Muy buenas noches.

Permítanme hacer una declaración ante la irreparable pérdida de un gran amigo, como don Mario Vázquez Raña.

Quiero decirles que estoy aquí, acompañando a la familia, a los amigos, y sobre todo a expresar y a testimoniar, como Presidente de la República, la muy lamentable pérdida de un gran ser humano, de una persona muy querida, como fue don Mario Vázquez Raña.

Un gran promotor del deporte, un gran promotor del periodismo, de la libertad de expresión, pero, sobre todo, alguien que dedicó su vida con amor a México, a servirle desde distintas trincheras.

Quiero decirles que tuve la fortuna de conocerle, de tenerle en muy alta estima y de haber sido privilegiado de su amistad, y que hoy me puede y lamento mucho la pérdida de un gran mexicano, como don Mario Vázquez Raña.

Estamos aquí para solidarizarnos, reitero, con su familia, con sus amigos, con sus seres queridos que, estoy seguro, pasan por un momento de pena y de dolor, para quienes he expresado mi más sentido pésame y mi mayor solidaridad, y decirles que México, hoy, lamenta la pérdida de un gran mexicano; un gran mexicano que trabajó por México y que dedicó sus esfuerzos con cariño y amor a México en distintos espacios.

Que descanse en paz don Mario Vázquez Raña.

-PREGUNTA: Señor Presidente, se va sin lugar a dudas, un hombre ejemplar, un hombre que marcó el deporte, el empresario. Un hombre ejemplar para México se va hoy.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Ya lo señalé, y coincido que se va un gran hombre, un gran mexicano, que tuvo oportunidad de construir, como empresario, como promotor del periodismo, como promotor del deporte en México, y que lamentablemente hoy sentimos su irreparable pérdida.

Y por ello, reitero, México ha perdido a uno de sus hijos, y a alguien a quien yo, en lo personal, tuve oportunidad de conocer y de cultivar su amistad.

Reitero, que descanse en paz.

No tendría más declaraciones que hacer, solamente dejar aquí testimonio, como Presidente de la República, de solidaridad y de acompañar a su familia, amigas y amigos, seres queridos, en esta pérdida irreparable de un gran mexicano, don Mario Vázquez Raña.

Muy buenas noches.