Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Saludo a los titulares de las distintas instituciones del Sector Salud de nuestro país.

De manera muy particular a las coordinadoras de enfermería, de distintas instituciones del Sector Salud de nuestro país, que están aquí presentes.

Y de igual forma a los señores ex Secretarios de Salud del Gobierno de la República, a quienes me da mucho gusto saludar y agradecer su presencia.

Pero de manera muy señalada y particular, quiero saludar a todos los profesionales de enfermería, mujeres enfermeras, hombres enfermeros que el día de ayer y hoy, estamos celebrando el reconocimiento y el agradecimiento de la sociedad mexicana por su diaria labor, su cotidiano trabajo para cuidar y velar por la salud de los mexicanos.

Muchas gracias por esa incansable labor que diariamente llevan a cabo. Felicidades en su día a todas las enfermeras y enfermeros de México.

No podíamos estar mejor cuidados el día de hoy que al estar bien acompañados de tantas enfermeras, enfermeros, pero especialmente de las enfermeras de México de distintas instituciones.

Y bajo este arropo iniciamos los trabajos de esta semana, ya en las tareas de este nuevo año 2013, que deseo a todos depare logros, realizaciones, éxitos, pero, insisto, en una gran oportunidad que tenemos para acelerar el paso en la transformación del país que todos queremos.

La salud es condición básica para el desarrollo integral de las personas, pero también lo es para toda una sociedad. Gozar de buena salud es esencial para la vida diaria, permite un mejor aprovechamiento en todo lo que llevamos a cabo, escolar y el óptimo rendimiento en el trabajo.

Por eso, la salud no es sólo la ausencia de alguna enfermedad, sino la plena capacidad del hombre. Ésta es la trascendencia de una fecha tan significativa para el Sector Salud de nuestro país, al celebrar y reconocer el trabajo de las enfermeras y enfermeros de nuestro país.

Una fecha en la que México realmente reconoce la vocación de servicio y el humanismo de las enfermeras y enfermeros de nuestro país. Desde el Centro Médico Nacional, nuevamente, como lo hice al inicio de mi intervención, quiero extender mi más amplia felicitación y reconocimiento a todas las mujeres y hombres dedicados a esta labor de la enfermería, por su entrega diaria y por cuidar de la salud de los mexicanos.

Al realizar su importante labor social con esmero, dedicación y solidaridad, reflejan el rostro más amable y más cercano del Sector Salud. Además del servicio que brindan en clínicas y hospitales, les reconozco, también, por su participación en la orientación familiar y en la prevención de riesgos y enfermedades.

La historia de la salud en México no se entiende sin el compromiso de cada uno de ustedes. Gracias al esfuerzo de varias generaciones de enfermeras y de enfermeros, en diversas campañas nacionales, se ha logrado controlar y erradicar enfermedades que eran amenaza para la vida de los mexicanos.

Incluso, en las comunidades más remotas, más apartadas, las más alejadas, aquellas a las que se tiene acceso sólo a través de moverse caminando o con el apoyo de algún otro medio no motorizado, ahí están las enfermeras de la salud. Ahí están quienes cuidan de la salud de las familias más necesitadas y más vulnerables.

Su esfuerzo ha sido grande pero, también, ha valido la pena. Hoy, somos un país más sano y con mayor esperanza de vida. Gracias, entre otras razones, al arduo trabajo y compromiso de nuestras enfermeras y enfermeros.

Es cierto. México está experimentando una transición en materia de salud. Cada vez son más los adultos y los adultos mayores. Y por eso, el perfil de las enfermedades está cambiando.

Sin embargo, lo que se mantiene es inalterable. Es la necesidad de contar con profesionales, como ustedes, que dedican su vida a procurar la vida de los demás.

Como una muestra de gratitud a su vocación y disciplina profesional, el Estado mexicano ha entregado, este día, importantes reconocimientos.

Extiendo mi sincera felicitación a quienes han obtenido el reconocimiento al desempeño en enfermería; a las mujeres a quienes he entregado, de distintas partes de nuestro país, este reconocimiento, justo, merecido, que premia el esfuerzo personal y destacado de cada una de las enfermeras que recibieron este reconocimiento y que, sin duda, constituyen un ejemplo a seguir por sus demás compañeros de trabajo.

Igualmente, felicito a quienes hemos galardonado el día de hoy a María Antonieta Castañeda Hernández, a María Carolina Ortega Vargas y Teresa Sánchez Calderón, les pido que reciban su reconocimiento como una retribución a todo lo que ustedes le han entregado a México.

Muchas felicidades.

Sin duda, la trayectoria de nuestras galardonadas nos inspira a todos, porque han cumplido, porque se han comprometido, porque han logrado realmente servir en lo que es esta vocación que ustedes desde hace muchos años encontraron para apoyar a sus semejantes. Y eso es, ese ejemplo, ese trabajo, esa dedicación es justamente la que hoy nos inspira.

Y de manera muy especial, a quienes tenemos responsabilidad pública, que trabajamos en distintas áreas de la Administración, en distintos órdenes de Gobierno, para poder cumplir con un objetivo mayor, que es lograr que cada mexicano pueda tener mejores condiciones y mayores oportunidades en el mundo y en el México que les toca vivir.

El Gobierno de la República está decidido a redoblar esfuerzos a favor de la salud de los mexicanos.

Hoy, frente a ustedes, refrendo mi compromiso de mantener y fortalecer el Seguro Popular, porque sé que invertir en salud nos asegura un mejor futuro como país.

Este año, tan sólo este programa, en este programa, habremos de invertir 66 mil 791 millones de pesos.

Como Presidente de México estoy consciente de todo lo que hemos logrado avanzar en infraestructura de salud. Sin embargo, hay que reconocer que aún tenemos grandes desafíos por delante.

Por esa razón, además de consolidar la cobertura, estaremos trabajando en dos cambios medulares del Sector Salud.

Primero. En un mayor impulso a la medicina preventiva, lo que ya refirió la Secretaria de Salud, porque es sabiduría popular: Más vale prevenir que lamentar.

La prevención es una medida que no sólo genera ahorros a un gobierno o a los gobiernos, sino, además, asegura que los mexicanos gocen de mayor calidad de vida. En este sentido, para acercar los servicios a las comunidades, en el Presupuesto de Egresos del Presupuesto 2013 habrá más del doble de recursos que el año pasado para impulsar proyectos de infraestructura social de salud.

Y, segundo. Habremos de enfatizar la calidad de los servicios de salud. Con este propósito, también en el presupuesto incorporamos un nuevo programa de apoyo para fortalecer la calidad de los servicios de salud, que en su primer año tendrá una inversión de casi cuatro mil millones de pesos.

Estos son cambios importantes para mover a México, son transformaciones, cuyos resultados se verán en el mediano y largo plazos. Lo mismo ocurre con lo que estamos haciendo en otros ámbitos.

Y déjenme, aprovechando este espacio, referir uno que nos ocupa porque hoy, justamente, regresan a clases millones de estudiantes y que se van a encontrar con algo que, también, recién hemos empezado a mover y hemos empezado a impulsar, que es una Reforma Educativa para todos los mexicanos.

Como ustedes saben, en el marco del Pacto por México, los partidos, legisladores y el Gobierno de la República estamos impulsando una reforma que tiene un objetivo: elevar la calidad de la educación que reciben millones de niños de nuestro país el día de hoy y de jóvenes, también.

Esta reforma beneficia a todos: alumnos, a maestros y a padres de familia. Parte esencial de ella es la evaluación. Se pretende que la lleve a cabo un instituto autónomo e imparcial. Así, las evaluaciones serán justas e integrales.

También, se trata de hacer una evaluación que reconozca los méritos de los maestros y nos permita detectar las necesidades de mejora y sus requerimientos de apoyo y capacitación, como ocurre con la tarea que ustedes realizan, que evidentemente no puede trazarse, sí objetivos puntuales y generales, pero a través de mecanismos o de acciones particulares, que sepan reconocer las condiciones particulares de cada región del país para, entonces, emprender acciones, también, particulares que resuelvan esas necesidades específicas.

Por eso, desde aquí, desde este auditorio y con la presencia de enfermeras y enfermeros, permítanme convocar a las maestras y maestros de México para que se informen del alcance de esta reforma que hoy está transitando en la aprobación en los congresos locales, que son cinco congresos locales que ya la han aprobado.

Y que para evitar cualquier distorsión, especulación y desinformación, es conveniente que todos: maestros, padres de familia, alumnos, la sociedad en general, estén debidamente enterados del alcance de esta reforma educativa, que tiene como objetivo elevar la calidad de la educación y reconocer el trabajo de los maestros de nuestro país.

Así es como vamos a hacer las transformaciones que requiere México: sumando e incorporando a quienes son responsables de prestar los servicios básicos a la población.

Así es como vamos a transformar los servicios del Sistema Nacional de Salud, con la participación amplia y activa de todas y todos ustedes, de las enfermeras y enfermeros de México, de nuestros médicos y de todos quienes participan en el Sector Salud de nuestro país.

Estimados profesionales de enfermería:

Todos reconocemos el valor de su profesión y su gran calidad humana. El personal de enfermería de nuestro país es uno, y aquí lo digo con gran orgullo, de los mejores del mundo. Por eso, la salud de los mexicanos está en buenas manos.

Los pacientes y sus familias cuentan con ustedes para cuidarlos, escucharlos y animarlos en momentos difíciles. En momentos de sufrimiento y de dolor, ahí está la mano que se acerca, la mano que cura, la palabra de aliento de cada una de ustedes y de ustedes los varones.

Por todo ello, en el marco del Día de la Enfermería, además de reconocerles su trabajo, les invito a que iniciemos juntos un año de grandes logros para México.

2013 debe significar para todos los mexicanos la gran oportunidad para emprender acciones que nos permitan seguir transformando a nuestro país en el México que todos queremos vivir y disfrutar, el México que todos queremos gozar.

2013 debe ser un espacio de oportunidad para todas y todos los mexicanos, que nos permita acometer desde nuestro espacio de actuación, cualquiera que sea, ámbito público o ámbito privado, la gran oportunidad de sumarnos a esta sinergia transformadora de entusiasmo y de ánimo renovado para que juntos, en 2013, logremos para México mayores transformaciones y mayores alcances en beneficio de todos los mexicanos.

Que así sea en beneficio de todo México.

Muchísimas gracias.