-MODERADOR: Hace uso de la palabra el Gobernador del estado de Hidalgo, licenciado José Francisco Olvera Ruiz.

-GOBERNADOR JOSÉ FRANCISCO OLVERA RUIZ: Muy buenas tardes a todas y a todos.

Hoy, como siempre, Hidalgo se viste de fiesta. Porque, si bien es cierto que a nivel mundial tal parece que las turbulencias económicas pueden afectar a gran parte del mundo, a países que tienen dificultades, lo cierto es que hay que reconocer que en México las diferentes reformas estructurales están dando resultados.

Y aquí tenemos una prueba palpable, con esta obra que hoy nos viene a entregar un amigo de Hidalgo que siempre que está aquí lo recibimos con mucho afecto, con mucho cariño, porque todo su trabajo y empeño se ha dedicado a favorecer a las familias mexicanas, sobre todo a las regiones que menos tienen.

Por ello, hoy y siempre, sea bienvenido a ésta, su tierra, señor Presidente Enrique Peña Nieto. 

Permítanme darle la bienvenida al Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade. Bienvenido, señor Secretario. Al Almirante y amigo de Hidalgo, Francisco Soberón Sanz. Muchísimas gracias por estar aquí.

Al doctor José Ramón Narro Robles, Secretario de Salud. Muchas gracias. Al Secretario Alfonso Navarrete Prida. También, gracias por su presencia.

Y desde luego, a los Poderes del Estado. Gracias por acompañarnos en esta ocasión.

Al Diputado Javier Guerrero, Presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados; al Diputado Elías Octavio Íñiguez, también bienvenido. A Vanessa Rubio Márquez, Subsecretaria de Planeación; a Mikel Arriola, director del Seguro Social. Muchas gracias por estar una vez más en Hidalgo.

Al licenciado José Reyes Baeza.

A nuestra paisana, y gracias por estar aquí, la Coordinadora Nacional de PROSPERA, Paula Hernández Olmos. Muchas gracias por acompañarnos, Paula.

Al licenciado Héctor Ramírez Puga. Muchas gracias por estar aquí, el Director de LICONSA, que tantos apoyos ha dejado a Hidalgo.

Al licenciado Juan Manuel del Valle Peña. Y a todo el gabinete del Gobierno del estado. Gracias por acompañarme.

Y en lo particular, mucho aprecio que nos acompañe mi esposa, Lupita. Muchas gracias, Lupita, por estar aquí.

Al Presidente Municipal de Pachuca. Bienvenido.

Amigas y amigos:

Ésta es una muestra más de que las reformas estructurales, que con valor, con decisión y gran visión emprendiera el Presidente Peña, están dando resultados, porque están llegando los beneficios a estas comunidades, a donde lo que nos falta únicamente es un poco de impulso como éste, para dar resultados.

Porque a mí me queda claro que Hidalgo es tierra de trabajo, que ustedes son mujeres y hombres que aman su tierra y aman el producto que emerge de ella.

Por ello, el contar con este almacén, es fundamental para la economía de la región, este almacén que nos ha traído DICONSA a través de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Federal habrá de brindar a la región beneficios de mucha importancia.

Y como éste, déjenme tomar un minuto, señor Presidente, si me lo permite para agradecer algunos éxitos que ha habido y que nos han demostrado que Enrique Peña Nieto sabe cumplir su palabra.

La Ciudad del Conocimiento que es un compromiso presidencial ya está prácticamente terminada en toda su infraestructura, más de mil 200 millones de pesos invertidos tan sólo en infraestructura y ya más de 10 dependencias o instituciones como el Instituto Politécnico Nacional, el CONACyT, la Universidad Autónoma de México, la Universidad de Hidalgo ya están construyendo sus áreas.

Ahí, también, se está construyendo ya un nuevo compromiso presidencial que es el Centro Nacional de Innovación de las Industrias Textil y del Vestido, proyecto que vio el Presidente, que lo autorizó y ya se está construyendo.

Y en unos días más, siguiendo la política que este Gobierno ha emprendido, siguiendo las iniciativas de mi esposa Lupita, habremos de entregarle junto con la SEDATU al pueblo de Hidalgo, la Ciudad de las Mujeres, la segunda que se construye en el país después de Tlapa en Guerrero, en Tepeji del Río y con beneficio a más de 20 municipios entre Tula, Tepeji y el Valle de Mezquital entregaremos este fin de mes, la segunda Ciudad de las Mujeres del país.

Con todo esto o con esto que me permito comentar, simplemente lo que trato de decir con éstas y muchas, muchas, muchas otras acciones, como el habernos librado de la deuda que teníamos por haber adquirido las tierras que serían destinadas para construir una refinería y que ahora PEMEX nos ha liberado de esta deuda y, por lo tanto, entregamos al final de este gobierno finanzas sanas.

Por todo esto, decimos simplemente, que en Hidalgo nos consta que Enrique Peña Nieto, Presidente de México sabe cumplir su palabra.

Muchas gracias, señor Presidente.

Agradezco la presencia de todas y de todos ustedes. Muchas gracias por acompañarnos a recibir al mejor amigo que tiene Hidalgo, que, sin duda alguna, es el Presidente de todos los mexicanos.

Vamos a disfrutar de su presencia.

Y sean ustedes, una vez más, bienvenidos todos, sobre todo, a los funcionarios del Gobierno de la República.

Muchas gracias.

Buenas tardes.

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video: Fortalecimiento de la Red de Abasto y Apoyos Alimenticios.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Toma la palabra el Secretario de Desarrollo Social, doctor José Antonio Meade Kuribreña.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muy buenos días.

Señor Presidente:

Muchas gracias por acompañarnos aquí en este evento en el que va usted a dar fe como las instrucciones que ha venido dando se han venido cumpliendo.

Estamos muy contentos de estar aquí, un día después del Sexto Informe de Gobierno del Gobernador Olvera. Con él hemos hecho un gran equipo.

Hoy estamos en un terreno que nos donó el Estado de Hidalgo. Yo estoy seguro que todos ustedes podrán dar fe, al tiempo que le agradecemos al Gobernador que lo pusimos a buen uso, señor Gobernador, y le entregamos buenas cuentas a Hidalgo con el terreno que nos donó para hacer este Centro de Acopio de Maíz.

Con él, hicimos buen equipo y entregamos buenas cuentas en Hidalgo. Un Hidalgo con más educación, un Hidalgo con más salud, un Hidalgo con más elementos que ayuden a la alimentación, un Hidalgo con más empleo.

Muchas gracias, señor Gobernador, por hacer equipo con el Presidente Peña Nieto y alcanzar esas metas.

Señor Presidente:

Este evento no lo podríamos haber hecho hace tres años, porque mucho de lo que estamos haciendo aquí ha cambiado en los últimos tres años. Las estancias infantiles.

Dónde están las estancias.

A partir de su Administración, señor, las estancias que hoy cuidan y que hoy alimentan van a empezar, también, a educar.

Pero las estancias infantiles todos los meses se sirven más de 12 millones de alimentos. 12 millones de desayunos, 12 millones de colaciones que ayudan a alimentar a nuestros niños.

Y si sumamos esas 12 millones de acciones alimentarias, a las que tiene el IMSS en sus guarderías, que son nueve, a las que tiene el ISSSTE, en la suya, que es uno, a las que tiene CDI en sus albergues, que son tres, son 25 millones de alimentos que se dan todos los meses a una niña, a un niño, para acompañar sus esfuerzos.

Muchas gracias a las estancias infantiles.

Pero, señor, tampoco podíamos haber hecho este evento hace tres años, porque no había Comedores Comunitarios.

Se me hace que están más entusiasmadas las estancias que los comedores comunitarios.

Señor:

En los comedores comunitarios todos los días 550 mil mexicanos hacen sus alimentos. Desayunan y comen. Son 20 millones de acciones alimentarias todos los meses; 20 millones de acciones en la que se ha convertido en un espacio comunitario extraordinario, en donde la gente comparte la comida, pero comparte su experiencia del día, en donde se juntan ya, a partir de sus instrucciones, para disfrutar cultura, para acceder a la lectura con sus hijos, para hacer un verdadero espacio de comunidad.

Y esas 550 mil comidas no podrían darse sin el apoyo del Ejército y de la Marina. Todos los meses capacitan a tres mil cocineras para que nos den ese buen sazón y ese buen sabor. Acá está el Almirante Secretario.

Por su conducto, pedirle también le agradezca, General Secretario. No habría comedores sin el Ejército y la Marina. Y se los agradecemos mucho, a ellos y a las voluntarias de los comedores.

Estancias, señor, y comedores, guarderías. Pero también, hemos transformado PROSPERA.

Y aquí, señor, va usted a detectar un sesgo, porque viene Paula Hernández aquí, a su casa. Viene quien dirige los esfuerzos de PROSPERA en el país. Y ha hecho Paula un extraordinario trabajo en cumplir su instrucción.

Usted dijo que PROSPERA iba a ser más grande, que PROSPERA iba a ser más fuerte. A poco no se siente que PROSPERA está presente.

Y saben por qué se siente PROSPERA presente.

Porque hay educación, porque hay salud y porque hay alimentación, pero porque estamos haciendo trabajo con PROSPERA que nunca antes se había hecho.

Estamos trabajando para que las Jefas de familia de PROSPERA terminen primaria y secundaria y para que cuando la terminen, sigan con secundaria, con prepa y con un mejor empleo.

Estamos trabajando en que puedan acreditar lo que saben con ese esfuerzo de certificación. Estamos asegurándonos que los niños vayan a preescolar. Estamos trabajando con PROSPERA de formas que no habíamos trabajando antes. Estamos haciendo realidad lo que usted nos instruyó de inclusión laboral, la de inclusión productiva. Estamos acercando crédito. Estamos transformando PROSPERA para que siga siendo el programa más importante.

Cuando empezamos este esfuerzo no todos en PROSPERA tenían Seguro Popular. Cuando lo terminemos este año no habrá una sola familia de PROSPERA que no tenga acceso al Seguro Popular.

Muchas gracias, señor Presidente. Y muchas gracias a las familias de PROSPERA.

Ahí está PROSPERA, señor, presente y entusiasta.

Señor, no podríamos haber hecho este evento hace tres años, porque usted nos ha instruido y nos está enseñando a trabajar diferente, nos ha enseñado a que tenemos que trabajar en equipo, nos ha enseñado a que los retos que tenemos sólo los vamos a superar si trabajamos como uno solo.

Por eso, echamos a andar estas Jornadas Nacionales de Alimentación. Y, por eso, lo estamos acompañando aquí muchos de su equipo, porque en esas Jornadas de Alimentación estamos todos. Está presente la Secretaría de Salud, con nutrición y con Seguro Popular.

Está presente el IMSS, afiliando a los estudiantes para que las mamás de PROSPERA que ya tienen hijos en la preparatoria y que tienen una beca para esos efectos, sepan que su salud va a estar cuidada.

Porque está presente el ISSSTE, que los atiende con información preventiva. Porque está presente la Secretaría del Trabajo, que nos ayuda con reclutamiento y a abrirles oportunidades laborales.

Y estamos muy contentos de que en este evento esté presente el Congreso, para que vea que los recursos que nos aprueban se están poniendo a muy buen uso.

Esas Jornadas de Alimentación se complementan y se anclan con dos pilares de su Administración, que es DICONSA y LICONSA.

Acá, señor, con DICONSA estamos entregando el tercer almacén granelero, que estamos haciendo en su Administración al amparo de un programa de modernización que va a implicar en su gestión más de mil millones de pesos.

Nos falta un cuarto y ahí lo esperamos para inaugurarlo, pero todos los meses, 12 y medio millones de mexicanos pasan por una tienda de DICONSA. Es la red de abasto más grande de todo Latinoamérica.

DICONSA llega a distribuir su alimento, si es necesario, por lancha. DICONSA tiene en su plantilla 45 mulas, que no incluyen a su Director General.

Y LICONSA, señor, todos los meses son 20 millones de acciones alimenticias. Todos los meses pasa por LICONSA una niña y un niño que recibe su proteína con la leche. Todos los meses pasa por LICONSA una mujer embarazada, un adulto mayor, una persona con discapacidad.

Se necesita, de veras, muy mala leche para criticar a LICONSA y el trabajo que está haciendo para llevar la mejor leche a todas las comunidades.

Este evento, señor, no sería igual hace tres años porque no había leche LICONSA en las comunidades rurales, porque no había programa de un peso en los 150 municipios más pobres del país, porque no había un precio de estímulo para las comunidades que más lo requieren.

Por todo eso, este evento hace tres años hubiera sido diferente LICONSA, y LICONSA y nosotros, señor, se lo agradecemos.

Nos acompaña, señor, y con eso terminamos, usted nos pidió esfuerzos con el sector privado, aquí hay quien lo representa y nos acompaña. Nos pidió que hiciéramos esfuerzos para abatir el desperdicio.

Vamos a recoger de aquí a que termine el año, en bancos de alimentos, más de 11 mil toneladas para que nos sirvan en este esfuerzo de la Cruzada a la que usted ha convocado.

Pero yo quisiera terminar pidiéndoles que levanten la mano los que todos los días hacen un esfuerzo. Ese esfuerzo, señor, a veces ocupa de un empujoncito, y aquí está el Presidente Peña Nieto listo para acompañarnos y dárselos.

Muchas gracias, señor Presidente.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el ciudadano Roberto Canjay Bagui, Presidente del Consejo del almacén rural La Vega.

-C. ROBERTO CANJAY BAGUI:  Muy buenas tardes.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto; Gobernador Francisco Olvera; y buen amigo Secretario Meade; distinguidos Secretarios, empresarios, representantes de organizaciones internacionales y de las sociedades civiles.

Es un gusto estar aquí reunidos por un asunto de suma importancia para los mexicanos, que es la buena alimentación.

Como originario de la comunidad de Jahuey Capula, Ixmiquilpan, Hidalgo, fui testigo de situaciones que vivían mis familiares, vecinos y conocidos. Estas necesidades alimentarias que me preocupaban y debían ser atendidas. Fue entonces cuando decidí trabajar e integrarme a la labor que brinda DICONSA.

Es para mí un gran honor hablar por todas mis compañeras y todos mis compañeros de DICONSA.

Las comunidades más marginadas y con más problemas de alimentación necesitan de atención y cuidado, garantizar que los apoyos lleguen a las familias que más lo necesitan es nuestro trabajo.

Donde antes no había surtido de productos básicos y donde otros no llegan, hoy está DICONSA.

El contar con estos apoyos ha representado un cambio en la comunidad. Las madres de familia se entusiasman cuando ven que llegan los productos básicos a las comunidades, se entusiasman cuando ven que con el mismo dinero pueden comprar más, y se entusiasman aún más cuando ven que sus hijos crecen sanos y fuertes.

Además, las comunidades tienen la tranquilidad de saber que el apoyo nunca se detiene. Un apoyo que no cambiará por más contratiempos que encontremos en el camino. Y esto nos da un sentido de seguridad inigualable.

Son apoyos que nunca faltan y superan obstáculos. Llegan a pesar de encontrarse con caminos de tierra o de asfalto, con bloqueos en carreteras, con inundaciones o huracanes, llegamos también, como decía aquí nuestro Secretario, en lancha, en burro e incluso por aire.

Las comunidades a las que llegamos se han convertido en parte de la familia DICONSA, con las que tenemos un gran compromiso. Este compromiso comienza cada día a las 4 de la mañana, cuando nos levantamos para distribuir los alimentos de tienda en tienda y así trabajar duro para aquellos que nos necesitan.

El apoyo, también, viene desde la comunidad hacia DICONSA. La gente, con ver de qué se trata de un camión DICONSA, se acerca para ayudar a pasar los productos cuando hay un camino obstruido por las lluvias, a orillar piedras enormes o a incluso a mover derrumbes completos para lograr el acceso de nuestras unidades a sus comunidades.

Desde DICONSA, queremos representar a las comunidades para que puedan proveer a su tienda y por eso asegurar el alimento de sus hijos, trabajamos desde la comunidad y para la comunidad.

Acercamos los alimentos a la madre de familia que antes caminaba por dos horas al pueblo más cercano para obtener los productos que necesitaba, que no tenía comida a la mano para que sus hijos crecieran sanos y fuertes.

Es un reto llegar a donde nadie llega, a lugares donde sufren de falta de alimentos y de opciones para llevar a sus casas; a lugares donde no llegaba la comida o no les alcanzaba el pago de su trabajo para comprar lo que surtían en la tienda más cercana.

No hay horario que nos limite ni situación que nos detenga para asegurar la distribución a nuestras familias.

Nuestro compromiso es estar ahí, de día y de noche sin importar las adversidades.

Por eso, el fortalecer la red de abasto de DICONSA más grande del país y de América Latina, es un triunfo para las familias beneficiarias y también es un triunfo para los trabajadores que luchamos para que esta realidad se cumpla día con día y cambie la vida de nuestras queridas familias mexicanas.

La participación de todos es lo más importante para conformar la comunidad DICONSA.

Esto, en mi lengua natal, hñahñu, quiere decir que los apoyos no se miden con la cantidad de alimentos que llenan una tienda DICONSA, sino con las oportunidades que nosotros brindamos a nuestra gente.

Una oportunidad de ahorrar dinero y de tiempo de traslado, una oportunidad para que las niñas y los niños se alimenten bien para estudiar y que tengan un buen desempeño en la escuela.

Una oportunidad para que los padres de familia tengan más energías para trabajar, una oportunidad para cuidar y garantizar la salud de nuestros seres queridos.

Juntos creamos la Unión de las Familias y garantizamos una alimentación sana, variada y suficiente para todos.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)