El Presidente Enrique Peña Nieto hizo un llamado a los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a ser proactivos, priorizar los esfuerzos para elevar la productividad y hacer más competitiva a la región. Les exhortó a buscar una mayor integración comercial y a promover una agenda de crecimiento incluyente.

Les convocó también a ser muy ambiciosos y escalar el diseño institucional de la región de América Latina y el Caribe, a fin de “construir para asegurar mayor desarrollo”. Incluso, les pidió: “busquemos una mayor integración comercial”.

Destacó que “el mercado que hacemos los países que integramos esta región es mayor, 20 por ciento más que el que hace la Unión Europea, sólo para dar una cifra de contraste y comparación del potencial que tiene esta región”.

En su intervención en la Primera Sesión Plenaria de la II Cumbre de la CELAC, consideró que si ha tomado décadas llegar a este encuentro de 33 países de la región, ahora se debe procurar que en este espacio de diálogo político y de respeto a naturales diferencias que puede haber a partir de ópticas distintas, de regímenes políticos diferentes y de gran pluralidad política, “estemos en aptitud de ser proactivos y de construir para asegurar mayor desarrollo a toda esta región”.

El Presidente Peña Nieto compartió la experiencia de México en la promoción de una agenda de crecimiento incluyente. “En México, en lo que ha sido el primer año de la Administración que tengo el alto honor de encabezar, hemos venido apoyando y respaldando una agenda transformadora que depare a México un mayor crecimiento económico en los próximos años y, en consecuencia, un mayor desarrollo social que permita abatir los niveles de pobreza y de desigualdad”, afirmó.

Sumado a lo anterior, dijo que en México se emprendió la Cruzada Nacional Contra el Hambre, destinada a atender a una población objetivo de siete millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza extrema y que padecen hambre, e informó que a un año de haber emprendido esta acción, hoy tres millones de mexicanos, de esos siete, tienen acceso a una mejor alimentación.

Además, precisó, “tenemos muy claro en México qué tenemos que hacer, como lo hemos venido alcanzando en los últimos meses; cambios estructurales que nos permitan modificar y acelerar nuestra dinámica económica, advirtiendo que realmente es la condición fundamental para abatir pobreza y desigualdad y lograr un desarrollo más incluyente para toda la sociedad mexicana”.

Explicó que se han logrado reformas en materia educativa, financiera, de competencia económica y de telecomunicaciones y, sin duda, agregó, una reforma trascendental ha sido la Reforma Energética, “que mantiene para el Estado mexicano la propiedad de sus hidrocarburos, pero al mismo tiempo establece nuevas modalidades para ampliar la capacidad de explotación, asegurar una mayor soberanía energética y, también, lograr que el precio de los insumos energéticos sean más baratos, con lo cual lograremos mayor competitividad.”

En torno a la necesidad de una mayor integración de la región de América Latina y el Caribe, el Presidente Enrique Peña Nieto confió en que “ojalá estemos en la aptitud y en la oportunidad de tener un diseño institucional de mayor alcance para que el diálogo que estamos logrando nos permita fortalecer los lazos de unidad, de identidad y de mayor integración comercial, económica, para el desarrollo de nuestros pueblos”.

Señaló que “no obstante que América Latina y el Caribe es una región dinámica, con crecimiento promedio de 3.7 por ciento anual y que contrasta, sin duda, con crecimientos menores que otras regiones del mundo están teniendo, también es cierto que enfrentamos retos de manera muy particular en materia de hambre, pobreza y desigualdad”; de ahí que “para reducir nuestras inequidades económicas y sociales debemos promover una agenda de crecimiento incluyente”.

Por ello, expresó, “hago votos porque realmente este espacio que estamos alimentando y prodigando a través de un diálogo constructivo, pueda tener para esta región latinoamericana y del Caribe un futuro que le depare desarrollo, que le depare mayor prosperidad y mayores oportunidades para todos los habitantes de esta región”.

EL PRESIDENTE EPN SE REUNIÓ CON LOS MANDATARIOS DE NICARAGUA, DANIEL ORTEGA, Y DE GUATEMALA, OTTO PÉREZ MOLINA

El Presidente Enrique Peña Nieto se reunió con su homólogo de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, con quien dialogó sobre el desarrollo de las relaciones económicas entre ambas naciones a partir del fortalecimiento del Tratado de Libre Comercio que mantienen los dos países desde 1998.

Los dos Mandatarios expresaron su interés en fomentar las relaciones comerciales bilaterales, con el propósito de que México pueda contribuir al desarrollo del hermano pueblo de Nicaragua.

Por separado, el Presidente Peña Nieto se reunió con el Primer Mandatario de Guatemala, Otto Pérez Molina, con quien abordó diversos temas de la agenda bilateral.

Los dos Presidentes coincidieron en destacar que es prioritaria la unidad de la región de América Latina y el Caribe a través de la CELAC, que se ha constituido como un importante foro para mantener el diálogo y fortalecer los vínculos entre los 33 países que la integran.

Adicionalmente, manifestaron interés en incrementar el intercambio y la cooperación entre ambas naciones, como una forma de impulsar la integración y el crecimiento económico de la región.