Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar con respeto y con afecto a sus autoridades, encabezadas hoy por el señor Gobernador del Estado, Rolando Zapata; por su distinguida esposa.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Y de igual forma, a distintas autoridades.

Al Presidente Municipal de Mérida.

Al señor Comandante de la Zona Militar de esta ciudad.

A la Presidenta de CANACINTRA, quien ha hablado en nombre de los empresarios y a quien le agradezco sus palabras, así como el compromiso para que trabajemos juntos, en alianza estratégica, para impulsar desarrollo y crecimiento económico.

Quiero saludar a toda esta gran representación de la sociedad de Yucatán, especialmente a empresarios, a distintas autoridades, a organizaciones civiles.

De manera muy particular, quiero saludar con afecto al señor Arzobispo de esta ciudad, a quien me da mucho gusto saludar, a don Emilio. Muchas gracias por estar presente.

Muchas gracias, don Emilio.

Y a toda esta gran representación.

A los señores representantes de los medios de comunicación, a quienes agradezco su presencia.

Y junto a la de ustedes, a la de mucha gente, que en las inmediaciones de este espacio nos han dado una cálida bienvenida el día de hoy, a mi esposa Angélica y a un servidor.

Nos sentimos ambos muy contentos; acompañados, también, de Alejandro, nuestro hijo.

Párate, Alejandro, para que saludes. Ya se chiveó mi hijo. Es que los hijos a veces no saben lo importante que es para los padres y la alegría que nos dan el que en esta alta responsabilidad estemos acompañados y cerca de ellos. Pero alguna vez, cuando tengan sus hijos, lo van a entender mejor.

Pero quiero hoy compartirles que nos da mucho gusto estar en esta ciudad, en este estado, ahora en mi carácter de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tener la oportunidad de iniciar esta primera visita al Sureste mexicano, precisamente, en esta bella Ciudad de Mérida, visitando el Estado de Yucatán.

Una tierra cálida, generosa. Una ciudad blanca, alegre, contenta, que irradia, justamente, felicidad y ánimo renovado. Lo celebro porque, justamente, además, el estar inmersos dentro de esta cultura maya, que ha permeado toda esta región de la Península yucateca, que hoy, justamente, se cierra un ciclo dentro del Calendario Maya.

Y que algunos han pensado que se trata de un destino fatalista, pero los mayas y nosotros estamos seguros que se trata del inicio de una nueva era. De una nueva etapa, no sólo para esta región, impregnada, justamente, de la cultura maya, sino para todo el país y para todo el mundo.

Queremos ser parte de un ánimo renovado, un espíritu renovado, que con una nueva actitud, con una nueva disposición, con la renovación de los valores que nos dan identidad, que nos dan cohesión social, podamos, realmente, trabajar en el impulso al desarrollo, al progreso y a generar mejores condiciones para la sociedad presente, y que sea parte del legado que hagamos a las futuras generaciones.

Somos una sociedad que tiene que procurarse condiciones de mayor bienestar, porque de no hacerlo nosotros, quién lo habrá de hacer. No esperemos que venga alguien, o que algo ocurra, o que la alineación cósmica sea la que eventualmente detone ello.

Lo que, más bien, deberá ocurrir entre nosotros es el que con una actitud de cambio, de responsabilidad, de solidaridad social, podamos, realmente, dar pasos decididos, firmes, en una voluntad comprometida por el desarrollo y el progreso.

Al visitar, hoy, Yucatán, en primer lugar, además de lo que da razón a este evento, y que aquí ya ha sido expuesto ampliamente, y que, también, habré de referirme, que es el dar inicio o instruir para que se acelere este proceso que nos permita, los más pronto, tener concluido el proyecto de Tren Transpeninsular, entre Mérida y Quintana Roo, entre Yucatán y Quintana Roo y, particularmente, entre Mérida y Punta Venado, en Quintana Roo.

Pero, además de ello, el propósito fundamental en esta primera visita es venir a comprometerme con los yucatecos, venir a decirle a la gente de Yucatán que aquí está un Presidente en toda la disposición, y en todo el compromiso de trabajar de manera aliada y coordinada, realmente, con sus autoridades locales, con el gobierno estatal y con los gobiernos municipales.

Que más allá del origen partidario que tenga cualquier autoridad, el compromiso de mi Gobierno, el compromiso del Presidente de la República y del Gobierno de la República, es trabajar para todos los mexicanos.

Y que aquí, particularmente, en esta entidad, insisto, de manera muy coordinada, en estrecha colaboración y cooperación con el gobierno estatal y con los gobiernos municipales, vamos a dar lugar e impulso a proyectos que permitan mejorar las condiciones y elevar la calidad de vida de los habitantes de este Estado.

Sin duda, Yucatán, es un estado que ha generado progreso, gracias al trabajo y el esfuerzo de varias generaciones que nos han antecedido en el tiempo.

Pero que, en éste, nuestro momento, nuestro tiempo, nos obliga, moralmente, a hacer nuestra mayor contribución, para que Yucatán tenga mejores condiciones.

Al escuchar, hace un momento, a Marisol Lugo, quien expresaba en nombre de los empresarios de esta entidad. Y yo creo que no sólo de parte de ellos, sino genuinamente en un sentimiento que, estoy seguro, es compartido por la sociedad en general.

Yucatán es un Estado que alguna vez, en el Siglo XIX, finales del Siglo XIX, era un importante motor del desarrollo nacional, a través de su producción henequera, y que hoy en día, tenemos que trabajar, no sólo para que Yucatán, sino toda esta región del Sureste mexicano, tenga una mejor inserción dentro de los mercados globales, una capacidad mayor de participar en los mercados globales y que el desarrollo que ha alcanzado, especialmente al Norte del país, a partir del Tratado de Libre Comercio, celebrado con América del Norte, mayores beneficios se puedan generar para esta zona, para elevar la calidad de vida de los habitantes de esta región del país.

Hoy, vengo a comprometer la disposición de mi Gobierno para que cerremos filas, para que hagamos equipo. No para que compitamos, y lo he señalado de manera reiterada. No se trata de competir.

Yo estoy convencido, y lo digo en total y absoluta convicción, de que en la medida que podamos fijarnos objetivos compartidos, grandes proyectos, al que sumemos el esfuerzo de los distintos órdenes, podremos tener una mayor capacidad de realización, que si cada uno por su cuenta da impulso a proyectos distintos y dispersos.

Si cerramos filas, sin menoscabo de la competencia de cada orden de Gobierno, y de lo que esté en alcance a sus propias atribuciones, pero que si realmente cerramos filas en lograr proyectos de gran calado, de impacto mayor, de gran trascendencia para el desarrollo de Yucatán, como lo quiero hacer en todo el país, estoy seguro que en muy corto tiempo el rostro de Yucatán será otro, de mayor modernidad y de mayor desarrollo. Y esto impactará, insisto, en las condiciones de vida que tengan los yucatecos.

Hoy, estamos aquí, para anunciar un proyecto de infraestructura muy importante. Este Proyecto Transpeninsular, del que ya se ha hablado, del que ya se dieron las características. Y la instrucción precisa, que frente a esta representación de la sociedad yucateca, hoy, doy, es instruir al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, para que se acelere este proceso de realización de este proyecto, que pasará, en primer lugar, de tener claramente determinado cuál será el trazo de este proyecto, que habrá de aprovechar el tendido de vía férrea que ya existe, pero que habrá que modernizar, prácticamente, habrá que rehacerlo. Pero ya se tiene, en beneficio, el derecho de vía por donde hoy transita esta red ferroviaria.

Y otra más, que habrá que desarrollarse, liberando tierra, con la participación, respaldo y apoyo de los gobiernos estatales que, seguro estoy, será uno de los objetivos o de las tareas que cada orden de Gobierno esté asumiendo.

Para, una vez concretado el proyecto, que deberá tenerse en los próximos meses, demos paso a la licitación correspondiente y de inmediato se inicien los trabajos

No habré de esperarme a que esté concluido este proyecto. Yo espero, en próximas y varias visitas que haga a Yucatán, podamos supervisar este proyecto, pero además, debiera hacer mayores anuncios y a poner en marcha otras acciones y proyectos de beneficio y de impacto para Yucatán.

Pero éste es un proyecto de gran trascendencia, porque genera una mejor conectividad con dos polos de desarrollo que se complementan y que la producción de Yucatán para abastecer mercados, sobre todo, de una zona o de un destino turístico muy importante, como los que se dan en Quintana Roo, será de vital importancia.

Porque este proyecto, no sólo permitirá el traslado de pasajeros, que lo podrán hacer de manera rápida, ágil y segura, sino que, también, permitirá ser un medio de transporte de carga para, también, facilitar el comercio y el tránsito de todas estas mercancías, que van desde Yucatán al Estado de Quintana Roo.

Es un proyecto de gran alcance que se suma a otros, que en su momento estaremos anunciando en otras partes de la República, y que comprometí desde el día de mi toma de posesión.

Pero que le van a dar a Yucatán otro rostro y otro medio de transporte moderno, seguro y de avanzada.

Hoy, nos reúne justamente el hacer el anuncio de este proyecto, de venir aquí ante ustedes a refrendar el compromiso para que éste se realice en el menor tiempo posible, y que con la disposición de la autoridad local y la firme determinación del Gobierno de la República, nos pongamos a trabajar de inmediato.

Y que sea en el mes de enero, a unas semanas ya, cuando se tenga la reunión con el Secretario y los Gobernadores de las dos entidades para definir de manera puntual qué tarea se lleva cada uno para que este proyecto se vaya materializando.

Éste y otros proyectos, que le he pedido al Gobernador del estado podamos definir de manera conjunta. Los proyectos de infraestructura de gran alcance y de mayor calado podemos concertarlos entre ambos gobiernos, pero, además, dar espacio de gran participación al sector privado.

Como lo decía hace un momento Marisol, en representación de los empresarios: Efectivamente, en lo que han sido tareas y responsabilidades públicas del pasado, confío plenamente en que la alianza estratégica de los gobiernos con el sector privado fortalece y amplía la capacidad de realización de importantes obras de infraestructura, para elevar nuestra competitividad, para atraer mayores inversiones y, sobre todo, generar más empleos, que es uno de los retos mayores que tendrá mi Gobierno, y que tiene México entero.

Éste es, para mí, será un pilar. La alianza estratégica del Gobierno con el sector privado, será un pilar fundamental de nuestra capacidad de generar mayor infraestructura para el desarrollo del país.

Y aquí lo vamos a poner en práctica, en Yucatán, y como lo habremos de hacer en este estado, será por igual en el resto del país. Y estoy convencido que, no obstante que éste es un periodo de una gestión, ahora sí ya menos de seis años, por los días que llevamos, 21 días de esta Administración, pero que nos va a permitir en este periodo, si bien es un periodo corto como para poder agotar la agenda de todo Gobierno, o hacer todo, sí es tiempo suficiente para hacer mucho.

Y esto es, justamente, lo que el Gobierno de la República se propone llevar a cabo, y que hemos dado los primeros pasos, a partir de definir los grandes proyectos que estarán inscritos dentro del Plan de Infraestructura que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes está trabajando, y que ha recibido ya la indicación, desde el inicio de esta Administración, el Secretario de Comunicaciones, para acelerar la concreción de este Plan de Infraestructura, que en su momento será presentado y que nos permita acelerar el proceso de construcción de proyectos de infraestructura para el desarrollo del país.

Muchas gracias.

Que no decaiga el ánimo. Al contrario, que en esta nueva era se dé un gran entusiasmo y un gran interés y deseo porque entre todos modelemos ese país que Marisol hace un momento decía, todos queremos y México necesita.

Éste es el momento de México, porque depende de nosotros que así sea.

De nosotros depende que México se mueva, que México se transforme, que México evolucione.

Está concluyendo un ciclo dentro de lo que es el legado de la Cultura Maya, y para nosotros señal del inicio de una nueva etapa en el desarrollo y progreso de nuestro país.

El legado de la cultura maya, que justamente tiene su principal asiento aquí, en Yucatán, permea a todo el país. Nos contagia de ese ánimo renovado, para que vayamos en un México unido, un México en conciliación, un México plenamente reconciliado y, sobre todo, con el propósito mayor, de hacer nuestra mejor contribución para que tengamos el México moderno y de desarrollo que todos queremos.

Que sean estos nuestros mejores deseos, en la conclusión de esta etapa, en la víspera de iniciar un nuevo año, el 2013. Y que deseo, a ustedes y a sus familias, que nos cobije este ánimo de ser parte de la construcción del México nuevo que todos queremos.

En sus hogares deseo toda clase de parabienes, y de mis mejores deseos, para que reine la alegría, para que reine el entusiasmo y la felicidad en sus hogares.

Y sea ese, ese sea el espíritu que contagie el ánimo social que México quiere tener para esta nueva era, de mayor progreso y de mayor desarrollo para todos los mexicanos.

Gracias, Yucatán, por su hospitalidad.