Muchísimas gracias.

Buenas tardes.

Procuraré ser muy breve, porque quiero suponer que ya tienen hambre.

Pero déjenme primero decirles: muchas gracias.

Muchas gracias por estar aquí y muchas gracias por apoyar, respaldar y cobijar, el día de hoy, al Presidente de la República, por mostrarle calidez, por mostrarle la gran hospitalidad del pueblo colimense y, particularmente, de Tecomán.

Aquí está el sudor, que no es más que la muestra del calor humano que hoy se ha expresado en las mujeres y hombres de Tecomán y de Colima.

Reitero: Muchas gracias, porque estos momentos son los que uno siempre se lleva en el corazón.

Cuando se tiene la alta responsabilidad de gobernar a un país, sin duda, espacios como éste, de entrega, de calidez, de respaldo, de apoyo, son los que marcan a uno y son los que, sin duda, le alientan y motivan a uno que tiene la responsabilidad para dar lo mejor de sí, para lograr lo que Martha aquí expresaba: transformar al país, mejorar las condiciones del país.

Y estas muestras, motivan y alientan para que reforcemos el paso, para que caminemos de forma decidida y para que logremos el objetivo de ir modelando, entre todos, una mejor Nación.

Así lo estamos haciendo.

Señor Gobernador del estado:

Muchas gracias por su hospitalidad y muchas gracias por su mensaje, en el que evidencia con toda contundencia, la gran conjunción de esfuerzos que hacemos Gobierno de la República, gobierno del estado y los gobiernos municipales.

Gracias, porque ha reiterado usted la disposición de su gobierno para cerrar filas y para trabajar en un frente común en favor de los colimenses.

Mi reconocimiento y felicitación por esta voluntad política comprometida.

Desde aquí saludo a todas las autoridades aquí presentes.

Del Gobierno de la República.

Del gobierno del Estado de Colima.

De los gobiernos municipales, particularmente el Presidente Municipal de Tecomán.

A todas las autoridades.

A las y los Legisladores Federales.

A las Senadoras de la República, a quienes agradezco su presencia.

A los Diputados Federales aquí presentes.

Muchísimas gracias.

Y a todas y a todos ustedes, especialmente al gran número de mujeres aquí reunidas, que hoy han expresado gran solidaridad y apoyo.

A jóvenes, a niños y a los hombres de trabajo que entre todos procuran, todos los días, elevar la calidad de vida de sus familias y de sus comunidades.

Hoy estamos aquí, en quienes ya me antecedieron en el uso de la palabra, en lo que ha explicado la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, de lo que estamos haciendo en este mes de febrero, que es precisamente darle un gran espacio de convocatoria y de concientización a lo que es la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Esta acción que emprendimos hace ya dos años, y que precisamente tiene por propósito, primero, lo que entonces dije: reconocer que en este país, que en México, en esta gran Nación, no obstante la gran riqueza que tenemos, hay millones de mexicanos que padecen hambre, que no tienen garantizado todos los días, lo más básico, lo elemental, que es la alimentación.

Y que para ello era fundamental emprender acciones específicas para acercar este apoyo básico que les permita, o que le permita a la población, a partir de garantizarle su diaria alimentación, el poder construir caminos de desarrollo personal para cada mexicano.

Esto es lo que hemos venido haciendo, a través de los Comedores Comunitarios, a través de la ampliación de las tiendas DICONSA para que más productos básicos y a mejores precios, lleguen a más familias mexicanas.

Eso es lo que estamos haciendo en distintas acciones para llevar servicios básicos a comunidades muy alejadas y dispersas de la geografía nacional, apoyando para la construcción de vivienda, llevando los servicios, como energía eléctrica, abasto de agua potable, redes de distribución de agua potable.

Todas estas acciones forman parte de los varios programas que se inscriben en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Pero al estar hoy aquí, en Tecomán, Colima, aquí tenemos otro propósito: hacer amplio, amplio reconocimiento a un esfuerzo de corresponsabilidad.

Porque aquí no hemos venido trabajando solamente el Gobierno de la República, sino que hemos logrado una gran coordinación con el gobierno del Estado de Colima y con los gobiernos municipales, con los 10 municipios de Colima.

Para qué objetivo.

Ya se explicaba anteriormente, pero quiero precisarlo.

Aquí logramos que con la participación de los tres órdenes de Gobierno, pudiéramos identificar plenamente quiénes son, por nombre y apellido, las familias y las personas que tienen carencia alimentaria y pobreza extrema para, hacia ellos, focalizar nuestros esfuerzos.

Y esto es lo que hemos logrado en Colima: más de 21 mil 578 familias o personas de Colima, identificadas por nombre y apellido, hoy ya son beneficiarios de algunos de los programas que forman parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre y, sobre todo, tienen asegurada su diaria alimentación.

Aquí podemos decir que en Colima toda la población que se encuentra en pobreza extrema o con carencia alimentaria, hoy es atendida con el esfuerzo compartido del Gobierno de la República y del gobierno del estado de Colima.

Y este programa y este proyecto, y esta modalidad de acción, de hacer juntos, los tres órdenes de Gobierno esta tarea, la estamos replicando a otras entidades.

Ya ocurre hoy en Coahuila; ocurre en Zacatecas, en donde no solamente estamos poniendo en marcha distintos programas y acciones, sino que se está identificando, uno a uno, a las personas que enfrentan alguna carencia, especialmente alimentaria, y a quienes hay que atender.

El alcance de todas estas acciones, hoy nos permite identificar que de los más de siete millones de mexicanos que tenían carencia alimentaria hace dos años, 4.2 millones de mexicanos hoy ya tienen acceso a la alimentación cotidiana, a través de los varios programas que tiene la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Por ello, señor Gobernador, mi felicitación a usted, a los presidentes municipales, porque juntos estamos haciendo la tarea.

Y así como lo estamos haciendo para asegurar que más familias reciban los beneficios de los programas de la política social que, como decía Martha, no sólo se trata de dar a través de los distintos programas asistenciales; se trata, especialmente, de abrir oportunidades, de abrir espacios de crecimiento y de realización personal para lograr el México próspero; un México de prosperidad para todas las familias mexicanas.

Y estamos trabajando en esta ruta y en otros frentes.

Lo mismo en materia de seguridad que, debo reconocer, en el caso de Colima ha habido avances significativos.

Lo mismo ocurre en una disminución sensible en la comisión de homicidios, en los robos. Lamentablemente, en el tema de extorsiones tuvimos un ligero repunte, pero prácticamente en los delitos más sensibles del orden común, ha habido una disminución sensible.

Y esto es precisamente, gracias, también, a hacer frente común y sumar esfuerzos entre el Gobierno de la República y el gobierno del Estado de Colima.

Pero nuestra tarea y nuestro trabajo no ha concluido.

Queremos que Colima y que el país vayan por la ruta de la prosperidad, del crecimiento y del desarrollo, de oportunidades para todos. Y eso lo estamos logrando.

Ustedes, y con ello quiero concluir, como Martha, también lo demandó, aquí me dijo con toda puntualidad: Señor Presidente, no permita que los programas se reduzcan.

Y quiso referirse a partir de los recortes que se han anunciado por parte del Gobierno de la República en un tema de responsabilidad.

Porque si bien los ingresos del Gobierno se han visto disminuidos, especialmente por la caída en los precios del petróleo y por el escenario mundial en el orden económico y financiero, del cual no somos responsables, pero sí, y el Gobierno es responsable de las medidas que se adopten para asegurar que nuestro país mantenga su estabilidad económica.

Y eso nos ha llevado a hacer ajustes y hacer un recorte en los varios programas y acciones del Gobierno por sentido de responsabilidad, porque queremos que nuestro país siga gozando de gran estabilidad macroeconómica y sea ese el espacio idóneo para seguir impulsando crecimiento y desarrollo para las familias mexicanas.

Con ese sentido de responsabilidad hemos actuado, pero habremos de privilegiar, dentro de los ajustes que se han hecho, el que la política social se mantenga para que, sobre todo, quienes más lo necesitan, sigan teniendo los beneficios y los apoyos que están inscritos en la política social del Gobierno de la República.

Vamos a ampliar y crecer el padrón, a partir de las identificaciones que se han hecho aquí ya, de nombre y apellido, de gente con necesidad aquí, en Colima, para crecerlo en al menos en dos mil personas que estamos en posibilidad de ampliarles y de llevarles el Programa PROSPERA a igual número de familias beneficiadas.

Y vamos a seguir trabajando.

Aquí lo más importante es que ustedes sepan que lo que hemos emprendido fundamentalmente fue, primero, establecer nuevas condiciones para que México creciera, porque era claro que habríamos de obtener los mismos resultados de antes si seguíamos haciendo las mismas cosas, si manteníamos la inercia en la que el país estaba.

Decidimos hacer cambios de fondo, reformas estructurales que tiempo a tiempo y en el paso del tiempo, estarán dejando sentir los beneficios para las familias mexicanas, especialmente en la economía familiar.

Ya este año lo he señalado, se aprecian los primeros beneficios, se acabó o más bien, dejó de haber incremento a la tarifa de luz eléctrica, que históricamente año con año se incrementaba.

Por primera vez en la historia de nuestro país, no sólo no se incrementó, sino que hubo una disminución gradual y en distintos sectores, a partir del consumo que tienen de energía eléctrica, de la tarifa de luz eléctrica.

Se acabaron también los incrementos a la gasolina, al gas, al gas LP y al diésel que mes a mes estaban impactando la economía de las familias mexicanas.

Y la Reforma en Telecomunicaciones, entre los varios beneficios que traerá al abrir competencia, que haya más oferta de productos y de servicios, de telefonía, de televisión, algo muy importante.

A partir de este año se dejó de cobrar la larga distancia. Todas las llamadas que se realizan en el territorio nacional, a final de cuentas son llamadas locales, no les representan costo a las familias mexicanas.

Concluyo diciendo, de Tecomán hoy me llevo lo siguiente:

Me llevo las muestras de cariño y de afecto que ustedes me han expresado, y que les pido acepten de mi parte, igualmente una expresión de gratitud, de cariño y, sobre todo, de compromiso para seguir trabajando por Colima y por todo México.

Aunado a las varias peticiones que aquí me hicieron, que me las llevo para ser atendidas y, sobre todo, seguir promoviendo empleo y crecimiento para el Estado de Colima.

Gracias a la hospitalidad de todas y de todos ustedes.

Y gracias por las muestras de cariño que hoy me han dispensado.

Muchas gracias.