En su participación en la Primera Sesión de la VII Cumbre de las Américas, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que las reformas emprendidas por su Gobierno, “son cambios en favor de la inclusión, para que México avance a una mayor velocidad y para que todos prosperen y nadie se quede atrás”.

Precisó que “para ser duradero, el crecimiento económico debe ser incluyente. Sus beneficios deben alcanzar a todas las regiones y a todos los grupos de la sociedad, especialmente a los más vulnerables”.

Ante los jefes de Estado y de Gobierno de las Américas, explicó que “la transformación que hemos emprendido en México justamente tiene ese propósito: lograr mayores tasas de crecimiento, acompañadas de políticas públicas que aseguren que el desarrollo llegue a un mayor número de familias”.

En su mensaje, el Mandatario mexicano expresó su reconocimiento a los Estados Unidos de América y a la República de Cuba, que han entrado a una etapa de diálogo. “Este encuentro histórico también es posible gracias al restablecimiento del diálogo entre dos grandes amigos de México: Cuba y Estados Unidos. Nuestro país apoya, reconoce y se asume aliado de este proceso de diálogo y entendimiento”, dijo.

Destacó que “los líderes de ambas naciones le han recordado al mundo que la apertura al diálogo está cargada de futuro y posibilidades”.

Asimismo, manifestó su solidaridad con el pueblo de Chile y con la Presidenta Michelle Bachelet, ante las contingencias climáticas que están enfrentando.

Expresó el más amplio reconocimiento de México al proceso de paz que está viviendo Colombia, así como al anhelo de que la paz total se concrete muy pronto.

Señaló que México respalda a Colombia en este proceso y desea que la comunidad internacional acompañe este noble propósito con ánimo constructivo para facilitar los acuerdos.

Recordó que en la segunda década del siglo XIX, el libertador Simón Bolívar convocó a las naciones independientes del continente a reunirse en la Ciudad de Panamá, en lo que fue el primer esfuerzo de integración política, y afirmó que “aunque desde entonces cada país ha adoptado modelos políticos y económicos propios, las Naciones de las Américas han buscado privilegiar la unidad y la cooperación en nuestro Continente”.

Por ello, convocó: “Sigamos impulsando el diálogo político como modelo e instrumento de nuestro entendimiento, y hagamos del impulso a la prosperidad y bienestar de nuestras sociedades un objetivo compartido”.

El Primer Mandatario mexicano dijo que “este ánimo de diálogo y esperanza es el mismo que inspira la VII Cumbre de la Américas en torno a la prosperidad con equidad que deseamos en nuestro Continente”.

Puntualizó que “en México estamos convencidos de que la exclusión nunca es una solución; el verdadero desarrollo, por definición, debe incluir a todos”.

El Presidente Peña Nieto indicó que “las reformas estructurales que hemos concretado no sólo incrementan la productividad, también la promueven en todos los sectores y a todos los niveles”.

Destacó que son cambios de fondo, que “lo mismo promueven el dinamismo económico de las ciudades que la tecnificación del campo; el desarrollo industrial que la actividad turística”.