Señoras y señores:

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Me complace mucho saludar a las distinguidas personalidades del presídium, especialmente, a quienes son galardonados, a quienes son ejemplo, no sólo en el deporte, sino para toda la sociedad mexicana, por su empeño, por su entrega, por su disciplina, por su coraje, y que han puesto muy en alto el nombre de México.

Saludo a Aída, a Gustavo, a María del Rosario, a las autoridades deportivas que están en esta Mesa de Honor. A todos nuestros galardonados y deportistas, que atestiguan la entrega de este Premio Nacional del Deporte.

A la representación del Senado de la República. Y saludo con respeto a los señores representantes de los medios de comunicación:

No puedo dejar de mencionar a medallistas olímpicos que, también, están aquí entre nosotros, a quienes saludo con afecto y aprecio su presencia esta mañana.

Con ustedes, estoy iniciando mis actividades en mi carácter ya de Presidente de todos los mexicanos. Y qué bueno y celebro que sea en la Entrega del Premio Nacional del Deporte.

Para quienes por su dedicación, su ejemplo, y como ya lo señalaba, su disciplina, coraje y por haber puesto muy en alto el nombre de México en distintas justas deportivas, en varias disciplinas deportivas. Es al lado de ellos y con ustedes, con quienes estoy iniciando esta actividad.

Lo celebro, porque de eso se trata, de lograr que México se mueva, lograr que México, verdaderamente, empiece una nueva etapa en su historia, donde la sociedad entera participe, desde distintas trincheras, en esta tarea.

Hoy les extiendo la bienvenida a esta Residencia Oficial de Los Pinos y les saludo con mi mayor respeto y mayor admiración. Es un orgullo encabezar esta ceremonia de premiación, en la que el Estado mexicano reconoce a quienes por su actuación y desempeño han sobresalido en la práctica y en el fomento al deporte.

Jóvenes, mujeres y hombres que, con disciplina, voluntad y coraje han puesto muy en alto el nombre de México, incluso, como lo sabemos, más allá de nuestras fronteras.

Sin duda, el jurado de estos premios tuvo una tarea muy difícil este año. A los señores integrantes del Consejo de Premiación, también, les quiero reconocer su tiempo, disposición y trabajo para hacer una ardua ponderación de quiénes debieran recibir este premio.

Como mexicano, les agradezco los emotivos momentos que nos han hecho vivir en las Olimpiadas, en los Juegos Panamericanos, en los mundiales de cada especialidad.

Con base en su talento y perseverancia, los logros deportivos que han conquistado, son históricos para el deporte mexicano.

Por ello, les felicito, ampliamente, al haber sido hoy galardonados, al haber sido seleccionados por el jurado, y al tener el alto honor de entregarles este reconocimiento.

Menciono a Aida Román, quien hizo historia al conquistar para México nuestra primera Medalla Olímpica en Tiro con Arco. Sé que vendrán más triunfos, sé que vendrán más triunfos Aida.

Y sé que vamos a conquistar mayores preseas. Tendremos mayores logros, porque veo el entusiasmo y la decisión de ser parte de este equipo, de esta motivación que queremos sembrar en la sociedad mexicana, para que, en movimiento realmente, transformemos a México.

Felicito, también, a la Selección Mexicana de Fútbol Sub-23, que nos regaló la Medalla de Oro Olímpica, al ganar la final ante Brasil, una de las selecciones más competitivas del mundo.
Qué mejor testimonio, que demostrar junto a los otros ganadores, que están aquí presentes, que sí se puede.

Que más allá del esfuerzo, que a veces, muchas veces pensábamos que se frustraba muy al final, cuando llegábamos a, prácticamente, al final de cualquier justa deportiva y veíamos frustrada nuestra ilusión, nuestro anhelo de ver triunfando a nuestros representantes y muy señaladamente a la Selección Nacional de Fútbol. Pero demostraron que sí se puede.

Y nos demostraron a los mexicanos, que si nos ponemos la camiseta, si la sudamos, si la llevamos con orgullo, con gallardía, podemos demostrar los mexicanos, en cualquier escenario internacional, que sí se puede, que México es un país potencia en muchos ámbitos, y que eso es justamente lo que nos proponemos, demostrarle al mundo que México puede ante cualquier desafío y ante cualquier reto.

Felicidades, nuevamente.

Mi reconocimiento, también, a su entrenador, a Luis Fernando Tena, que hoy ha sido galardonado, y a su cuerpo técnico, porque es claro que para que un equipo pueda tener planeación, estrategia, táctica, se necesita de un buen entrenador, y Fernando Tena lo logró. Muchas felicidades nuevamente a Luis Fernando Tena.

A Gustavo Sánchez, el atleta de la Delegación Mexicana que más medallas obtuvo en los pasados Juegos Paralímpicos de Londres 2012, con cuatro preseas, creo que queda muy acreditado, y más al haber escuchado, que Gustavo es un gran ejemplo para todos los mexicanos.

Es, insisto, Gustavo, como lo es para, lo ha sido a la entrega de los demás galardones, un honor la entrega de este reconocimiento, que reconoce tu esfuerzo y este importante desempeño que tuviste en los Juego Olímpicos de Londres. Felicidades nuevamente.

Y como ya lo comentaba. También, es ocasión de felicitar y de reconocer a su entrenador, a José Raúl Páez, por su destacada trayectoria y su contribución excepcional a favor de la natación paralímpica.

Muchas felicidades nuevamente, Luis Fernando, por este trabajo dedicado, a veces, el del entrenador, siempre en el anonimato, a veces callado, pero que se demuestra en el trabajo de quienes se enfrentan en distintas disciplinas a otros adversarios.

Muchísimas felicidades.

A Naomi Valenzo, por su destacada carrera como juez internacional en gimnasia. Este premio es justo reconocimiento a su constancia y a poner, también, muy en alto el nombre de México en estos espacios, silenciosos, callados, pero que se acredita el talento, el conocimiento y la experiencia, de nuestros deportistas y, en este caso, de quien fue juez en estas justas.

Muchísimas felicidades, Naomi.

A María del Rosario Espinoza, quien en Londres tuvo que luchar desde el repechaje y con carácter y determinación para ganar su segunda Medalla Olímpica en taekwondo. Y, finalmente, muchas felicidades, María del Rosario, porque en dos Olimpiadas has puesto muy en alto el nombre de México. Y al estar viendo el video, sin duda, la destreza, la habilidad. Yo le preguntaba muy en secreto si tenía novio, porque seguramente tendrá que ser de cuidado.

Pero, María del Rosario, te deseo muchas felicidades; mayores éxitos y logros.

Enhorabuena, María del Rosario.

Y, finalmente, al profesor Nelson Vargas, a quien me da mucho gusto entregarle este justo reconocimiento a 50 años de trayectoria, de ser un gran promotor de la natación. Y quien se nos iba a anticipar. Nada más tenían un premio, maestro. Pero sabe que ese premio, ese reconocimiento, es el testimonio de reconocimiento a muchos años dedicados, por usted, a esta actividad, a la promoción, al fomento de tan importante disciplina deportiva.

Nuevamente, muchísimas felicidades.

En el deporte, como en la vida, hay que decidirse y prepararse para ganar. Así como ustedes se entrenan para ser mejores, México debe prepararse para una nueva etapa de éxito y desarrollo.

Esto implica aprovechar todo lo bueno que hemos logrado como país, pero, también, mejorar y transformar lo que no funciona, lo que no sirve adecuadamente y que eso es, justamente, en lo que queremos incidir: cambiar para transformar al país, para hacerlo mejor.

Quiero aprovechar este encuentro para decirles que el deporte será prioritario en mi Gobierno. Será parte del eje que ayer señalé en mi discurso inaugural, de lograr una educación de calidad para todos.

México es un país de jóvenes, esto representa un enorme potencial que debemos aprovechar. Hay que impulsar todo el talento y la energía de nuestra juventud.

Queremos mexicanos preparados mentalmente, pero, también, físicamente. Queremos mexicanos sanos en todos los planos de su desarrollo y, en este propósito, el deporte es clave.

Nuestra visión en la materia, sin duda, es de largo alcance, pero queremos construir a partir de los cimientos que hoy tenemos, cambiar lo que no funciona e impulsar un nivel alto de cultura física que contribuya a la formación de mexicanos más sanos, más fuertes y más competitivos.

Estoy convencido que México cuenta con el talento necesario para convertirse en una potencia deportiva, como ya lo ha dejado acreditado en distintas justas en las que ha participado.

Ustedes, quienes han sido premiados el día de hoy, son vivo ejemplo de lo que podemos lograr. Para ser una potencia deportiva la planeación, sin duda, es indispensable.

Tenemos que mirar más allá de un sexenio. Pero eso no significa que en el que nos corresponde actuar nos rezaguemos y dejemos de hacer lo que marque hacia más adelante, en años por venir, el desempeño y la competitividad que México tenga en el deporte.

Los logros alcanzados hasta ahora acreditan, justamente, que lo realizado anteriormente en algo ha servido y funcionado. Hoy me propongo acelerar este proceso, y acelerarlo al lado de quienes tienen la experiencia, el conocimiento, y que han recogido, en distintas experiencias, lo que debemos hacer.

Tenemos que actuar hoy con la mirada puesta en el futuro y el primer paso es diseñar y operar un programa de deporte escolar, como lo comprometí en distintos espacios.

Que favorezca la activación física en las escuelas, que nos permite identificar y canalizar tiempo, talento y habilidades deportivas de nuestros niños y jóvenes.

Estoy consciente que necesitamos, también, instalaciones deportivas al alcance de todos. Por ello, me comprometí a rescatar, junto con los ciudadanos, más de dos mil 500 parques y espacios públicos que hoy están abandonados y que vamos a rehabilitar, para hacer de ellos un espacio de mayor fomento a la actividad deportiva.

Con planeación y con inducción para no dejar a la suerte o a que, sin planeación, esos espacios se subutilicen.

El objetivo es democratizar la práctica del deporte. Lograr que llegue a más, que la sociedad en su conjunto, nuestra niñez y su juventud, tenga el espacio para dar rienda suelta a sus habilidades y a la práctica de algún deporte.
Por eso, también, comprometí la construcción de al menos un centro deportivo de alto rendimiento en cada una de las entidades del país.

Y por reconocer, que quizá, esto sea insuficiente, habría que ampliar este compromiso, no sólo a tener uno al menos en cada una de las entidades, sino en las grandes ciudades. Con instalaciones adaptadas para personas con discapacidad que sean espacios dignos, decorosos para la práctica del deporte.

Varias de las metas que nos hemos propuesto alcanzar como país en la educación, salud y seguridad, requieren del fomento a la cultura deportiva.

En este marco, el deporte será elemento esencial del programa que ayer presenté o que ayer anuncié y que próximamente habré de presentar: El Programa Nacional de Prevención del Delito. Este programa tendrá, entre sus partes esenciales, el fomento a la actividad deportiva.

Nuestra meta es recomponer el tejido social con base en una sana convivencia. Tengo claro que la práctica del deporte es una gran herramienta para construir un México más sano, más seguro y más solidario, como propuse ayer, debemos alcanzar.

Estimados deportistas:

Debajo de su uniforme habitual de competencia, ustedes portan, sin excepción, la camiseta de México. Con su determinación, nos han demostrado la importancia que tiene el deporte en la formación del ser humano y en la sociedad.

El entrenamiento y la competencia crean disciplina, forjan el carácter y nos animan a llegar cada vez más alto.

Veo con agrado que esta generación de deportistas, más que ninguna otra, tiene una mentalidad ganadora, y eso nos inspira a todos los mexicanos a dar un paso hacia adelante.
Ustedes son parte importante del cambio positivo que está sucediendo ya entre nosotros, anímicamente así está ocurriendo.

Poco a poco, y gracias a todos ustedes, empiezan a derrumbarse mitos y paradigmas que nos frenaban y frustraban en nuestros altos empeños.

Los mexicanos ya nos estamos acostumbrado a ganar, a sobresalir en el mundo y a demostrar, como ya lo dije, que sí se puede.

Como lo dije ayer en Palacio Nacional: Éste, éste es el momento de México. Vamos a hacerlo realidad.

Muchas gracias.

Audio Pdte. EPN. Entrega del Premio Nacional de Deportes 2012