El Presidente Enrique Peña Nieto refrendó hoy el compromiso y la determinación del Gobierno de la República “de trabajar de manera corresponsable para garantizar en nuestro país el ejercicio pleno de los derechos humanos”.

En el marco de la conmemoración del 25º Aniversario de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que se llevó a cabo en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el Primer Mandatario dijo que “los derechos humanos son un objetivo superior que nos une y nos obliga a redoblar esfuerzos; son también la piedra angular del quehacer de esta Administración”.

Resaltó que para consolidar a México como un país donde la ley se cumple y prevalece la justicia, se requiere el trabajo corresponsable de sociedad y Gobierno. Se trata, precisó, “de garantizar un Estado de Derecho, pero también un Estado de derechos”.

El Presidente Peña Nieto subrayó que “promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos son deberes irrenunciables del Estado Mexicano. Sociedad y Gobierno estamos trabajando para que todas las personas puedan ejercer todos los derechos que les reconocen nuestra Constitución y los tratados internacionales suscritos por nuestro país”.

Indicó que en esta Administración “estamos firmemente comprometidos con la transformación legal, institucional y cultural del país en favor los derechos inherentes al ser humano”. Por primera vez, agregó, “tenemos una Política de Estado en esta materia, en la que participan autoridades, organismos autónomos, organizaciones de la sociedad civil, académicos, expertos y la ciudadanía en su conjunto”.

Precisó que “el Estado Mexicano también cuenta ahora con innovadores instrumentos jurídicos para proteger los derechos de las víctimas y reparar el daño, así como para facilitar el acceso a la justicia”.

El Titular del Ejecutivo Federal recordó que en un año habrá de concluir la transición hacia el nuevo Sistema Penal Acusatorio, “un cambio de modelo que permitirá agilizar los juicios, reducir la impunidad, y sobre todo asegurar que se haga justicia”.

Señaló que este conjunto de cambios institucionales ha permitido reducir las recomendaciones que la CNDH ha formulado a las dependencias y entidades federales. “Estamos conscientes de que este indicador, aunque ha mostrado su utilidad, no es ni puede ser el único instrumento para medir la evolución del país en materia de respeto a los derechos humanos. Por ello celebro el trabajo conjunto que estamos realizando la CNDH, organizaciones de la sociedad civil, académicos y especialistas para perfeccionar los mecanismos de evaluación en materia de derechos humanos”, destacó.

Puntualizó que este esfuerzo compartido “nos permitirá contar con mejores indicadores, no sólo para observar el grado de cumplimiento de las acciones y programas emprendidos, sino lo más importante: verificar el goce efectivo de los derechos humanos entre la población”.

El Primer Mandatario expresó que “los mexicanos contamos con uno de los organismos protectores de los derechos fundamentales más reconocidos a nivel mundial por su solidez institucional, por su capacidad legal de actuación, y por sus resultados en favor de los mexicanos”.

“Tengo la plena certeza de que la CNDH seguirá aportando su talento, capacidad y esfuerzo, en el gran propósito compartido de hacer de México una auténtica sociedad de derechos”, añadió.

Expresó su reconocimiento a la CNDH, por ser “una de las instituciones más emblemáticas de la República y del compromiso que tenemos con nación con los derechos fundamentales de las personas. Con su trabajo diario, esta Comisión ha contribuido al respeto y a la dignidad de mujeres y hombres, a la igualdad y la justicia, a la libertad y el desarrollo pleno de los mexicanos”.

TRABAJEMOS JUNTOS EN GENERAR UN CONSENSO Y UN COMPROMISO POR LA PAZ CON SUSTENTO EN LA APLICACIÓN DE LA LEY, EN LA JUSTICIA, EN LA IGUALDAD Y EN LAS LIBERTADES PÚBLICAS: LUIS RAÚL GONZÁLEZ PÉREZ

El Presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, señaló que la existencia de la Comisión le ha dado al Estado y a la sociedad mexicana la oportunidad de comprender y hacer vigentes muchos valores. “Las opciones que tienen las personas para hacer valer sus derechos son cada vez más amplias, así como su conocimiento público, lo cual se complementa con la existencia de una sociedad civil activa, organizada y comprometida con la causa de la dignidad humana”.

Indicó que “el fortalecimiento de esta noción básica sobre los derechos humanos ha propiciado que la existencia misma de esta Comisión Nacional se constituya como algo benéfico, al generarse en la sociedad la convicción de que hay una institución atenta a la protección de su dignidad y que actúa en su favor cuando la misma sea violentada. Ese hecho por sí mismo, contribuye a inhibir conductas contrarias a los derechos fundamentales”.

Aseveró que la CNDH ha colaborado en la consolidación de la vida democrática del país al incidir en la construcción de una nueva forma de relacionar a los ciudadanos con el poder y ha contribuido a generar una conciencia, en la sociedad, y en las autoridades, sobre la importancia y necesidad de que se respeten los derechos de las personas, haciendo visibles múltiples abusos, logrando que los mismos no queden impunes, y propiciando que los derechos fundamentales se tomen en cuenta en las políticas públicas.

“Como institución, la CNDH se ha ido adaptando a las nuevas visiones y lógicas que han imperado en materia de derechos humanos, cuya principal incidencia ha sido el reconocimiento gradual de un catálogo cada vez más amplio de derechos fundamentales”, añadió.

El Ombudsman hizo un llamado al Ejecutivo Federal, a los Gobernadores de los estados y al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, a “trabajar juntos en generar un consenso y un compromiso por la paz en nuestro país, con sustento en la aplicación de la ley, en la justicia, en la igualdad y en las libertades públicas, que involucre a todos los órganos del Estado y la sociedad”.

Enfatizó que los riesgos y consecuencias de la violencia son sumamente graves, pero “estamos a tiempo de revertir este proceso. Para ello, es preciso apostar no sólo a la vigencia de la ley, sino a la cultura y a la educación, con sustento en los derechos humanos, que sirvan para construir la paz”.

Destacó que la educación en y para los derechos humanos, además de un derecho constitucional, es un elemento indispensable para la prevención de las violaciones a la dignidad humana y la construcción de una sociedad más justa, democrática e incluyente.

LOS MOMENTOS DE CONMEMORACIÓN SON TAMBIÉN OCASIONES PROPICIAS PARA LA REFLEXIÓN Y LA AUTOCRÍTICA: ESTRADA MICHEL

Rafael Estrada Michel, decano del Consejo Consultivo de la CNDH, destacó que es mucho lo que una “Comisión con autonomía, con autoridad, con solvencia moral puede y ha logrado hacer en el ámbito de la estructuración de nuestro estado de libertades. Los momentos de conmemoración no deben escatimar reconocimientos, pero son también ocasiones propicias para la reflexión y para la autocrítica”.

Resaltó que el organismo Ombudsman mexicano llega a esta conmemoración con la necesidad de arrostrar graves e inminentes retos. “Reservas de moralidad, talento, eficacia y patriotismo no le han de faltar para cumplir con la tarea en la medida de los alcances que México espera, exige y reclama en la actual hora de la Patria”.

Añadió que la CNDH ha velado en estos años por la regularidad constitucional del orden jurídico, a través de las acciones de inconstitucionalidad que ha promovido, por supuesto, pero también a través de los parámetros que a manera de precedente han ido fijando las recomendaciones, significativamente las recomendaciones generales.