Segunda intervención del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, en el Panel de Jefes de Estado en la Cumbre Empresarial

-SR. LUIS ALBERTO MORENO:
Presidente Pena Nieto:

Hablando en estos temas de innovación, y cuando nos comparamos con otros países del mundo, México, dentro de los países de la Alianza, es el que más invierte en ciencia y tecnología, pero eso, digamos, frente al promedio de lo que hacen los países de la OCDE, es una quinta parte.

Usted ha sido muy obsesivo en enfocarse mucho en crear y en entender cuál debe ser ese ecosistema a donde se puede justamente crear, no solamente las mayores inversiones hacia ciencia y tecnología, sino que puedan combinarse lo que hacen las universidades, el sector privado y el Gobierno.

Y un buen caso, lo que yo diría, es lo más cercano a Silicon Valley en toda nuestra región es lo que pasa en Guadalajara, no solamente en la producción de hardware, sino también de software.

Qué podríamos aprender de lo que está haciendo México para articular mucho mejor ese ecosistema que también, de paso, tiene que estar articulado con las universidades.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Con mucho gusto, Luis Alberto.

Creo que Juan Manuel, en su exposición, ha tocado un punto muy relevante, que es reconocer que es hoy la innovación y la aplicación de ciencia y tecnología lo que está generando valor en el mundo, y que ese es el gran reto que tenemos las naciones que estamos integrados en esta Alianza del Pacífico y que tiene el mundo entero.

La verdad es que tenemos que generar, bien apuntas tú, ecosistemas que hagan posible que las empresas hoy existentes y las que se estén formando, las que estemos impulsando, las que estemos promoviendo, las que estemos respaldando y apoyando, realmente puedan también tener procesos de innovación en sus procesos productivos y de aplicación de nueva ciencia y de más tecnología.

En México lo que hemos hecho son varias cosas.

Primero, fue potenciar la capacidad de un Instituto Nacional del Emprendedor, precisamente para apoyar a las pequeñas y medianas empresas.

Cambiamos, a través de las varias reformas que se han hecho en México, 12 para ser puntual, una de ellas tiene un propósito particular, que es lograr mayor inclusión financiera.

Y para eso se estableció un nuevo mandato para la Banca de Desarrollo del Estado mexicano, la Banca del Estado mexicano, para apoyar, precisamente, a las pequeñas y medianas empresas.

Y a través del INADEM es cómo estamos logrando este objetivo de apoyar a este sector de la economía. Pero no sólo eso. También estamos haciendo mayor inversión en ciencia y tecnología.

Bien apuntas, México está creciendo su inversión; Chile es un país que invierte de manera notable en ciencia y tecnología, y sin embargo los cuatro países aquí representados, creo yo, estamos todavía lejos del promedio de inversión que hacen los países de mayor desarrollo.

En México queremos acercarnos, precisamente, a una mayor inversión, al 1 por ciento con respecto al Producto Interno Bruto.

Hemos crecido notablemente la inversión pública en esta asignatura y estamos convocando a que el sector privado haga lo propio, porque quienes no inviertan en procesos de innovación, en aplicación de tecnología y de ciencia, se quedarán rezagados frente al mundo.

Hoy, lo que tenemos que promover los países que aquí estamos y así lo estamos haciendo, así lo estamos comprometiendo, es precisamente fomentar ecosistemas que hagan posible la aplicación de ciencia, de tecnología y de innovación en sus procesos.

Algo que me gustaría agregar a lo que aquí se ha dicho, porque aquí estamos cuatro países que, como ya dijimos, compartimos valores, principios, somos afines; somos parte de esta integración regional innovadora, que ha despertado el interés de muchas otras naciones.

Hay 32 países observadores y daremos cuenta en esta Cumbre de cuántos más se han sumado a este proceso, a esta observación.

Y que además no sólo está para ver qué hacemos, sino para ver cómo se incorporan en alguna forma, más allá de si son o no miembros, o si eventualmente abrimos este proceso o tenemos esta apertura, sino más bien cómo construyen estos países observadores con la Alianza del Pacífico, a partir de la afinidad que tenemos los cuatros países miembros.

Somos cuatro países que, repito, tenemos estas afinidades. Cada país tiene sus propios desafíos, sus propios retos, es una constante de los cuatro y creo yo del mundo tener hoy nuevos retos, nuevas exigencias y nuevas demandas de la sociedad contemporánea, una sociedad con acceso al uso de nuevas tecnologías que se hace mayormente presente.

Y todo eso nos impone retos propios. Cada país está asumiendo también su propia responsabilidad, emprendiendo esfuerzos propios para hacerle frente a estos retos.

En el caso particular de México, decidimos hacer, como bien apuntaste, reformas de carácter estructural que nos permitieran realmente apuntalar la fortaleza de nuestras instituciones, los derechos de nuestra sociedad y, sobre todo, encontrar nuevos asideros para elevar la competitividad y productividad de nuestro país.

Los otros países están haciendo, también, lo propio.

Aquí han dado sólo algunos ejemplos de lo que cada país viene haciendo.

A qué nos convoca la Alianza del Pacífico.

A compartir estas experiencias que, estoy seguro, son de éxito en cada país, a que las compartamos; a que no perdamos tiempo en explorar alternativas, sino que a partir de lo que ya cada uno de los países miembros ha logrado sembrar y cosechar, pueda también ser compartido en toda esta región integrada, que es la Alianza del Pacífico.

Yo visualizo que esta Alianza del Pacifico, sin duda, a tres años de haberse conformado, es otro el escenario que hoy tenemos para las sociedades que hacen los países miembros de la Alianza del Pacífico.

Y también será otro el provenir que encontremos, el horizonte que hoy avizoramos, al que queremos llegar a partir de este esfuerzo compartido, que incluye esta visión conjunta, compartirnos experiencia, trazarnos objetivos los cuatro países, para lograr los objetivos de la Alianza del Pacífico.

Y, por último, quiero destacar a lo que ya he dicho, que queremos que los beneficios de esta integración regional lleguen a todas nuestras sociedades, quiero apuntar y reconocer la valiosa participación que hoy hacen ya varias empresas que están aquí representadas.

Los motores del desarrollo que queremos para nuestras sociedades, está en nuestros emprendedores.

Y está también en las grandes empresas convertirse en orientadores y referentes de éxito para las pequeñas y medianas empresas.

Este modelo de creación de ecosistemas lo estamos haciendo en México, queremos que se replique en toda esta región.

Y estoy seguro que este esfuerzo nos va a permitir generar lo que nos hemos propuesto en esto que es un medio, no un fin en sí mismo: bienestar y prosperidad para nuestras sociedades.

Muchas gracias.