Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Es para su servidor un motivo de gran satisfacción poder estar aquí, en la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México.

Por ello, quiero agradecer a don Ricardo Navarro ésta muy honrosa invitación, la que finalmente se cumple después de varios meses.

Tuvimos oportunidad de encontrarnos, el año pasado, que es, justamente, cuando se cumplen los 140 años de fundación de esta Cámara, en infinidad de ocasiones acompañando a otras organizaciones empresariales, en donde participa esta Cámara, y fue reiterada la invitación que me formulara para acompañarles en su aniversario.

Por eso, agradezco esta reiterada invitación, y para mí es motivo de gran satisfacción que en el inicio de este año 2015 pueda acompañar a los representantes de los más de 40 mil integrantes y afiliados a esta Cámara, a quienes saludo, desde aquí, con mi afecto y mayor respeto y gratitud por esta hospitalidad.

Muchísimas gracias.

Saludo al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A los dirigentes de distintas organizaciones empresariales que se dan cita en esta celebración.

A integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A expresidentes de la CANACO Ciudad de México, que están presentes.

Particularmente, felicito, también, a quienes han recibido este reconocimiento de parte de sus compañeros de gremio de la CANACO, a Luz María Arteaga de Guerrero; y a don Rolando Vega Sáenz, a quienes felicito nuevamente, y les digo que ha sido para mí motivo de gran honor haberles impuesto esta condecoración que la CANACO les está reconociendo por su trabajo y su contribución al desarrollo económico de esta Cámara y de la Ciudad de México.

Nuevamente, muchas felicidades.

Y saludo a los integrantes de esta Cámara que están reunidos en este espacio de celebración de los 140 años de la Cámara que, repito, se cumplieron justamente el año pasado, y que en el inicio de este año 2015, reitero, es motivo de gran satisfacción encontrarme con ustedes.

La Ciudad de México es la entidad federativa, siendo el Distrito Federal, es la entidad federativa que más aporta al Producto Interno Bruto del país. Por otra parte, en los últimos 10 años, el comercio, los servicios y el turismo han generado uno de cada dos pesos en la economía nacional.

Ambos datos demuestran la importancia de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México. Esta organización empresarial, la más antigua de nuestro país, con 140 años de existencia, impulsa diariamente el desarrollo de capital del país. Así lo ha hecho desde su fundación.

En 1874, la Ciudad de México contaba con alrededor de 200 mil habitantes. Hace un momento don Ricardo nos compartía a cuántos Presidentes ha visto esta Cámara transitar por el ejercicio, por el espacio de responsabilidad gubernamental, los muchos hitos de la historia internacional y nacional que ha atestiguado esta Cámara y que parte justamente desde este año, 1874.

Y fue entonces cuando un pequeño grupo de 15 empresarios, dedicados a distintas ramas de comercio, comenzaron a reunirse para velar y cuidar de sus propios intereses y, sobre todo, para tener una interlocución más organizada con las distintas autoridades de entonces.

La CANACO creció y se consolidó como un gran organismo empresarial, y hoy cuenta con más de 20 mil asociados, activando con fuerza la economía de la ciudad y dando servicio a nueve millones de habitantes del Distrito Federal, y si a ello sumamos los que componen o los que son parte de la Zona Metropolitana del Valle de México, estaríamos hablando prácticamente de 20 millones de habitantes.

Desde la tienda de la colonia, el restaurante, el hotel que recibe a los visitantes, los comerciantes y prestadores de servicio, le dan vida a la actividad económica de la Ciudad de México, dando sustento a más de 40 mil empleos directos y 170 mil empleos indirectos.

En el marco de este simbólico aniversario, refrendo el respaldo del Gobierno de la República a las millones de mujeres y hombres que, como ustedes, han decidido poner un negocio y generar ingresos para su familia, además de fuentes de trabajo digno para los mexicanos.

Es compromiso de mi Gobierno lograr que todos los negocios, especialmente las pequeñas y medianas empresas, puedan crecer y consolidarse.

La lógica es muy sencilla. Si crecen sus negocios, crece la economía nacional; si a sus negocios les va bien, es indicativo de que le va bien a todo México.

Desde hace 15 años, nuestro país ha ido generando condiciones de estabilidad macroeconómica, de finanzas públicas sanas y de inflación controlada.

El doble reto que ha asumido esta Administración es, por un lado, preservar las condiciones de estabilidad y, al mismo tiempo, detonar una dinámica de crecimiento sostenido, que se traduzca en beneficios concretos para las familias y negocios del país.

En este objetivo hemos venido trabajando intensamente durante los dos primeros años de Gobierno.

Hoy, México ha conformado un nuevo y sólido marco institucional para apoyar a los emprendedores y a los pequeños y medianos empresarios.

Las reformas de las que ustedes han escuchado hablar ya de manera reiterada, las que han sido aprobadas y que se habían pospuesto por varios años, abren nuevas oportunidades y facilitan el desarrollo de ideas y proyectos innovadores de los mexicanos.

Como lo expresé en mi mensaje a la Nación con motivo de inicio de año, ya comienzan a reflejarse algunos de los primeros beneficios de estas reformas. Y vendrán varios más y los estaremos sintiendo en el paso del tiempo, pero ya desde ahora se aprecian de manera tangible beneficios de las Reformas estructurales.

Gracias a la Reforma Energética, por primera vez, el precio de la electricidad no subió en el mes de enero. Al contrario, empiezan, de manera gradual, a reducirse las tarifas que pagan las empresas, comercios y los hogares de México.

Gracias a la Reforma Hacendaria, que quizá no fue la más popular, pero necesaria para fortalecer la capacidad del Estado mexicano y darle mayores elementos de dar respuesta a las demandas sociales, por primera vez en cinco años y durante todo 2015, no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, del diesel y del Gas LP.

Con la decisión de eliminar los gasolinazos estamos ayudando a la economía de las familias y evitando mayores gastos a los negocios del país.

Igualmente, gracias a otra Reforma, la de Telecomunicaciones, a partir del 1 de enero se eliminó el cobro de larga distancia nacional.

Ésta es una noticia especialmente positiva para quienes se dedican al comercio y tienen necesidad de llamar constantemente a sus clientes o proveedores en toda la República Mexicana, y que a partir de enero, toda llamada que hagan a cualquier parte del país tendrá cero costo, porque será como una llamada local.

En mi mensaje también anuncié que vamos a apoyar de manera muy especial a los jóvenes de nuestro país, a quienes quieran abrir un negocio o hacer crecer el que ya tienen.

Gracias a la Reforma Financiera, en próximos días vamos a lanzar un amplio programa de respaldo, dirigido a jóvenes emprendedores de 18 a 30 años de edad, y para ponerlo en marcha, vamos a sumar los esfuerzos del Instituto Nacional del Emprendedor, junto con los de la Banca de Desarrollo, la Banca que es de los mexicanos y que es del Estado Mexicano.

Este mes lanzaremos también un paquete de medidas fiscales y de financiamiento, para impulsar el desarrollo de vivienda y que más mexicanos cuenten con un hogar propio.

Dentro de estas medidas, quiero anticipar, estarán tomándose en cuenta y en consideración algunos de los planteamientos que en su intervención hiciera el Presidente de la CANACO, en su momento podrán conocer ustedes el alcance que tendrán estas medidas que, estoy seguro, favorecerán y apoyarán a que cada familia cuente con su propia vivienda.

Esta acción dará, al mismo tiempo, un empuje al sector de la construcción con efectos multiplicadores en otros sectores, incluyendo al comercio y los servicios. Cada vez que se construye una casa, o un departamento prácticamente, casi 40 ramas de la actividad económica se ven beneficiadas.

Todos estos son ejemplos concretos, tangibles que demuestran que las reformas transformadoras ya están impulsando el crecimiento del país y respaldando la economía de las familias mexicanas.

Para ampliar y multiplicar los beneficios, seguiremos poniendo las reformas en acción. Ese es el objetivo central, ese es el propósito que tiene este Gobierno: asegurarse que la puesta en marcha de las acciones o, más bien, de las reformas, que se han aprobado, en su puesta en acción de estas reformas día a día se sientan los beneficios en la economía de nuestro país, y en la economía, especialmente, de las familias mexicanas.

Conforme avance su implementación, cada una de las reformas irá rindiendo más frutos y con ello elevando la calidad de vida de muchos mexicanos.

Señoras y señores.

El empeño y la dedicación de los comerciantes y prestadores de servicios, son claro ejemplo de la cultura de trabajo de nuestro país.

Al atender con diligencia y constancia a sus clientes, ustedes representan a millones de mexicanos de bien, quienes se esmeran todos los días para ofrecer el mejor producto o servicio en su negocio.

A partir de la suma de esfuerzos de millones de comerciantes y prestadores de servicios, se construye un México más próspero donde a todos les vaya mejor.

Tengan la confianza que cuentan con el apoyo y el pleno respaldo del Gobierno de la República, y del propio Presidente de la República.

Mi Administración quiere ser una aliada de todas y de todos ustedes. Quiere estar siempre en plena disposición de escuchar, de conversar y de dialogar, y darle curso a las distintas demandas que ustedes estén planteando.

2015 es un año en el que trabajamos para que depare desarrollo, bienestar y prosperidad a las familias mexicanas. Es cierto que venimos de momentos difíciles. Venimos de un año que fue de contrastes.

Fue un año en el que se concretaron importantes reformas estructurales, que empiezan a dar frutos, beneficios a los mexicanos. Pero, al mismo tiempo, pasamos por momentos difíciles, como los que ya compartió el Presidente de la CANACO.

2015 debe ser un año que nos convoque a renovar el ánimo; a buscar entre todos, sociedad y Gobierno, el que realmente a este país le vaya mejor.

Aquí está alguien de quien leí hace poco, en alguna de sus columnas, a quien se encuentra entre los invitados a esta reunión, leía el análisis que hacía sobre el momento crítico de México comparado con otros momentos difíciles que ha tenido nuestro país. Y déjenme destacar algo que recogí de sus líneas, algo que comparto plenamente.

Hoy vivimos un país que ha pasado por momentos difíciles, se le dio justa y exacta dimensión en el contraste que se hizo de otros momentos difíciles, a nuestro país; pero, a final de cuentas, estamos hoy en un país más democrático, en un país de mayor apertura, de mayor pluralidad ideológica, con una sociedad mucho más participativa, con una sociedad mucho más involucrada en los temas del diario quehacer social y gubernamental.

Y eso es algo que merece celebrarse, pero al tiempo que convoca para que entre todos, entre todos vayamos modelando y creando las condiciones óptimas del país que queremos.

Ayer lo decía, y hoy lo reitero: Nadie vendrá a hacer por nosotros lo que no hagamos por cuenta propia.

A todos nosotros, a quienes somos parte del Gobierno, quienes tenemos responsabilidad pública, y quienes son actores protagónicos de la sociedad moderna de nuestro país, a todos, nos corresponde darle impulso, darle optimismo, darle dinamismo, darle todas las condiciones óptimas y necesarias para que 2015 realmente sea como lo queremos: un año lleno de logros, de alcances, de salud en sus hogares, pero, sobre todo, en ir avanzando en la concreción de un país más moderno y de mayor prosperidad para todos los mexicanos, como bien lo expresara el Presidente de la CANACO.

Ese es el mismo propósito que persigue el Gobierno de la República, y celebro que se puedan convocar distintas sinergias que hagan posible alcanzar este objetivo.

Felicidades a todas y a todos ustedes.

Agradezco su hospitalidad y oportunidad de reunirme con ustedes en esta celebración de los 140 años de haberse fundado la CANACO Ciudad de México, y hago votos porque su esfuerzo, el esfuerzo colectivo y de quienes integran esta Cámara, contribuya al progreso, al desarrollo de la Ciudad de México, capital de nuestro país y de todo México.

Muchas felicidades y muchas gracias.