Muy buenas noches a toda la fuente que nos ha hecho el favor de acompañar en la participación de esta Séptima Cumbre de las Américas, realizada en Panamá.

Me da mucho gusto saludarles. Ya estamos de regreso.

Y sólo compartirles y hacer un balance de lo que ha sido nuestra participación en esta Séptima Cumbre.

En primer lugar, destacar que ha sido una Cumbre histórica. Es la primera vez que participan la representación de 35 países de todas las Américas.

Y esto, sin duda, destaca particularmente, primero, por la presencia de Cuba, que en las seis cumbres realizadas anteriormente, desde 1994, no había tenido presencia y participación.

Y la iniciativa tomada por ambos Presidentes, tanto de Cuba como de Estados Unidos, para el restablecimiento de la relación entre ambos países, dio lugar y, sin duda, este propósito se ve fortalecido con la participación en esta Séptima Cumbre de las Américas.

Esto es algo de lo que México se congratula, porque ambos países son países amigos, son países con quienes tenemos una estrecha y amistosa relación; son países que son nuestra vecindad geográfica, tanto en el norte, como en el Caribe.

Y por ello, México se congratula de la iniciativa tomada por ambos Mandatarios, de Cuba y de Estados Unidos, para el restablecimiento y normalización de la relación entre ambas naciones.

En lo que, sin duda, será un proceso que tomará su tiempo, pero que, sin duda, en esta Cumbre de las Américas se vio claramente manifestada la voluntad de los dos Mandatarios; tuvo lugar un encuentro entre ambos, y seguramente de la cual ambos Mandatarios dieron cuenta e información a la opinión pública.

Y en las reuniones que se llevaron a cabo, tanto en la reunión plenaria, como en el retiro, que es el encuentro privado entre Mandatarios que participan en esta Cumbre de las Américas, sin duda, quedó acreditada esta voluntad, este deseo compartido de todos los integrantes de esta comunidad hemisférica de las Américas, porque realmente dos países que habían roto relación hace ya muchos años, ahora está esta voluntad compartida por el restablecimiento y normalización de la relación entre ambas naciones.

Sin duda, hemos atestiguado un hecho histórico de los últimos 50 años, y creo que esto es para bien de la integración de los países que formamos parte del hemisferio y de esta comunidad de las Américas.

Otro hecho histórico y relevante de esta Cumbre de las Américas, sin duda, ha sido también el postular, y así lo expresamos públicamente en nuestra participación, además de haber asumido México y de asumirse como un aliado al restablecimiento de la relación entre Cuba y los Estados Unidos.

También postulamos nuestro más firme deseo, porque realmente en Colombia se restablezca la paz, porque la convocatoria e iniciativa que lanzó el Presidente de ese país hermano, realmente se materialice y se concrete en el corto plazo.

Y es algo viable, es algo alcanzable y México se pronunció porque la comunidad internacional y los países que somos parte de esta comunidad de las Américas, podamos realmente apoyar y respaldar este proceso de paz en Colombia.

Este mismo tema fue tratado en el retiro que sostuvimos los Mandatarios de los países que ahí estuvimos participando y hacemos votos porque realmente esto se materialice.

También en un proceso complejo que, sin duda, ha levantado debate, polémica, pero que, a final de cuentas, se trata de alcanzar la paz en un país hermano, como Colombia.

Y México se ha pronunciado como también un aliado de este proceso, y como un actor que desea participar de forma proactiva o en la forma en que así lo demande la circunstancia para apoyar y respaldar este proceso de paz.

Aunado a estos dos hechos, que sin duda son históricos, el reencuentro de dos países amigos y hermanos, como es Cuba y Estados Unidos, en este proceso que han iniciado para el restablecimiento de su relación, y el haber postulado y reafirmado el interés porque en Colombia se encuentre la paz, aunado a ello, también, tuvimos oportunidad de sostener distintos encuentros de carácter bilateral.

Varios de los que ustedes ya han dado cuenta, con la Presidenta de Brasil, a quien reiteramos la invitación para que realice una Visita de Estado a nuestro país, para seguir estrechando la relación de hermandad entre Brasil y México.

De igual manera, sostuve encuentros con los Presidentes de Colombia y de Perú, y también con el Primer Ministro de los Países Bajos.

Al tiempo que, durante el desarrollo de esta Cumbre, tuve encuentros con varios Presidentes que ahí estuvieron presentes, de la Región del Caribe, de la Región de todas las Américas, con quienes platiqué, con quieres dialogué, con quienes reafirmé la amistad y el afecto que México tiene y que siempre procura y cultiva con todos los países miembros de la Región de las Américas.

Esa es la posición de México, y que además nos permitió trabajar, sin duda, en algo de lo que también se dio cuenta en la celebración de esta Cumbre, en el consenso que se generó para atender de forma conjunta y para hacer esfuerzos compartidos los países miembros de las Américas en distintos frentes.

Y yo destacaría algunos de ellos:

En materia educativa, para seguir impulsando la calidad de la educación como un elemento fundamental para que nuestros países se inserten de manera exitosa en la globalización y en la competencia que genera la globalización.

De igual manera, consensuamos y hubo expresión amplia y voluntad manifiesta de los países participantes en materia de medio ambiente, para sumar esfuerzos hemisféricos para enfrentar el cambio climático y mejorar el manejo de los recursos hídricos.

De igual manera, hablamos de gobernabilidad democrática, y destacamos el compromiso con los Derechos Humanos, con el combate a la corrupción, y el esfuerzo por seguir trabajando en la apertura de los gobiernos, en gobiernos abiertos, más transparentes y que esto nos permita acreditar también una mayor empatía y un mayor acercamiento con toda la sociedad.

Y en este mismo propósito, también expresamos en el documento elaborado para esta Cumbre, consensuado por los países participantes, por seguir alentando la participación ciudadana, en la necesidad de seguir impulsando el involucramiento de la sociedad, en la definición de las políticas públicas que nos permitan, de manera más eficaz a los gobiernos, dar respuesta a las distintas demandas y necesidades que tienen nuestras sociedades.

A final de cuentas, ésta fue una Cumbre que en los pronunciamientos, en la definición y voluntad expresa de los países participantes para trabajar en estos frentes, nos permitan impulsar un propósito compartido, que es generar prosperidad para nuestras sociedades, con equidad, con inclusión social que fue, a final de cuentas, la constante en la posición y en los postulados que tuvieron todos los países participantes.

Vale la pena destacar que en esta Cumbre, claramente también se acreditó que somos una región que trabaja por propósitos compartidos.

Que somos países miembros y que, por lo mismo, también tenemos cada uno determinado su definición de orden político, su propia forma de Gobierno.

Y que dentro de esta diversidad, trabajamos y construimos consensos para atender temas, problemas, que nos comunes a todas nuestras sociedades.

Y México claramente se pronunció porque sea el diálogo la mejor herramienta para impulsar un mejor entendimiento en una región, si bien diversa, si bien con diferencias a veces claras y marcadas, podamos construir a partir del diálogo.

Es, sin duda, el diálogo la mejor herramienta, el mejor mecanismo para construir el entendimiento entre los gobiernos de la región de las Américas y, a partir de ello, construir prosperidad y bienestar para nuestras sociedades.

Es así como ha concluido esta Séptima Cumbre de las Américas.

Yo les agradezco a los representantes de los distintos medios de comunicación que nos han acompañado, su participación.

Y, reitero, el haber atestiguado, sin duda, un hecho histórico en la relación de los países y, particularmente, señaladamente de Cuba y de Estados Unidos, en esta Séptima Cumbre de las Américas.

Por su atención, muchas gracias.

Y muy buenas noches a todas y a todos.