Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto estar aquí, en San Luis Potosí.

Saludar al señor Gobernador del estado, a quien le agradezco su hospitalidad.

Sobre todo, le agradezco la gran solidaridad y respaldo que su gobierno ha venido dando a los proyectos que el Gobierno de la República ha venido impulsando para generar bienestar para las familias mexicanas.

Y deseo que en esta recta final de su administración, sea también espacio de concreción de los grandes proyectos, de los varios proyectos que su gobierno se ha trazado, y que sepa que contará invariablemente con el respaldo y el apoyo del Gobierno de la República para hacerlo realidad.

Aquí, lo importante, y lo he señalado, es la suma de esfuerzos. La inversión o inversiones sumadas y multiplicadas que hagan los órdenes de Gobierno para servir a la sociedad. Y eso es lo que hemos hecho aquí, en San Luis Potosí.

Por ello, mi mayor felicitación y reconocimiento, señor Gobernador.

De igual manera, quiero saludar a los titulares de los distintos Poderes del estado de San Luis Potosí aquí presentes.

Al señor Presidente Municipal del Municipio Tierra Nueva, que hoy nos da la bienvenida.

Muchas gracias por su presencia.

Quiero saludar al señor Comandante de la Zona Militar aquí, en San Luis Potosí.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A servidores públicos de los distintos órdenes de Gobierno presentes entre nosotros, a quienes son delegados del Gobierno de la República en el estado de San Luis Potosí, y que son parte del engranaje que se extiende y se despliega a lo largo y ancho del territorio nacional para servirle a los mexicanos.

Saludo, también, a miembros de las distintas empresas privadas que participaron y que participan del proyecto, de los proyectos que hoy estamos inaugurando.

Y a la representación de la sociedad civil del estado de San Luis Potosí.

Muchas gracias por su hospitalidad, y muchas gracias por permitirme saludarles y, a través de ustedes, saludar a toda la sociedad potosina.

Nuevamente, muchas gracias por su presencia.

Ya llevan ustedes aquí un rato, y espero que la estructura de esta lona nos aguante. Me dicen que está desde el día de ayer, pero yo creo que a todos nos ha de tener un poco nerviosos ver tanto viento soplar, moviendo, como queremos que se mueva México, y aquí se está moviendo también.

Pero deseamos, al final de cuentas, que esta consigna de mover a México, este empeño por mover a México, nos permita realmente lograr mejores condiciones para el país.

Ese es el gran objetivo que tiene el Gobierno de la República, que todos sus empeños, sus esfuerzos, las obras que estamos entregando en beneficio de la sociedad, sirvan a un propósito, a un único propósito: generar condiciones de mayor bienestar para las familias mexicanas.

Y, sin duda, las obras que hoy estamos inaugurando en este espacio pequeño, en un evento emblemático, sin duda, tiene especial relevancia y enorme trascendencia.

Hoy inauguramos dos obras: la entrega del Acueducto El Realito y, al mismo tiempo, el Gasoducto Tamazunchale-El Sauz, que es otro gran gasoducto de más de 200 kilómetros que se está entregando, y que beneficia a tres entidades: a San Luis Potosí, a Hidalgo y a Querétaro.

Déjenme referir, aunque ya lo hemos visto en la exposición que hiciera hace un momento el titular de CONAGUA, en el video que aquí recogimos, de la importancia o, más bien, los detalles técnicos de la obra que hoy estamos entregando.

Pero, yo creo que vale la pena darle justa dimensión a lo que esto significa.

Isabel Monroy, quien es la cronista de San Luis Potosí, ha hecho, también, referencia, ha dejado constancia de lo que significa esta obra.

No es una obra menor. Es una obra de alto impacto, porque es asegurar el abasto de agua potable a la población de la Zona Metropolitana de San Luis Potosí para los próximos 30 años.

Es un acueducto y obras anexas con una inversión público-privada de más de dos mil 700 millones de pesos.

Pero más allá de las cifras, es asegurar que la población, especialmente de la Zona Metropolitana de San Luis Potosí, tendrá agua en los siguientes 30 años.

Aquí se expuso ya la sobreexplotación que había de los mantos acuíferos, y que ahora estamos entregando una obra que lleva agua superficial; agua que no estamos extrayendo del subsuelo, y que va a beneficiar a toda la población.

Son de estas obras que a veces no se sienten, más llama la atención y se vuelven críticas cuando deja de haber agua potable, cuando se carece en algunas regiones, de algunas comunidades, de agua potable.

Y hoy lo que estamos haciendo es entregar, en beneficio de los potosinos y especialmente en donde se ubica la mayor concentración demográfica de este estado, el abasto de agua potable.

Para ponerlo en contexto y dimensión, el tamaño de este acueducto en distancia de 132 kilómetros es, prácticamente, similar a la misma distancia que recorre el Sistema Cutzamala, que abastece agua potable a la Zona Metropolitana del Valle de México.

Que va desde Valle de Bravo hasta esta Zona Metropolitana, la más importante del país; que recorre, señor Director de CONAGUA, casi 130 kilómetros, 128, 129 kilómetros.

Éste es un acueducto de 132 kilómetros, que lleva agua desde la Presa El Realito, en el estado de Guanajuato, a San Luis Potosí.

Esa es la trascendencia de esta obra, y ésta se inscribe en el proyecto importante, o en los proyectos de igual relevancia que tiene proyectados el Gobierno de la República construir en distintas entidades del país, en 11 entidades; 12 proyectos similares al que hoy estamos inaugurando, en 11 entidades distintas, son los que estamos construyendo.

A la fecha, con este proyecto, son ya tres grandes acueductos que hemos entregado en beneficio de la población de distintas entidades del país.

Destaca el de Chicbul, en Ciudad del Carmen, con 117 kilómetros; el de Lomas de Chapultepec, en Acapulco, con 36 kilómetros, y éste, que hoy entregamos, con 132 kilómetros; 286 kilómetros de acueducto para garantizar abasto de agua potable y beneficiar, en el proyecto que tiene el Gobierno de la República, de construir del orden de mil 100 kilómetros de acueductos para abastecer y garantizar abasto de agua potable a 15 millones de mexicanos. Esa es la relevancia de la obra que hoy entregamos.

Y por ello, desde aquí, felicidades a todo el pueblo de San Luis Potosí, por contar ya, desde ahora, con esta importante obra de infraestructura hidráulica.

Acompaña a la construcción y beneficio de esta obra, una gestión integral del abastecimiento de agua potable, como ya lo refirió el titular de CONAGUA.

Se trata no sólo de asegurar una nueva fuente al abastecimiento de agua potable, sino una eficaz gestión, administración del proceso de distribución, y con participación del sector privado, el proyecto que aquí hoy entregamos, que será gestionado en San Luis Potosí, estoy seguro, será un gran referente de cómo asegurar una óptima administración del recurso vital, como lo es el agua para, especialmente ahora, San Luis Potosí.

Y como se explicara, será un referente para que en otras entidades del país, procesos de gestión integral sean los que realmente nos permitan tener una mejor gestión en el recurso del agua potable.

La otra obra que estamos entregando el día de hoy, es el Gasoducto Tamazunchale-El Sauz, de 235 kilómetros.

Estas son obras con una inversión del sector privado del orden de seis mil millones de pesos.

Esto significa que para estas tres entidades federativas: Hidalgo, Querétaro y San Luis Potosí, haya gas natural; un recurso energético limpio, que además permite generar energía eléctrica a costos más bajos, y eso impacta también la tarifa de luz eléctrica.

Por eso, la Reforma Energética está orientada, entre otros propósitos, a asegurar mayor seguridad energética para el país. Es decir, que los hogares, que las industrias, los negocios en el país cuenten con insumos energéticos más baratos y más limpios.

Y que esto promueva la participación, como ocurre en el proyecto que hoy inauguramos, del sector privado, que acompaña el esfuerzo del Gobierno, que sin duda por sí solo no tiene la capacidad financiera para detonar todos los proyectos necesarios para lograr la seguridad energética del país, y que ahora, con la Reforma Energética, se tiene la participación del sector privado.

Esto, sin duda, es consistente con los anuncios que me permití hacer al inicio de este año para toda la Nación. Que lo que busca el Gobierno de la República, al poner las reformas en acción, es que las familias mexicanas sientan en el bolsillo los beneficios de la proyección y de lo que habrá de traducirse la puesta en marcha de las reformas.

Así lo compartí, y por ello señalé que a partir de este año se acabaron los gasolinazos. Por primera vez se deja de impactar el incremento por la inflación en las tarifas de luz eléctrica y se redujeron las tarifas de luz eléctrica para los hogares, para los negocios, para la industria del país.

Estamos avanzando también en lograr una mayor o, más bien, la incorporación de México a la era digital, que es consecuencia de la Reforma en Telecomunicaciones.

Y por eso, en el país se entregan millones de televisores para poder entonces hacer el apagón analógico; es decir, pasar de la era analógica a la era digital, que permite una mayor calidad en las telecomunicaciones; una mayor recepción, tanto en la comunicación vía telefónica, en los servicios de internet y de televisión.

En estos servicios, la población y los negocios, la industria, las empresas, contarán también con mejores mecanismos de telecomunicación al estar plenamente incorporados a la era digital.

Y una noticia buena, que el día de hoy hemos conocido.

Perdón, sin dejar de referir otro impacto inmediato que ya hemos conocido y que se empieza a apreciar en la economía de las familias mexicanas: se deja de pagar, consecuencia de la Reforma en Telecomunicaciones, entre otros beneficios, pero uno muy inmediato que la economía de las familias están ya sintiendo, es sin duda el dejar de pagar la larga distancia.

Esto que implicaba un costo y un gasto para las familias mexicanas de más de 20 mil millones de pesos en todo el país, hoy se deja de pagar y esto, impacta, insisto, en la economía de las familias mexicanas.

Todos estos beneficios se acreditan ya en el dato que el día de hoy dio a conocer INEGI, un dato relevante que para la primera quincena del mes de enero la inflación reportada por INEGI fue la más baja para la primera quincena de un mes de enero desde hacía 25 años.

Y todo esto es consecuencia, precisamente, de que las reformas estructurales estén en acción.

Por ello, me congratulo de que lo que estamos buscando, que es mejorar la economía de las familias mexicanas, se esté repercutiendo, se esté logrando y las cifras dadas a conocer por el INEGI el día de hoy, así lo acreditan. Esto es para bien de todas las familias mexicanas.

Señoras y señores:

Me da mucho gusto estar aquí, con ustedes y, sobre todo, dejar enmarcado y testimoniado en este evento la entrega de estas obras que, sin duda, benefician a San Luis Potosí de manera muy relevante.

Obras de alto impacto social. Insisto, he querido darle contexto y dimensión a lo que hoy estamos entregando.

La relevancia e importancia que tendrá para toda la población, especialmente de la Zona Metropolitana de San Luis Potosí.

Y esto se suma, señor Gobernador, como usted ya lo refirió, a varios otros proyectos que el Gobierno de la República está en proceso y ha entregado ya en San Luis Potosí, lo mismo en obras de infraestructura carretera, de infraestructura para la modernización de las autopistas que circulan por el Estado de San Luis Potosí; en proyectos sumados al que hoy entregamos para mayor abastecimiento de agua potable a otras regiones de San Luis Potosí; la tecnificación de riego que estamos también impulsando aquí, en San Luis Potosí.

Todas estas obras son parte de lo que el Gobierno de la República o, más bien, son obras que hablan por sí mismo del compromiso que tiene el Gobierno de la República para asegurar que los potosinos tengan mayor calidad de vida.

Y estoy seguro que las obras referidas y las que seguiremos entregando, señor Gobernador, de forma conjunta, habrán de generar el impacto deseado: calidad de vida para los potosinos, como lo estamos haciendo para todo el país.

Por ello, permítanme concluir mi intervención, pidiéndoles sean ustedes quienes transmitan a la sociedad potosina y dejar en ustedes un saludo cordial y afectuoso, así como la convocatoria para que hagamos de este año 2015, un año que nos permita lograr condiciones de mayor bienestar para las familias mexicanas y, sobre todo, que los beneficios de la reformas estructurales puestas en acción, impacten de manera positiva la economía de las familias mexicanas.

Muchísimas gracias.