-MODERADORA: Interviene enseguida el licenciado Valentín Díez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, Asociación Civil.

-LIC. VALENTÍN DÍEZ MORODO: Sus Majestades los Reyes de España, don Felipe VI y doña Letizia; licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; señora Angélica Rivera de Peña, Primera Dama de México.

Señores Secretarios, Ministros, que nos hacen el honor de estar aquí, en el presídium.

A todos, bienvenidos; y a todo el grupo de embajadores, dirigentes de Cámaras y demás miembros de la colectividad empresarial hispano-mexicana que nos acompaña.

Muchas gracias a todos por su presencia.

En mi calidad de Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, me es muy grato dirigirme a ustedes con motivo de la celebración del Encuentro Empresarial México-España.

Hoy, a casi tres años del inicio de la presente Administración, vemos que los esfuerzos realizados por nuestro Gobierno, y con el apoyo del sector privado, han rendido frutos muy positivos, que se han logrado: la aprobación de las reformas estructurales, largamente esperadas por nuestro país, hecho que ha empezado a rendir dividendos.

Esto se refleja en una mayor competitividad de nuestra economía, pues estos elementos han venido a reforzar la estabilidad de las principales variables del sector financiero, que incluyen una deuda externa y un déficit presupuestario reducidos, así como un bajo nivel de inflación.

Adicional al hecho de que contamos con un gran volumen de reservas, el cual, a pesar de la crisis económica que sigue sufriendo el mundo, nos ha permitido mantener una tasa de crecimiento positiva en los últimos años.

Los empresarios españoles tienen un lugar muy especial y ampliamente reconocido en México.

Y en la actualidad, nuestra convivencia es el reflejo de los lazos ancestrales que nos unen con la Madre Patria, lo que nos ha permitido desarrollar toda serie de actividades, basadas en la enorme amistad, comprensión e intereses comunes, generados a través de más de 500 años.

En el plano económico, nuestra relación con España mantiene un nivel extraordinario, pues es nuestro cuarto cliente y décimo proveedor más importante; y es el tercer país inversionista con más de 50 mil millones de dólares, reflejados en cinco mil 300 sociedades hispano-mexicanas.

Licenciado Enrique Peña Nieto.

Su Majestad Felipe VI:

La comunidad empresarial hispano-mexicana agradece su presencia.

Esto ha hecho propicia la ocasión para que los empresarios de ambos países, podamos seguir estrechando los lazos que nos unen en la actualidad.

Deseamos a nuestros distinguidos visitantes que su estancia en México sea agradable y exitosa.

Y hacemos votos por el fortalecimiento de la amistad y las relaciones económicas entre México y España, para bien de nuestros países.

Sean ustedes bienvenidos.

Viva México y Viva España.

-MODERADOR: Escuchemos las palabras del señor Juan Rosell Lastortras, Presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales.

-SR. JUAN ROSELL LASTORTRAS: Majestades.

Presidente de los Estados Unidos de México.

Primera Dama.

Ministros.

Secretarios de Estado.

Yo creo que la visita de estos días ha corroborado las excelentes relaciones que existen, desde todo el punto de vista entre México y España.

Ambos países hemos dado pasos hacia adelante en nuestra reciente historia y los resultados están para perfectamente comprobarlos.

México y España estamos en importantes procesos de reformas.

Las reformas siempre no son fáciles, pero absolutamente imprescindibles si queremos seguir hacia adelante.

Quien más y mejor las haga, mejor futuro va a tener tanto desde el punto de vista político, económico, como social.

Lo más fácil sería quedarse quieto. Pero en un mundo abierto, con las tecnologías avanzando y las necesidades sociales incrementando, la no reforma seguro conduce al declive.

Desde el mundo empresarial apoyamos a los gobernantes que dicen y hacen reformas, como nosotros hacemos en nuestras empresas.

Pero todas las reformas no deben ser iguales. Cada país tiene sus características, sus tiempos, sus prioridades, sus posibilidades.

La economía ha de hacer posible la mejora social de los países. Necesitamos empresas potentes, exitosas, capaces de innovar y de crear empleo.

La clave es la formación, la innovación y la internacionalización.

México tiene como principal destino de sus exportaciones, como todos ustedes saben, los Estados Unidos. España, por contra, lo tiene en la Unión Europea, con unos porcentajes muy altos.

Quiere decir que tenemos otros mercados, también con posibilidades de ir. Por qué. Porque en este momento estamos venciendo en mercados muy competitivos.

Las inversiones españolas en México han sido muy importantes en este siglo, lo ha dicho mi buen amigo Valentín, más de cinco mil empresas mexicano-españolas están en México en este momento, y ese es un dato muy importante.

Llegaron en un principio las grandes y ahora están llegando las medianas y las pequeñas, y esas son las que pueden hacer muchos acuerdos de colaboración con empresas mexicanas.

México ha recibido grandes inversiones extranjeras en el pasado, pero ahora empresas mexicanas empiezan a invertir en el exterior, y concretamente en España, en muchos sectores. Tenemos muchos ejemplos y, especialmente, en los últimos meses, en las últimas semanas y nos congratula.

Tenemos enormes posibilidades de empresas mexicanas y españolas, trabajar en mercados tan grandes, como pueden ser América, Europa y otros tantos.

Las organizaciones empresariales españolas y mexicanas, entre ellas, por supuesto, la COMCE, presidida por Valentín Díez Morodo, la propia CEOE, las cámaras, la Cámara de España, estamos por hacer esa imprescindible labor de colaboración, pero al final, el trabajo lo van a tener que hacer las empresas.

Déjenme en este punto hacer especial mención a la extraordinaria labor de Valentín Díez Morodo, verdadero puente entre ambos países, así como también de la Embajadora de México en España, a ProMéxico y a la Embajada de España en México. Todos tocan realidad práctica, y eso muchas veces es decisivo.

Acabamos de crear el Consejo Empresarial Iberoamericano, presidido por México y con la Secretaría General en manos españolas. Es un paso más que nos va a permitir colaborar estrechamente en favor de nuestros países y, también, del resto de países.

Queda mucho camino por hacer, por recorrer, por parte de las empresas y los empresarios mexicanos y españoles. Pero creo sinceramente, que estamos en la buena dirección.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Veremos enseguida la proyección del video Marca España.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el señor José Manuel García-Margallo, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de España.

-SR. JOSÉ MANUEL GARCÍA-MARGALLO: Señor, señora; Presidente, Primera Dama; autoridades, queridos amigos:

Sean mis primeras palabras, en nombre del gobierno, para agradecer a todas las autoridades mexicanas la recepción, la acogida y el cariño con el que han recibido a los Reyes y a la delegación que les acompaña.

Y permítanme significar aquí un agradecimiento especial para mi colega, el Canciller, con el que tengo una complicidad difícilmente sospechada por los otros cancilleres, ni de Europa, ni de América Latina. Algún día lo contaremos.

Yo venía aquí a españolear, a hablar bien de España, pero una vez visto el video de la Marca España y repetidas algunas de las cifras que aquí se han dicho, voy a hacer unas reflexiones mucho más cortas y mucho más generales.

Y voy a hacer algo mejor que hablar de España, si eso es posible, que es hablar bien de España y hablar bien de México, de los dos.

Y los datos nos avalan. En términos relativos México y España han sido los que más han crecido en América Latina y en la Unión Europea.

España es el país que más crece hoy en la Unión Europea, después de Polonia e Irlanda, y es el primero de las grandes economías del euro.

Y lo que más nos importa, que ese empleo se está traduciendo en creación de empleo.

En dos años vamos a crear un millón de puestos de trabajo, y si la tendencia sigue, en cuatro años llegaremos a los 20 millones de puestos de trabajo, que es nuestra cifra históricamente más alta y la que nos permite contemplar con tranquilidad el estado de bienestar, que es una de las señas de identidad del modelo mexicano y del modelo español.

Todo eso no ha sido porque nos haya tocado la lotería. Es verdad que a nosotros nos ha ayudado la caída del precio del petróleo, nos ha caído la política expansiva, por fin, del Banco Central Europeo y nos ha ayudado el cambio del euro. Pero eso ha ayudado a todas las economías de la Unión Europea, y unas las han sabido aprovechar y otras no han sabido aprovecharlo.

El problema, como ha demostrado México y ha demostrado España, es que hay que hacer las reformas que las economías necesitan para aprovechar los buenos vientos. Las barcas que lo aprovechan, salen de la playa; los que no, se quedan varadas.

Y quiero decir, además, que España afronta el futuro con tranquilidad.

Hemos corregido los grandes desequilibrios económicos que históricamente ahogaban o frenaban nuestro desarrollo.

Estamos equilibrados en nuestras cuentas con el exterior, estamos equilibrando nuestras cuentas públicas y hemos saneado un sector financiero que heredamos en ruinas.

Y por qué México y España se entienden. Porque México y España atraviesan una buena situación económica.

Porque México y España y cuentan con dos gobiernos que han tenido el coraje de hacer las reformas necesarias, y tendrán la determinación de hacer las que sean necesarias todavía. Ha llegado el momento entendernos.

Y ayer tuvimos una comida de trabajo agradable, como todas las que yo tengo con el Canciller, en que hemos decidido en que vamos a contemplar juntos cuáles sean las consecuencias del Tratado Transpacífico y del Transatlántico e intentar aprovechar esa ola de liberalización para cerrar con los países de MERCOSUR  y triangular así entre las dos orillas del Atlántico

Y España se ha comprometido y sabe que los españoles honramos nuestra palabra a ayudar a México a actualizar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que queda desfasado, o quedará desfasado, después de estas dos realidades.

Y exploramos qué es lo que podemos hacer juntos en el Caribe y qué podemos hacer juntos en el momento en que esas islas, que dependen de un petróleo barato, no tengan el acceso que tienen ahora.

Y hemos decidido, y es la tercera intuición. El Canciller habla siempre de intuiciones, no de ideas; la intuición energética.

La Unión Europea tiene que reducir su dependencia energética de Rusia. Están en duda las conducciones que iban a atravesar por el Sur del Mediterráneo, como consecuencias de las derivas geopolíticas y económicas que se están produciendo ahí.

Y España está en condiciones de ser la plataforma de entrada de la energía mexicana a la Unión Europea, porque España tiene siete estaciones de regasificación, más que toda la Unión Europea juntos.

Y México entiende que debe llevar el gas del Golfo a Europa, en vez de llevarlo hacia el Sur, que vendría del  Norte de América. Y ahí tenemos que entendernos.

Y yo no hablo nunca en metáfora, no hablo nunca en retórica. Nos estamos entendiendo.

Tenemos ya acuerdos para cooperar en materia cultural, lo veremos hoy en el Instituto Cervantes; juntos estamos en el Observatorio español de Harvard.

México nos ha cedido muchos de sus Consulados para realizar nuestra labor cultural en Estados Unidos, y nosotros hemos hecho lo mismo.

Y estamos a punto de compartir aquellas instituciones sacrosantas de la soberanía y de la diplomacia, que son las Embajadas y los Consulares.

Ellos nos han prestado asistencia, apoyo y acogida en las Islas del Caribe y ese apoyo fue determinante para que España ganase el Consejo de Seguridad, y nosotros hemos hecho lo mismo en África, donde seréis más que bienvenidos.

Porque trabajar entre nosotros es muy fácil, para vosotros es mucho más fácil trabajar con nosotros, que cualquier otro europeo. Cualquier otro europeo me podrá explicar lo que pasa en Ucrania, pero te aseguro que no sabe lo que es la Virgen de Guadalupe, no distingue una ranchera de un paso doble y no sabe quién es Hugo Sánchez.

Y ahora nos toca hacer lo que ha sabido hacer el Presidente Peña Nieto.

A los españoles nos toca hacer lo que él ha hecho, que es vencer lo que se llama, se lo contaba ayer, la maldición del Juncker, Presidente de la Comisión Europea.

Decía Juncker que sabemos lo que tenemos que hacer, lo que no sabemos es hacer que nos voten, cuando hemos hecho lo que teníamos que hacer. Él lo ha conseguido y nosotros le vamos a imitar.

Presidente.

Primera Dama:

Cuenta con el cariño del Gobierno, del pueblo español y de esa grandísima Nación, que se llama España.

Gracias.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al licenciado Ildefonso Guajardo Villareal, Secretario de Economía.

-SECRETARIO ILDEFONSO GUAJARDO VILLAREAL: Con el permiso del señor Presidente de la República.

Saludo a la señora Angélica Rivera de Peña.

La bienvenida y con gran afecto a Sus Majestades Reales don Felipe VI y doña Letizia.

Y a los Cancilleres de México y España, quienes han hecho un gran trabajo en esta relación bilateral, pero sobre todo, a los organizadores de este gran evento.

A don Juan Rosell, Presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, y a don Valentín, muchas gracias a ambos por hacer esta convocatoria tan distinguida y tan concurrida.

A mi colega Jaime García Legaz Ponce, agradeciéndole de ante mano, todo el trabajo que el Ministerio en el que él está integrado, ha hecho para apoyar la modernización del tratado de México con la Unión Europea.

Saludo a los señores Embajadores de México y España.

Y a todos los empresarios que nos acompañan hoy en día.

Sin duda, cuando estamos reunidos con España, siempre hablamos que nos compartimos la cultura, los valores, la lengua. Pero es evidente, a través del trabajo de nuestros cancilleres que, también, compartimos una visión del mundo.

Y en el pequeño terreno de la responsabilidad de los Secretarios de Comercio y Economía, esa visión del mundo se traduce en una visión del mundo más conectado, donde los flujos de comercio e inversión concurren de una manera vertiginosa y dinámica.

Tenemos esa visión porque ambos países estamos conectados y sabemos que el libre comercio se traduce en competitividad, y contribuye de manera determinante a la ampliación de los mercados, y beneficia de igual manera a empresas y a consumidores.

Por ello, ambos países hemos tomado la decisión estratégica de seguir integrándonos a los mercados internacionales.

Gracias a ello, hoy, tanto México como España, estamos dentro de las primeras 20 economías del mundo a escala mundial por su comercio internacional.

La economía mexicana tiene un 60 por ciento de apertura de sus productos a los flujos internacionales; y la economía española aproximadamente un 50 por ciento.

Esto, sin duda, se siente y se atestigua. Cuando hemos pasado por momentos difíciles, el motor que saca a México y España de crisis, es el motor externo y la economía internacional.

Tanto para España como para México, las exportaciones son fuente de empleos que, por lo general, se conservan en áreas de alta tecnología, son mejor pagados que el promedio del resto de nuestras economías; de inversiones que se complementan para abrir nuevos espacios de desarrollo de infraestructura para la logística, precisamente, que nos integra, y de encadenamientos productivos que son fundamentales para que estos grandes eventos lleguen, también, a encadenamientos de las pequeñas y medianas empresas de nuestros países.

Sin duda, las actividades que se van a realizar en este foro representan la posibilidad de más empleos, mayor financiamiento y mayor crecimiento económico para nuestros países.

Actualmente, España es la economía europea con mayor crecimiento en Europa en esta recuperación. Y México, según la unidad de inteligencia del El Economista, estará dentro de las 10 primeras economías del mundo en el año 2050.

Sin duda, éste es el momento para que juntos le apostemos con todo a las economías española y mexicana.

Para transformar en realidad este potencial debemos reconocer de dónde partimos, dónde estamos.

Desde la perspectiva de México es más que evidente que no estamos aprovechando, ni nuestra fortaleza manufacturera, ni las oportunidades que ofrece el mercado español.

Es cierto que España es el destino principal de nuestras exportaciones a la Unión Europea; sin embargo, del 83 por ciento que exportamos, fundamentalmente son productos energéticos.

Somos un socio estratégico, pero no reflejamos en el comercio la evolución de nuestra plataforma productiva; la transformación que ha sido contundente en México en los últimos 20 años.

El reto es claro y simple: tenemos que empezar a ofrecer a España lo que hoy México saber hacer con gran calidad: manufacturas a precios competitivos.

Debemos aprovechar el dinamismo que muestra hoy la economía española para ofrecer múltiples opciones.

España cuenta con varias industrias dinámicas y ganadoras, procesos en los cuales México puede encontrar oportunidades.

Una de ellas es, sin duda, el sector aeroespacial, donde España ocupa un lugar preponderante en la Unión Europea.  En ella, el valor de su producción está aproximadamente en 14 mil millones de euros; México, hoy, es el quinto exportador de productos aeroespaciales en el mercado de América del Norte.

Podremos tener una visión que conjuntamente completemos el proceso de producir, diseñar, una aeronave en forma conjunta.

En el sector automotriz es otro de los grandes triunfadores: México, el séptimo exportador mundial; España el quinto en el contexto europeo, y tenemos una gran capacidad de poder seguir nutriendo esa relación que se fortalece día con día.

Desde la visita a España por parte de usted, señor Presidente, en el año 2014, empezamos a fortalecer las relaciones institucionales en esta relación bilateral.

Hoy, la visita de Sus Altezas Reales, están reafirmando ese compromiso que hemos adquirido las autoridades de ambos países, para apoyar el crecimiento en nuestra relación, particularmente en lo que nos corresponde en materia de comercio e inversión.

A partir de esa nueva base institucional que estamos construyendo, las comunidades empresariales de ambos países son quienes deben de dar el siguiente paso para multiplicar esas oportunidades de negocio.

Este foro es precisamente para eso, para que ustedes, señores empresarios, tomen el control y nos señalen cuáles son los obstáculos que debemos de superar en el camino para avanzar hacia un comercio bilateral más integrado y que genere mayores beneficios para ambas naciones.

Quiero finalizar refiriéndome, justamente, a un proceso que va a ser fundamental para el mejoramiento de la relación económica y de inversión, y en la modernización del acuerdo con Europa, el acuerdo en sus tres pilares, en el cual uno de ellos es el de comercio e inversión.

Y España, sin duda, a fines de los 90, fue el principal aliado para impulsar que México haya sido la primera nación en las Américas que contara con un Tratado de Libre Comercio con Europa.

Pero hoy, a 15 años de ese tratado, cuando Canadá termina ya su tratado con Europa, y Estados Unidos está en proceso de su realización, México no se podía quedar atrás y por eso el Presidente Peña, a escasos días de haber iniciado su Administración, propuso a los entonces líderes de la Comisión Europea y del Consejo de Europa modernizar este acuerdo.

A partir del viaje del Presidente a Bruselas, podemos compartir que se logra terminar el reporte de visión conjunta y estamos próximos a tener el mandato para iniciar estas negociaciones que, sin duda, serán fundamentales para el fortalecimiento de la relación.

No hay duda, que en los encuentros y contactos de negocios que se establezcan hoy, entre México y Europa, les depara un futuro más íntegro y más próspero a partir de la modernización de este acuerdo.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: Se proyectará en seguida el video: Marca México.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO.