El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró hoy que de acuerdo con un estudio realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 6 de 10 personas de municipios en los que opera la Cruzada Nacional contra el Hambre, es decir 60 por ciento, lograron superar la condición de pobreza alimentaria.

Precisó que aún existe un rezago del 40 por ciento, pero quiere decir que prácticamente el 60 por ciento de la población objetivo “hoy está teniendo atención a través de los distintos programas y acciones que comprende la Cruzada Nacional contra el Hambre”.

“Eso nos da mucho gusto porque quiere decir que hay niñas y niños mejor alimentados, que hay mujeres embarazadas que hoy tienen asegurada su diaria alimentación, y que hay personas adultas mayores que antes no tenían qué comer y hoy están pudiendo hacerlo en los comedores comunitarios”, expresó.

El Presidente Peña Nieto expresó su reconocimiento al trabajo que realizan las más de 70 mil mujeres que laboran voluntariamente en los comedores comunitarios que hay en el país. “Mi más amplio reconocimiento por estar apoyando y acompañando el esfuerzo del Gobierno de la República para reducir el hambre que hay entre los mexicanos”, expresó.

Al término de la inauguración del Hospital Regional de Apatzingán, el Presidente de la República se trasladó a la comunidad de Chiquihuitillo, para visitar un comedor comunitario donde comió y dialogó con las mujeres responsables del comedor y con niños que ahí se encontraban.

“Deseo que esto contribuya, primero, a que deje de haber hambre en nuestro país; y segundo, gente mejor alimentada todos los días pueda dar su mejor esfuerzo a seguir construyendo una mejor nación, que ese es nuestro propósito; una mejor sociedad, una mejor comunidad y un mejor México”, señaló.

Informó que en el municipio de Apatzingán hay instalados 30 comedores comunitarios en donde niños, mujeres embarazadas y adultos mayores tienen garantizada su diaria alimentación.

Los vecinos agradecieron al Presidente de la República la operación de los comedores comunitarios, y manifestaron su compromiso de seguir trabajando y “echándole ganas” en beneficio de su comunidad.