Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludarles con gran afecto, sobre todo, que todavía estamos en el arranque de este año, y en donde deseo a todos los duranguenses, a todas y a todos los duranguenses, un gran año 2015.

Y que el éxito que tenga Durango, realmente se sume a toda esta gran sinergia, a toda esta suma de esfuerzos nacionales que nos permita arribar a buen puerto y a ser un mejor país; una mejor nación para todas las familias mexicanas.

Quiero agradecerle al señor Gobernador del estado, su bienvenida, su permanente e invariable compromiso de sumarse al esfuerzo del Gobierno de la República para multiplicar nuestro actuar y lograr mayores beneficios en favor de los duranguenses.

Al saludarle a usted, también saludo a los demás poderes del estado de Durango; a sus titulares.

A todos los servidores públicos del orden Federal, estatal, municipal; al Presidente Municipal de Durango; a los servidores públicos de todos los órdenes que están aquí presentes.

A quienes son parte del Gobierno de la República y que, como delegados Federales, están aquí presentes.

Les saludé con gran gusto a mi llegada, al igual que a toda esta representación de la sociedad duranguense.

A los dirigentes empresariales, a su dirigente y a quienes están aquí, representando al sector privado, al sector social del estado de Durango. Les saludo con respeto y con afecto.

A los empresarios aquí reunidos, quienes son motor del desarrollo de cada región de nuestro país, y que el Gobierno de la República sienta bases para, precisamente, invitar a la inversión productiva que genere más empleos y mayores oportunidades para todas y todos los mexicanos.

Saludo a las autoridades militares; al Comandante de la Región Militar en esta entidad, y a todos los distinguidos invitados a este espacio.

A quienes están aquí, muy al frente, a quienes tuve oportunidad de saludar en la parte posterior con enorme gusto; a mujeres, jóvenes y hombres trabajadores de esta gran tierra, que es Durango.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Señoras y señores:

Déjenme decirles que me da mucho gusto y me complace estar aquí, en la inauguración de esta nueva Terminal Ferroviaria de Durango.

Como ya se dijo, quienes me antecedieron en el uso de la palabra y en la explicación que se ha hecho de este proyecto, sin duda, éste es un proyecto detonador de más inversión que va a generar más empleo para Durango.

Esta terminal ferroviaria sustituye a la anterior, que estaba en pleno centro de Durango, lo cual hacía ya poco funcional. Incluso, como ya se dijo, la velocidad a la que transitaban los vagones de ferrocarril era muy baja, lo cual daba poca productividad a lo que se movía a través de este sistema ferroviario.

En México nos hemos propuesto modernizar nuestro sistema ferroviario, ampliarlo y darle un uso que venga a generar condiciones de bienestar y de calidad de vida para los mexicanos.

Esta terminal ferroviaria, como lo explicó el Gobernador del estado en la maqueta, a mi recién llegada, insisto, es un detonante, es un proyecto de relevancia en sí mismo, pero sin duda, lo es más por lo que va a proyectar y por lo que va a generar y detonar en esta parte del Estado de Durango, en esta parte de la ciudad.

Muy cerca del aeropuerto de Durango y con toda esta tierra que permitirá construir o detonar inversión productiva, atraer inversiones y, sobre todo, hacer de Durango un importante centro logístico; esto es, un espacio que permita realmente una mayor conectividad entre el Pacífico y el Norte de nuestro territorio, hacer también mayor interconexión con los Estados Unidos, a través de la ruta que se está abriendo hacia el norte del país, en la conexión que ahora se tiene de Durango con Mazatlán.

Esto viene a acreditar el compromiso del Gobierno de la República para apoyar, respaldar y acreditar, en los hechos, distintos proyectos de infraestructura que aquí ya han sido referidos.

De infraestructura en comunicaciones, no sólo a través de más y mejores autopistas, especialmente destaca la Durango-Mazatlán, que se ha convertido en un gran pivote del desarrollo para Durango y para Mazatlán en el Estado de Sinaloa, y que todo este eje troncal carretero venga a detonar, a hacer mayor detonación de inversiones hacia el norte de nuestro país.

Durango, sin duda, se convierte, y en el testimonio de un importante empresario de nuestro país, de Alonso Ancira, hemos escuchado su propia experiencia y cómo la conversión de esta terminal ferroviaria, como lo ha referido él, va a permitir que Durango se vuelva en un centro de conexión multimodal muy importante, un centro de carga, el que atraiga inversión, particularmente de la industria manufacturera, y que desde aquí se conecte a distintas partes, tanto del norte como a otras regiones de nuestro territorio.

Esta terminal ferroviaria, insisto, es un ancla, es un detonante del desarrollo para Durango, y que se suma a otros proyectos en los que hemos venido trabajando, de forma conjunta el Gobierno de la República y el gobierno del estado, lo hemos hecho, ya decía, yo en distintos proyectos de comunicaciones.

Lo hemos hecho en el cumplimiento de distintos proyectos en materia educativa, en materia de salud, en el equipamiento del hospital que estaba ya construido, que incluso fue ahí uno de mis primeros encuentros o de mis primeras visitas que hice.

La primera que hice a Durango en mi carácter de Presidente electo, a un costado del hospital que estaba construido y que correspondió a esta Administración apoyar el equipamiento para poner en operación el hospital, hoy llamado 450, porque fue para celebrar, precisamente, los 450 años de haberse fundado Durango.

Todos estos proyectos de infraestructura aquí, en Durango, y en otras partes de la República, son parte del esfuerzo que hace el Gobierno de la República para asegurar un solo objetivo: generar condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos.

Queremos, como Gobierno, que al país le vaya muy bien, que las familias mexicanas tengan mayores asideros, mayores fuentes o más fuentes donde puedan encontrar realización a sus planes, a sus proyectos personales.

Y eso, lo sabíamos, no iba a ocurrir solo en la inercia. Por eso, cuando arribamos al Gobierno de la República, claramente señalamos que no veníamos a administrar, que el Presidente no venía a administrar la inercia en la que nos encontrábamos, que había que mover a México.

Y que había que hacer cambios y ajustes estructurales que permitieran, desde ahora y hacia adelante, darle al país condiciones de mayor desarrollo.

Hoy estamos ante el gran reto y gran oportunidad de mostrar a todas y a todos los mexicanos, cuáles son los beneficios que derivan de las reformas estructurales.

Porque de ellas hemos escuchado ya mucho. Se ha hablado en el pasado, porque en pocos meses, en los primeros dos años de esta Administración se concretaron estas reformas.

Algunas gustaron, como decía Alonso, algunas no terminaron de gustar, especialmente aquellos intereses que resultaron afectados.

En el tema de la Reforma Hacendaria, gracias a la Reforma Hacendaria logramos un sistema tributario mucho más justo y más progresivo.

Fue un sistema y un ajuste a nuestro sistema hacendario que, por un lugar, evitó el cobro, el IVA en medicinas y alimentos, pero al mismo tiempo impuso una carga tributaria a aquellos que tienen mayores ingresos para beneficiar a quienes tienen menores ingresos, para apoyar infraestructura y obras que beneficien a quienes tienen menores ingresos.

Y bien lo señala él, de no haber sido por la Reforma Hacendaria y ante la caída que ha habido en la producción petrolera y en los precios del petróleo, hoy estaríamos en una condición muy adversa. Hubiésemos tenido que recortar el gasto e impedir que se construyeran más hospitales, más escuelas, más carreteras.

Hoy lo podemos hacer, gracias a la Reforma Hacendaria.

Hoy, gracias a la Reforma en Telecomunicaciones estamos favoreciendo a la economía de las familias mexicanas al evitar el pago de la larga distancia, que anteriormente tenían que hacer.

Pero, además, estamos alentando mayor competencia dentro del sector telecomunicaciones. Estamos conectando más sitios públicos de forma gratuita a internet.

Estamos acercando el desarrollo, estamos acercado la red digital a todo el país. La comunicación digital, que es mandato constitucional.

Por eso, la entrega de 10 millones de televisores que se habrán de hacer este año a las familias de escasos recursos para que estén conectadas digitalmente, como lo estará todo el país, a partir del 1 de enero del próximo año.

El mandato a la Constitución es claro: 2015 debe permitirnos cumplir a cabalidad con el cierre de la era analógica, y que todo el país esté conectado de forma digital.

Estos esfuerzos y estos empeños están claros: son para apoyar la economía de las familias mexicanas.

Quiero referirme a un tema en particular, porque lo recogí en mi llegada, que fue el apoyo para que lo que busca y propicia la Reforma Financiera, que es distinta de la Hacendaria, que busca o tiene un propósito: Acercar el crédito a los distintos sectores productivos del país.

Y aquí me plantearon algunas personas del campo: necesitamos que la Financiera Nacional de Desarrollo nos apoye de mayor manera.

Yo me llevo esta petición concreta, y en el compromiso para que realmente la Financiera Nacional siga siendo un pivote del desarrollo de la actividad agropecuaria, y, sobre todo, lo haga posible a través de crédito, y crédito más barato para las familias mexicanas.

Tiene diseño de productos especiales para las mujeres, con una tasa más baja a la que pagan los hombres: 6.5 por ciento, y siete por ciento para los hombres del campo, en el ánimo y propósito de apoyar la actividad agropecuaria en todo el país con crédito más barato en beneficio a las familias del campo nacional.

No me extiendo en mayor detalle a cada uno de los beneficios que conllevan las reformas estructurales, porque este año, 2015, nos va a permitir, en distintos espacios y en distintas partes del territorio nacional, poder evidenciar y poder atestiguar, ante la sociedad mexicana, en dónde están esos beneficios.

Hoy empiezan ya a sentirlo, porque gracias a las reformas estructurales, parte de estos beneficios es el no cobro en larga distancia, en no más gasolinazos a partir de este año, ya 2015; se acabaron los gasolinazos que afectaban la economía de las familias mexicanas.

Por primera vez se reduce el costo de la energía eléctrica y se baja la tarifa, ya no se impacta en la inflación que se tenía del año anterior y cada enero teníamos un incremento a las tarifas eléctricas.

Por primera vez, hay una baja y una reducción de la tarifa eléctrica para los distintos sectores que consumen la energía eléctrica, tanto en los hogares, los negocios y en la industria nacional, lo cual la volverá más competitiva.

Estos son ya los primeros beneficios que hay en las reformas y que conllevan varios más, insisto, que estaremos atestiguando a lo largo de este año, porque éste es un año que debe permitirnos materializar en buena parte los beneficios de las reformas en acción.

Y sobre el tema ferroviario, yo solamente quiero concluir mi intervención haciendo la siguiente referencia.

México, queremos moverlo y lo estamos moviendo, a partir de establecer nuevas reglas, cambios estructurales que posibiliten ese desarrollo para los mexicanos y lo estamos haciendo también a través de nuevos sistemas ferroviarios, para el transporte de pasajeros.

Ahí está el tren interurbano que habrá de conectar a la capital del país con otra de las zonas metropolitanas más importantes de México, la quinta, que es la del Valle de Toluca.

Estas dos ciudades, el Valle de México y el Valle de Toluca, estarán interconectadas a través de la interconexión ferroviaria, lo que permitirá posteriormente también darle impulso a esta región del norte del Bajío, que será la primera interconexión que haremos de la capital del país con la Ciudad de Querétaro en el tren rápido, que será el primero en América que se esté construyendo y que el día de mañana la Secretaría de Comunicaciones y Transportes estará emitiendo las bases de licitación para este importante proyecto ferroviario de interconexión y rápida, entre la capital de nuestro país y la ciudad de Querétaro.

Varios proyectos más. Está la modernización de la Línea Chiapas-Mayab, que tendrá una inversión de más de seis mil millones de pesos; el Libramiento Ferroviario de Celaya, que tendrá una inversión de más de cinco mil millones de pesos; el Tren Eléctrico de Guadalajara, que ya está en construcción, sólo por mencionar algunos proyectos ferroviarios que están en proceso de materialización.

Éstas son buenas noticias para México, porque tendrá acceso la población a este sistema de transporte rápido, seguro, eficiente y también se favorece al desarrollo de la industria de nuestro país, a través de un sistema ferroviario mucho más moderno, mejor interconectado, a partir de las nuevas reglas que habrán de emitirse a la Ley de Ferrocarriles que posibilitará lo que hace un momento un importante empresario nos ha compartido y que esto detonará mayor desarrollo.

Ese es el propósito y ese es el objetivo de este Gobierno: hacer una mejor nación. Una nación que abra mayores espacios de oportunidad y de realización personal a todos los mexicanos.

En esto estamos empeñados, en esto estamos comprometidos y con un gran ánimo renovado estamos trabajando para que así se cumpla.

Muchísimas gracias.