Muy buenos días a todas y a todos ustedes, especialmente a las maestras y maestros que están aquí hoy presentes, quienes han recibido condecoración y reconocimiento por años de servicio y, también, por su desempeño magisterial.

Quiero saludar al Presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a Juan Díaz de la Torre.

Saludar a las autoridades educativas de nuestro país, que encabeza el Secretario de Educación Pública del Gobierno de la República.

Y saludar especialmente, como ya señalaba, a las maestras y maestros hoy aquí reunidos.

Para un servidor es motivo de gran alegría, de satisfacción, poder departir con ustedes en este desayuno y con esta representación del magisterio nacional.

Sé que en cada Entidad Federativa, en distintos espacios, el día de hoy estamos celebrando y reconociendo la entrega y la labor que realizan las maestras y maestros de México.

Quienes con dedicación, con esmero, con profesionalismo, con enorme compromiso social, con compromiso con México, trabajan por la formación de nuestros niños y jóvenes.

Quienes dedican lo mejor de sí para transmitir educación, para formar en valores, para dar herramientas que permitan a las nuevas generaciones estar mejor preparados para enfrentar los retos del mañana.

Por eso, desde aquí, desde esta Residencia Oficial de Los Pinos, quiero dejar constancia y testimoniar mi mayor felicitación y reconocimiento a las maestras y maestros de México, que se le juegan con México, y que trabajan en favor de la educación de nuestros hijos.

Quiero también agradecerle al maestro Enrique Guillermo de la Torre, quien ha hablado en nombre de los galardonados el día de hoy, su mensaje, sobre todo el reconocimiento que ha hecho a la importante labor que significa transformar, y que en esta tarea estamos todos comprometidos.

Y en lo que hace a la Reforma Educativa, sin duda, quienes son actores protagónicos del alcance de este objetivo, son las maestras y maestros.

Nuevamente, muchas gracias, maestro, por su mensaje.

Y al maestro Juan Díaz de la Torre yo le quiero decir, nuevamente, gracias, porque se aprecia y se valora hoy en la dirigencia de este gran Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la plena disposición al diálogo, al entendimiento, al acuerdo civilizado, que permita trabajar por la educación del país.

Porque, al final de cuentas, converge en el interés y en el compromiso del sindicato y el del Gobierno, para trabajar en favor de la formación de los niños y jóvenes de México.

Y, también, en haber amplio respeto a lo que, sin duda, es el esfuerzo de la dirigencia sindical: velar por los intereses de sus agremiados, cuidar de sus intereses, y al tiempo que trabaja en el compromiso por la educación en México.

Felicidades a toda la dirigencia de este gran Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Señoras y señores:

Educar es transformar y modelar el futuro. Educar es inculcar en niños y jóvenes los conocimientos y valores que los harán mujeres y hombres de bien; mexicanos libres, responsables y comprometidos.

Es, por ello, un gusto celebrar el Día del Maestro con todos ustedes, quienes se dedican a la noble y elevada misión de formar a los ciudadanos del mañana.

Desde aquí, en esta fecha tan especial, nuevamente reitero mi mayor felicitación a las maestras y maestros de México.

Como ya es tradición en nuestro país, el 15 de mayo reconocemos la dedicación y el ejemplo de nuestros educadores.

Esos son, precisamente, los méritos de quienes hoy han sido galardonados con la Condecoración Maestro Altamirano y el Reconocimiento Ignacio Manuel Altamirano al desempeño en la Carrera Magisterial.

Estas distinciones celebran toda una vida de entrega y pasión por la esperanza. Desde las aulas, ustedes han contribuido a la construcción de México.

Nuevamente, mi mayor reconocimiento y sincera felicitación a todas y a todos ustedes.

Como maestros, deben sentirse muy orgullosos porque enseñar es mucho más que un trabajo, que un empleo. Es una verdadera vocación, desde la cual inciden positivamente en la vida de millones de mexicanos.

Al comenzar el Siglo XX, el reto educativo del país era superar el analfabetismo, que vivía prácticamente el 80 por ciento de la población. Era lograr que la educación básica llegara a toda nuestra geografía nacional.

Avanzado este gran objetivo, en los inicios de este Siglo XXI enfrentamos ahora un nuevo reto, el de elevar sustancialmente la calidad de la enseñanza.

Con esta convicción, hace poco más de dos años impulsamos la Reforma Educativa, largamente esperada. Sin duda, esta transformación brindará mayores oportunidades a las nuevas generaciones.

Es tan importante este cambio, que fue la primera Reforma Constitucional que impulsamos; la primera que promulgué como Presidente de la República, y una de las que mayor consenso logró en el Congreso de la Unión.

Gracias a la visión de futuro de las principales fuerzas políticas y al respaldo de maestros, madres y padres de familia, hoy en México la educación de calidad ya es reconocida como un derecho humano.

Ahora nos corresponde a las autoridades, directivos y docentes, trabajar juntos para hacerlo realidad en los hechos y transformar el futuro del país.

Precisamente la semana pasada, durante el Foro Económico Mundial para América Latina, el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, expresó que las reformas emprendidas por México permitirán disminuir la desigualdad.

Y en su análisis concluyó que la reforma más transformadora a mediano y largo plazo era, sin duda, la Reforma Educativa. Como Presidente, coincido con esta visión.

Todas las reformas son importantes, pero la que estimo habrá de tener el mayor impacto en el desarrollo futuro de nuestro país, sin duda, es la Reforma Educativa.

Por eso, reitero mi reconocimiento a las maestras y maestros de México que han creído en esta reforma y la han hecho suya.

Celebro que así sea, porque una de las principales virtudes de este cambio estructural es que promueve, facilita y acelera el desarrollo de los maestros.

El Servicio Profesional Docente no sólo implica reglas claras y objetivas para evaluar su desempeño, también significa un respaldo para los profesores, al brindarles asesoría y seguimiento, lo mismo que programas formativos, a fin de impulsar su capacitación permanente.

El pasado diciembre se emitieron las reglas de operación del Programa para el Desarrollo Profesional Docente. Éste es un esfuerzo gubernamental que estimula su preparación y tan sólo para educación básica, este año contempla una inversión de 198 mil millones de pesos.

Por su parte, en abril, en colaboración con los propios maestros y pedagogos, se concluyeron los perfiles, parámetros e indicadores para la evaluación del desempeño de docentes, directores y supervisores de educación básica.

Estas directrices permitirán a los maestros que su práctica profesional se refleje en mejores logros de aprendizaje en sus alumnos.

La Reforma Educativa también reconoce el mérito y esfuerzo de quienes desean convertirse en docentes.

Más de medio millón de mexicanos han manifestado su confianza en las nuevas reglas de ingreso, al preregistrarse en las convocatorias de ingreso al Servicio Profesional Docente, como aspirantes a maestros de Educación Básica y Media Superior.

Congruente con este nuevo sistema, que es más riguroso en favor de los alumnos y los futuros maestros, se está desarrollando un nuevo modelo para la educación normal, que la actualice y revalore ante la sociedad.

Con resultados concretos como éstos, la Reforma Educativa sigue avanzando.

Hacia adelante, este año se implementará, por primera vez, el Censo de Educación Media Superior.

Como ocurrió en el año 2013 con la educación básica y especial, esta medición nos permitirá conocer el estado de los planteles, alumnos y docentes de instituciones públicas y privadas de este nivel educativo.

Asimismo, se pondrá en operación el Plan Nacional para las Evaluaciones de los Aprendizajes, PLANEA, que sustituye a la Prueba ENLACE, manteniendo sus fortalezas y superando sus limitaciones.

Esta nueva prueba, además de evaluar las competencias en matemáticas y en lenguaje y comunicación, también medirá habilidades relacionadas con la convivencia escolar. Además, progresivamente se irán incorporando otras áreas de aprendizaje, como ciencias y formación ciudadana.

En éstas y las siguientes fases de instrumentación de la Reforma Educativa, la participación de las maestras y maestros de nuestro país es y seguirá siendo fundamental.

La Reforma Educativa es una reforma de alcance nacional.

Las entidades que se han retrasado en su aplicación eventualmente tendrán que acelerar el paso, para que sus estudiantes no queden rezagados.

El Gobierno de la República trabajará con los gobiernos estatales en este objetivo.

Así como la educación básica hoy está presente en todo el país, así también llegará la Reforma Educativa y la educación de calidad, a toda la geografía nacional.

Éste es un reto que nos hemos propuesto como Nación y que, junto con los maestros de México, vamos a alcanzar.

Maestras y maestros:

La influencia de un educador trasciende las aulas y perdura en la vida de sus alumnos.

Sé que ustedes son conscientes de esta enorme responsabilidad y la asumen plenamente.

Su vocación magisterial, además de ser un camino de realización personal, es, también, una invaluable aportación al desarrollo de nuestro país.

Sigamos trabajando juntos, transformando la educación, para transformar a México.

Para forjarse un mejor futuro, el país necesita de sus maestras y maestros.

Sé que la Nación cuenta con ustedes para lograrlo.

Felicidades a todas las maestras y maestros de México en éste, su día.

Y de manera muy particular, toda vez que he señalado que, sin duda, nuestro paso por las aulas deja marcado el recuerdo y los valores que sembraron nuestros docentes, hoy, felicito a todas las maestras y maestros de México.

Y en grato recuerdo, desde aquí, también dejo constancia de gratitud y reconocimiento a quienes fueron mis formadores: a mis maestras y maestros, por las aulas que cursé y de quienes recibí ejemplo de compromiso y ejemplo de lealtad y compromiso para con México.

Para todas las maestras y maestros de México:

Muchas felicidades en éste, su día.

Muchas gracias.