Quiero empezar agradeciendo por esta oportunidad que se me ofrece de compartir con ustedes, en resumidas palabras, los principales mensajes que he tenido el privilegio de trasladar al Presidente Peña Nieto hace unos instantes.

Y, también, agradecer a todos los medios y a cada uno de los periodistas vuestro interés y atención.

Permítame, entonces, subrayar los principales mensajes que, como les decía, he tenido el privilegio de trasladarle al Presidente Peña Nieto. Y empezaré diciendo que he subrayado que, para Rumania, México es un socio extremadamente importante.

Desde Bucarest percibimos a México como un actor de suma relevancia, importancia, tanto a nivel regional; como un actor con argumentos de peso para asumir su papel que le corresponde, en virtud de sus argumentos demográficos, políticos, económicos, culturales a nivel global.

Siendo esto dicho, es este México el país con el cual Rumania quiere construir una relación que, de por sí es muy buena, que tenga aún más consistencia en lo económico.

Y trataríamos en la etapa que, en el ciclo diplomático que empieza con mi mandato, aprovechar las ventajas que tenemos, y que no son pocas, y que no me voy a extender, pero voy a hacer mención al hecho de que, como miembro de la Unión Europea, Rumania beneficia del soporte muy importante que nos da el vínculo de asociación estratégica que hemos construido entre la Unión Europea y México, que constituye una base muy sólida, también, para los esfuerzos que haremos en lo bilateral.

Y, también, trataré de mencionar el vínculo afectivo, la afinidad que nos da la posición de Rumania, que no es solamente un socio más en la Unión Europea, sino que es orgullosamente un miembro de la familia latina, a través de su perfil idiomático y cultural.

Y esto no es solamente un detalle cultural. Esto, en la labor que hacemos para estrechar nuestros vínculos, nos da una facilidad de comunicación, nos da afinidades que son importantes.

Y, también, se refleja en el hecho de que el empresario mexicano, los mexicanos que llegan a desarrollar negocios, a desarrollar proyectos en Bucarest, encuentran un ambiente cultural idiomático muy acogedor, que es siempre un factor importante.

Por éstas y muchas otras ventajas, que no es el lugar ahora detallarlas, diría que aspiramos a que, en la próxima etapa, forjamos un diálogo político y una agenda de contactos más intensa.

También, una agenda de lograr un mejor conocimiento y difusión de información recíproca entre nuestras dos sociedades. Y, sobre esta base, lograr dar aquella consistencia económica mayor a la cual me refería al principio de mis palabras.

Creo que es un objetivo factible, en virtud de las ventajas que mencioné.

Y subrayaría, también que, en virtud de estos objetivos, vamos a poner desde Bucarest particular importancia a provocar, a crear, a dar los pasos preparatorios que hagan posibles una primera Visita de Estado de un Presidente de México a Rumania.

Es un objetivo que va a hacer muy importante en mi mandato que empieza formalmente hoy. Y que lo he trasladado, también, a su Excelencia el Presidente Peña Nieto un mensaje que ha sido, también, muy compartido.

Siendo estos, en muy resumidas palabras, repito, los ejes de mi mandato, termino agradeciendo, una vez más, vuestra atención y la posibilidad de que se me brinda de dirigirles estos mensajes, en un momento tan especial, como siempre lo es el día del comienzo formal de un mandato diplomático.

Muchas gracias.