En conferencia de prensa conjunta con el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Juan José Guerra Abud, en la que se dio a conocer el Plan de Remediación tras el derrame de sulfato de cobre provocado por la empresa Buenavista del Cobre, de Grupo México, en agosto del 2014, el Vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández, destacó que la intervención de la autoridad federal ha permitido restaurar el abasto normal de agua, sin riesgo, para los habitantes de la zona aledaña a los ríos Sonora y Bacanuchi.

“Los habitantes de los ocho municipios afectados pueden utilizar agua con la misma tranquilidad con la que lo hacían antes del derrame”, aseguró.

El Vocero señaló que “el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, asegura que se lleve a cabo una reparación efectiva y total de los daños ambientales y materiales sufridos por las comunidades afectadas. Este es un ejercicio más en el que la aplicación del Estado de Derecho es absolutamente irrestricto”, puntualizó.

Indicó que bajo la coordinación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, diversas instancias del Gobierno de la República cumplieron con su responsabilidad principal para proteger a la población afectada, contener los daños ambientales, y obligar a la empresa responsable a reparar los perjuicios que causó.

Dijo que la primera etapa concluyó exitosamente. “Se indemnizó a las personas, a los campesinos y comercios afectados, y se dio por terminada la fase de contingencia”. Esta firme y oportuna intervención permitió a los habitantes de la zona volver a desarrollar sus actividades productivas con normalidad.

Para atender la fase de contingencia, añadió, “se han invertido ya 768 millones de pesos de los más de mil autorizados, lo que ha implicado una inyección de recursos 10 veces mayor al Producto Interno Bruto de la región”.

Eduardo Sánchez indicó que se iniciará la segunda fase de remediación ambiental con base en el Plan autorizado por la SEMARNAT y revisado por el Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México, el cual se ejecuta con cargo al Fideicomiso Río Sonora, constituido inicialmente con dos mil millones de pesos aportados por Grupo México, por orden de la autoridad ambiental.

Los trabajos del Plan de Remediación, que inician hoy, repararán los daños de los 276 kilómetros de los ríos afectados. “Los servicios de salud que el Gobierno de la República dispuso desde el inicio de la contingencia, continuarán en vigilancia permanente para atender a quien lo necesite”.

El Vocero del Gobierno de la República expresó que para garantizar que la remediación sea total, se han dispuesto los mecanismos legales que contemplan que la autoridad federal realice monitoreos ambientales y de salud por los próximos 15 años.

En la conferencia de prensa, en la que participaron también los subsecretarios de Gestión para la Protección Ambiental, Rafael Pacchiano Alamán; y de Planeación y Política Ambiental, Rodolfo Lacy Tamayo; así como el Procurador Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, y el Comisionado Federal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Mikel Arriola Peñalosa, Eduardo Sánchez enfatizó que la prioridad del Gobierno de la República ha sido proteger a los ciudadanos de aquella zona.