-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín.

-SECRETARIO JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN: Con su permiso, señor Presidente, Enrique Peña Nieto; señor Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso; estimados Legisladores María Elena Barrera Tapia y Carlos Aceves del Olmo, Presidentes de las Comisiones Legislativas de Vivienda en el Senado y la Cámara de Diputados.

Estimados compañeros representantes de los organismos nacionales de vivienda; representantes del sector privado. Saludo particularmente al Presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda, don Fernando Abusaid Quinard; y al señor Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Zárate Rocha.

Estimados amigos invitados:

Dice un refrán alemán: Tu casa puede sustituir al mundo, el mundo jamás sustituirá tu casa.

Seguramente con esa sensibilidad, con lo que sabemos que importa tener una casa, este Gobierno se puso como prioridad reformar y cambiar el régimen de la vivienda en México.

Una reforma que si bien no es legislativa, sí es una reforma que cala profundamente en cada mexicano; en aquellos que quieren vivir en ciudades más ordenadas; en los que quieren espacios más dignos para compartir con su familia; en los que habían perdido la esperanza de tener una casa, porque no cotizan en ninguna institución de vivienda; en los que habían perdido la esperanza de tener una casa cerca de su empleo; y en los invierten su capital haciendo casas para los demás y los ponen en riesgo con cambios repentinos de las políticas de Gobierno.

Para todos ellos, esta reforma ha tenido como consecuencia la posibilidad real de mejorar las condiciones de vida de miles de mexicanos.

Los cambios en materia de vivienda, impulsados por el Gobierno, nos permiten hoy abatir el rezago de vivienda, que los mexicanos gocen de viviendas mejor ubicadas, mejor construidas, más sustentables, con mejores espacios para compartir con su familia.

También, juega un papel estratégico en término de generación de empleos, de atracción de inversión, y se traducen en un gran impulso a la actividad económica del país

Hace dos años, el Presidente de la República anunció la nueva política de vivienda para promover una mejor coordinación interinstitucional y permitir mejorar la calidad de vida de los mexicanos, haciendo más viviendas, respetando el entorno urbano y, en general, haciendo que los mexicanos tengan una posibilidad real de mejor vida.

A dos años de este anuncio, en México, el 35 por ciento de la vivienda nueva registrada en 2014 puede presumir que se hace en modalidad de vivienda vertical, cuando antes solo el 3 por ciento se hacía en esta modalidad.

Las nuevas viviendas muestran una clara tendencia a mejor ubicación y cercanía a fuentes de empleo.

Actualmente, pasamos del 30 al 63 por ciento de la oferta de vivienda ubicada dentro de los perímetros de contención urbana.

Estas viviendas cuentan, entonces, con mejores equipamientos educativos, de salud, mayores espacios, y adicionalmente han permitido que se duplique el número de desarrolladores de mediana y pequeña escala que participan en las construcciones.

Particularmente en el año 2014, el sector de vivienda contribuyó al crecimiento económico y a la generación de empleos a nivel nacional.

En este 2014, celebró una inversión de aproximadamente 350 mil millones de pesos, incluyendo el financiamiento a la construcción.
Con el monto de subsidio aplicado, el Gobierno de la República alcanza apoyar a más de 250 mil familias.

La mezcla de subsidios cambió considerablemente. Hoy, hay más subsidios para vivienda intraurbana, y el 78 por ciento de estos subsidios fueron aportados en esta modalidad.

Se comenzó, con programas pilotos, la atención de sectores específicos sumamente vulnerables; jefas de familia, jóvenes. Y es importante recalcar que el 82 por ciento de los subsidios, se ejerció en apoyo a familias que ingresan menos de 2.5 veces el salario mínimo.

El impulso que se ha logrado, sin duda, se debe a dos cosas:

Primero. El decidido apoyo del Presidente de la República.

Y segundo. La creciente fortaleza que significa trabajar en unidad con el sector privado en este rubro.

El sector privado que abarca bancos, con una creciente participación, y particularmente desarrolladores con una creciente participación, además totalmente adheridos a las disposiciones de la nueva política de vivienda.

Las acciones que se tomaron, podemos señalar: la delimitación de perímetros de contención urbana, el apoyo a construcción de vivienda a través de créditos sindicados por Sociedad Hipotecaria Federal, el incremento al monto máximo de INFONAVIT, hasta 850 mil pesos; el incremento al tope de subsidios de CONAVI, a 5.5 salarios mínimos; la diversificación en el uso de subsidios de CONAVI y FONHAPO para programas de mejoramiento de unidades habitaciones, vivienda en renta, particularmente vivienda rural, lotes con servicios, pilotos de mujeres jefas de familia y jóvenes.

Se realizaron 18 jornadas estatales bajo el lema: México, la Casa de Todos, con organización de CONAVI y participación de los gobiernos estatales, los desarrolladores y los organismos nacionales de vivienda.

Con estas acciones, el INFONAVIT registra un total de 556 mil créditos para vivienda en 2014; un monto de inversión de 130 mil millones de pesos totales, incluyendo cofinanciamiento con la banca, lo que representa un aumento del seis por ciento respecto al año anterior.

Para 2015, el INFONAVIT alcanzará a colocar una cifra histórica de más de 140 mil millones de pesos.

Atendiendo a las instrucciones de usted, buscando más allá de los números, por primera vez se instauró el Seguro de la Calidad de Vivienda para los créditos hipotecarios del instituto.

FOVISSSTE pasó de 70 mil a 82 mil créditos formalizados. La colocación de crédito hipotecario mostró un crecimiento de 43 por ciento con respecto al cierre del
2013, y el monto de créditos otorgados pasó de 53 mil a 63 mil; de 2012, 530mil, a 630 mil en 2014.

Al inicio de este año, se contempla una meta de arranque de 116 mil créditos en FOVISSSTE, con una inversión total que pasará de 33 mil a 50 mil millones de pesos.

SHF, Sociedad Hipotecaria Federal, acumuló más de 266 mil acciones con una inversión de 30 mil millones de pesos en créditos directos; un total de 84 mil millones de pesos invertidos por el Gobierno de la República a través de Sociedad Hipotecaria Federal, con el extraordinario apoyo de la Secretaría de Hacienda.

En financiamiento a la construcción se comprometieron más de 12 mil millones de pesos; 70 por ciento más de lo registrado en 2013.

Por parte de regularización, CORETT regularizó la tenencia de tierra de más de 51 mil acciones, con una inversión de 388 millones de pesos. En relación con 2012, esta cifra representa un 300 por ciento más y un presupuesto menor.

Con lo que respecta a FONHAPO, acumuló 97 mil subsidios al cierre de noviembre; 63 por ciento más que los otorgados en 2013; 79 por ciento de estas acciones han sido acciones de mejoramiento, y el 60 por ciento de ellos se ubica en la zona rural.

En apego a sus instrucciones, señor Presidente, en FONHAPO, a través de FONHAPO y CONAVI, el Gobierno Federal ha desterrado para siempre, esperamos, el término pie de casa, el Gobierno de la República construye casas dignas para todos los mexicanos.

CONAVI, por su parte, ejerció el presupuesto total para el programa de subsidios, y con el mismo presupuesto superó en 53 por ciento las acciones con respecto a las realizadas en 2013.

Los convenios de coordinación con los estados, a través de la CONAVI, nos significaron 86 mil acciones ejecutadas en 29 estados de la República, por mil 700 millones de pesos.

Esto es lo que respecta a lo realizado por el Gobierno Federal. Hubiera sido imposible sin el valiosísimo apoyo del sector privado.

La política del Gobierno se basó en un principio inicial: certeza.

Ese principio que el Gobierno ha garantizado a la industria se refleja hoy en estos resultados. Se puede llegar a ellos gracias al trabajo, como usted nos instruyó, coordinado de las instituciones y, por encima de todo, en favor de los ciudadanos.

Éste es el México que su Gobierno está construyendo.

-MODERADORA: Sean tan amables de ocupar sus lugares para escuchar, enseguida, al Presidente Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, señor Fernando Abusaid Quinard.

-C. FERNANDO ABUSAID QUINARD: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Muchas gracias por recibirnos aquí, en la sede oficial de Los Pinos.

Saludo al Secretario de Hacienda y Crédito Público, el doctor Luis Videgaray Caso; y distingo la presencia de nuestra cabeza de sector, el licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Estimados directores de los organismos nacionales de vivienda; legisladores; legisladora; representantes del sector empresarial; cámaras hermanas; invitados especiales; representantes de los medios de comunicación; señoras y señores.

Buenos días tengan todos ustedes.

Señor Presidente:

Le diré claro y directo:

La Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, CANADEVI, ha encontrado en el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, a un aliado estratégico para alcanzar el desarrollo y el crecimiento, tanto del sector de la vivienda, como de la economía nacional.

Por eso, lo primero que hacemos, es reconocer la confianza que nos ha brindado y el apoyo irrestricto que su Gobierno nos ha dado.

Nuestra industria genera 3.5 millones de empleos anualmente, directos, y cerca del doble de indirectos, que impacta en esas 37 ramas de las 42 de nuestra economía nacional.

Ha sido reconocida como un sector estratégico para este Gobierno. Y confiamos que continuará ocupando este privilegiado lugar.

Los industriales del sector, hombro con hombro con usted, vamos construyendo nación.

La nueva política nacional de vivienda, sin duda, nos permite transformar las ciudades, haciéndolas más compactas, sustentables, para ofrecer una mejor calidad de vida a todos los mexicanos.

Este enfoque, como usted lo previó, ya se ve reflejado lo cualitativo en lo largo y lo ancho del país.

La compra más importante en la vida de cualquier mexicano y de cualquier ser humano, es la compra de su casa. Los que trabajamos en este sector lo sabemos, y nos esforzamos todos los días porque este acto de compra sea una verdadera satisfacción y un sólido patrimonio familiar.

Por eso, nos hemos adherido a las disposiciones en materia de desarrollo urbano, de medidas de sustentabilidad, de ubicación, de densidad, que nos pide la nueva política de vivienda.

Hemos participado de esas decisiones, y queremos seguir haciéndolo, porque hemos respondido con nuestro trabajo a su ofrecimiento y de certeza y claridad en las reglas.

Este 2014, esta industria representó más del 10 por ciento del Producto Interno Bruto nacional, y generó más de 100 mil nuevos empleos a nivel nacional, con respecto al 2013, colocándose como la segunda rama de actividad industrial, tan sólo detrás de la industria automotriz.

Asimismo, la inversión del sector ascendió a más de 350 mil millones de pesos, mismos que representan cerca de un millón 100 mil acciones de vivienda.

Los desarrolladores continuamos respondiendo al apoyo que se nos ha brindado, ya que con el presupuesto autorizado para el Programa de Subsidios 2014, el número de hogares beneficiados se incrementó en más de 50 por ciento con respecto al 2013, mientras que esta inversión ejercida fue superior en un 47 por ciento.

Agradecemos esa capacidad de diálogo mostrada, que nos ha permitido apoyar importantes medidas y acciones para impulsar la demanda, tales como la ampliación del subsidio hasta cinco veces salarios mínimos de ingreso a los derechohabientes, esto a través de la CONAVI.

El incremento en el monto máximo de crédito de INFONAVIT tradicional, hasta 850 mil pesos; el cofinanciamiento de FOVISSSTE en bancos, y creo que ahora ya no existen tantos sorteos y hemos acortado los tiempos de pago, todo esto con el apoyo del licenciado Reyes Baeza en FOVISSSTE, de 120 a cuatro días para el pago de la unidad habitacional.

El anuncio de la próxima puesta en marcha del crédito mancomunado INFONAVIT y FOVISSSTE, nos dará gran oxígeno y apertura de demanda.

Y la instauración de los programas de vivienda para jefas de familia, para empleados estatales y municipales, y para los jóvenes, así como para las Fuerzas Armadas.

Por eso, señor Presidente, compartimos la alegría de miles de mexicanos cuando usted, en su mensaje de Año Nuevo, incluyó a la vivienda como una de las nuevas acciones prioritarias para este 2015.

No podemos bajar la guardia, y queremos externarle, también, nuestras preocupaciones.

Primero. Es importante que se mantengan los niveles de subsidio, ya que ha sido comprobado que el tren de la vivienda da impulso a la economía nacional.

Lo que se invierte en este sector, efectivamente, impacta a la economía y, por eso, es fundamental que siga incentivada la demanda y que sigamos teniendo la oportunidad de subsidios para corresponder, con ella, la posibilidad de recortes.

Este sector no debe de inhibir el impulso que usted dio a todo lo largo del 2014.

Otro aspecto que preocupa, es el índice de riesgo, que puede provocar un desperfilamiento; es decir, que la persona deje de cumplir los requisitos y ya no pueda tener el derecho a un crédito y el acceso a una vivienda.

El impacto de la derechohabiencia podría ser de un 20 a un 30 por ciento, sobre todo en los segmentos de interés medio y de interés social.

El tema fiscal también es un aspecto de preocupación.

En este sentido, no estamos demandando ni tratos especiales, ni privilegios, pero sí normas justas que se adapten a la realidad del sector y que nos permitan cumplir sin tener que impactar o encarecer el precio de la vivienda.

También, es importante seguir incentivando la demanda, abriendo oportunidad de tener un vivienda a miles de mexicanos, a quienes, a través de los métodos tradicionales, no les sería posible acceder a ella.

Entre otros, están, esta situación, de empleados de gobiernos estatales, de gobiernos municipales, de poblaciones, de ciudades pequeñas y de estados, y todos esos jóvenes que hemos dado el impulso y que son con una nueva filiación. También, las madres solteras y con ingresos seguros, pero sin afiliación, y afiliados que tienen que esperar un sorteo y titulares de subcuentas que no pueden sumar a otros créditos,

Estos segmentos de la población abarcan más de cinco millones de mexicanos; un mercado potencial que su Gobierno ha reconocido y que, esperamos, siga contando con su apoyo.

Dos intervenciones son evidentes en su Administración: el regreso de FONHAPO, con la SEDATU, para hacer auténtica vivienda popular, particularmente en el medio rural; y la participación de la Sociedad Hipotecaria Federal, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para constituir una auténtica banca de desarrollo y un verdadero apoyo financiero a la vivienda.

Encontrar soluciones, eso es en forma conjunta.

Los productos y las medidas implementadas al día de hoy, refuerzan nuestra confianza en el progreso del país. Los desarrolladores de vivienda estamos trabajando para dar atención a la gran demanda que, estamos seguros, que será impulsada por las reformas estructurales que usted logró el año pasado.

Tenemos la capacidad de hacerlo, porque estamos trabajando juntos, esa unidad es nuestra fortaleza.

Seguiremos trabajando de la mano con la cabeza de este sector, bajo su liderazgo y reconocimiento.

El trabajo de concertación y diálogo que hemos mantenido con el titular de la SEDATU, con el licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, un diálogo permanente, y que hemos sostenido, también, con la CONAVI, a través de la maestra Paloma Silva; con FOVISSSTE, a través del licenciado Reyes Baeza; con el INFONAVIT, a través del maestro Alejandro Murat; y con la Sociedad Hipotecaria Federal, con el ISSFAM, con el CORETT y con FONHAPO.

Los organismos estatales de vivienda aquí, presentes, también han sido parte fundamental de estos sustantivos avances. Y nuestra cámara hermana, la CMIC, en temas de infraestructura.

La mejor señal de la recuperación de nuestro sector y en contra del escepticismo de muchos en estos números de afiliación, sobre todo, en activación.

En su Administración, empezó con un decrecimiento de mil 225 a 850 desarrolladores. Hoy, están afiliados a esta cámara alrededor de mil 300 desarrolladores de vivienda.

Hoy, desarrolladores medianos, pequeños, son de igual de importantes y acceden a la misma información de apoyos, al igual como los desarrolladores grandes.

Estamos en un ambiente de sana competencia, y hemos pasado de 850 a más de dos mil constructores de vivienda en el país.

Señor Presidente:

En vivienda, son buenas noticias. Pero lo más importante de estas buenas noticias, es que las hemos construido juntos.

El liderazgo de la SEDATU, el apoyo y la confianza de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y el trabajo estratégico y certero de las ONAVIS, y el impulso de la Sociedad Hipotecaria Federal, son factores fundamentales para la reactivación de este sector.

Señor Presidente:

Tenga por seguro que CANADEVI continuará apostando por el país y por las familias mexicanas que nos brindan su confianza para proveerles de un hogar.

Juntos, continuaremos construyendo la Nación y moviendo a México.

Muchísimas gracias a todos por su atención.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muchas gracias. Muy buenas tardes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señores integrantes del presídium; amigas y amigos del sector de la vivienda:

Me es muy grato asistir a este evento, en el que hacemos una reflexión sobre el estado, el avance del sector de la vivienda, y en el que el Presidente de la República hará anuncios puntuales, concretos, para acelerar y continuar este propósito de que los mexicanos, particularmente los de menores ingresos, puedan acceder a una vivienda digna.

Hace dos años se dio un cambio necesario, impostergable en la política de vivienda y en la política de financiamiento a la vivienda.

Hace unos días, en Reunión de Gabinete, el señor Presidente compartía con su equipo de trabajo una reflexión, que creo que es algo que a veces no ponderamos lo suficiente.

Los primeros dos años de Gobierno estuvieron marcados por la aprobación de 11 reformas estructurales con al apoyo del Poder Legislativo; reformas constitucionales y legales.

Sin embargo, nos decía el señor Presidente, lo que se hizo en el sector de la vivienda, el cambio de la política tiene un alcance similar al de las reformas estructurales, por su profundidad y por lo que proyecta hacia el futuro a este importantísimo y estratégico sector, no sólo para la economía nacional, sino para la vida de millones de familias mexicanas.

Recordemos que al inicio de la Administración, el sector de la vivienda mostraba ya agotamiento en el modelo de financiamiento, que había sido, hay que decirlo, exitoso durante los últimos años. Sin embargo, alcanzaba ya signos inequívocos de agotamiento, y el cambio era impostergable.

Algunos datos que ponen esto de manifiesto:

La vivienda incorporada al Registro Único de Vivienda disminuyó en 32 por ciento entre 2010 y 2012. Si vemos en ese mismo periodo, entre 2010 y 2012, el Índice Habita de la Bolsa de Valores de México, la Bolsa Mexicana de Valores, que es el índice de las empresas constructoras de vivienda que cotizan en la Bolsa, tuvo una disminución entre 2010 y 2012, del 66 por ciento; es decir, había ya signos muy importantes de que algo estaba mal en el sector de la vivienda.

El modelo de financiamiento claramente estaba agotándose.

Por un lado, veíamos como las empresas, por el lado del activo, estaban acumulando una gran cantidad de reservas territoriales, muchas de ellas inadecuadas para la construcción de vivienda, particularmente por su ubicación.

Se estaban acumulando, en el activo de las empresas, cantidades muy importantes de terrenos donde no debía de construirse vivienda.

Y segundo. Esta adquisición de terrenos estaba siendo financiada con un exceso de endeudamiento de muchas de las empresas, incluyendo a las empresas líderes del sector.

En esta circunstancia, es que el Presidente de la República, a pocas semanas de iniciar su mandato, anunció una nueva política para el financiamiento y el desarrollo de la vivienda, particularmente de la vivienda popular.

Y como todos los cambios, su implementación representa en un principio un momento difícil.

Representa incertidumbre, representa cambiar la forma en que se están haciendo las cosas, y para muchas empresas representó, incluso, un cambio en el modelo de negocios y entrar en procesos de reestructuración financiera.

2013, en los números de la vivienda, refleja estos hechos. 2013 fue un año de construir cimientos, de invertir en el futuro.

Y 2014, y esto lo comentaba hace un momento Fernando Abusaid; 2014 fue ya un muy buen año para la vivienda, particularmente en el segundo semestre.

Esto quiere decir que las medidas que se tomaron son medidas que hoy nos dan la condición de retomar el rumbo de una construcción de vivienda suficiente, digna, y financieramente sustentable.

Quiero reconocer en este proceso a quienes han hecho posible estos logros, en un entorno, sin duda, que no ha sido libre de dificultades.

Por supuesto, a quienes trabajan y son parte del equipo de todos los organismos nacionales de vivienda, empezando por la cabeza del sector, el Secretario Jorge Carlos Ramírez Marín, y todo el equipo de trabajo de distintas Secretarias, de distintas dependencias que han, con un gran entusiasmo, alentado este nuevo modelo.

Por supuesto, al sector financiero. Particularmente a la banca, encabezada por Luis Robles; a la banca comercial que está de regreso en el sector de la vivienda y está de regreso con entusiasmo. Y los números son alentadores­.

Por supuesto a las y los legisladores que han apoyado este trabajo. De manera muy destacada, quiero reconocer a la Cámara de Diputados, que dio en un año que necesitaba la industria un impulso muy especial, le dio un presupuesto históricamente alto a los programas de subsidio a la vivienda.

Pero realmente el reconocimiento más importante, es a quienes construyen la vivienda; al sector de los desarrolladores que, como lo dijo Fernando hace un momento, aceptó el reto, y aceptó el reto con éxito.

Hoy, tenemos un sector que es más fuerte, que está construyendo mejores viviendas, mejores casas en los lugares donde deben de construirse y con las características correctas.

Señor Presidente:

Uno de los temas importantes para los desarrollos de vivienda, es el aspecto tributario. Y a lo largo de los últimos meses, hemos tenido un diálogo cercano con la Cámara de la Vivienda, con los participantes del sector, para asegurar que tengamos un mejor marco tributario que genere dos objetivos.

Certidumbre. Que eliminemos posibles contingencias, particularmente tras algunas determinaciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en materia del régimen tributario aplicable a la vivienda, y que genere mejores incentivos para la construcción y financiamiento de la vivienda.

Como parte de los anuncios que hoy hace el señor Presidente de la República, se incluyen nuevas disposiciones en materia tributaria que, estamos seguros, habrán de contribuir en parte al esfuerzo extraordinario que esta industria está realizando en favor de México.

Muchas gracias, y muy buenas tardes.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)