Muchísimas gracias, y muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Quiero saludar, en primer término, y agradecer la hospitalidad al señor Gobernador del Estado de Tabasco.

La presencia del señor Gobernador del Estado de Campeche.

Y ambos reconocer, aquí, los posicionamientos que han tenido en este esfuerzo compartido que hoy estamos anunciando, precisamente, para impulsar la reactivación de la economía en estas dos entidades.

Quiero saludar a los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A los dirigentes de distintas organizaciones empresariales, quienes vienen aquí, encabezados por el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Organizaciones de carácter nacional.

Pero, de igual manera, quiero saludar a los organismos de las entidades de Campeche y de Tabasco, que están aquí presentes, y a sus dirigentes.

Saludo con especial afecto a las y los Legisladores Federales, locales, que hoy aquí nos acompañan; y que su trabajo es importante y relevante, sobre todo, en las medidas que el día de hoy habré de compartirles.

Saludo, también, a los mandos militares y navales que hoy aquí nos acompañan.

A funcionarios de los distintos órdenes de Gobierno.

A autoridades locales, alcaldes, que también están aquí presentes.

Y, de manera muy particular, quiero agradecer y reconocer la presencia hoy aquí, de quienes son la representación de la sociedad de Tabasco y de Campeche.

Quienes forman parte de diferentes organismos empresariales, sociales, sindicales, y que nos acompañan en estos importantes anuncios.

Quiero, en ustedes, saludar a toda la sociedad de estas dos entidades.

Hoy, reconocer su hospitalidad y su anfitrionía, al encontrarme hoy aquí, en Tabasco.

Y, sobre todo, en poder compartir con ustedes medidas que se adoptan a partir del diagnóstico que aquí se ha descrito ya, en quienes me antecedieron en el uso de la palabra.

Primero. Y como Presidente de la República, quiero hacer amplio reconocimiento a estas dos entidades: a Tabasco y a Campeche porque, sin duda, la actividad económica y, particularmente, la producción y explotación de los hidrocarburos, han sido, por décadas, una gran palanca del desarrollo de nuestro país.

Lo he dicho siempre y de forma reiterada, México, como Nación, mucho debe en su desarrollo al gran aporte que han hecho los estados de Tabasco y de Campeche, al hacer de la industria petrolera uno de los detonantes más importantes para nuestro desarrollo nacional.

Y hoy aquí se ha expresado, también, cuál es la realidad que hoy están enfrentando estas dos entidades.

Nuestro país es uno que ha venido evolucionando de forma positiva, precisamente, para diversificar los motores de su desarrollo económico, aquello que propicia bienestar y calidad de vida para su sociedad.

Pasamos de ser una sociedad y tener una actividad económica altamente vinculada a la actividad petrolera. Como aquí se dijo, buena parte de nuestras exportaciones, dos terceras partes, dos de cada tres productos que exportábamos al mundo, eran petroleros.

Éramos un país que hace apenas tres décadas, hace 30 años, dependía significativamente de la actividad petrolera.

Optamos por evolucionar, por modernizarnos, por renovar nuestra industria, impulsar las actividades del sector agropecuario, del sector servicios, para impulsar el desarrollo de nuestra economía.

Y eso ha hecho posible que, como nación, el impacto de la actividad petrolera se haya venido reduciendo. Sin embargo, hay que decirlo, como aquí se ha expresado, en estas dos entidades, en las zonas particularmente del litoral, del Golfo, y particularmente en Tabasco y Campeche, sigue siendo la actividad petrolera una de las más importantes y motores del desarrollo económico en estas dos entidades.

Y que a partir de la condición que hoy el mundo nos está presentando, financieramente volátil, en donde hay una gran incertidumbre, en donde estamos observando que el desempeño de muchas economías de distintos países en el mundo, está decreciendo.

Y que uno de los productos en donde ha habido una caída significativa en el precio que tiene internacionalmente, es justamente en el petróleo.

Hace un momento, el Director de PEMEX compartió de manera muy sucinta cuál es el gran reto que hoy tiene PEMEX para poder sortear este escenario mundial, como lo están teniendo que sortear todas las empresas petroleras.

La nuestra, la que es orgullo de todos los mexicanos, vive situación muy similar a lo que viven y pasan todas las empresas petroleras del mundo, ante la caída sensible y drástica que ha habido en el precio del petróleo.

Evidentemente, están teniendo menos ingresos, están teniendo que ajustar su operación y la eficiencia en su operación, para poder sortear este momento.

Pero aquí hoy venimos a compartir un paquete de medidas y de acciones que están orientadas, precisamente, a reactivar la economía en estas dos entidades, particularmente; e impulsar el desarrollo productivo en el Estado de Tabasco y en el Estado de Campeche.

Permítanme, sin mayor dilación, pasar a compartirles cuáles son las medidas que hoy estamos anunciando, no sin antes hacer amplio reconocimiento a un esfuerzo compartido que ha habido de distintas dependencias del Gobierno de la República con los gobiernos de los estados.

Por eso ya el Gobernador de Tabasco en algo adelantó a una de estas medidas, porque las conoce, porque se han trabajado conjuntamente con la sociedad civil, con los emprendedores de estas dos entidades, para ser sensibles a saber y conocer en dónde está la principal problemática.

Porque la caída en los precios del petróleo, si en algún lugar ha acentuado o se ha dejado sentir de manera más drástica el efecto en esta caída, ha sido en estas dos entidades.

Por eso reitero, el anuncio que hoy vengo a compartirles de este Paquete de Medidas y de Acciones que el Gobierno de la República, junto con la sociedad civil de estas dos entidades, estaremos llevando a cabo en el corto y mediano plazos.

Primera de ellas. Atender de inmediato la falta de liquidez que enfrentan las empresas en ambos estados, esto significa que vamos a priorizar y agilizar el pago a proveedores locales de Petróleos Mexicanos.

Además, PEMEX y Nacional Financiera, como parte de la Banca de Desarrollo del Estado mexicano, trabajarán con grandes contratistas para que participen en un programa de factoraje y, de esta forma, se atienda a toda la cadena de proveeduría.

Similarmente, habrá acciones emergentes para la reactivación económica de las micro, pequeñas y medianas empresas; lo mismo que facilidades temporales, tanto fiscales para el Impuesto Sobre la Renta e IVA, como en cuotas de seguridad, al Instituto Mexicano del Seguro Social y el INFONAVIT.

Por eso la presencia de los titulares de estas dependencias hoy, aquí.

Segunda estrategia. Mitigar la caída de la actividad económica, mediante el impulso a la inversión pública y la generación de empleos, en el muy corto plazo.

Para ello, se destinarán recursos adicionales a los proyectos de pavimentación, a través del Fondo de Apoyo en Infraestructura y Productividad; y se adelantarán inversiones contempladas para 2017, para la modernización de planteles, mediante el Programa Escuelas al Cien.

Con estas acciones, sin duda, habrá una importante contribución a la generación de empleos.

Además, las Secretarías de Desarrollo Social, de Economía, de Comunicaciones y Transportes, de Trabajo y Previsión Social, y de Turismo, duplicarán su presupuesto asignado para estas entidades, para el año 2016, en una reorientación del gasto que habremos de hacer para priorizar el gasto público en estos dos estados.

Por su parte, la SAGARPA intensificará sus acciones en favor de cultivos regionales, como de la pesca y la acuacultura.

Y aquí es importante hacer un anuncio o significar un anuncio: permitirá, después de 30 años, la pesca en la Sonda de Campeche, y se habrá de brindar financiamiento a los productores.

Esto significa que se va a permitir la pesca en una zona en la que estaba prohibida, que se extiende aproximadamente a 10 mil kilómetros cuadrados, lo que, sin duda, permitirá a un importante número de pescadores puedan ejercer actividad en esta zona.

En materia de infraestructura, vamos a construir el nuevo Puente de la Unidad, en Campeche, y el Tramo II del Libramiento de Villahermosa. Sin duda, estas dos obras de infraestructura generarán un importante impacto en la actividad productiva de estos dos estados.

Por su parte, PEMEX utilizará, de forma temporal, esquemas de licitaciones no consolidadas para aquellos bienes y servicios en los que exista proveeduría local, lo que detonará la economía en esta región.

Tercera estrategia. Promover la transformación productiva de la región en el mediano y largo plazos.

Como aquí ya se me adelantó el señor Gobernador del Estado de Tabasco, como bien saben ustedes, recientemente se aprobó la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, que establece esquemas de desarrollo industrial con incentivos para impulsar regiones de gran potencial productivo.

Con el objetivo de potenciar la modernización industrial y diversificación en esta región, hemos decidido establecer una zona económica especial en beneficio de Campeche y de Tabasco.

Esta zona se sumará a las tres que ya habían sido anunciadas anteriormente: la de Puerto Chiapas, la de Salina Cruz a Coatzacoalcos y la de Lázaro Cárdenas.

Ahora habremos de emprender los estudios necesarios para determinar cuál es el punto y el polígono que pueda tener un importante impacto en la zona económica que habremos de anunciar con oportunidad en estas dos entidades y que impacte todo este corredor que viene desde Coatzacoalcos hasta Campeche, en Ciudad del Carmen.

Además, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Secretaría de Economía, en coordinación con los gobiernos estatales, promoverán la creación de recintos fiscalizados estratégicos para facilitar el desarrollo industrial en ambos estados, y diseñarán, también, un innovador programa de desarrollo productivo para la región

Igualmente, promoveremos la diversificación productiva.

En el sector agropecuario nos enfocaremos en la acuacultura y la pesca; en el sector industrial aprovecharemos las capacidades de la proveeduría de la industria de hidrocarburos, mientras que en el sector servicios, sin duda, habremos de darle un decidido impulso al turismo.

Con visión de futuro, el CONACyT apoyará proyectos de innovación y desarrollo tecnológicos en la gran industria petrolera que existe en esta región.

Y cuarta estrategia. Establecer un esquema de seguimiento y comunicación que dé certidumbre a los actores económicos de estas dos entidades.

Con este propósito, se habrán de crear consejos para la reactivación económica y el desarrollo productivo en cada entidad, en el que participarán los sectores: empresarial, social y público.

Este mecanismo es fundamental, primero, para evaluar el avance que se está teniendo a las medidas que hoy estoy aquí anunciando.

Para tener una viva retroalimentación del impacto que estas medidas están teniendo en la actividad económica en estas dos entidades.

Y para mantener de forma permanente una gran cercanía entre el Gobierno de la República, los gobiernos de los estados y la sociedad civil, a la que queremos apoyar y respaldar, a partir de estas acciones.

No se trata sólo de definir acciones de manera unilateral, o sólo por parte del Gobierno.

Necesitamos trabajar haciendo equipo: Gobierno y sociedad, Gobierno y organizaciones empresariales y sociales, que nos permita avanzar en el objetivo que hoy nos estamos trazando: impulsar y reactivar la economía en estas dos entidades.

Al final de cuentas, con esta ruta que nos estamos trazando, con estas medidas que hoy estamos anunciando, estoy seguro de que Tabasco y Campeche habrán de sumarse a esta gran armonía y sinergia que hoy en el país está habiendo, de mayor desarrollo y de mayor crecimiento.

No dejo de recoger, porque vale la pena subrayarlo, algo que en su menaje destacó el Gobernador de Campeche, lo mucho de lo cual los mexicanos debemos sentirnos orgullosos.

Cómo hemos podido transitar de ser un país que tenía una economía eminentemente petrolizada, a haber logrado una gran diversificación, a tener hoy una gran industria que se ha venido desarrollando en distintos sectores.

Que hoy somos ya, en el sector agroindustrial, por primera vez hemos logrado alcanzar superávit; es decir, más productos del agro son los que se exportan, de los que eventualmente tenemos que importar.

Hoy, tenemos una balanza, por primera vez, superavitaria en más de 25 años.

Hoy, somos un país en donde se sigue generando empleo, empleo formal, empleo que tiene seguridad social.

Estamos, seguro estoy, a partir de conocer las cifras que el Seguro Social en pocos días nos esté dando, pero habremos seguramente de superar los dos millones de empleos generados en estos tres años y meses que lleva esta Administración.

Tenemos una de las tasas de inflación más bajas, lo que nos permite tener una gran estabilidad económica y asegurar un mejor destino, y asegurar y cuidar la economía de las familias mexicanas.

Son razones para enorgullecernos.

Y yo estoy convencido que estas medidas, en buena medida, habrán de contribuir a que, como ha ocurrido con el país entero, estas dos entidades, Tabasco y Campeche, puedan diversificarse y puedan despetrolizar su actividad económica.

Que esta actividad lo siga siendo, también, importante y rentable para quienes están inmersos en ella. Pero que demos espacio al desarrollo de otras actividades productivas, que explotemos a mayor medida las vocaciones naturales que tienen estas dos entidades.

Y que, como ha ocurrido, repito, con la economía del país, con las finanzas públicas que se han venido despetrolizando; es decir, teniendo una menor vinculación a la actividad petrolera, estos dos estados encuentren cauce para lograr desarrollo, crecimiento y bienestar para su sociedad, que no sólo dependa, o de manera predominante, de la actividad petrolera.

El Gobierno de la República es un aliado permanente de las sociedades de estas dos entidades.

Me da mucho gusto compartirles estas medidas, que son un primer paso importante, en favor del desarrollo y progreso de Tabasco y de Campeche.

Muchísimas gracias.