Señora y señores.

Muy buenas tardes a todas y todos ustedes.

Muy distinguidos altos mandos de esta gran institución, que es el Estado Mayor Presidencial.

Muy apreciadas familias que hoy están aquí presentes, acompañando en la develación de esta placa conmemorativa de los 100 años. 100 años precisamente de un hecho histórico, pero que vino a reafirmar la vocación de esta institución para defender las instituciones democráticas del país, y muy particularmente la del Ejecutivo Federal.

Me refiero al acto heroico, entonces llevado a cabo por quienes integraban o eran miembros del Estado Mayor del entonces Presidente Francisco I. Madero: el Capitán Gustavo Garmendia Villafaña y el Capitán Federico Montes Alanís.

En una fecha como la de hoy, 18 de febrero, entonces del año 1913, precisamente en Palacio Nacional donde hoy se tiene una placa conmemorativa a tal evento y acto histórico.

Es este motivo también ocasión para ser ésta la primera oportunidad que tengo de encontrarme con los altos mandos de esta institución, que me ha venido acompañando desde el momento en que recibí la constancia que me acreditara como Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos, y a partir del 1 de diciembre ya como Presidente de esta gran Nación.

Ocasión para, primero, expresar gratitud y reconocimiento a la diaria labor que realizan elementos de esta institución para salvaguardar la vida y proteger al Titular del Ejecutivo, como a miembros de mi familia.

También, la gran labor que realizan para apoyar labores de salvaguarda a otros altos funcionarios del Gobierno de la República.

Sin duda, se confía a su labor, a su habilidad, a su logística, a su preparación, la salvaguarda integral de quienes forman parta del Gobierno de la República, y que en esta gran responsabilidad está precisamente asegurar la vida e integridad física de quienes sirven a la Nación, desde importantes y elevadas responsabilidades frente a la Nación.

Por eso, hoy cuando el señor General Roberto Miranda, Jefe del Estado Mayor Presidencial, me compartió la organización que habían tenido para, precisamente, develar esta placa conmemorativa a los 100 años de ese importante hecho histórico, y que sin duda tenía o representaba un hito para el Estado Mayor Presidencial, le pedí ser parte del mismo, para tener oportunidad de reconocer la labor tan importante que esta noble institución realiza todos los días.

Los elementos que la integran y quienes están de manera muy señalada en responsabilidad de cuidar y de garantizar la integridad la física del Presidente de la República, terminan por convertirse por, prácticamente, miembros de la familia.

Están todos los días, en todo momento al pendiente de las condiciones que rodean al Presidente de la República.

Siendo ésta la primera ocasión, qué mejor ocasión ésta que conmemorar 100 años de este hecho histórico y oportunidad de expresar reconocimiento a esta gran institución por los 100 años de trayectoria, desde este hecho histórico, hasta nuestros días, que han venido evolucionando y ampliando sus tareas de salvaguarda, sobre todo de quienes, insisto, tienen importantes responsabilidades dentro del Gobierno de la República.

Y de reconocer y agradecer la diaria labor que en lo personal y para con mi familia, vienen realizando.

Yo quiero, en esta ocasión, dejar aquí comprometida la voluntad del Gobierno de la República para seguir apoyando, respaldando la evolución que esta institución deberá tener hacia adelante.

Para que se siga consolidando como una institución técnico-militar que esté a cargo de la tarea que ya he señalado, y que con ello estén rindiendo un gran servicio a la Nación.

Felicidades a los altos mandos de esta institución que coordina el señor General Roberto Miranda y que hoy esta gran oportunidad que tengo de saludar a sus altos mandos, acompañado del Secretario de Gobernación.

A todas y a todos ustedes, y a quienes están ausentes, que forman parte del cuerpo del Estado Mayor y de Guardias Presidenciales, reciban todos el saludo afectuoso de su Presidente y un cordial y afectuoso saludo, y reconocimiento y felicitación por su trabajo.

Muchas gracias.

Y felicidades en este 100 aniversario de este evento histórico que marca un momento importante para esta gran institución.

Muchísimas gracias.