Señor Presidente de Colombia:

Muchas gracias por su hospitalidad, la de usted, la de su distinguida esposa, de su equipo de colaboradores, que nos han dispensado una gran atención y una gran hospitalidad en esta VII Cumbre de la Alianza del Pacífico.

El señor Presidente de Colombia ha dado cuenta, con toda precisión y puntualidad, de los alcances y acuerdos que se han tomado en esta VII Cumbre que, sin duda, acreditan el avance tan importante y significativo que tiene esta Alianza del Pacífico, a menos de un año de haberse acordado formalmente, o firmado el acuerdo marco del mismo. No obstante que le precedieron varios, meses previos a que se llegara a la concreción de este documento fundamental que diera lugar a esta Alianza del Pacífico.

Estoy convencido de que este acuerdo es uno de nueva generación, que va a permitir que nuestros países tengan una mayor integración, compartan un mercado de más de 210 millones de consumidores, que al abrir el libre comercio entre nuestras naciones, en un primer paso, en el 90 por ciento del comercio que ya hoy hacemos entre estas naciones, y en esta proyección para que en el mediano plazo sea del 100 por ciento, significará para nuestros pueblos la oportunidad de poder tener a su alcance una mayor oferta de productos, de servicios, que compitan en calidad y en precio. Y esto habrá de redundar en beneficio de las economías familiares.

Este instrumento, sin duda, favorece a que en nuestras naciones se fomente y se incentive la productividad, que queremos sea mayor, y eleve la competitividad de nuestras economías.

Y todo esto, como aquí ya lo han señalado los Presidentes que me han antecedido en el uso de la palabra, tiene un objetivo, que es lograr que nuestros países, que esta región de América Latina tenga un mayor crecimiento económico, mayor desarrollo, y propicie condiciones de mayor desarrollo social e individual entre nuestros pueblos.

Yo solamente quiero aquí, ante ustedes, reafirmar el compromiso que México tiene para ser un actor muy comprometido en este acuerdo de la Alianza del Pacífico, que depare a nuestras naciones integración, acuerdo, diálogo político y, sin duda, desarrollo económico y prosperidad para nuestras naciones.

México está comprometido en este propósito, y me congratulo de haber participado, una vez más, en esta VII Cumbre de la Alianza del Pacífico.

Deseo a las naciones participantes de esta Cumbre éxito, prosperidad y desarrollo para nuestros pueblos y, sobre todo, que el espíritu de fraternidad y de hermandad, a partir de este acuerdo, se siga intensificando y nos siga uniendo cada día más.

Muchas gracias.

(PREGUNTAS Y RESPUESTAS)

-PREGUNTA: Muchas gracias.

Buenas noches, Presidentes.

Presidente Peña Nieto, en qué fecha espera el Gobierno mexicano, someter al Congreso de la Unión la lista de desgravación arancelaria.

Y en ese mismo sentido, también me gustaría aprovechar para preguntarle al Presidente Santos, en su calidad de Presidente Pro Témpore de la Alianza.

Ustedes están seguros que en 37 días los Congresos de los cuatro países aprobarán los plazos de desgravación y acuerdo marco de la Alianza, y si ya definieron los plazos de desgravación y listas de productos sensibles, Presidente.

Y Presidente Peña Nieto, aprovechando que puedo preguntarle. Cuáles son los obstáculos que están impidiendo, Presidente, que la Bolsa Mexicana de Valores de México se integre al MILA, al cual ya forman parte Chile, Colombia, Perú, como parte de la Alianza del Pacífico.

Y por último. Si podría aclarar lo de la fecha de caducidad del Pacto por México, al cual dijo ayer que no es eterno.

Gracias.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Es que ninguno somos eternos.

Los dos temas que tienen que ver con la parte económica.

Está acordado que para el mes de junio concluyan, precisamente, esas negociaciones, que nos permitan definir con toda puntualidad cuáles son de las fracciones arancelarias que ya se han acordado; cuáles de éstas son, que hemos definido, o sea en el 90 por ciento, las que queden, se liberen completamente, el 90 por ciento del comercio que tendremos en nuestros países.

Y posterior a ello, será que cada país presente, evidentemente, esto a consideración de los congresos, sin que esto tenga una fecha determinada o límite para tal propósito.

Buscaremos alentar el que esto ocurra en el menor tiempo posible, pero sin que se haya fijado una fecha o un plazo determinado para tal propósito.

En el tema de la integración del mercado de capitales, del MILA, tiene que ver con la congruencia en la regulación que se tiene en nuestro país.

Sobre este tema ya hay en este momento un diálogo con la Bolsa Mexicana de Valores, precisamente para cumplir con estos requisitos de carácter legal, y en el menor tiempo posible lograr esta integración plena de este propósito.

Y con respeto a la caducidad. Yo no he puesto caducidad o fecha, o plazo a lo que es el Pacto por México.

Yo lo que señalé, con toda puntualidad, es que el Pacto por México es un acuerdo tomado entre las principales fuerzas políticas del país y el Gobierno de la República con una agenda de trabajo determinada, que es la que venimos desahogando.

Ahí están los puntos que comprometimos. Están los 95 temas que hemos comprometido. Estaremos impulsando y trabajando, en la que todos están siendo parte y enriqueciendo las iniciativas que se están presentando a consideración del Congreso.

Y que una vez agotada esta agenda, sin duda esto ha sentado un precedente, difícil determinar qué pasará después, desde ahora. Pero, sin duda, lo que sí sienta como gran precedente es y, sobre todo, como una gran acreditación del avance y madurez de nuestra democracia.

El acreditar que, no obstante las diferencias naturales que hay entre las fuerzas políticas, sí es posible concretarse acuerdos. Y que un gran ejercicio de este esfuerzo y de esta madurez, y de esta civilidad, que todas las fuerzas políticas están aquí reflejando, está en el Pacto por México.

Esto, sin duda, dará lugar, agotada la agenda, establecida y comprometida dentro de este Pacto, a que eventualmente subsista una mesa de acuerdo y de diálogo que sí sea permanente y que haga posible distender o resolver cualquier diferencia que se suscite en el futuro.

Pero es hoy algo que no podemos prever. Lo que sí es claro y que sí está preciso, es la agenda de trabajo a la que nos hemos comprometido quienes hemos suscrito el Pacto por México.

-PRESIDENTE JUAN MANUEL SANTOS: En cuanto a la pregunta que me hizo. La situación es la siguiente.

El 90 por ciento de todos los aranceles, de todas las partidas arancelarias, tendrán arancel cero a partir del momento en que entre en vigencia el tratado, que es el próximo 30 de junio.

Para el 10 por ciento restante, se acordaron unos plazos y unos procedimientos que al final van a significar que todo el universo arancelario tendrá arancel cero.

En el caso, por ejemplo, de los productos colombianos que están dentro de ese 10 por ciento, lo que puedo decirles a los productores de esas partidas, de esos productos, es que nada de lo que ya hemos entregado en otros acuerdos está por debajo de lo que estamos negociando con la Alianza. Es decir, todo lo que se acordó en esta negociación ya está incorporado en otros acuerdo; o sea, que no va a haber una desgravación más rápida de la que ya estaba establecida en otros acuerdos. Pero el resultado al final es que todos los productos van a ser desgravados con arancel cero.

En el caso colombiano. Nosotros no necesitamos ir al Congreso para reducir aranceles. El Gobierno lo puede hacer por decreto.

(INTERVENCIÓN FINAL)

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Yo sólo agregaría, si la pregunta fue hecha para todos, que suscribo, fundamentalmente, lo que ha expresado el Presidente Piñera del alcance que tiene este acuerdo, o esta Alianza del Pacífico. Que va más allá de un acuerdo de libre comercio.

Es un acuerdo que busca realmente innovar y ser de otra generación; es decir, propiciar una zona de libre comercio, pero, también, una zona de libre tránsito de personas, de un mercado común de capitales.

Y, sobre todo, contribuir a una mayor integración de los pueblos que la integran, y de reflejar esa integración en toda la región, especialmente de América Latina.

Yo estoy convencido que son pasos que se están dando de manera muy firme, muy acelerada. Al ritmo que nos impone la dinámica de este nuevo siglo.

Y, por eso, es que estamos en absoluta convicción de que es un instrumento que va a propiciar mayor hermandad y mayor desarrollo para nuestros pueblos.