Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Querétaro.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Muchas gracias por las palabras de bienvenida.

Nos da mucho gusto constatar el avance y el desarrollo que lleva este bello estado de nuestro país y, sobre todo, que haya sido sede de este importante encuentro de empresarios, exportadores de nuestro país.

Quiero saludar, también, a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al Comandante de la Zona Militar aquí, en Querétaro.

Y de manera particular, también, quiero saludar y agradecer la muy honrosa invitación que me ha formulado don Valentín Diez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología.

Don Valentín se ha convertido en una persona comprometida con México, con su desarrollo y, particularmente, en un área que conoce plenamente por su trayectoria personal, que desde hace varios años ha dedicado esfuerzos personales para promover el comercio exterior de nuestro país.

Me da mucho gusto participar en este acto y con usted saludar, también, don Valentín, a los demás integrantes de este gran Consejo promotor del comercio exterior de nuestro país.

Quiero saludar con respeto a todo el Cuerpo acreditado Diplomático en nuestro país, a Embajadoras y Embajadores de distintos países hermanos que se dan cita en este encuentro.

Saludar a servidores públicos de los distintos órdenes de Gobierno.

Del Gobierno de la República.

Del gobierno estatal.

Del gobierno municipal, particularmente, al Presidente Municipal de esta ciudad capital de Querétaro.

Y saludar de manera muy señalada, con reconocimiento y mi felicitación, a todas las empresas exportadoras de México que se han esmerado, que se han esforzado, no importando su tamaño; más bien sí teniendo por delante la capacidad que han logrado acreditar de que trabajando con esmero, con dedicación, con creatividad, hoy les hace merecedoras de este Premio a la Exportación que este Consejo Mexicano de Promoción Exterior les otorga.

Y que, con ello, permiten que productos mexicanos, elaborados por mexicanos, estén teniendo presencia en otras latitudes, en otros países.

A todos ustedes, representantes de estas empresas de distintos tamaños, mi mayor felicitación y mi reconocimiento, acompañando en esta felicitación a las instituciones educativas que coadyuvan, precisamente, a que México sea más competitivo.

Muchas felicidades.

Señoras y señores:

México tiene todo para consolidarse como una potencia exportadora a nivel global.

El país exportador que hoy somos es resultado de nuestras fortalezas como Nación y de nuestra apertura al mundo.

Somos uno de los países con más tratados de libre comercio. Tenemos 10 acuerdos que nos dan acceso preferencial a 45 naciones, y a más de mil 100 millones de consumidores potenciales.

Esta extensa red comercial nos ha permitido llevar a todas las latitudes la calidad de productos mexicanos.

En las últimas dos décadas, nuestras exportaciones han crecido de forma notable, consolidando a México como el 16 país exportador a nivel mundial.

Justamente, en 1993, año en que se instauró el premio que hoy nos convoca, nuestras exportaciones al tercer trimestre eran, en aquél entonces, de 37 mil 634 millones de dólares; mientras que en el mismo periodo de 2013 alcanzaron 281 mil 311 millones de dólares, esto significa un incremento, en estos 20 años, de 647 por ciento.

Para dimensionar el potencial exportador de México, quiero compartirles algunos datos.

México es el cuarto exportador de vehículos nuevos en todo el mundo y el proveedor líder de autopartes hacia los Estados Unidos.

Para esa Nación, el país vecino al Norte, somos el sexto proveedor de su industria aeroespacial, así como su principal proveedor de dispositivos médicos.

Asimismo, en cuanto al mercado mundial de electrodomésticos, somos el primer exportador de televisores de pantalla plana; el segundo de refrigeradores y el quinto de computadoras.

Estos datos, sin duda, son alentadores, nos motivan a consolidar nuestra presencia en Norteamérica y a diversificar nuestra participación en otros mercados internacionales, especialmente en Latinoamérica y en Asia-Pacífico.

Para ello, estamos fortaleciendo lazos y promoviendo nuevos mecanismos de integración económica, a partir de las siguientes estrategias.

Primera. Ampliar nuestra presencia en Norteamérica, consolidando la alianza estratégica con Estados Unidos y Canadá.

Para México es fundamental seguir avanzando en la integración productiva de América del Norte, a fin de que esta región sea una de las más competitivas a nivel global.

Con ese objetivo, en septiembre de este año se instaló el diálogo económico de alto nivel con Estados Unidos para favorecer los intercambios productivos entre ambos países.

Segunda estrategia. Fortalecer nuestros lazos con América Latina y el Caribe. Junto con Chile, Colombia y Perú impulsamos la Alianza del Pacífico, un mecanismo de integración profunda que propicia un espacio de libre movilidad de bienes, servicios, personas y capitales.

Hemos acordado eliminar 92 por ciento del universo arancelario, restando sólo ocho por ciento que se irá depurando en el mediano plazo.

Igualmente, a fin de incrementar nuestros flujos comerciales con los hermanos países centroamericanos, hemos sostenido diversas reuniones bilaterales que nos permitirán aprovechar de mejor forma la entrada en vigor del tratado de libre comercio de México con esta región.

Del mismo modo, estamos en negociaciones para hacer realidad un acuerdo comercial con Panamá, uno de los países que mayor crecimiento ha tenido no sólo en Centroamérica, sino en toda la región latinoamericana.

Tercera estrategia. Diversificar nuestras exportaciones hacia la Región Asia-Pacífico. Región que está demostrando ser una de las más dinámicas en este Siglo XXI.

En este sentido, literalmente desde el primer día de esta Administración, participamos en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico, mejor conocido por sus siglas TPP.

Para ilustrar el potencial de este audaz mecanismo, basta señalar que los países que lo integran representan 38 por ciento del Producto Bruto Global, 24 por ciento de las exportaciones globales y 28 por ciento de las importaciones en el mundo.

Además de esta región de Asia-Pacífico, hemos consolidado nuestra relación con Japón y relanzado la que tenemos con China.

Ahora, China y México cuentan con una asociación estratégica integral con la que podemos exportar más productos a ese importante mercado, así como están en la posibilidad de atraer mayores inversiones hacia nuestro país que vengan a generar más empleo para los mexicanos.

Cuarta estrategia. Actualizar el acuerdo entre la Unión Europea y nuestro país, a fin de ampliar sus alcances. Trascendiendo la coyuntura, México ve en Europa un mercado maduro de 500 millones de consumidores con alto nivel de ingreso.

Por esta razón, hemos planteado a las máximas autoridades de ese bloque, así como a Jefes de Gobierno de aquel continente, la importancia de poner al día nuestro Tratado de Libre Comercio.

Y quinta estrategia. Proteger los intereses comerciales de México en el mundo.

De poco serviría contar con instrumentos comerciales de vanguardia si no son respetados en la práctica.

Por esta razón, México y su Gobierno velan de manera permanente por los derechos de sus exportadores, con base en los Tratados Internacionales de los que somos parte.

En suma. Con estas cinco estrategias de integración económica, México está escribiendo un nuevo capítulo en sus relaciones comerciales con el mundo, lo que beneficiará directamente a todos ustedes y a nuestro gran sector exportador.

En todos estos esfuerzos, el Gobierno de la República ha contado con el apoyo y respaldo de quienes forman parte de este ecosistema exportador, de manera señalada del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología.

Señoras y señores:

México se está transformando para convertirse en una economía más moderna, competitiva y dinámica, precisamente ese es el objetivo de la amplia agenda de reformas transformadoras que hemos venido impulsando en este primer año de gestión.

Las Reformas ya aprobadas en materia educativa, hacendaria, telecomunicaciones y competencia económica, así como las que se están discutiendo en materia financiera y energética, permitirán que México libere su potencial económico.

De esta forma, el éxito de nuestras exportaciones dependerá cada vez menos de bajos costos laborales, y más bien se sustentará en la creciente competitividad de la economía en su conjunto.

A su vez, el sector exportador está llamado, no sólo a ser una fuente de crecimiento económico, sino detonante de la productividad en nuestro mercado interno.

Tenemos que ir creando, o cerrando, mejor dicho, las brechas de productividad entre el dinámico sector exportador y el resto de la economía.

Estoy seguro de que podremos lograrlo, a partir de más encadenamientos productivos, un mayor impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas, que ese es objetivo central de la Reforma Financiera que hemos presentado al Congreso, de un decidido respaldo a la ciencia, tecnología e innovación, así como una creciente inversión en infraestructura.

Si conjuntamos todos estos elementos consolidaremos a México como un centro logístico global de alto valor agregado, que sea fuente de productividad, de más empleos para los mexicanos y, sobre todo, de mayor prosperidad, de mayor bienestar para los habitantes de nuestro país.

En esa visión, los exportadores están llamados a seguir desempeñando un papel fundamental en la modernización de la economía mexicana.

Quiero decirles en este acto, que sepan que cuentan con el respaldo del Gobierno de la República para generar más intercambios comerciales y de inversión, que generen empleos y bienestar para los mexicanos.

Estamos decididos a mantener una política comercial que derribe muros y construya más puentes. Nuestro objetivo es que más personas en el mundo conozcan lo mejor de México a través de la gran calidad de nuestros productos y servicios.

Quiero concluir mi intervención reiterando mi felicitación a las empresas medianas, grandes, pequeñas, que hoy han sido merecedoras de este reconocimiento que otorga el Consejo Mexicano de Comercio Exterior y que, sin duda, acreditan el empeño y la creatividad que han puesto para seguir exportando, para abrir mercados y, sobre todo, para lograr que productos mexicanos estén ya siendo conocidos en otros países.

Felicidades y, también, por igual, a las instituciones educativas que participan de este proceso.

Mi mayor reconocimiento y felicitación por su contribución al desarrollo económico de nuestro país.

Muchísimas felicidades.