El Presidente Enrique Peña Nieto aseguró hoy que el Gobierno de la República “ha desplegado un esfuerzo sin precedente de búsqueda y de investigación”, sobre la desaparición de 43 estudiantes normalistas en el municipio de Iguala, Guerrero.

Sobre ese caso, “que nos ha marcado y nos ha dolido”, el Primer Mandatario afirmó: “Tenemos que darle atención, tiene que haber justicia, tiene que haber castigo para aquellos que fueron responsables de estos hechos lamentables, pero tenemos que asumirnos en el derrotero de seguir caminando para asegurar que México tenga un mejor porvenir”.

“Estoy convencido de que este momento en la historia de México, de pena, de tragedia y de dolor, no puede dejarnos atrapados; no podemos quedarnos ahí”, añadió.

En el evento “Diálogo sobre la Educación Superior en México”, realizado en el salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, el Primer Mandatario dijo: “Tenemos que avanzar con mayor optimismo, con confianza en nosotros mismos, y seguros de que nuestro aporte en nuestro diario quehacer contribuye a ir modelando la nación que todos queremos. Siempre será un anhelo permanente tener una mejor nación”.

Refirió que si bien es digno reconocer los avances que ha habido y que hemos logrado hasta el momento, “también sabemos y reconocemos lo mucho que nos falta por hacer. Pero lo importante es no quedarnos parados, paralizados y estancados, sino estar siempre dispuestos a seguir avanzando y caminando, en pos de eso que tanto deseamos para bien de la presente sociedad y de las futuras generaciones”.

LA FÓRMULA PARA ENCONTRAR LA RECONCILIACIÓN DEBE SURGIR DE LA LEY, LA JUSTICIA Y EL CAMBIO: NARRO ROBLES

Por su parte, el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles, expresó que “nadie en su sano juicio puede permanecer indiferente ante los horrores que afectaron hace cuatro meses a estudiantes de Ayotzinapa y a la población de Iguala, acontecimientos que han impactado la conciencia nacional y que nos siguen afligiendo”.

“Pero tampoco es posible mantener el estado de cosas que subyace a la tragedia. Es indispensable que México cambie y debe hacerlo en los grandes ámbitos de la vida nacional”, agregó. “No debemos quedar atrapados en este triste instante de nuestra historia. Lo peor que nos puede suceder, y lo he dicho antes, es que seamos una sociedad que extrañe su pasado, que lamente su presente y que llore su futuro”.

Señaló que entiende el duelo, el coraje y el dolor que embarga a muchos, en particular a los familiares de las víctimas. “Sin embargo, también soy uno de los que piensan que la violencia no es solución y que la venganza no es sino otra forma grave de injusticia”.

Estoy convencido, continuó, “que la fórmula para encontrar la reconciliación debe surgir de la ley, la justicia y el cambio. También lo estoy, de que en la educación superior reside parte de la solución”.