio obligada a aceptar monedas y billetes emitidos por las diversas facciones en lucha; y tal desorden monetario condujo a México al poco honroso sitio de ser el primer país que padeció una hiperinflación a principios del Siglo XX.

Sirva esto para contrastar las condiciones de estabilidad y baja inflación que actualmente vivimos los mexicanos.

En nuestros días se ha normalizado el manejo de los signos monetarios, y hemos alcanzado la inflación más baja desde que se llevó un registro nacional del crecimiento de los precios al consumidor.

Más aún, es previsible que este año de 2015, la inflación termine muy cerca de dos por ciento, además de que para el mediano y largo plazos las expectativas e inflación de los analistas y las que expresan los inversionistas a través de sus decisiones en los mercados financieros, están prácticamente ancladas alrededor del 3 por ciento; es decir, son plenamente congruentes con la meta de inflación del Banco de México.

Este histórico logro en materia de inflación es producto de muchos factores. Desde luego, es resultado de la perseverancia para mantener, durante muchos años, una política monetaria y una política fiscal responsables y prudentes.

Asimismo, han contribuido a este logro varias de las reformas estructurales propuestas por el Gobierno del Presidente Peña Nieto, y aprobadas y enriquecidas por el Honorable Congreso de la Unión, ya que dichas reformas, además de favorecer y garantizar una mayor competencia se han traducido en importantes reducciones de precios, tales como los de los servicios de telecomunicaciones, de electricidad, así como de otros energéticos, como es el caso del gas natural.

Una buena noticia es que esos efectos favorables de las reformas estructurales que han coadyuvado al logro de una inflación baja y estable no se han agotado y seguirán rindiendo frutos en los años próximos venideros.

Tomando todo lo anterior en consideración es para mí un gran honor en este espléndido marco y en esta singular ocasión, frente al Presidente de la República, poner en circulación la Moneda Conmemorativa del Segundo Bicentenario Luctuoso del Generalísimo José María Morelos y Pavón, como sincero homenaje al Siervo de la Nación y en recuerdo a los ideales que animaron su lucha insurgente.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Invitamos a los asistentes de este evento a presenciar la proyección del video: Moneda Conmemorativa de 20 Pesos.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: A continuación el doctor Agustín Guillermo Carstens Carstens, Gobernador del Banco de México hará entrega de una moneda conmemorativa de los 200 años del fusilamiento del Generalísimo don José María Morelos y Pavón, Siervo de la Nación, al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

(ENTREGA DE MONEDA CONMEMORATIVA)

-MODERADOR: Acto seguido el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, entregará el Manuscrito de la Historia del Sitio de Cuautla del Capitán Felipe Benicio Montero, al doctor Eruviel Ávila Villegas, Gobernador del Estado de México.

(ENTREGA DE MANUSCRITO)

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO, SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)