A continuación el texto de la entrevista realizada anoche al presidente Enrique Peña Nieto por parte de los periodistas, Denise Maerker, Lilly Téllez, Ciro Gómez Leyva, León Krauze, Pascal Beltrán del Río y Pablo Hiriart, como parte de la serie de entrevistas denominada “Conversaciones a fondo”, y con la que se conmemora el 80 aniversario del Fondo de Cultural Económica.

José Carreño (JC), conductor: Desde Palacio Nacional y con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, iniciamos estas conversaciones a Fondo, en el marco del 80 aniversario del Fondo de Cultura Económica.

El tema de hoy; las reformas estructurales alcanzadas en los 20 meses del actual gobierno. Y sea que se esté a favor o en contra de unas o de otras de estas reformas, sea que se consideren beneficiosas o incluso nocivas, lo cierto es que por eso mismo y por el peso que tendrán estos cambios en algunos de los campos más sensibles de la sociedad mexicana, todo apunta a que marcan un antes y un después en la vida nacional.

Fíjese, desde 1934 el Fondo de Cultura Económica ha historiado el devenir de México y el mundo. En estas ocho décadas que se cumplen el mes próximo, el Fondo ha contribuido a la búsqueda de esclarecimientos en cada etapa del país.

Y en el marco de este aniversario, está convocando encuentros de investigadores y hacedores de políticas públicas, para analizar aspectos centrales del presente nacional e internacional. Ello va a contribuir al trazo de proyectos editoriales capaces de poner en perspectiva los grandes temas de hoy y permitirá, sin duda, aportar elementos de juicio a la agenda de las conversaciones y de las discusiones públicas.

Y para este primer ejercicio vendrán otros, vaya nuestro reconocimiento a la buena disposición de este selecto grupo de comunicadores de diversos medios mexicanos que inician con nosotros esta experiencia.

En orden alfabético: Pascal Beltrán del Río, director editorial de “Excélsior” y conductor de “Titulares de la Noche” en “Excélsior TV”; Ciro Gómez Leyva, conductor de “Ciro Gómez Leyva por la mañana” de Radio Fórmula, y autor de la columna “La historia en breve”, de Milenio”; Pablo Hiriart, conductor de “Informativo 40″ de Proyecto 40 y autor de la columna “Uso de razón” de “El Financiero”; León Krauze, conductor de noticias de “Univisión 34″ y autor de la columna “Epicentro” de “El Universal”; Denise Maerker, conductora de “Punto de Partida” de Televisa y autora de la columna “Atando Cabos”, de El Universal, y Lilly Téllez, conductora de “Informativo 40″ de Proyecto 40 y de los programas “Cámara Libre” y “Mitos y hechos” de Televisión Azteca.

Bienvenidos todos y desde luego nuestro reconocimiento muy especial a la decisión del Presidente de la República de recibirnos hoy, nada menos que en Palacio Nacional, para estas primeras conversaciones a fondo, en este caso sobre el cuerpo de reformas mexicanas que ocupan tanto la agenda pública nacional como la internacional.

Muchas gracias señor Presidente por recibirnos en Palacio Nacional.

Enrique Peña Nieto (EPN): Al contrario don Pepe, muchas gracias a usted, muchas gracias por esta iniciativa, por esta oportunidad de tener esta conversación a fondo.

JC: Muchas gracias, señor Presidente.

Y el primer bloque es el de las negociaciones que condujeron al Pacto por México, y Denise Maerker anticipó dos programas memorables de “Punto de Partida” sobre todo este proceso de negociación. Cuéntanos Denise ¿qué falta ahora de que nos responda el Presidente, una vez que ha terminado este proceso, digamos en su fase legislativa de las reformas?

Denise Maerker (DM), periodista: Gracias Pepe.

De entrada felicidades al Fondo por los 80 años y muchas gracias, Pepe, por la invitación. Buenas noches Presidente. Y de entrada, veníamos de un periodo, de un largo periodo de polarización, surge el Pacto en forma bastante sorpresiva, digamos, para los observadores, y se mantiene durante todo este tiempo.

Ya terminaron las reformas y ya vienen las elecciones, estamos en este periodo. Imaginamos que viene entonces otro tipo de interlocución con los partidos políticos. ¿Regresó la polarización, Presidente?

EPN: Yo creo que en primer lugar que el Pacto por México fue sin duda un espacio extraordinario que acreditó madurez política de todas las fuerzas políticas, o de las principales fuerzas políticas, que fueron signaron este Pacto, un acuerdo sobre temas específicos a trabajar, a partir sin duda alguna parálisis que el país había observado hacía varios años, desde 1997, que ningún partido político por sí mismo tenía mayoría en el Congreso, y que a la fecha es así.

En consecuencia, nuestra democracia, creo yo más consolidada y más fuerte, nos llevó a encontrar mecanismos que permitieran hacer acuerdos, y eso fue lo que justamente ocurrió en el Pacto por México, una voluntad cedida de todas las fuerzas políticas y el Gobierno de la República para anteponer intereses particulares, propios de partido, de gobierno, en aras de construir acuerdos y consensos.

Y se estableció toda una ruta de agendas a impulsar, que son las que han tenido lugar, por eso hemos hablado de que se ha cerrado un ciclo reformador, porque 11 reformas, una en la transición y diez ya durante esta administración, se lograron gracias a la participación de todas las fuerzas políticas, en la gran mayoría de ellas con el respaldo de todas, y en otras con un amplio respaldo mayoritario, especialmente en la reforma hacendaria y en la reforma energética que polarizó algunos años.

Yo creo que este clima y este espíritu no debe perderse en aras de la competencia política. Siempre dijimos que los partidos, es natural tengan diferencias entre ellos, pero lo que han aportado realmente a la construcción de una plataforma para que México tenga mayor desarrollo, sin duda es digno de aplaudir, digno de reconocerse, y entraremos a lo que es natural en toda democracia, que es la competencia, que es un ambiente de efervescencia, de señalamientos, de descalificaciones, de dimes y diretes propios de cualquier competencia política, pero eso no riñe ni le resta mérito a lo que se ha alcanzado.

DM: Finalmente, es después de un periodo en el que el Presidente estuvo muy ausente del debate. Hace un año, cuando nos vimos para el programa El Pacto por México, me decía: “Lo de hoy es cuidar al Pacto”. Fuera de una frase que incomodó a los negociadores, que fue aquella en Chiapas de “no te preocupes, Rosario”, el Presidente se echó para atrás y no tuvo presencia pública.

¿Esta entrevista forma parte de ese nuevo periodo, es decir, un Presidente más presente, más activo?

EPN: A ver Denise, yo creo que queremos ser explícitos y sobre todo explicar con toda amplitud el alcance de las reformas, es el propósito y sentido de tener esta conversación, y que agradezco mucho la disposición para ello, y no es buscar mayor protagonismo.

Yo creo que en el procesamiento de las reformas fui muy claro en nuestra posición, presentamos las iniciativas correspondientes y más bien dejamos que el Congreso hiciera el debate, se enriqueciera con las posiciones de las distintas fuerzas políticas y fuimos absolutamente respetuosos de ese procesamiento, evidentemente dialogando con todas las actuaciones políticas, con todos sus dirigentes, y manteniendo el mejor clima de cordialidad, de respeto, de armonía que permitiera que se prosperara en las iniciativas planteadas.

JC: León, Ciro y Lilly han pedido la palabra

León Krauze (LK), periodista: Señor Presidente, yo le agradezco también la oportunidad.

Yo veo que hay tres tipos de oposición: la primera es la que obstruye por sistema; segunda, la que negocia sin perder su identidad, y tercera, la que se anula y se entrega al poder. La línea, la verdad es que es muy delgada entre esas tres, en México y en todo el planeta.

¿Cómo queda la oposición, es un poco lo que decía Denise, cómo queda la oposición después del Pacto, no nada más la oposición que ha colaborado, sino también esta otra oposición que, por ejemplo, en la elección presidencial tuvo 15 millones de votos y que está en contra del Pacto, por lo menos una parte de esa oposición? ¿Qué diálogo habrá con esa parte de la oposición que rechaza el Pacto completamente?

EPN. Ha habido diálogo con todas las expresiones, los partidos políticos que fueron parte del Pacto y quienes han estado en resistencia y en oposición al Pacto. El Pacto, creo yo, ya dio de sí, creo que el Pacto anticipó haber llegado prácticamente a cumplir con una finalidad, con un objetivo que fue una agenda y el procesamiento de esa agenda de reformas.

Creo que aquí merece amplio reconocimiento todas las fuerzas políticas que respaldaron este acuerdo por transformar a México, por hacer cambios estructurales, es decir, nuevas plataformas que permitieran que el país pudiera crecer, tener mayor dinamismo económico y mayor desarrollo social.

Y creo que lo que los partidos aportaron al Pacto no fue ni ceder en estas modalidades, en estas finezas que has tú señalado, en dónde está, si son colaboracionistas, si están en favor de sus propias causas. Yo creo que aquí la causa única y la que fue constante en todos fue poner a México por delante.

Teníamos que cambiar el ritmo y la inercia de cómo íbamos, porque aún en la mejor administración, por más eficaz que resultara, difícilmente íbamos a romper con una inercia que por años nos había llevado a tener un crecimiento económico muy pobre, mediocre, que no generaba los empleos que la población demandaba.

Y creo que todos concientes de ello, decidimos ir en pos de los cambios y ajustes necesarios para lograr este crecimiento, sin dejar de lado, y creo que no riñe con este propósito, el que se dieron diferencias propias en la visión que cada partido político podía tener.

JC: Ciro.

CGL: Presidente, la última fue un gran proceso, buenas noches señor. Gracias por la invitación.

EPN: Buenas noches.

CGL: Fue un gran proceso de reformas no se discute, hubo toda una gran estrategia, pero la última, la reforma 10 u 11, depende de cuando empecemos a contar, al parecer deja muchos agravios.

Usted lo sabe bien, el PRD que estuvo en la mayor parte de las reformas con el PRI, con el proyecto del gobierno, los está llamando traidores a la Patria, por un lado, hay un sentimiento de agravio.

Y segundo, están llamando a una consulta para dinamitar, para echar por tierra la que llaman la madre de las reformas.

EPN: Mira Ciro, yo creo que parto de decir que todos sabíamos que había una agenda y había temas, y claramente identificamos dónde estaba la posición de cada una de las fuerzas políticas.

A nadie era ajeno ni extraño este tema y todas las posiciones son muy respetables, y yo creo que aquí no se trató de agraviar absolutamente a nadie, simplemente de darle pulso, más bien de impulsar una visión que fue compartida por dos expresiones políticas que son ampliamente mayoritarias dentro de este contexto.

Fue una reforma, la energética, que tuvo amplio respaldo en el Congreso en la legislación secundaria y evidentemente en la reforma constitucional. Se hace primero ésta el año pasado y recién se han aprobado los ordenamientos que son parte de la legislación secundaria de la reforma energética.

Pero aquí hay que reconocer, primero, en todas las fuerzas políticas hubo un clima de gran madurez que permitió el debate amplio, intenso, más de mil 300 oradores que estuvieron en tribuna, en el Senado de la República, en Cámara de Diputados; más de 170 horas dedicadas en el pleno, ningún a otra reforma ha tenido tan amplio y tan intenso debate como fue la reforma energética, y a final de cuentas creo que no se agravió, más bien prosperó la idea que encontró, o el proyecto que encontró un amplio consenso.

Y se hizo en estricto respeto al marco legal que hoy tenemos, y por eso con respecto a la consulta, la consulta es un tema que está previsto en la Constitución, y es una consulta que nunca se ha hecho en México, porque no era una modalidad que estuviera inscrita, es algo que sin duda favorece a nuestra democracia, posibilita que la población pueda opinar sobre cambios trascendentales, pero también la propia Constitución establece condiciones, temas, asignaturas que pueden ser sujetos de esta consulta.

No nos corresponde a nosotros dirimir si ésta prosperará o no, yo creo que todas las expresiones políticas o varias de ellas ya han postulado eventuales consultas que harán, creo que mucho de esto tiene también un tinte político de cara a la elección del próximo año. Y si, creo que estará en la Corte definir sobre las preguntas que los partidos políticos postulen si éstas se pueden realizar en estricto apego a lo que mandata la propia Constitución.

Pero lo que hoy es una realidad es que ha habido un procesamiento de una reforma energética, como lo mandata nuestra propia Constitución, apegada a la legalidad absolutamente, que encontró un respaldo amplio y mayoritario.

CGL: ¿Le preocupa al Presidente de la República la consulta, la eventual consulta en junio del próximo año?

EPN: De ninguna manera Ciro, yo creo, insisto,0 esto es una modalidad de nuestra democracia y sí, creo que estará en La Corte a definir si ésta eventualmente prospera o no ante lo que se plantee en los partidos, no sólo en el tema energético, sino sobre los otros temas que eventualmente los partidos ya anuncian estarán presentando para efectos de una consulta.

Esto no lo hemos visto antes porque es una modalidad nueva dentro de nuestra Constitución, que de ninguna manera tampoco se sobrepone a lo que es un órgano o a un poder constituyente, que fue el que ha modificado la Constitución y que ha legislado sobre estos temas, y hoy lo que nos ocupa como gobierno en este momento, es poner en marcha y en práctica todo lo que está en la Constitución, esa es la obligación que tenemos como gobierno de hacer vigente en las leyes.

DM: Presidente, no tiene la mayoría, nada más rápidamente, no tiene mayoría entre la población en la reforma energética, 65 por ciento en las encuestas dicen no estar de acuerdo con la forma en que se hizo la reforma energética, ¿delicado o no delicado?

EPN: Mira, yo pondría en duda este tipo de señalamientos. A ver, yo he visto muchas encuestas, unas que muestran mayor aprobación que en otras, y yo no creo que sea la forma de medir una reforma.

Creo que además habrá que esperar los beneficios que tenga la reforma para entonces tener un pulso real sobre si la gente está en favor de la reforma. Yo estoy convencido, yo tengo una absoluta convicción, y por eso el respaldo a esta reforma, de que sin duda es algo que va a deparar grandes beneficios para los mexicanos.

Va a detonar empleo, va a detonar energías más limpias, va a permitir que insumos energéticos sean más baratos como la luz y el gas, y no porque lo estemos postulando a cambio de encontrar el respaldo a la reforma energética, más bien esto resultará o será consecuencia de la aplicación de la reforma eléctrica, que la luz, que el gas sea más barato porque tendremos aquí mayor producción de gas natural, podremos utilizar este insumo para la generación de energía eléctrica y es una consecuencia, no es que lo estemos ofertando a cambio de que la gente le dé respaldo a una reforma energética, es consecuencia de la generación de empleos, un sector energético que va a tener mayor desarrollo en el país, va a demandar empleos.

Por eso he anunciado que la Secretaría de Educación Pública, conjuntamente con Conacyt, deberán establecer un programa para preparar y capacitar a nuevos profesionistas que la industria energética, la que esté creciendo y formándose en el país, va a demandar.

Hoy sólo lo teníamos en la industria de todos los mexicanos que es Pemex, que es una empresa que se mantiene, es una empresa productiva del Estado, de la denominación que le ha dado la propia Constitución.

Y algo que vale la pena aclarar: la reforma energética de ninguna manera, y aquí si quiero puntualizar, le quita al Estado Mexicano y a los mexicanos la renta y la propiedad de los hidrocarburos, lo que estableció la reforma energética es cómo aprovechar y cómo explotar de mejor manera esa riqueza que está en el subsuelo de nuestro país, porque si esperamos que Pemex por si mismo y sólo Pemex pudiera extraer esa riqueza, sabemos que no lo íbamos a lograr.

En los últimos 10 años las inversiones que Pemex ha realizado en la exploración y en explotación han sido cada vez mayores y, sin embargo, el resultado ha sido que tenemos una producción menor, casi de un millón de barriles menos.

Nuestra producción diaria llegó a ser de 3.4 millones, hoy es de 2.5, y apenas yo tendría dudas si al cierre de este año llegaremos a alcanzar este nivel de producción.

JC: Muy bien. Ya vamos a entrar al tema de las reformas sustantivas, pero vamos a terminar co Lily, Pascal y Pablo con el tema todavía de las negociaciones y del pacto. Lily.

LT: Señor Presidente, antes que nada gracias por invitarme.

EPN: Gracias Lily.

LT: A reserva de continuar hablando sobre la reforma energética, quisiera regresar al tema de lo del Pacto. Hay una foto, hay un momento histórico en el que usted firma en medio del líder del PAN y el líder del PRD ese pacto, creo que esa foto entra a la historia.

Y creo también que esa foto nos marcó un momento que indicaba un claro mensaje, un claro paso en el sentido de que podía concretarse el crecimiento del país. En este momento en su fuero interno, usted ¿qué siente de que esto haya concluido como usted quería, con las reformas que usted quería?

EPN: Mira, como mexicano me siento muy orgulloso de lo que ha dado nuestra democracia, porque éste no es un logro solo del Presidente de la República, es un logro de todas las partes que estuvieron involucradas en el Pacto por México. Y como ya señalé, resolvimos dejar de lado intereses propios, de corto plazo, o particulares, para buscar el gran interés nacional.

Y que obligara a tener un espacio de diálogo como el que estamos aquí teniendo, que permitiera ponernos de acuerdo en temas fundamentales para el desarrollo del país y eso fue justamente lo que ocurrió.

A muchos ha sorprendido, de dentro y de fuera de México, que en 20 meses se hubiesen dado tal número de reformas, con este nivel de calado, con este nivel de profundidad, y que todos, a ver, no he podido recoger una voz, salvo que sea opositora, pero en general un análisis serio y profundo que conoce el alcance de estas reformas, saben que el futuro de México en el mediano y en el largo plazo va a ser de mayor desarrollo, de mayor crecimiento económico y, sin duda, y lo más importante, que genere prosperidad para los mexicanos, ese es el sentido último de todo lo que hemos hecho.

No ha sido ni en un tono en un sentido ni caprichoso, ni porque simplemente pensáramos que había que hacerlo así, es algo que nos llevó a ponernos de acuerdo en temas fundamentales, y tengo firme convicción en mi fuero interno, y públicamente lo he señalado, que es algo bueno para el país.

JC: Pascal.

PBR: Señor Presidente, buenas noches. Le decía usted a Denise hace un momento que el Pacto ya dio el sí, y creo que es algo que se puede constatar a las declaraciones de los partidos políticos.

Le preguntaría, si ya dio el sí el esfuerzo reformador, si hay en la agenda del Presidente del Ejecutivo un deseo de hacer más reformas, y tendría que preguntarle si es así, ¿cómo piensa lograrlo?

Hay países en donde el Presidente o el mandatario hace abiertamente campaña a favor se su partido en unas elecciones como las mexicanas intermedias, ¿usted aspira que el partido del gobierno tenga mayoría en la Cámara de Diputados la próxima legislatura?

EPN: Son dos preguntas prácticamente, Pascal. Yo distinguiría de dos momentos: uno, más bien respondiendo a la última pregunta, el Presidente de la República creo que contribuye a fortalecer a su partido a partir de una buena gestión, haciendo lo que tiene que hacer., que es gobernar para todos, dar resultados, encontrar mayores beneficios, y creo que en esa medida el partido que yo represento en el gobierno logra reconocimiento y simpatías.

Lo segundo, yo creo que hay que distinguir de dos momentos: Primero, el de las grandes reformas, y al que ya he hecho referencia, ese ciclo ha concluido, porque éstas fueron las reformas que advertimos eran las de mayor trascendencia e impacto para logra crecimiento económico y desarrollo social.

Esto no riñe, y distingo de este ciclo reformador, de la dinámica normal y regular de todo gobierno que en el paso y en su dinámica cotidiana tiene que ir actualizando y modernizando el marco normativo en el que actúa, o en el que actúan las instituciones del Estado mexicano, o ante iniciativas que permitan asegurar que la gestión gubernamental sea más eficaz.

Y creo que este tipo de reformas o este tipo de iniciativas las estaremos viendo de manera regular y de forma, yo diría, por distinguir de este momento reformador ordinario. Esto continúa y no se cierra, pero sí lo distingo y lo marcamos:

Las grandes reformas que para esta administración era fundamental llevar a cabo, las que le iban a dar al país y le han dado ya una mejor plataforma para poder crecer económicamente y asegurar condiciones de más bienestar para más mexicano se han logrado y se han alcanzado.

Ahora, el gran reto como gobierno es, y lo he señalado, pasar de la ley, de lo que esté escrito en la ley, materializarlo en los hechos y en las realidades. Y esto se irá materializando de manera gradual, no ocurre de la noche a la mañana, la propia legislación y las propias reformas establecen tiempos, ritmos, y aquí lo importante es estar a la altura de cumplir cabalmente con esos tiempos.

PBR: ¿Usted ve un pacto dos en el futuro?

EPN: Yo creo, y a lo mejor anticipando, ahora que abordemos las reformas, que la reforma política establece condiciones y sobre todo incentivos para lograr acuerdos en el futuro entre las fuerzas políticas.

La reforma política prevé, dentro de las modalidades de régimen de gobierno, la coalición, los gobiernos de coalición. Esto sin duda es un incentivo para hacer que se generen acuerdos, tengan nombre o no, lo importante es que una figura ya dentro de la reforma política que no se tenía, que incentiva a que haya coaliciones, unión de fuerzas políticas para lograr propósitos comunes.

JC: Aquí estamos apuntando ya un tema importante, ¿no? Del Pacto pasaremos a las coaliciones creo, Pablo.

PH: Presidente, buenas noches.

EPN: Pablo, buenas noches.

PH: Para mantener a los partidos sentados en la mesa del pacto, hubo que ceder en cuestiones fundamentales, pienso en dos: Una, la reforma fiscal, que parece una concesión al Partido de la Revolución Democrática, que se ha señalado daña, ha dañado, ha frenado el crecimiento económico en una época difícil.

Y la segunda, desaparecer el IFE, que era una institución que si funcionaba, y hacer una reforma de contentillo para quienes jamás… perdedores que nunca van a aceptar su derrota.

EPN: A ver, yo creo que en los acuerdos alcanzados todas las partes involucradas cedieron en alguna posición, en alguna pretensión. Algunas que eran irreductibles, pero algunas que eventualmente se convirtieron en puntos de negociación.

Yo no señalaría alguno en particular, creo que es pública mi posición sobre ciertos temas que a final de cuentas fueron procesados, creo que en el momento de hablar de las reformas no permitirá puntualizarlo aún más, pero yo creo que todos cedieron, o todos cedimos, en visión, en posición, en convicción, en temas que si eso daba posibilidad de lograr el acuerdo y de ir en busca de un propósito como es éste que ya he señalado, -¿cómo crecemos?, ¿cómo rompemos este marasmo, esta parálisis en la que no hemos logrado un mejor ritmo para el desarrollo del país?-, si lográbamos eso, creo que era importante que todos cediéramos en algo, y creo que todos depusieron temas propios, posicionamientos particulares, quedaron temas en el tintero que en aras de lograr el acuerdo todos cedieron, y creo que eso es un ejercicio muy sano de toda democracia, como la que ha tenido nuestro país.

PH: En la fiscal cedieron, Presidente, ante el PRD.

EPN: No, yo creo que al contrario. Yo cuando hablo de ceder, yo más que ceder hablaría “se enriquecieron”. Creo que todas las reformas tuvieron el gran logro, éxito de haberse enriquecido con la visión y posición de las distintas expresiones.

En algunas fueron… casi en todas se fueron más allá de lo que era el posicionamiento original de la iniciativa presentada por el Presidente de al República; en algunas reformas presentadas de forma conjunta las iniciativas, como la educativa, entre otras. Pero a final de cuentas yo más que ceder, yo diría fue un enriquecimiento compartido de todas las expresiones políticas.

JC: Ciro.

CGL: ¿Qué se enriqueció en la reforma fiscal en la negociación, Presidente? Queda la impresión de que se grava con más a los contribuyentes de siempre.

EPN: Fíjate que si ya estamos entrando al tema de las reformas, me gustaría, no, mira, no hay reforma fiscal que sea popular y que sea aplaudida, pero yo creo que es importante saber de dónde partimos, qué diagnóstico teníamos del país.

Somos un país en la región de los que menos, o el que menos recaudación tiene; somos un país que su mayor ingreso, el del Estado, ha venido del ingreso petrolero, y que afortunadamente los precios elevados que ha tenido el petróleo no han provocado una crisis mayor, no obstante la producción que es menor a la que se tenía hace una década, de tres millones a dos barriles y medio…dos millones y medio de barriles diarios.

Ante ello, era importante hacer un ajuste y buscar una mejor recaudación. Tampoco iba… una reforma fiscal en la que en una sola reforma incluyas todo lo que un país debiera tener.

Somos un país que del gasto que ejerce el Estado, es hasta muy por debajo de lo que otros países eventualmente tienen capacidad de ejercer para responder a las necesidades de la sociedad, 30 por ciento menos de lo que hacen otros países en la región latinoamericana, y ya no te digo si nos comparamos con los países de la OCDE, porque ahí es 60 por ciento menor.

A consecuencia, teníamos que buscar una mejor forma de recaudar, y sobre todo una mejor forma de redistribuir. ¿Qué decisiones fueron fundamentales? A partir de lo distribución del ingreso que tenemos en México, una decisión fue clave: no ir o no incrementar el IVA en medicinas y alimentos.

Y, en consecuencia, había que buscar como, si no íbamos a hacer esta modificación estructural, ¿cómo encontramos una mejor recaudación?

Lo cierto es que se crea un sistema fiscal más simplificado, las personas de mayores ingresos, que éste fue el punto de coincidencia con el PRD, establecer un sistema fiscal progresivo, es decir, que paguen más impuesto quienes más ingreso tienen, y esto en términos generales afectó o implicó que tengan que hacer una contribución mayor al Estado aquellos que ganan más de 750 mil pesos.

¿Sabes cuánto representa esto dentro de la población? ¿Cuántos mexicanos están en este segmento que ganan más 750 mil pesos? Sólo el .18 por ciento de de la población.

Este es el impacto que tuvo en este segmento de la población que tendrá que pagar más impuestos por las tasas que se impusieron, y es una tasa además marginal, una, y evit… y por otro lado, se deja reconocer lo que se evitó.

Antes llevaba una doble contabilidad, había un pago de IETU, un ISR, hoy se simplificó; se eliminó el impuesto a los depósitos en efectivos; se homologó la tasa del IVA en frontera, que es un tema que evidentemente tiene sus comentarios y descalificaciones.

Pero si entramos a tocar a mayor profundidad el tema, entraremos en el punto de justicia y porqué…

CGL: Pero son los contribuyentes de siempre, Presidente.

EPN: ¿Mande?

CGL: Son los contribuyentes de toda la vida

EPN: Yo creo que todos contribuyen, Ciro. Toda la base de contribuyentes también encuentra la existente y la que se pueda ampliar, porque además la propia reforma fiscal previó la creación de este sistema de de incorporación fiscal para promover la formalidad y evitar menos informalidad, y empieza a dar frutos.

La reforma fiscal también tendrá sus beneficios y los frutos en el mediano plazo. Pero ya se empiezan hoy a advertir, hoy tenemos para este año una mejor recaudación.

Se estima que para el 2018, al término de esta administración, la recaudación que tenga el Estado será el equivalente a 2.5 por ciento del PIB. esto es casi 500 mil millones de pesos más, que además está claramente señalado que el destino de esta recaudación adicional están las asignaturas que tiene mayor rezago: salud, educación, infraestructura y seguridad pública.

DM: Presidente, más dinero para el Estado y, sin embargo, así como se pusieron los partidos políticos de acuerdo en temas como éste, recaudar más, no se pusieron de acuerdo en lo que fue una de las promesas de campaña: la Comisión Nacional Anticorrupción.

Entonces, por una parte más recursos extrae el Estado a la sociedad, pero no genera unas instituciones como la Comisión Nacional Anticorrupción para garantizar que justamente ese recurso no se utilice mal. Y hay que decirlo, con escándalos de corrupción aquí a la vuelta.

EPN: Denise, a mi me gustaría, si quieres hablamos un poco de esta inquietud. Primero, la corrupción. Yo creo que el tema de la corrupción lamentablemente es un cáncer social que no es exclusivo de México, lo es yo creo que de todas las naciones, un tema casi humano que ha estado en la historia de la humanidad, y que en México se han echo esfuerzos porque tengamos instituciones que combatan la corrupción y que además aseguren mayor transparencia.

La reforma política logra gran parte de este propósito, y esto no significa que se ceda ente otros esfuerzos que deban de hacerse.

La Comisión Nacional Anticorrupción, que tú señalas, que fue iniciativa que presenté, es una iniciativa que fue aprobada en el Senado de la República, y que hoy está en discusión en la Cámara de Diputados.

DM: Eso no lo ha sacado.

EPN: Sin embargo, hay otras figuras que no se habían, de las que no se ha hablado y que me parece son muy importantes.

A ver, no puedes pensar tú una sola figura, una sola institución, sea la que nos asegure que no tengamos o no corrupción el día de mañana. Yo creo que mucho de esto tiene que ver con un cambio cultural, tiene que ver con ajustes y con un marco legal que sancione no sólo conductas de corrupción dentro del servicio público, sino también del sector privado.

La corrupción se alimenta de dos lados: la corrupción no sólo viene del orden público, sino viene del orden público muchas de las veces, y otra de las veces alimentado desde el orden privado.

O sea, es un tema yo insisto de orden cultural. No puedes dejar que sea una única institución la que nos garantice que no habrá corrupción en el país.

Se han creado varias instancias que favorecen a este tema, al combate a la corrupción, que es la Auditoria Superior de la Federación, que precisamente es un órgano autónomo de la Cámara de Diputados encargada de auditar el ejercicio de los recursos públicos federales; tienes las propias contralorías internas, que han impuesto “n” número de sanciones administrativas a quienes han actuado con corrupción o de manera irregular.

La reforma política creó dos instancias muy importantes, me parece: el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y de Protección de Datos, que le da otro orden, lo crea como un órgano constitucional autónomo, lo deja como una instancia última por encima de los órganos de transparencia que tienen los estados; provoca, dentro de ese sistema de transparencia, el que cada estado tenga un instituto de transparencia autónomo, pero además se queda en la facultad de ser instancia última revisora de los fallos que tengan estas entidades estatales, o estos institutos de transparencia.

Le amplía las facultades, amplía los sujetos-objetos de transparencia, era un instituto que sólo revisaba la transparencia dentro del Ejecutivo, hoy se amplía esta facultad al Poder Legislativo, al Poder Judicial, a los partidos políticos, a los sindicatos que reciben recursos públicos, a los fideicomisos públicos; es decir, se amplía la revisión.

Y creo que la transparencia en mucho combate por sí misma la corrupción y, otra, la reforma política creó la Fiscalía Anticorrupción dentro de la Fiscalía General de la República, es una fiscalía que tendrá, y aquí es un tema que estará en el debate que hagan los diputados porque es una figura nueva también, creada a partir de la reforma política, y el tema es cómo se concilia esta posición con la creación del comisionado nacional Anticorrupción, o el debate que resulte.

Pero ahí ya hay una figura obviamente está pendiente de hacerse el nombramiento, pero deriva recientemente, de esta reforma política, la creación de una fiscalía Anticorrupción dentro de una procuraduría o fiscalía de la nación que ahora será autónoma también.

LK: Sabes que es un tema que platicamos que me gustaría tocar específicamente.

JC: Ya invadieron todos los demás.

LK: Yo me resisto, señor Presidente, a su lectura sobre el orden cultural de la corrupción. Yo vivo en Estados Unidos, allá hay 13 millones de mexicanos, si fuera un estado sería el segundo estado más grande del país, ¿qué pasa con esos mexicanos? Se detienen en los altos, pagan multas, pagan impuestos. No es así, yo creo que el problema es un asunto de sistema que viene francamente del partido que nos gobernó durante años en este país, y es un asunto de Estado de Derecho.

Yo quería platicarle la diferencia entre Noruega y Rusia, pensando en la reforma energética. La única diferencia es la corrupción. Rusia es una oligarquía dirigida por un autócrata, Noruega es un país vibrante; Noruega ocupa el quinto lugar en la transparencia, en el mundo, Rusia 127, México 106.

Yo quiero preguntarle, más allá de lo que ya hemos explicado, y más allá de la lectura cultural, a la que yo me resisto, para que al final de su gobierno no estemos en el 106 sino en el 60, ¿qué vamos a hacer?

EPN: Quizá podríamos, y creo que no se ha propuesto esta conversación, pero con mucho gusto, León. Yo sí creo que hay un tema cultural lamentablemente, que ha provocado corrupción en todos los ámbitos y órdenes tanto privado como público, no es un tema exclusivo del orden público, y se alimenta de ambos lados, y ha sido así.

Tú has señalado un responsable, a un partido político que es justamente el que yo represento. Creo que va más allá de eso, creo que es un tema que está en el orden social y que para que realmente logremos cambiar esta condición cultural, debe haber un espacio de participación de todos, tanto de las entidades públicas responsables de combatir la corrupción, como de los propios agentes sociales de toda la sociedad en su conjunto a partir de la denuncia, del señalamiento, de asumir conductas cercanas, más apegadas a la legalidad y no provoquen actos de corrupción.

LK: Pero si yo denuncio, sale libre el responsable.

EPN: Perdóname, yo creo que no es tal como tú lo señalas. Si hay denuncia, comprueba, que es el tema, no cabe la denuncia por sí misma. Una denuncia sin alguna prueba o un elemento fundamentada, que es un derecho además que tiene todo ciudadano, pues entonces dará espacio a que las instancias que combaten la corrupción puedan ejercer su trabajo.

Pero voy más allá, ojalá y estas instancias poco trabajo tuvieran, ojalá y fuera más un tema de conducta de una sociedad que asume principios, valores, respeto a la legalidad, por eso insisto, es un tema de legalidad, es un tema de orden cultural, perdón.

Creo que aquí tenemos que fomentar valores, principios. Creo que la reforma educativa tendrá un impacto en este tema, seguramente en el largo plazo, pero no podemos dejar que solamente sean instancias persecutoras, persecutoras de la corrupción los que nos cambie esta condición cultural, eso es lo que yo creo.

Creo que esto tomará tiempo, pero quienes tenemos responsabilidad pública creo que aquí hemos sido más que claros, y creo que el ejercicio de este gobierno en lo que va de esta administración ha dejado claro ante todos que ha emprendido acciones de investigación no importando quien sea, no importando a qué partido político pertenece o de quien se trate.

Creo que donde ha habido elementos para actuar contra distintos personajes de la vida pública, de la vida privada, la Procuraduría y este gobierno ha actuado precisamente en favor de la legalidad y del combate a prácticas fuera de la legalidad o presumibles o dada presunción de corrupción.

JC: A ver, si quieren, estoy muy de acuerdo en que se haya hecho una conversación muy en serio, que estemos pasando de un tema…

LT: A fondo.

JC: …a otro, es una conversación a fondo sin duda. Me gustaría volver nada más antes de darle la palabra a Pablo y a Lily que lo pidieron, volver a cerrar el tema de las negociaciones. Y lo hemos platicado y todos lo han escrito más o menos, los costos del proceso de negociación, los costos para el gobierno, los costos, ya Denise decía cómo el gobierno de alguna manera inhibió su comunicación en beneficio del Pacto, en beneficio de que no se rompieran.

Y, bueno, con un protagonista de la calidad de usted en el proceso de negociación, es muy importante saber también cómo fluyeron los acuerdos.

Hay alumnos ahora haciendo sus tesis sobre el proceso de negociación, hay investigadores que están trabajando en eso, en varias instituciones de educación superior, ¿por qué no les adelantamos algo? ¿cómo fluyeron los acuerdos? ¿Cuáles fueron las crisis del Pacto? ¿Cuáles fueron los sobresaltos? ¿Cuáles fueron los temas que resultaron intransitables para uno u otro de las partes pactistas? Y creo que también estos temas nos van a llevar otra vez a lo sustantivo de la reforma, porque ahí también hay costos, en la forma de negociar, en la forma de ceder, a lo que se refería Pablo Hiriart.

EPN: Bueno, Pepe, yo creo que regresamos al tema del Pacto. ¿Qué dio lugar a esto? Yo creo que para que esto prosperara, para que el pacto fuera posible, Denise ya ha hecho un programa, ya recogió los testimonios de todos los que participaron en el Pacto, yo creo que lo importante era tener ganas de hacer las cosas y de hacer algo bien para México, y de todos hubo disposición.

Evidentemente para quien tiene la responsabilidad de ser Presidente de México, para mí era muy importante tender puentes de diálogo y de acercamiento, de escuchar posiciones y de poder construir un gran acuerdo nacional sobre temas trascendentales como los que ya hemos hecho referencia, y que han dado lugar a las reformas o a este ciclo reformador que ha concluido.

Hubo ganas, voluntad, disposición, horas dedicadas al diálogo, a trabajar y no sólo del Presidente de la República. Yo te puedo decir de todos los actores políticos, de todos sus dirigentes, de todas las fuerzas políticas, muchas horas, muchas horas dedicadas a escuchar, a poner las posiciones que cada uno tenía por delante, cómo conciliábamos, cómo armonizábamos de mejor manera las eventuales diferencias, y esto siempre dejando a salvo lo que eventualmente ocurriera en el Congreso, el Congreso era el responsable y único responsable de procesar las reformas, y ahí todavía aún más se enriqueció o hubo apuntes sobre lo que ya aparentemente se había consensuado entre los actores que suscribieron el Pacto por México.

Pero ¿qué hizo posible todo esto? Tener disposición y ganas, y dedicarle mucho tiempo, muchas horas. yo estoy seguro de que los actores entre sí se reunieron muchas veces; yo tuve oportunidad de reunirme con los dirigentes y con miembros de los partidos políticos, de los distintos partidos políticos antes del Pacto, varias ocasiones, por separado, juntos, hablamos de esto y de lo otro.

Sabíamos y reconocíamos claramente dónde iban a estar nuestras diferencias en algún punto, pero no por eso cejamos, no por eso dejamos de avanzar en temas que a todos nos ocupaba y que todos queríamos que prosperara.

PH: Pero también están los costos, ¿no?

EPN: Está la reforma educativa, ahí está la reforma en telecomunicaciones, ahí está la reforma en competencia económica, la reforma financiera, todas éstas tuvieron amplio, muy amplio.
Y creo que llegamos al punto de abordar: ¿Y qué beneficios traerán? Bueno, ya empiezan a observarse los beneficios de varias de estas reformas, empiezan a ver, pero es cierto que todo esto va a tomar mínimo tiempo de instrumentación, que es de lo que estamos justamente ocupándonos y trabajando.

JC: A ver, pero el costo que estábamos hablando, con Denise, con Pablo, está entre otros los niveles de aprobación de la gestión del Presidente.

PH: A eso quería ir, su aprobación ha bajado, usted sacrificó el capital político que traía de ganar la elección presidencial, en aras de un Pacto. Su aprobación está por debajo del 50 por ciento, es lo que leemos, ¿cuál es el límite? ¿O en el diseño está la entrega del poder en el 2018?

EPN: Mira Pablo, yo creo que hoy estamos satisfechos de lo que se ha alcanzado, que es la conclusión de estas reformas tan importantes, en mi convicción, y necesarias para el país. Creo que el rostro del país estará cambiando en los próximos años, creo que seremos testigos de ello, y yo dejo muy claro, porque además varios de ustedes que me han entrevistado en otras ocasiones yo he señalado: a ver, la responsabilidad de ser Presidente y la responsabilidad de conducir un gobierno no puede ser con un objetivo de estar bien evaluado y bien calificado en las encuestas, es asumir riesgos, asumir costos en aras de lograr cosas que al país le sirvan y le proyecten hacia un mejor futuro, y eso es justamente lo que ha ocurrido.

No he pensado ni en la popularidad del presidente, no he pensado en las siguientes elecciones, he pensado en el futuro de México y eso es lo que ha motivado el que hayamos hecho todas estas reformas, y me siento verdaderamente muy satisfecho porque creo que ha sido un gran logro no del Presidente, un gran logro para México.

Y en el tiempo, yo dejaré que el tiempo sea el que califique, y la sociedad sea la que califique, evalúe a partir de los resultados y los beneficios que en el tiempo se estará observando ante la sociedad mexicana.

PH: En el futuro se dirá que en el sexenio del presidente Felipe Calderón no se pudo aprobar una serie de reformas y en este sí. Alguna vez conversamos del tema cuando era usted presidente electo y me decía que hay un gran mito en que el PRI no apoyó las reformas de Calderón, que aprobaron 190, pero creo que hay una que sí en la que valdría la pena detenernos, que es la energética.

Yo no encontraría muchas diferencias de la propuesta que hizo en 2008 el presidente Calderón y fue enviada al Senado, y finalmente la composición del Congreso y los personajes en el Congreso son los mismos, ¿por qué en aquel momento no y ahora sí? ¿Fue una falta de capacidad del Ejecutivo entonces, o fue que las fuerzas políticas no tenían la disposición, incluyendo al PRI, la disposición de la que habla usted?

EPN: ¿Por qué antes no y ahora sí? Mira, yo dejaré que la historia establezca el juicio sobre lo que se hizo en cada gestión, no tengo yo comentarios ni calificativos qué hacer sobre lo que se ha hecho en el pasado, sí sobre lo que tengo responsabilidad, que es justamente esta administración, y creo que logramos hacer converger la participación, la voluntad y el interés de todos para hacer cambios de fondo a lo que el país necesitaba.

Y será el tiempo el que diga, y sobre todo el que evidencie ante la sociedad mexicana estos beneficios. Yo me ocupo de lo que me toca a mí como Presidente, y claramente se ha evidenciado que se ha encontrado voluntad en todas las fuerzas políticas, yo creo que también un tanto cansadas, Pascal, un tanto cansadas de esta parálisis que observamos desde hacía casi 17 años, desde 1997.

Yo creo que ningún partido político logró una mayoría absoluta, es decir, más del 50 por ciento en la Cámara no hizo posible que hubiera grandes reformas que desde entonces se intentaron desde 1997, todavía con el expresidente Zedillo, lo mismo pasó con el presidente Fox y con el presidente Calderón, no pasaba lo que tenía que pasar.

Y yo creo que todo esto pues fue generando quizá una mayor conciencia, un mejor ánimo, un mejor ambiente, que fue lo que propició afortunadamente el Pacto por México y aquí yo solamente tengo reconocimiento porque eso hizo posible todas estas reformas que, insisto, los beneficios los vamos a estar observando en el tiempo.

JC: Lilly, nos quedan unos minutos para este bloque.

LT: Señor Presidente, usted tal vez recuerde, hace un año yo le propuse hacer unos programas en los que se explicaría la reforma energética con claridad y en una forma muy específica, lo que no le dije a usted en aquel momento fue que una de mis razones para hacerlo, además de estar convencida de que la reforma era necesaria, una de mis razones era que yo me preguntaba cómo usted, señor Presidente, se arriesgaba a apostar todo su capital político, cómo se arriesgaba a que se le fuera a llamar hasta antipatriótico al proponer la reforma energética. ¿De dónde sacó el valor, qué fue lo que lo animó, cómo apostó todo, señor Presidente?

EPN: Pues, a ver, Lilly, más que hacerlo de manera personal, yo creo que fue un ambiente y fue una convicción personal de que sí era posible hacer una reforma energética. A partir de simplemente de estar viviendo una nueva circunstancia y una nueva realidad en el mundo entero.

México se estaba rezagando, era el único país en donde no ocurría una reforma energética cuando sí ya había pasado en Brasil, que le deparó crecimiento, combatieron la pobreza, se generaron empleos, llegaron mayores inversiones, como siguen llegando, sigue siendo Brasil el principal destino de inversión extranjera precisamente por la reforma energética.

Lo mismo pasó en Colombia, solamente por hablar de los países de esta región, y en México no pasaba, y lo que sí nos estaba ocurriendo es que estábamos perdiendo capacidad de producción de petróleo, no estábamos explotado otros recursos energéticos como el gas natural, estamos importando hoy en día 30 por ciento del gas que se consume en el país y evidentemente pagando por ese gas un precio mayor al que tuviéramos que pagar si aquí lo produjéramos.

El gas natural en Estados es bastante más barato, estás hablando de tres, cuatro dólares aproximadamente, hoy el gas que importamos debe costarnos ese 30 por ciento que tenemos que importar, debe costarnos del orden de 15 dólares por unidad de gas natural que esté importando.

Consecuencia: Yo creo que ante este escenario era evidente que tenemos que hacer un ajuste, los otros países lo hicieron, ¿por qué México no?

Por esta historia que nos acompañaba de que no podíamos aprovechar nuestros recursos con participación y con inversión y con capital de riesgo del sector privado que solamente tenía que hacer el gobierno, cuando nos excedimos en esto, porque podíamos hacerlo contratando crédito; cuando nos endeudamos precisamente para ampliar nuestra capacidad de producción en los años 80, ya todo México sabe qué pasó después de eso, tuvimos sobreendeudamiento y tuvimos una de las peores crisis económicas que hayamos tenido en nuestro país. Entonces, pues esa era una opción y a la que no quisimos recurrir.

LT: Pero sus antecesores lo sabían lo que usted acaba de decir y no se atrevieron, ¿por qué usted sí se atrevió a apostar todo su capital político por esta reforma energética, que creo que es la más importante y la que transforma el país?

EPN: Bueno, yo creo que se había intentado, sin embargo, no había prosperado. Aquí Pascal decía hace un momento “¿por qué antes no y ahora sí?”. La verdad es que no tendría una respuesta única a tal pregunta, hoy lo que sí es un hecho es que se logró un acuerdo, todas las expresiones participaron, incluso yo hice reconocimiento en la promulgación de la legislación secundaria que reconocía a todos los integrantes del Congreso de la Unión, más allá del sentido de su voto, porque lo que sí posibilitaron todas las fuerzas políticas, las que estaban a favor y las que estaban en contra, fue un amplio debate sobre la reforma energética muy amplio, la que más se ha debatido en la historia reciente de nuestro país, la que más horas se han dedicado precisamente a su procesamiento, y se hizo, me parece, en un clima de gran civilidad y de respeto.

No vimos tribunas tomadas, no vimos vacíos de parte de la izquierda que estaba en contra de la reforma, la vimos debatiendo, esgrimiendo sus argumentos y encontrando respuesta de parte de quienes estaba a favor de la reforma, entonces se hizo posible, más bien eso provocó que hubiera más de mil 300 oradores tanto del Senado como de la Cámara de Diputados, que por 170 horas estuvieron debatiendo esta reforma.

JC: Bueno, vamos a tener que dar un corte, pero tenemos que quedarnos.

EPN: Esto fue como de una hora.

JC: No, tenemos 50 minutos ya, se nos ha ido como agua pero vamos a tener que regresar también con el debate, como si no lo hubiéramos tenido, sobre la reforma sustantiva, sobre el contenido propio de las reformas tanto en su sentido general como en las específicas, en aquellas que consideramos más trascendentes como se ha dicho aquí y también las más controversiales.

Este es el futuro, digamos, del país, el que se está discutiendo. Vamos a volver con estas “Conversaciones a fondo”.

EPN: Muchas gracias, don Pepe. Muchas gracias.

JC: Estamos de regreso con estas Conversaciones a Fondo, vamos a ir, a seguir mejor dicho, con el contenido de las reformas: primero desde una perspectiva conjunto, para luego pasar a cada una de ellas.

Y yo quiero empezar con un provocación, antes de dar la palabra a Ciro, que ya me le pidió, con una provocación para todos.

Si hace 20 meses les hubieran dicho que 20 meses después se iba a aprobar, convertirla a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, en empresas productivas; si hace 20 meses se nos hubiera dicho que se iba a quitar una camarilla sindical del control de la educación pública; si hace 20 meses, ya entramos a los contenidos, se nos hubiera dicho que se iba a aprobar también el fin del monopolio en la telefonía, el fin de la concentración en la televisión con la licitación de nuevos canales, ese es el marco para entrar a esta visión de conjunto de las reformas, Ciro, esa es la provocación.

CGL: Bueno la tomo, la tomo y lo repito, lo he dicho en varias ocasiones, y lo digo ahora con el Presidente enfrente: la estrategia me pareció espléndida, una gran gestión política, lo he dicho en muchas ocasiones, lo reconozco.

Ahora, usted ha dicho, presidente: “los resultados no se verán de inmediato, para entrar a fondo de las reforma, y se entiende, son reformas estructurales, tomaron muchos años. ¿Pero qué significa eso Presidente, de que los resultados no se verán de inmediato?

Yo le pregunto y le pregunto como jefe de Estado ¿En cuánto ve usted el ingreso per cápita de los mexicanos cuando termine su sexenio?

¿Vamos a seguir, en el 2018 vamos a seguir siendo un país con una escolaridad de octavo, de ocho años, de segundo de prepa, en los peores lugares en los exámenes internacionales?

¿En cuánto calcula usted, Presidente, cuántos mexicanos más se va a sumar verdaderamente al crédito, no con una tarjeta de débito por ahí que le dan en un supermercado?

Le dejo esas tres preguntas, déjeme hacer una cuarta, porque nos lo dijo el director de Pemex hace unas semanas: ¿40 mil millones de dólares el próximo año de inversiones por la reforma energética?

Me quedo yo con esa duda, entiendo que los resultados no se verán de inmediato, pero ¿qué significa?

EPN: A ver, yo creo que es claro que las reformas lo que posibilitan es tener plataforma, yo así lo he señalado, en distintos ámbitos, para revertir estos escenarios que tú señalas, que deberán ser mejores. Y ese es el México que yo estoy pensando podamos construir entre todos, no sólo en lo que hace al periodo de mi administración, a la que le restan poco más de cuatro años, sino en los años por venir.

A ver, nuestra industria energética no se construyó en seis años, nuestra industria energética, nuestra industria eléctrica ha tomado décadas el irse construyendo.

El tener una educación de mayor calidad también nos va a tomar tiempo, pero estamos dando pasos. Hoy lo que estamos haciendo, Ciro, es tomar acciones, definiciones de política pública, y lo que la propia ley contempla deba resolverse en definición de integrantes de nuevos órganos reguladores, de nuevas instituciones que se han creado dentro de estas reformas, precisamente para darle beneficios a los mexicanos.

Pero es cierto que no tengamos que esperar tampoco que pase mucho tiempo. A ver, es cierto que desde este mismo año ya empieza a haber resultados en alcances a varias de estas reformas que hemos venido comentando.

La educativa por ejemplo. La educativa tiene un propósito: elevar la calidad de la educación, ya el modelo educativo del país permitía que tuviéramos una amplia cobertura en el nivel básico de educación; primaria y secundaria, casi del cien por ciento, arriba de 96 por ciento, y que solamente algunos lugares alejados, apartados no tenían suficiente cobertura, pero la calidad de la educación es evidente en todas las mediciones que se hacen.

CGL: ¿Pero a dónde vamos a llegar, Presidente?

EPN: ¿A dónde vamos a llegar?

CGL: ¿A dónde vamos a llegar al final de su gobierno?

EPN: A ver, ¿a dónde vamos a llegar? A tener sin duda mejores maestros impartiendo educación. Para este ciclo escolar que hoy está iniciando se abrieron 14 mil 700 a nuevas plazas, éstas se sometieron a concurso y solamente uno de cuatro que presentaron examen obtuvieron esta plaza, es decir, que quien esté en estas plazas están mejores calificados.

}Y así irá ocurriendo año con año, que los exámenes aplicados a maestros aseguren que quienes sean maestros de aquí y hacia adelante estén mejores preparados.

Quienes están ya en el activo, la reforma prevé, dentro del Servicio Profesional Docente, mecanismos para su superación, para su capacitación constante y permanente, para una mayor profesionalización.

Sólo en el tema educativo, yo creo que el perfil educativo del país y de nuestros jóvenes será diferente de como era hace apenas dos años.

¿En cuántos? no te podría yo precisar, en ninguna de tus preguntas, en qué números los veo, porque es muy difícil hacer una estimación estadística del tema.

CGL: Ustedes son estrategas, ustedes calculan.

EPN: Pero es claro, a ver, es claro que la reforma educativa está hecha y así está ya hoy dando este servicio para elevar la calidad de la educación.

Con mejores maestros, tendrás mayor educación; con mejores herramientas, tendrás una mejor educación; con mejores escuelas en los distintos programas que están de escuela digna, escuela…, programa reforma educativa, todos estos programas orientados a mejorar la infraestructura de las escuelas, las nuevas y las que ya prestan servicio y que están en malas condiciones, tendrán qué mejorar.

Esto sin duda en un par de años y en cuatro años más tendrá, tendremos un mejor perfil y un mejor rostro de la calidad de la educación que hay en nuestro país.

En el tema financiero, ¿por qué hicimos una reforma financiera distinta de la fiscal? Porque el nivel de crédito en México es bajo, comparado con el resto de los países de América Latina, y ya no digo de los de la OCDE, que son los de países de mayor desarrollo.

Nuestro nivel de crédito es bajo, 29 por ciento es el crédito que se otorga al sector privado, mientras que en otros países alcanza casi el 50 por ciento. Pero lo más crítico, que solamente 11 por ciento de ese crédito va a las MiPyMEs, que son las que generan el 74 por ciento del empleo.

Es decir, había que encontrar un mecanismo, ordenar nuevamente, hacer lo necesario en el marco legal para que hubiese más crédito; las familias y los pequeños negocios pudieran acceder a un mejor crédito y más barato.

Las grandes empresas no lo necesitan, ellas pueden acceder a un crédito aquí o fuera de México; a las que queremos ayudar son a esos pequeños negocios, al de la miscelánea, al que tiene un pequeño negocio, o una pequeña empresa que necesita de mejores instrumentos para accesar al crédito.

Otro derivado de la reforma, y con esto para no extenderme, de la reforma financiera, es el mandato que tiene la Banca de Desarrollo del Estado, que es la Banca del Estado Mexicano, que no sólo es cuidar de sus activos, sino es promover el crédito, especialmente las pequeñas y medianos negocios con perspectivas de género, es decir, a las mujeres, promover crédito para las mujeres, promover el crédito hacia el campo.

Ahí hay instrumentos de política pública que permitirán, y en los próximos días estaremos haciendo diversos anuncios, que son ya la aplicación de todas estas reformas precisamente a donde se requiere, en el campo, en las pequeñas y medianas industrias.

Tenemos simplemente de aquí al mes de diciembre del orden de 36 nuevos anuncios que está, que derivan de la propia ley, y en programas o acciones de política pública, que es aterrizar las reformas a la realidad.

Es, como yo he señalado, poner las reformas en acción.

JC: Pascal y Pablo.

PBR: Retomando tu provocación Pepe, yo mentiría si dijera que imaginaba hace 20 meses que habría una reforma energética que se negoció, como usted decía, Presidente, por muchos años, sobre todo lo difícil de imaginar era que ocurriera sin problemas sociales, sin conflictos sociales. Yo francamente no veo conflictos sociales, pero sí veo dudas.

Usted, señor Presidente, y creo que todos los que estamos aquí, somos una generación en la que nos fomentaron el nacionalismo petrolero, nos hablaron empresas que abusaron antes de 1938.

¿Qué garantía pueden tener los mexicanos que no vamos a volver a una situación así? ¿Tiene la ley disposiciones para enfrentar a una industria pues que ya tiene muchísimos años de experiencia? ¿No volveremos a ver los abusos de antes de 1938.

EPN: Mira Pascal, yo creo que es importante, primero dejar muy en claro en qué consiste la reforma energética, porque yo creo que entre las descalificaciones ha habido desinformación, y yo creo que no ha habido precisión sobre el verdadero alcance y contenido de la reforma energética.

Se le ha calificado de antipatriota, cuando al final de cuentas, y antinacionalista, cuando es una reforma que, insistió, preserva para el Estado mexicano, preserva para los mexicanos la riqueza que hay en el subsuelo, no se la da a nadie más, que es muy distinto de que para poder explotar esa riqueza se establezcan nuevos mecanismos.

Nuestra ley, la reforma energética y toda la legislación secundaría prevé modalidades que recogen las mejores practicas internacionales en este tema, mecanismos de mayor y absoluta transparencia, quizá en esto fuimos a la vanguardia, además de las instituciones encargadas y que harán sujetas a PEMEX, a CFE, y a cualquier privado que participe de explotación de los hidrocarburos sujetos de la transparencia.

Además la propia ley establece en materia energética cláusulas de absoluta transparencia, para que las deliberaciones y definiciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos se transmitan en tiempo real, las licitaciones que otorgue, se discutan públicamente y se otorguen en tiempo real, para que haya transparencia en la explotación que se está haciendo de la riqueza del subsuelo.

Aquí no se le está regalando absolutamente a nadie, ni se está cediendo el favor del sector privado, se esta apoyando, o el Estado se apoyará en el sector privado para poder hacer mayor inversión y explotar nuestros recursos, nuestros hidrocarburos.

Y aquí hay un comentario adicional que parte de una convicción_: tenemos que aprovechar nuestros recursos energéticos justo cuando tiene valor y cuando se puedan aprovechar en beneficio de mexicanos. Hoy el petróleo vale, hoy tiene un precio más alto de que cuando, ¿cuando dejará de tener el precio que hoy tiene?, no lo sé, no soy adivino y no puedo predecir eso., pero lo que si sé, es que hoy el mundo esta probando nuevas fuentes generadoras de energía, fuentes más limpias como la luz, como la luz solar, el viento, otras fuentes que van a venir a remplazar en alguna forma al petróleo y entonces el petróleo valdrá menos.

Entonces, hoy lo que el Estado tiene que resolver, es ¿cómo extrae esta riqueza y lo aprovecha en benéfico de los mexicanos? ¿Cómo hoy, que tiene valor, lo podemos sacar, no tenemos que importarlo?

El petróleo no va a tener el mismo precio siempre, ni creo que a grandes precios, más bien creo, es un recurso no renovable, lo sabemos desde que cursamos la primaria, que se va a acabar, pero hay que aprovecharlo hoy que tiene un valor.

Entonces yo creo que la reforma energética, Pascal, regresando a tu pregunta, primero preserva la riqueza a favor del Estado y establece nuevas modalidades para la explotación de este recurso, y que va a tener, en consecuencia, los beneficios que aquí ya hemos compartido: va ha bajar la luz porque la producción de luz utilizando gas natural permitirá un costo de producción menos y que impactará la tarifa de luz que se tiene.

Hoy pagamos, en nuestro país pagamos una tarifa de luz eléctrica más alta que a otras partes del mundo, especialmente Estados Unidos, 22 por ciento en promedio por encima de las tarifas, y no se diga las tarifas industriales.

Y cuando hablo de tarifas industriales no es la que pagan las grandes empresas, porque esas generan su propia energía, sino habló de las pequeñas y medianas empresas que no tienen recursos, ni capital para generar su propia energía.

Ya las grandes la generan para sí mismas, 30 por ciento de la electricidad que se genera en el país, ya 30 por ciento lo genera hoy el sector privado para uso de ellos mismos, y pagan unas tarifas mucho más bajas, porque evidentemente le cuesta menos producirla.

Entonces, esto lo que buscamos es que este beneficio se extienda a todas las familias mexicanas y a las pequeñas y medianas empresas que son las que generan el empleo en México.

Ya me he ocupado de dos reformas y mejor síganme provocándome y me voy extendiendo yo con mis respuestas.

JC: Pablo y Denise, sí.

PH: Perdón la insistencia sobre este tema, pero hay escepticismo en cuanto a los beneficios y los beneficiarios de las reformas.

Se teme, y tal vez con alguna razón, de que de estos cambios salga una nueva y pequeña camada de ricos, y la inmensa mayoría de los mexicanos se quede nada más mirando los beneficios que no le llegan.

EPN: Pablo, yo preguntaría hoy a los mexicanos ¿qué cambio o qué de lo que hoy es el modelo de generación de riqueza energética les ha cambiado, o hace un cambio en su vida, que es el que queremos lograr con la reforma energética? ¿En qué encuentran un beneficio hoy, en su estado, de como están las cosas? Lo que hemos postulado es creemos que lo que se ha cambiado, que el nuevo marco y modelo que estamos instrumentando sí va a cambiar la realidad de los mexicanos, y a partir de que tenemos esta firme convicción es que se ha establecido este modelo con parámetros, con el uso o la puesta en marcha de prácticas internacionales exitosas, incluso de mayor avanzada en términos de transparencia que las que se tienen en Noruega, que es un modelo a nivel mundial.

Y yo creo que esto va a traer beneficios a los mexicanos, la pregunta sería inversa, ¿hoy los mexicanos qué beneficio mayor encuentran ante este diagnostico que hemos presentado? La tarifa de luz es alta, gas no tenemos, tenemos que importar, no somos autosuficientes y es caro; tenemos que importar fertilizantes que bien podíamos producir con gas natural.

Estos beneficios hoy, sin duda, los mexicanos no los tienen, y tenemos que romper el modelo o el sistema. Este modelo que teníamos de producción, simplemente porque me parece anacrónico, fuera del orden mundial que hoy tenemos.

Hoy estamos viendo que Estados Unidos en la frontera norte está encontrando otras fuentes generadoras de energía y de riqueza que muchas empresas están tratando de ubicar a donde ubicarse en razón de un insumo más barato, que muchas que se fueron a China hoy están regresando a los Estaos Unidos.

¿Por qué pasar por México si encuentran aquí un insumo mucho más barato? Y el hecho de que pasen aquí es que van a venir a invertir y van a generar empleo, que es lo que necesitamos en México, y empleo mejor pagado y remunerado.

Por cierto, la reforma energética, como ya lo anticipé, prevé que el desarrollo de esta industria tenga demanda de más técnicos y de profesionistas en el tema energético. Por eso es que habrá que establecer todo un programa de preparación y capacitación para muchos mexicanos.

Se estima que en los próximos cinco o seis años se estén generando del orden de 500 mil empleos, esa es la proyección, hablando de números, que siempre serán un tanto inciertos, pero al menos aquí hay una proyección en razón de la explotación de barriles que se tendrán.

Entonces ¿cuánto demandará la industria? Creemos que serán 500 mil empleos que se estén generando dentro de la industria energética del país.

JC: Denise, un minuto.

DM: Sí. Retomando los temores de los que están hablando Pascal y Pablo, ¿qué capacidad del Estado mexicano para evitar que esto termine justamente en unos cuantos ricos o en unos ricos extranjeros que incluso vengan y que nadie los controle, nadie tenga la capacidad de ponerle realmente límites?

Déjeme darle un ejemplo que está ocurriendo en la minería.

La semana pasada una empresa no internacional, mexicana, Minera México, con una mina tiene un derrame, contamina los ríos de Sonora, da una explicación que resulta una mentira, esto lo dijo la Profepa y la Conagua, no avisa a tiempo, con fuertes daños para quienes están en la zona de Sonora.

Hoy pensamos, por toda la información que tenemos, que lo más que le va a pasar a esa empresa es una multa de cuatro millones de pesos, una empresa que tiene ventas consolidadas el año pasado por nueve mil 300 millones de dólares.

Yo no creo que esa multa les vaya a hacer ni cosquillas; sin embargo, hoy no hay agua en esas zonas, qué beber, los niños no entraron a clases como el resto de los niños.

Es otra industria, es una industria mexicana, pero si vemos esta incapacidad de ponerle límites, de tener una fuerza para controlar industria como la minera, ¿por qué pensamos que si va a haber capacidad para controlar, para defender a las comunidades frente a la fuerza de grandes conglomerados de petróleo?

EPN: Bueno, yo respondería con dos sentidos. Primero, yo no me anticiparía cuáles son las sanciones que se le van a imponer, pero sin duda el daño que se ha hecho a la población y sobre todo al medio ambiente, por la información que tengo, es elevado. Yo presumo que aquí no cabrán sanciones menores y eso habrá que ver lo que la Profepa y la justicia aplique sobre este tema.

En lo segundo, yo insisto, Denise, a ver, la gran pregunta que habría que responder es: si nos manteníamos como íbamos, y en un algo que no iba a deparar, yo creo que en el tema energético nada positivo, o migrábamos a un modelo de producción que el mundo tiene, que otros países tienen, que han hecho reformas para tal propósito y que han resultado exitosas.

¿Por qué condenar anticipadamente, cuando hoy lo que tenemos no nos va a llevar a nada mejor ni a algo más positivo.

Yo partiría de decir: demos el beneficio de la duda? Tendrá el Estado, ya estamos condenando de manera muy anticipada.

DM: Esa es la pregunta, ¿hay capacidad reguladora?, es la pregunta.

EPN: Yo creo que el Estado ha venido mostrando su mayor capacidad y su mayor fuerza en varios propósitos.

Tienes una reforma en telecomunicaciones que se atrevió a ir contra los intereses y contra dos empresas en el sector de las telecomunicaciones y de la radiodifusión con amplia concentración, y me refiero prácticamente a Telmex y me refiero a Televisa.

También tienes que el Estado ha actuado o ha creado una instancia de competencia económica, precisamente dándole más dientes. Y cuando digo más dientes es mayor capacidad de imponer sanciones contra prácticas monopólicas de algunos agentes que aprovechando esa condición, vaya en perjuicio de los consumidores, de la población en general.

Aquí yo vuelvo a hacer, en respuesta a tu pregunta, la pregunta: ¿Queríamos seguir igual, podríamos mantenernos así? Y yo creo que en el futuro quién sabe qué fuera a depararnos cuando vemos una producción petrolera cayendo, no obstante hoy los altos precios del petróleo.

Por eso no hemos tenido exabruptos mayores, porque no obstante que producimos menos, los precios se han elevado. Pero esto no pareciera fuera una constante, ni sabemos por cuánto tiempo.

Y encontramos una forma de aprovechar nuestros recursos o simplemente no cambiamos y seguimos exactamente igual.

Vamos a tener la oportunidad de tener mayor competencia en la venta de gasolina, de importar gasolina, eso quienes quieran importar gasolina, de hacer de Pemex una empresa mucho más eficiente, más transparente, más productiva porque será lo que le dé mayor capacidad para competir frente a otras empresas que vengan a hacer lo mismo y que puedan, podamos tener… como lo vemos en otras partes del mundo.

Ahora si tomara el ejemplo de León Krauze que pone algunos ejemplos de países que tienen otro nivel, bueno, pues vemos que en alguna esquina tienes… o en alguna misma calle tienes varios expendios de diferentes marcas de gasolina que compiten en precio y que eso va en beneficio de los propios consumidores.

Aquí, la verdadera pregunta es… o la respuesta a tu pregunta es una pregunta: ¿Querríamos seguir igual o queremos cambiar?

JC: Nos vamos a ir a un corte, señor Presidente, nos quedan unos minutos, porque vamos a volver ahora con lo que usted ha llamado las “reformas en acción”. ¿Cómo van a bajar esas reformas? Ya lo han preguntado acá.

EPN: Pues eso ya lo hemos contestado.

JC: De estas zonas heladas de los decretos a la tierra caliente de la realidad. Volvamos con estas Conversaciones a Fondo en unos minutos.

PAUSA

JC: Estamos de regreso con estas Conversaciones a Fondo y vamos con el contenido del último bloque, con lo que el Presidente ha llamado las reformas en acción. ¿Cómo es que van a bajar las reformas de este reino helado de los decretos, a la tierra caliente de la realidad?

La prensa ha sido muy entusiasta en general, la me parece, global incluso con la fase legislativa con el éxito, pero al mismo tiempo ha recrudecido su escepticismo en las últimas semanas sobre cómo se van a operar estas reformas, si se van a operar con eficacia, con transparencia, si van a servir, como se ha dicho aquí, a todos los mexicanos.

Y León traía una perspectiva desde lejos. A ver, León.

LK: Retomando un poco lo que decías de la prensa internacional y habiendo hablando con algunos inversionistas, ellos tienen dos preguntas: leyes y aplicación de las leyes.

Pascal hace unos minutos hablaba de la situación antes de 1938; yo quiero hablar muy brevemente de la situación a finales de los 70, porque usted decía “¿por qué no nos dan el beneficio de la duda? Porque la burra no era arisca evidentemente. Ya vimos esta película, es decir, ya nos dijeron “vamos a administrar la abundancia”, es una pregunta con una respuesta muy rápida.

A usted le gustan los compromisos desde hace mucho tiempo. ¿Usted se compromete a que en el futuro no vamos a estar sentados aquí, usted y nosotros, y vamos a tener que hablar de contratos a amigos, de abusos, del surgimiento de una clase de ricos desde el poder? ¿Se compromete usted a eso?

EPN: Yo me comprometo a aplicar la ley y la legislación secundaria como está, y que precisamente ante estas dudas o suspicacias que eventualmente hay, se creó una legislación que cuida yo creo que en sus mayores alcances, incluso en una legislación de avanzada, y ya decía yo incluso mejor en este tema de transparencia a la que se puede tener en el país que es un referente mundial en este tema como es Noruega, precisamente ante todo este tipo de suspicacias se definieron mecanismos de absoluta transparencia, de absoluta claridad y apertura, de absoluta publicidad que deberán de hacer los órganos encargados precisamente de llevar a cabo las licitaciones, de otorgar los contratos, las asignaciones.

Y creo que si tenemos una aplicación irrestricta de la ley como está, y con todos estos candados que la propia ley ha establecido para la transparencia, creo que tendremos un modelo verdaderamente exitoso para el país.

LK: ¿Lo firma y lo cumple?

EPN: Yo lo firmo. Si queremos ir a ese modelo había que hacer este cambio en la reforma energética, que es lo que ha ocurrido, y yo creo que aplicándola, como lo prevé la propia ley, creo que estaremos exentos de este tipo de señalamientos o de faltas que pudieran darse.

JC: Denise, Pascal y Pablo, a toda velocidad.

DM: Rápidamente nada más. Finalmente, Presidente, todas las reformas, o las más importantes que su gobierno deseaba, gracias a esta unión del Pacto por México salieron.

A mí sí, retomando una pregunta que le hizo Ciro, lamentaría yo, dado que ya está todo lo que pidió, por decirlo de alguna manera, a mí sí me gustaría tener cifras, es decir, sí me hubiera gustado un objetivo a mediano y largo plazo en términos de crecimiento, en términos de ingreso por cada mexicano, disminución de la pobreza, disminución de la desigualdad de los mexicanos.

Es decir, otros presidentes salieron diciendo “No me dieron, no pude”, pero en este caso estamos a menos de la mitad, mucho menos de la mitad, a unos meses, 18 meses de sexenio, ya están todas esas reformas tal y como las quería el gobierno, algunas incluso más allá de lo que había planteado el gobierno.

A mí sí me gustaría un gobierno que dice: “Estos son mis objetivos a corto y mediano plazo, ya tengo los instrumentos para hacerlo”.

EPN: El antes y el después. Partimos de que tenemos el antes, un país que te llevaba por lo menos tres décadas de tener un crecimiento económico mediocre, del orden de 2.3 por ciento anual, y que esto no permitía generar los empleos que la población demanda; además, menos en un sector creciente de jóvenes que necesitaban y requieren de un empleo y de un buen empleo.

¿Qué proyecta estas reformas traerán para México? Y me voy a ocupar particularmente de la energética que ha sido quizá la más señalada.

Se prevé que tengamos inversiones del orden de 50 a 60 mil millones de dólares adicionales a los que Pemex realice en el desarrollo de su propia plataforma de explotación.

CGL: ¿En los cuatro años?

EPN: En los cuatro años. Pemex realiza hoy promedio inversiones de 20 mil a 25 mil millones de dólares por año, es decir, podíamos tener una inversión en los siguientes cuatro años del orden de los 150 mil millones de dólares en el sector energético.

Se prevé la creación de este número de empleos, 500 mil empleos dentro solamente en esta industria energética.

En materia de gasto público, sin duda la recaudación del Estado va a crecer, y está claramente señalado hacia dónde va a ir.

Se estima que hacia el año 2018, ya decía yo, la recaudación será de 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto, hoy 2014 fue de 1 por ciento, éste irá creciendo gradualmente y, en consecuencia, más se invertirá en infraestructura, en carreteras, en escuelas, en el sector salud y en ciencia y tecnología.

Prevemos que el desempeño de nuestra economía en este segundo semestre, como ya las cifras lo empiezan a apuntar, sea mejor que el desempeño que tuvo nuestra economía en el primer semestre de este año; esperamos alcanzar la proyección que ha hecho Hacienda de 2.7 por ciento, que este crecimiento de alcanzarse, por sí mismo sería superior al que en promedio hemos tenido en los últimos años y, sin embargo, prevemos -y no lo decimos nosotros, lo dicen especialistas- que los años con las reformas 2015, 2016, 2017, 2018 el crecimiento de nuestra economía sea creciente y mayor.

Hablan de 3 a 4 por ciento y que hacia en el 2018 pudiéramos estar en términos cercanos al 5 por ciento anual, esto significará más empleos para los mexicanos, mejores empleos, mayor derrama económica, y además creo que con el modelo o con la reforma fiscal se logra una mejor redistribución de la riqueza en el país.

JC: Pascal y Pablo.

PBR: México es deficitario en cumplimiento de la ley, ¿se puede pensar en que estas reformas se aterricen si no fortalecemos el Estado de Derecho?

Estamos viendo en el tema de la reforma educativa que hay cuatro estados que la han aplicado a medias o no la han aplicado, y el Oaxaca estamos viendo a un gobernador que envía una iniciativa de ley totalmente distinta a lo que dice la reforma educativa, ¿podemos ser un país moderno, podemos aterrizar estas reformas sin fortalecer el Estado de Derecho, sin combatir la impunidad?

EPN: Yo creo que eso está ocurriendo, yo creo que se ha venido fortaleciendo nuestro Estado de Derecho, se han creado instituciones precisamente responsables de preservar, de garantizar la aplicación del Estado de Derecho.

Dentro de las reformas que se han logrado en este ciclo reformador, hay varias que están para fortalecer las capacidades de Estado en materia de justicia como es el Código Nacional de Procedimientos Penales, la propia Ley de Amparo, y la que ya hablamos, que es este fortalecimiento del Instituto Federal de Transparencia y de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos.

Es claro que a las reformas ha habido resistencias, Pascal, y has señalado los estados en donde las hemos observado y lamentable, no por ello hemos cerrado el espacio de diálogo, de acercamiento, de recurrir a los mecanismos legales.

No puede ser por la vía autoritaria, tiene que ser por la vía legal que se ha recurrido, cuando no se ha armonizado una legislación, con lo que es el espíritu y alcance de la reforma educativa en todo el país.

Lamento que Oaxaca, en este propósito de transformación, se vaya rezagando; el resto del país, ahí hubo exámenes, ahí se otorgaron plazas. Oaxaca entrará en otro ritmo a partir de esta resistencia que ha ofrecido y yo espero que se supere.

Yo creo que el diálogo, el acuerdo permitirá que esto vaya entrando, de lo contrario, será el Estado que vaya a la saga y se rezague con respecto al resto del país en donde la reforma hoy ya tiene aplicación.

Y si la reforma, que eventualmente procese el estado no está armonizada con la que está en el orden federal, obliga a que sobre ellos se interponga una controversia constitucional.

PH: Presidente, en mi opinión sí hay un antes y un después de estas reformas. México no va a ser igual después de estas reformas, pero también su gobierno.

Pregunto, para esta nueva etapa que viene, ¿va a ser el mismo de trabajo o va a cambiar caras?

EPN: Yo no haría especulaciones de orden político Pablo. Aquí lo que me ocupa y le ocupa al gobierno y a mí como Presidente de la República es aplicar estas reformas y ya se están aplicando.

Yo cuando he hablado de que los beneficios tomarán su tiempo, no significa que es a partir de ahora. Ya hay aplicación de estas reformas: la educativa, hablaba yo de los exámenes que se han realizado; la reglamentación del Servicio Profesional Docente, por hablar solamente de la educativa.

En materia de la reforma financiera se estarán presentando nuevos productos financieros que beneficiarán a distintos sectores: al campo, a quienes adquieren vivienda con mayor otorgamiento de crédito, con mayor posibilidad de ampliar el tipo de crédito, o el préstamo que se les otorgaba.

En fin, vienen, varios productos y varios anuncios que estaremos haciendo, que son aplicación ya de la reforma, en este caso financiera.

En la reforma laboral yo creo que empezamos a ver ya algunos efectos de la reforma laboral, que viene a flexibilizar el mercado laboral, la forma de contratar, las modalidades de contratación que había de la población.

Y hoy estamos viendo, cómo, aunque marginalmente, pero dentro de la población ocupada es menor la que reporta INEGI que se encuentra en la informalidad, creo que esto en parte tiene que ver con la entrada en vigor de la reforma laboral, tiene que ver con el sistema -pronto, para probarlo, yo creo que más bien lo observaremos más hacia el año entrante- el RIF, que es este sistema que está en la legislación hacendaria para la incorporación de pequeños contribuyentes, o el Régimen de Incorporación a la Formalidad que se prevé.

¿Cuál es el gran reto que tiene el gobierno? Ser puntual y aplicar todas estas reformas y lo estamos haciendo, lo estamos haciendo. Donde hay resistencias no podemos aplicarlas de manera autoritaria, sino tenemos que aplicarlas al amparo de la propia ley, y es como lo estamos haciendo.

Pero yo creo que a final de cuentas ya desde ahora y en el tiempo, estaremos viendo importantes beneficios.

Creo que estas reformas, lo que vamos a estar observando en las próximas semanas y en los próximos meses son los anuncios de políticas públicas, de acciones que son aplicación ya de todas estas reformas que hemos conocido al margen de las que ya se han venido haciendo.
Varios anuncios anteriormente se han hecho ya precisamente en alcance a las propias reformas y que los mexicanos van a estar encontrando, seguro estoy, importantes beneficios, y que serán tangibles, y que los estarán observando.

JC: Un minuto Ciro.

CGL: Un minuto. Presidente, entiendo su cautela con las cifras, pero cuando menos comprométanos esta respuesta. Le quedan cuatro años de gobierno, díganos que en el 2018 el ingreso per cápita de los mexicanos no va a ser de 11 mil pesos mensuales.

EPN: No lo será Ciro, será mayor. Hoy el ingreso per cápita, aplicando la comparación que se hace de capacidad de compra que tiene cada país, es del orden de los 15 mil dólares por año en el país. Yo estimo que podamos estar muy por encima de eso.

Estoy seguro que si las proyecciones de crecimiento económico derivadas de las reformas como está previsto, como los analistas prevén, esto no es un calculo sólo del gobierno sino que así se está analizando por el propio Banco Central, el Banco de México, por otros expertos…

CGL: Pero el suyo, el de la Presidencia de la República.

EPN: La nuestra es que tendremos una mejora en el ingreso per cápita. Creo que además la mejorar que se hace en la redistribución del ingreso a partir de la aplicación de la reforma fiscal y de las políticas públicas y políticas sociales que sigue el gobierno, hay ya desde ahora una mejora en la redistribución del ingreso de 0.018 a 0.032, que es que es aparentemente poco, pero es prácticamente el doble de lo que se tenía anteriormente, cuando en general la distribución en el país es de mayor desarrollo, el que más puede estar en 1.2, es decir, todavía estaremos a cuatro veces la distancia de aquellos que van más adelante, pero sí del doble de la que teníamos anteriormente.

Esto sin duda nos permite anticipar que el ingreso per cápita será mayor, que el nivel de bienestar en México será mayor. Ese es el México con el que yo me comprometí, el que quiero alcanzar, y creo que si apuramos la aplicación de estas reformas y de todas las otras políticas, porque no todo son las reformas.

También yo creo que vale la pena señalar que no todo son las reformas, las reformas dan una plataforma para lograr los objetivos que aquí ya hemos compartido, pero por otro lado está la política pública y la acción del gobierno que va en curso, y para eso hay un Plan Nacional de Infraestructura con una inversión verdaderamente que no tiene precedente y que además nos va a permitir construir 46 nuevas autopistas, más de tres mil kilómetros de carreteras, ampliar al doble la capacidad portuaria de nuestro país para ampliar nuestro comercio.

Que nos va a permitir construir trenes que comuniquen distintas ciudades: el México-Toluca, el México-Querétaro, la Línea 3 del Metro de la zona metropolitana de Monterrey, el Tren Ligero de Guadalajara. Digo, vamos a tener otro rostro, es el rostro de un país moderno, con dinámica económica y sobre todo generando bienestar. El gran sentido de todo esto es lograr bienestar mayor para todos los mexicanos.

LT: Para finalizar, me tocó la última, pero es muy rápido. ¿Para cuándo, señor Presidente, ve usted un México con menor pobreza, con menor desigualdad y con mayor justicia social?

EPN: Para ya desde ahora, si aplicamos las reformas. Yo creo que gradualmente vamos a ir viendo una disminución de los sectores en pobreza y en marginación.

Creo que la actuación del Estado con sus políticas de orden social deberán de mejorar el nivel de bienestar a través de nuevos esquemas que permitan incorporar a quienes son beneficiarios de los programas sociales, que no sólo quede en eso, sino que además encontremos mecanismos de incorporarles a la actividad productiva.

Hoy queremos seguir, darle pleno seguimiento y apoyar a que toda esta gente en el mayor rezago y pobreza, pueda incorporarse a condiciones de mayor bienestar.

JC: Pues este ejercicio llega su fin, nos quedan otros, otros con otros actores públicos, académicos, otros comunicadores, desde luego con otros actores del ciclo reformador que culminó en el pleno legislativo.

Por ahora, muchas gracias señor Presidente por su hospitalidad, por su tiempo, por sus reflexiones, por sus informaciones.

Muchas gracias a Pascal Beltrán del Río, Ciro Gómez Leyva, Pablo Hiriart, León Krauze, Denise Maerker, Lilly Téllez, y muchas gracias a ustedes por haber participado con nosotros en estas primeras conversaciones a fondo sobre estos temas centrales de la agenda pública mexicana. – See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=434766&idFC=2014#sthash.i4B7eZ0T.dpuf