Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Muy distinguidos mexicanos, que de distintos países de origen han decidido convertirse en ciudadanos mexicanos.

Me da mucho gusto saludarles y tener el alto honor de entregarles hoy su Carta de Naturalización.

Muy distinguidos invitados a este evento.

Familiares de quienes hoy reciben su Carta de Naturalización, que los hace ya mexicanos con todos los derechos que la ley les otorga.

Quisiera, antes de referirme al motivo que nos convoca esta tarde, al muy lamentable accidente ocurrido el día de hoy por la madrugada en la Sonda de Campeche; accidente en el que lamentablemente perdieran la vida, de acuerdo al informe que he recibido, cuatro personas.

Y a quienes desde aquí expreso mis más sentidas condolencias, a sus familiares, al tiempo que he dado indicaciones al Director General de PEMEX y a las otras instituciones del Gobierno de la República para prestar toda la atención debida a sus deudos y, de manera muy particular, a las personas que se reportan como lesionados.

Desde aquí, nuestra mayor solidaridad y también la instrucción que he dado para hacer las investigaciones correspondientes, que permitan deslindar cualquier tipo de responsabilidad; pero, sobre todo, también, de evitar, que este tipo de accidentes se eviten en el futuro.

Señoras y señores:

En 1889 el libertador y pensador universal José Martí dijo, y cito textualmente: México es tierra de refugio, donde todo peregrino ha hallado un hermano.

Desde entonces, nuestro país ya era reconocido por ser una Nación de puertas abiertas, que recibe con afecto a quienes dejan su tierra de origen en busca de nuevas oportunidades.

Este día, honramos y refrendamos la solidaria tradición de México, al entregar la Carta de Naturalización a 150 personas, quienes a partir de hoy son mexicanos.

Esta emotiva fecha marca el comienzo de un nuevo capítulo en sus vidas.

Hoy han elegido con libertad a México como su hogar permanente, así lo expresó Sofya en su mensaje.

Ellos, de manera voluntaria, han decidido de dónde ser y en dónde quedarse.

Sepan que nuestra Patria les corresponde y los adopta con orgullo y alegría.

Como aquí se ha dicho, ustedes eligieron a México, porque los conquistó su gente, su grandeza, su diversidad, su magia, sus costumbres y tradiciones.

La belleza natural que Vicente en su mensaje nos compartía, de toda la riqueza que tiene México y que, sin duda, sedujo a muchos de ustedes que han decidido hacerse mexicanos.

Y es que nuestro país, que ahora también es suyo, posee una cultura reconocida y admirada internacionalmente.

La nuestra, es una herencia milenaria de civilizaciones ancestrales y su mestizaje con culturas de todo el mundo.

Nuestra exquisita gastronomía, nuestra música alegre y las fiestas populares que dan vida a nuestras comunidades, surgen de esta increíble fusión de tiempos y naciones.

La vitalidad de México, también se disfruta en sus impresionantes bellezas naturales, en su megadiversidad biológica y en su gran variedad de climas y ecosistemas.

Pero, sobre todo, nuestra Nación tiene algo aún más valioso: su gente.

Los mexicanos somos alegres, amistosos y hospitalarios. Sabemos disfrutar la vida. Y, al mismo tiempo, somos personas trabajadoras, creativas y emprendedoras; personas dispuestas a asumir los retos que se nos presenten.

México es un país que está haciendo frente a sus desafíos, que se ha atrevido a cambiar para construir un mejor futuro para todos.

Gracias a un gran acuerdo político nacional que ustedes han, sin duda, seguido, se han logrado concretar importantes reformas estructurales, que se habían pospuesto y que hoy, sin duda, permiten sentar bases para un mayor desarrollo y prosperidad de nuestro país.

Cada una de estas reformas implica un cambio de fondo en ámbitos fundamentales de nuestra vida social y económica, y su propósito es romper las ataduras que habían limitado el desarrollo de nuestro país; y con ello, elevar la calidad de vida de las familias mexicanas.

Las reformas, las políticas públicas innovadoras y el desarrollo de infraestructura son el sustento del proyecto de Nación que, entre todos, estamos impulsando.

Es un proyecto en Nación que retoma lo mejor de nuestra historia y de nuestro presente para construir un mejor mañana.

Estamos trabajando para que todos los niños y jóvenes tengan acceso a la educación, y que ésta sea de mayor calidad, con tecnologías de la información que enriquezcan su aprendizaje.

Estamos fomentando la competencia económica en todos los sectores, incluyendo aquellos mercados donde había monopolios estatales, para impulsar la creación de empleos, y para que los consumidores reciban más y mejores productos y servicios y, sobre todo, a menores precios.

Estamos creando las condiciones para que haya más crédito, para que más mujeres y hombres, y especialmente jóvenes, puedan emprender un nuevo negocio y hacerlo crecer con su creatividad, su capacidad y su talento.

México también está invirtiendo fuerte en ciencia y tecnología, así como en grandes obras de infraestructura que habrán de comunicar mejor al país y darle mayor competitividad internacional.

Éste es el México de la transformación; el México en el que ustedes van a poder desplegar todas sus habilidades, toda su creatividad, talento y pasión.

Tener un México más moderno, próspero y justo e incluyente es, al final de cuentas, una responsabilidad compartida.

Muy estimados y apreciados y apreciadas nuevos mexicanos:

Los felicito por haber decidido hacer de México su nueva Patria.

Los entiendo perfectamente cuando dicen que México los enamoró. Yo también soy un enamorado de este gran país.

La nuestra es una Nación noble, generosa y solidaria, que nos inspira a dar lo mejor de nosotros para contribuir a su grandeza.

Tengo la certeza de que seguirán fortaleciendo a nuestra Patria con su esfuerzo personal y su experiencia de vida.

Ustedes son parte del diálogo cultural que México ha vivido a lo largo de su historia y del que tanto hemos aprendido.

Aunque nacimos en distintos territorios, hoy nos hermana el objetivo común de hacer de México un país de oportunidades y de prosperidad compartida.

Honren su pasado individual, construyendo un gran futuro colectivo para el país que hoy les recibe: México.

Muchísimas gracias.

Y si me lo permiten, quisiera invitar a quienes han recibido su Carta de Naturalización ponerse de pie para tomarles la protesta de ley que les hace, desde hoy, mexicanos.

Reitero, es para mí motivo de gran honor, de gran distinción acompañar a quienes desde hace ya muchos años llegaron a nuestro país, quizá tantos años que les hace estar en México muchos más de aquellos o de aquel país que les vio nacer.

Aquí veo rostros de gente conocida, que ha sido amiga de muchos años y que me da mucho gusto, como lo comparto con todas y todos ustedes, tener el alto honor de haber entregado el día de hoy su Carta de Naturalización, por eso les pregunto:

Protestan asumir con toda responsabilidad los derechos y las obligaciones que conlleva la adquisición de la nacionalidad mexicana.

-VOCES A CORO: Sí, protesto.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas felicidades, queridas y queridos compatriotas.

Enhorabuena.