Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar en este acto a presidentes de distintos organismos empresariales de nuestro país, que gentilmente nos acompañan en la revisión que hacemos hoy del Instituto Nacional del Emprendedor, de esta política que el Gobierno está impulsando precisamente para apoyar el emprendedurismo de nuestro país.

Agradezco también a la Asociación de Bancos, que también nos acompaña en este acto, y al igual que los testimonios de quienes desde esta actividad emprendedora, desde distintas actividades, son ejemplo, son muestra de que sí es posible empezar prácticamente desde cero y encontrando los apoyos necesarios, poder realmente lograr historias de éxito, que generan empleo, pero que, sobre todo que dan oportunidad a que la creatividad, el espíritu emprendedor de miles, millones de mexicanos, pueda materializarse a partir precisamente de lo que aquí hemos escuchado como testimonios de éxito.

Quiero saludar a todas las instituciones aquí representadas, del ámbito gubernamental, del ámbito privado, que también participan de estos importantes esfuerzos, apoyando y respaldando la creatividad de los mexicanos.

Quiero saludar a Senadores de la República, a Diputados Federales, quienes son parte de las Comisiones, tanto de competitividad, como de fomento económico. Agradezco su presencia.

De igual forma, de Secretarias y Secretarios de Desarrollo Económico de las distintas entidades del país, con quienes habremos de hermanarnos, o más que hermanarnos, estableciendo mecanismos conjuntos que aquí habré de referir precisamente para apoyar las actividades de fomento al emprendedurismo.

Quiero saludar a empresarios de distintas partes del país que se dan cita en este evento, a muchos de ustedes, a quienes tengo el gusto de conocer y poderles saludar esta media tarde; y que también será de ustedes importante la contribución y colaboración que puedan hacer a este esfuerzo que llevamos a cabo.

Saludo también a la Embajadora de Perú, que sé que nos acompaña y que está aquí presente. Muchas gracias.

Y a todas y a todos ustedes.

Gracias por acompañarnos en este acto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En el Gobierno de la República estamos decididos a lograr crecimiento económico acelerado y sostenido que mejore la calidad de vida de las familias mexicanas.

Estamos convencidos de que una condición esencial para conseguirlo es elevar y democratizar la productividad. Esto significa, y lo he señalado en distintos espacios, utilizar los recursos de manera más eficiente para producir más en todas las actividades económicas y en todas las regiones del territorio nacional.

Cómo podemos lograrlo.

Apoyando a nuestros emprendedores, promoviendo un entorno donde cualquier empresa, ya sea micro, pequeña, mediana o grande empresa, tenga la oportunidad de crecer y eficientar sus procesos.

Por ello, hace un año, durante la campaña electoral y ustedes habrán de recordar este posicionamiento y lo que entonces postulaba, me comprometí a crear el Instituto Nacional del Emprendedor para favorecer al acceso al crédito, capacitar a los futuros emprendedores y acelerar la formación de micro, pequeñas y medianas empresas.

Que sólo, vale la pena destacar de ellas, son las que generan el mayor empleo de nuestro país. Casi el 80 por ciento del empleo generado en México viene, precisamente, de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Y congruente con ese compromiso, apenas el 11 de enero pasado firmé el decreto que legalmente le dio vida a este Instituto.

Desde entonces, México cuenta con un organismo dedicado específicamente a incentivar, a apoyar y a asegurar el éxito de los emprendedores.

Su objetivo fundamental es que todo mexicano que quiera poner su propio negocio cuente con el apoyo necesario para hacerlo.

El Instituto Nacional del Emprendedor está diseñado para que una buena idea se traduzca en una nueva empresa; para que los proyectos nazcan vivos, crezcan y se consoliden.

Crear y hacer crecer una empresa, aquí lo hemos escuchado, no es fácil.

Son cuatro las principales barreras que enfrentan los negocios para prosperar.

La primera. Las limitadas fuentes de financiamiento y acceso a capital.

Actualmente, 56 por ciento de las empresas depende del crédito informal de sus proveedores y sólo 13 por ciento accede a créditos de la banca comercial.

Segunda barrera. Insuficientes habilidades gerenciales y falta de visión sobre su negocio y el potencial que éste puede tener. 79 por ciento de los problemas que enfrentan las MiPyMES, es decir, micro, pequeñas y medianas empresas, se debe a la falta de experiencia, ya que sólo dos de cada 10 empresarios están capacitados para administrar su propio negocio.

Tercera barrera. El escaso uso de tecnologías de la información y la comunicación.

A pesar de los avances tecnológicos y la reducción en sus costos, sólo 25 por ciento; es decir, una de cada cuatro empresas micro, pequeña o mediana, utiliza el Internet, lo que les resta competitividad y limita nuevas oportunidades de negocio.

Y cuarta barrera. La carencia de información relevante. En ocasiones los emprendedores no cuentan con información adecuada para llevar a buen puerto sus ideas.

Una gran mayoría, además, desconoce los múltiples servicios y apoyos a los que puede tener acceso.

Consciente de estas barreras, el Instituto Nacional del Emprendedor trabaja para superarlas con cuatro líneas de acción, que es, precisamente, a lo que da marco este evento, el que quiero compartirles, lo que viene haciendo este Instituto Nacional del Emprendedor, anunciado hace prácticamente seis meses, pero que ahora queremos darle una mayor difusión.

Porque es importante que aquellos mexicanos que quieran poner su propio negocio sepan que hay un mecanismo que cuentan con el apoyo del Gobierno de la República y con un mecanismo que hemos diseñado, precisamente, para apoyarles. Es el Instituto Nacional del Emprendedor, que trabaja a través de cuatro líneas de acción:

Primera. Fomento al financiamiento y capital. Un objetivo prioritario de esta Administración es ampliar el acceso de las pequeñas y medianas empresas a financiamiento y capital. Esa es la finalidad, como aquí ya se dijo, de la Reforma Financiera, que busca incentivar que los bancos presten más y más barato.

Y aunque son grandes los beneficios que tendrá esta reforma, de ser aprobada, ya estamos trabajando, desde ahora, para que haya más crédito en el país, específicamente dedicado a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Tan sólo para este año, el Instituto Nacional del Emprendedor invertirá cinco mil millones de pesos en el fomento al financiamiento, el desarrollo de vehículos de inversión y el fortalecimiento de la cultura financiera.

Dentro de este recurso, dedicado a este propósito, al menos hay tres vertientes que quiero aquí compartirles:

600 millones de pesos para incentivar la creación de fondos de capital emprendedor; mil millones para impulsar proyectos estratégicos en las entidades federativas.

Y, por eso, estamos trabajando ya con los gobiernos estatales y con los Secretarios de Desarrollo Económico, precisamente para generar esta sinergia y que sepan que con recursos estatales y con recursos del Instituto Nacional del Emprendedor se pueden impulsar proyectos productivos; así como dos mil 900 millones de pesos en garantías, que permitirán inducir 74 mil millones de pesos en crédito para atender, así lo estimamos, a 100 mil micro, pequeñas y medianas empresas.

Segunda línea de acción. Generar habilidades gerenciales. A través de una adecuada capacitación, podemos lograr que las micro empresas se conviertan en pequeñas, las pequeñas se transformen en medianas y las medianas puedan llegar a ser grandes empresas.

En los diversos programas de capacitación del Instituto se invertirán cerca de 550 millones de pesos a favor de más de cuatro mil micro, pequeñas y medianas empresas.

Nuestro objetivo es que cualquier emprendedor, de cualquier parte de la República, de cualquier lugar de nuestro país, tenga la habilidad organizacional y el liderazgo necesarios para expandir su negocio, cualquiera que sea, una estética, un restaurante, que pueda tener realmente la oportunidad de crecerlo y de fomentar más empleo.

Tercera línea de acción. Apoyar el acceso a la tecnología. El uso de los medios digitales es indispensable para elevar la productividad de cualquier empresa, independientemente de su giro, tamaño o complejidad.

En este sentido, la recientemente aprobada Reforma Constitucional en Materia de Telecomunicaciones será, sin duda, de enorme utilidad, al incentivar que mejoren la cobertura, los precios y la calidad de los productos y servicios de este sector en beneficio de todos los mexicanos y muy señaladamente de los emprendedores de México.

De forma complementaria, el Instituto Nacional del Emprendedor destinará este año 500 millones de pesos para que las más pequeñas empresas adopten tecnologías de información y comunicación en sus procesos y, con ello, eleven su competitividad y su productividad.

Estos recursos, que se irán incrementando hasta alcanzar la meta de mil millones de pesos anuales, permitirán al Instituto apoyar del orden de 65 mil micro y pequeñas empresas, de manera tanto directa, como indirecta.

Lo que queremos es, por citar cualquier ejemplo, el de una joven mujer jefa de familia allá, del Sureste mexicano, de Chiapas, incorpore tecnología en su tienda, en cualquiera que sea su negocio, pero estoy pensando en una mujer que tiene una tienda de abarrotes, donde no utiliza ningún medio de información digital.

El poder tener acceso a estos instrumentos le permitirán un mejor manejo de sus inventarios, un mejor control de sus ganancias y la oportunidad de expandirse a la venta de otros servicios, que el hecho de contar con tecnologías de información incorporadas en su negocio le abren espacio, una ventana de oportunidad a la oferta de otros productos y servicios.

Cuarta línea de acción. Asegurar el acceso a información adecuada. Contar con la información pertinente es fundamental para el éxito de cualquier negocio. Es importante conocer qué recursos existen y a qué apoyos se pueden acceder.

Y en esto es necesario lograr una amplia difusión y una mayor publicidad, realmente a los distintos instrumentos a los que un emprendedor puede tener acceso y apoyarse en el manejo de sus empresas, de sus pequeños negocios.

Es esencial saber cómo reaccionar ante los imprevistos y cómo manejar las finanzas, para poder reinvertir en el negocio y hacerlo crecer.

Para que todos los emprendedores tengan acceso a la información que necesitan, el Instituto está creando una Red Nacional de Apoyo al Emprendedor, a través de Internet, por teléfono o en los puntos de la red para mover a México, los emprendedores podrán recibir asesoría y acceder a programas Federales, así como a apoyos sociales y privados.

Dada su relevancia para el éxito de los emprendedores, he instruido al Secretario de Economía y al Presidente de este Instituto, asegurarse de que esta red esté lista para operar el próximo mes de agosto, cuando habremos de dedicar un espacio de tiempo, precisamente, en apoyo a los emprendedores.

Una semana dedicada al emprendedurismo; y vamos a dedicar o habremos de anunciar distintas acciones, adicionales a las que hoy estoy compartiendo con ustedes.

Queremos que la red permita que un joven emprendedor de cualquier parte del país cuente con las herramientas necesarias para exportar sus productos artesanales a cualquier parte del mundo y así diversificar su mercado.

Hemos escuchado, en la voz de Manuel, esta experiencia exitosa, que estoy buscando, aquí está, que nos ha compartido cómo ya los chicles del Sureste mexicano hoy están en distintas regiones del mundo, lo mismo que en Oceanía, lo mismo que en Europa

Y es, precisamente, gracias a la capacidad de saberse organizar, de contar con los insumos que les permitieron apuntalar su negocio, y de contar hoy con los respaldos necesarios en información, el acceso al crédito y a tecnologías de la información que, seguro estoy, les va a permitir expandir su negocio a mayores espacios y a un mercado mucho más diversificado del que han logrado conquistar a la fecha.

Señoras y señores:

A través de estas cuatro líneas de acción, lograremos crear, y ese es el propósito y para ello estamos trabajando, crear nuevas empresas, lo mismo que consolidar y fortalecer las que llevan ya algún tiempo operando.

Hay que decir que la experiencia de nuestro país en materia de emprendedurismo no ha sido suficientemente exitosa.

Que son pocas las empresas que logran sobrevivir los dos o tercer año desde su creación. Que realmente les cuesta mucho trabajo.

Y por eso queremos allanarles camino; queremos ser instrumento real y eficaz de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, que sepan que no están solas, que cuentan con el apoyo del Gobierno de la República, a través del Instituto Nacional del Emprendedor, y que a través de ese Instituto se aglutinan o buscamos aglutinar distintos apoyos y esfuerzos que otras instituciones del propio Gobierno y del sector privado tienen para apoyar el emprendedurismo de nuestro país.

Para apoyar a las empresas y emprendedores de México, este año el Instituto Nacional del Emprendedor invertirá nueve mil millones de pesos en beneficio de 300 mil emprendedores y 180 mil micro, pequeñas y medianas empresas.

Con estos recursos avanzaremos en la promoción de un entorno favorable, donde las buenas ideas y los buenos proyectos encuentren tierra fértil para prosperar y que puedan realmente contribuir al desarrollo económico y social de nuestro país.

Como Presidente de la República refrendo ante ustedes mi compromiso de ser un aliado de los emprendedores.

A todos ellos, a todos los emprendedores de nuestro país, a los cientos de miles, millones de mexicanos con ideas que quieran materializar en un negocio, los invito a acercarse al Instituto Nacional del Emprendedor para que conozcan y aprovechen sus programas y los apoyos que tiene destinados a respaldar precisamente a los emprendedores de México.

El Instituto Nacional del Emprendedor ya está operando y trabaja decididamente para ayudarles, para respaldar sus ideas y concretarlas en negocios productivos.

Hago también en este espacio un llamado a los grandes empresarios de México para que participen en este esfuerzo, para que compartan su experiencia y talento con quienes apenas inician su camino empresarial.

Yo estoy seguro que en la experiencia que hay de grandes empresas de nuestro país está o se encuentra el origen de pequeñas o en micro, pequeñas y medianas empresas, muy especialmente de varias que partieron de cero y donde con tenacidad, consistencia y esfuerzo, nunca cejaron en el esfuerzo.

Y si entonces los apoyos a lo mejor eran menos, hoy tenemos la oportunidad de encontrar mayores apoyos, en beneficio de éstas; de apoyar en beneficio realmente de esas buenas ideas que queremos materializar en pequeñas y medianas empresas que generen empleo y que permitan realmente encontrar camino de éxito y promisorio para aquellos que quieran alentar esas ideas para concretar su negocio.

Sumemos voluntades y compromisos en favor de nuestros emprendedores.

Hay experiencias de otras latitudes donde las grandes empresas se convierten en los grandes padrinos de las micro, pequeñas y medianas empresas, que encuentran en ellos el desarrollo de proveeduría propia, pero sobre todo que les acompañan, compartiéndoles precisamente sus éxitos y sus experiencias, les acompañan para que realmente estas pequeñas y microempresas puedan descollar y puedan no sólo sobrevivir, sino que puedan escribir historias de éxito.

Si logramos mover y transformar a nuestras micro, pequeñas y medianas empresas, es así como podremos mover y transformar a México.

Éste es un Gobierno que tiene muy claro su objetivo: queremos mover la conciencia nacional; queremos salir de condiciones de letargo y de pasividad, para que realmente encontremos espacio de oportunidad, de cada mexicano a que dé rienda suelta a su espíritu creativo y pueda realmente tener éxito personal; que ese éxito personal habrá de traducirse también en el desarrollo mayor a una colectividad y, en consecuencia, México estará en la ruta de transformarse, moviéndose para depararle a más mexicanos escenarios de éxito y de triunfo.

Éste es el objetivo de este Gobierno y uno de los mecanismos que tenemos claramente identificados y que queremos respaldar y apoyar, y encontrar desde él sinergias a este mismo objetivo, es a través del Instituto Nacional del Emprendedor.

Gracias por estar presentes y hago votos porque tengamos éxito en esto que estamos impulsando.