El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que México, como muestra de su compromiso con el medio ambiente, “ha decidido aportar 20 millones de dólares al Fondo para el Medio Ambiente Mundial para el periodo 2014-2018, el doble de nuestra contribución anterior”.

Añadió que como miembro fundador, “México ha apoyado la consolidación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, pero al mismo tiempo ha sido ampliamente respaldado por esta iniciativa global: el Fondo ha realizado donativos a México por más de 450 millones de dólares; a estos recursos se suman 2 mil 690 millones de dólares otorgados mediante diversos esquemas de financiamiento”.

Al participar en la 5ª Asamblea del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, precisó que estas cifras reflejan, por un lado, “la solidaridad de las naciones que integran esta iniciativa, pero también el liderazgo y profesionalismo de México para presentar iniciativas con viabilidad técnica y financiera. Así, se han apoyado 54 proyectos en nuestro país, y participamos activamente en más de 30 proyectos regionales, creando sinergias para atender problemas ambientales comunes”.

El Presidente Peña Nieto aseguró que las reformas transformadoras que impulsa México “permitirán acelerar su crecimiento económico, al tiempo que reafirman su responsabilidad global con el medio ambiente”.

Señaló que esta Asamblea coincide con un momento decisivo para nuestro país: “México está viviendo un amplio y profundo proceso de transformación institucional, con reformas estructurales en materia educativa, financiera, de competencia económica, telecomunicaciones, hacendaria y energética”.

El objetivo de todas ellas, continuó, “es hacer de México un país más próspero y con mayores tasas de crecimiento económico”.

El Primer Mandatario expuso dos ejemplos concretos sobre cómo las reformas transformadoras promueven el crecimiento con un importante componente ambiental:

Primero, la Reforma Hacendaria: Mencionó que como toda reforma fiscal en el mundo, busca favorecer las finanzas públicas para lograr que el Estado cumpla mejor con sus crecientes responsabilidades sociales.

“En el caso concreto de México, los ingresos adicionales derivados de esta reforma se están destinando de manera prioritaria a sectores estratégicos para el desarrollo, como: educación, ciencia y tecnología, y el desarrollo de infraestructura, incluyendo proyectos ambientales”, precisó.

Además, dijo, “la Reforma Hacendaria incorpora novedosos instrumentos de política tributaria que fortalecen el cuidado del medio ambiente: para desalentar el consumo de combustibles contaminantes, se creó un impuesto que grava específicamente a aquellos energéticos que generan bióxido de carbono y contribuyen al calentamiento global”.

De igual forma, esta Reforma introduce un impuesto a los plaguicidas de alta toxicidad, con lo que se generan incentivos para desarrollar y adoptar alternativas más amigables con el medio ambiente. También alienta la generación de electricidad a partir de fuentes de energía más limpias, al establecer la deducibilidad inmediata de las inversiones en esta industria.

Indicó que a partir de esta Reforma “México está financiando un Programa Nacional de Infraestructura, que contempla inversiones por más de 218 mil millones de pesos, es decir, 17 mil millones de dólares, en proyectos con beneficio ambiental”.

Segundo ejemplo, la Reforma Energética: Garantizando la propiedad de la nación sobre los hidrocarburos en el subsuelo, esta Reforma asegurará el mayor abasto de los energéticos que requiere el crecimiento del país. Al permitir la libre concurrencia y competencia entre empresas productivas del Estado y particulares, en todas las actividades del sector habrá mayor disponibilidad de energéticos; esto permitirá reducir sus costos, y en consecuencia, elevará la competitividad de nuestra economía.

El Presidente de la República apuntó que, al mismo tiempo, la Reforma Energética protegerá el medio ambiente y fomentará el desarrollo de energías limpias: en primer lugar, se incorporó en la Constitución el criterio de sustentabilidad, lo que significa que en el aprovechamiento de nuestros recursos productivos se promoverá su conservación y el cuidado del medio ambiente, la inclusión social y el respeto a los derechos humanos. Además, sus iniciativas de leyes secundarias, que ya está analizando el Congreso, contemplan medidas en favor del uso de fuentes de energía más limpia y una mayor eficiencia energética. La meta es que México genere al menos una cuarta parte de electricidad con energías limpias.

El Titular del Ejecutivo Federal expresó que con la Reforma Energética, en materia de electricidad, se establecen Certificados de Energías Limpias, que incentivarán la adopción de fuentes renovables y tecnologías limpias a un menor costo. También, se permitirá que microgeneradores renovables puedan vender su energía a la red, promoviendo así una generación distribuida. Igualmente, se facilitará la interconexión y transmisión, sin demoras ni sobrecostos, para los productores de energías limpias.

Mencionó que con este mismo propósito, se expandirán las redes de transmisión hacia las zonas con mayor potencial geotérmico, eólico o solar, y finalmente, se tendrá un modelo de redes inteligentes y de demanda controlable, bonificando a los grandes usuarios que reduzcan su consumo en horas críticas.

Agregó que por su parte, en materia de hidrocarburos se prevé se incremente la producción de gas natural y su importación, lo que permitirá acelerar la sustitución de combustóleo y diesel por gas natural en distintos procesos industriales. “El sector transporte también tendrá mayor disponibilidad de gas natural y combustibles de mayor calidad, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero y precursores del cambio climático”, señaló.

Además, continuó, “se prevé la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, para prevenir el riesgo de accidentes en instalaciones o afectaciones al medio ambiente a consecuencia de la actividad petrolera que habrá de desarrollarse en nuestro país. De esta manera, la Reforma Energética sienta las bases para transitar hacia una generación de energía más baja en carbono”.

El Presidente Peña Nieto expuso que, como puede apreciarse en estos dos ejemplos, “las reformas transformadoras que impulsa México permitirán acelerar su crecimiento económico, al tiempo que reafirman su responsabilidad global con el medio ambiente”.

MÉXICO RECONOCE CLARAMENTE QUE NO PUEDE EXISTIR UNA SEPARACIÓN ENTRE EL MEDIO AMBIENTE Y LA ECONOMÍA: NAOKO ISHII

La doctora Naoko Ishii, Presidenta y Directora Ejecutiva del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), indicó que México toma medidas con su política nacional y reconoce claramente “que no puede existir una separación entre el medio ambiente y la economía”.

“Un medio ambiente saludable es una condición necesaria para el desarrollo sostenible. Sin embargo, es más que eso; tratar de lograr un medio ambiente saludable también representa una magnífica oportunidad para crear empleos y crecimiento económico”, destacó.

Para concluir, Naoko Ishii, indicó que la decisión de México para duplicar su contribución al FMAM, “es la clave que abrió la puerta para muchos otros donantes, incluyendo las economías nuevas”.

DESDE LA POLÍTICA PÚBLICA, MÉXICO HACE SU PARTE PARA EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE: LUIS VIDEGARAY CASO

Bajo el liderazgo del Presidente Enrique Peña Nieto, México está haciendo su parte para, desde la política pública, aportar al cuidado del medio ambiente, así como a los objetivos que persigue el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, del cual nuestro país forma parte desde su fundación, hace 23 años, sostuvo el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso.

Puntualizó que este Foro representa un ejemplo de lo que puede hacer la cooperación internacional cuando tiene propósitos claros e instrumentos específicos para lograr una agenda definida. En México, dijo, este organismo ha financiado 54 programas, en temas tales como la biodiversidad, el combate al cambio climático, compuestos orgánicos persistentes y degradación de la tierra.

“Por eso creo que la visión 2020 que adopta el Fondo aquí, en Cancún, sin duda es un planteamiento relevante, que significa un paso adicional en el que este instrumento de cooperación internacional puede ayudar, literalmente, a transformar el futuro del planeta”, afirmó el titular de Hacienda.