Muchísimas gracias.
 
            Muy buenas tardes a todas, y a los muy poquitos varones que están en este auditorio.
 
Saludo muy especialmente a todas las mujeres en esta celebración que hoy hacemos del Día Internacional de la Mujer.
 
Si bien esta fecha fue el día de ayer, hoy hemos decidido tener este evento, esta celebración, con esta representación de las mujeres de México que participan en distintos ámbitos, tanto de la vida pública como de la vida privada, y están aquí,
 
Me da mucho gusto saludar a quienes vienen de distintas partes de nuestro país para acompañar esta celebración, para ser ustedes, y en quienes ustedes reciban el reconocimiento, la felicitación del Gobierno de la República por la incansable labor que todas las mujeres de México llevan a cabo para beneficio de nuestro país, para procurar condiciones de mayor bienestar en sus hogares, en sus comunidades y entre ustedes; su participación, y la que deben tener los hombres por igual, estamos construyendo una Nación.
 
            A todas les saludo con respeto, con afecto, con admiración y con amplio reconocimiento por su tarea cotidiana en favor de México.
 
            Muchas felicidades a las mujeres de México en esta celebración que hoy hacemos, y de reconocimiento a todas ellas.
 
            Aquí, hay muchas mujeres muy importantes que están en distintos ámbitos. Ya decía yo, de la vida pública, de la vida privada. Hay legisladoras Federales, locales; Senadoras de las República, y Diputadas Federales y locales.
 
            Están integrantes de distintos organismos autónomos del Estado mexicano; están dirigentes de distintas expresiones políticas, de distintas organizaciones de la sociedad civil que han decidido participar, precisamente, enarbolando la causa de la mujer. Por eso es que expreso amplio reconocimiento a todas las aquí presentes.
 
            Están las integrantes del Gabinete del Gobierno de la República; nuestra recién nombrada Procuradora General de la República; distintas Secretarias que están aquí: la Secretaria de Turismo, la Secretaria de Salud, la Secretaria de Desarrollo Social  y la Presidenta de INMUJERES, la Presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas. En fin.
 
Una buena representación, no todas, de las mujeres que están en el Gobierno de la República, sirviendo a México con talento, con dedicación y poniendo lo mejor de sí. 
 
            Gracias a todas las mujeres aquí presentes por dar espacio para que el Presidente de la República, en nombre del Gobierno y en nombre de la sociedad mexicana, el día de hoy dediquemos este espacio para rendir merecido tributo a la dedicación y a la entrega de todas las mujeres de México.
 
            Hablar de las mujeres, es hablar de las luchas que han forjado grandes cambios en México y en el mundo; es reconocer su tenacidad por conquistar derechos y libertades.
 
            Hablar de las mujeres es recordar millones, no miles, millones de historias con las que se ha construido el camino hacia la igualdad, pero sobre todo, es reconocer la contribución en el caso de nuestro país, de más de 60 millones de mexicanas que diariamente construyen un mejor país en el campo, la escuela, el hogar, el trabajo, la academia o el servicio público.
 
            Gracias al esfuerzo y perseverancia de incontables generaciones de mujeres, hoy las mexicanas son activas y entusiastas protagonistas del desarrollo de nuestro país.
 
            Por ello, es un honor reunirme con todas ustedes en el marco del Día Internacional de la Mujer para reafirmar nuestro compromiso con la plena igualdad entre mujeres y hombres.
 
            Esta fecha, también nos permite hacer conciencia sobre lo mucho que aún falta por hacer, para lograr que todas las mujeres ejerzan sus derechos y desarrollen todo su potencial.
 
            Y hay que reconocerlo, en México y como pasa igualmente en el mundo, las mujeres siguen enfrentando obstáculos, prejuicios y agresiones que acotan su libertad y limitan su realización personal.
 
            Hace un momento al escuchar a Elizabeth, al compartirnos su experiencia personal, cuántas mujeres no se ven reflejadas en lo que ella ha compartido. Estoy seguro que muchas.
 
            Y si bien como Nación hemos avanzado, hemos dado pasos en favor de la igualdad y en el respeto a los derechos de la mujer, también una celebración como ésta, es la que nos recuerda y nos compromete nuevamente en lo mucho que nos falta por hacer, para que juntos, mujeres y hombres, logremos el México de plenos derechos para las mujeres y de respeto a la condición de género.
 
            La discriminación, la violencia, la exclusión y la falta de oportunidades, todavía son una injusta realidad para millones de mujeres en México. Y por ello es que juntos, mujeres y hombres, tenemos que ser parte de este cambio para bien de nuestro país.
 
            Como Presidente de la República, estoy decidido a seguir trabajando con las mujeres y para las mujeres.
 
Desde el primer día de esta Administración, hemos impulsado el empoderamiento y la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida nacional.
 
            Por primera vez en nuestra historia, la perspectiva de género es una estrategia transversal, como ya lo compartí desde la celebración que tuvimos hace un año del Plan Nacional de Desarrollo.
 
            Esto es, en todas las dependencias gubernamentales y en la designación del presupuesto, más bien, en la asignación de recursos contemplados en el presupuesto para todas las dependencias gubernamentales, hay recursos que están destinados, precisamente, para impulsar y dedicar recursos para las mujeres.
 
            Esto significa que todas las acciones del Gobierno de la República deben promover el bienestar, la protección y el avance de las mujeres en México.
 
Nuestro principal objetivo es que las mexicanas puedan desarrollarse plena y libremente, tanto en el ámbito personal como en el profesional, el familiar y la vida que realizan en sus comunidades.
 
            Para lograrlo, se cuenta con el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres, mejor llamado o conocido como PROIGUALDAD, que alinea las políticas y acciones del Gobierno hacia la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.
 
            Y en el mismo sentido, en octubre del año pasado en el marco de la Conferencia Nacional de Gobernadores, los titulares de los Poderes Ejecutivos del país, tanto del ámbito Federal como en el orden estatal, firmamos la Declaración por la Igualdad entre Mujeres y Hombres.
 
            Y con ese instrumento se promueve la suma de esfuerzos del Gobierno de la República y de los gobiernos estatales para encauzar, de manera efectiva, la política nacional en materia de igualdad.
 
            De esta manera, se habrán de fortalecer los sistemas estatales de igualdad y de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.
 
            De igual manera, se impulsará en el ámbito local la institucionalización de la perspectiva de género y la adopción de políticas, y algo más importante, presupuestos que fomenten su inclusión.
 
            En cumplimiento de esa declaratoria, y para vigilar su debida instrumentación, hace unos días quedó instalada la Comisión para la Igualdad entre Mujeres y Hombres de la CONAGO, que ya cuenta con su respectivo programa de trabajo.
 
            Es decir, nos estamos coordinando no sólo en el esfuerzo que realiza el Gobierno de la República, sino para realmente, lograr una mayor eficacia y llegar a los lugares más recónditos, y a toda la geografía nacional, y realmente asegurar que distintas políticas incidan en favor de los derechos de la mujer, es importante que trabajemos armonizando los esfuerzos de todos los niveles de Gobierno.
 
Y eso es justamente lo que estamos ya haciendo, y es el compromiso que han hecho gobernadores con el Gobierno de la República.
 
            Pero para seguir avanzando en esta dirección es necesario aún hacer más, para respaldar a las mexicanas que habitan en comunidades aisladas y de alta marginación.
 
Hoy, el país, como lo pudimos apreciar en el video que se ha presentado, cuenta con la Red para la Atención y Desarrollo de las Mujeres.
 
            Esta red está integrada por 24 Casas de la Mujer Indígena y 200 Centros de Desarrollo para las Mujeres, ubicados en municipios sin instancias, siendo instancias o, más bien, en aquellos municipios en donde no hay alguna área de atención para la mujer.
 
Estos lugares, que se han habilitado dentro de esta red, son especialmente en aquellos lugares en donde hay ausencia de alguna instancia gubernamental, no importando de qué orden, que permita realmente dar apoyo y atención a la mujer.
 
            En estos espacios, las mujeres tienen un lugar seguro para recibir asesoría, apoyo jurídico y psicológico, con el objetivo de construirse una vida libre de violencia.
 
Y a través de esta red, las mujeres también tienen acceso a otros programas y servicios del Gobierno de la República, a fin de mejorar su nivel educativo y fortalecer su independencia económica.
 
            Con la red, las mujeres tendrán información pertinente sobre sus derechos, posibilidades y programas que le ofrecen los tres niveles de Gobierno para tomar las riendas de su propio destino y alcanzar sus metas de realización personal.
 
            Lo que queremos es que en todo espacio de nuestro país, por más alejado o aislado que esté, prevalezca la igualdad entre mujeres y hombres.
 
            Muy distinguidas mujeres hoy aquí reunidas:
 
            2015 será un año histórico para la igualdad en México. Y esto es, precisamente, como Lorena hace un momento lo refería en su intervención, se debe a la Reforma Político-Electoral, que es una de las 11 reformas transformadoras que con la participación de todas las fuerzas políticas logramos concretar. Una de ellas es ésta, la Político-Electoral.
 
            Y este año, por primera vez, habrá paridad de género en el registro de las candidaturas a legisladores federales y locales.
 
            Para ser más claro, esto significa que el mismo número de mujeres y hombres tendrán la oportunidad de acceder a la representación popular.
 
Estas elecciones marcarán, sin duda, un hito en favor de la igualdad.
 
Las nuevas legislaturas, tanto Federal como las locales, serán únicas, tanto por su composición como por el impulso que, estoy seguro, habrán de dar al avance de las mujeres en México.
 
            Y para acompañar esta transformación histórica, a través del INMUJERES se lleva a cabo ya un Programa Nacional de Empoderamiento Político para Mujeres. Con él, las mexicanas que aspiran a un puesto de elección popular, independientemente de su militancia política, tendrán más elementos para ejercer su liderazgo social y mejor preparación para el desempeño de sus funciones.
 
            Así, con acciones concretas, el Gobierno de la República está trabajando para las mujeres de México, porque su desarrollo es esencial y porque, como bien aquí se dijo, si las mujeres avanzan, si las mujeres de México crecen, si las mujeres de México tienen espacios de realización personal, si las mujeres de México logran condiciones de mayor prosperidad y, sobre todo, si las mujeres de México alcanzan su plena realización, México tendrá un rostro distinto, y México será uno de mayor prosperidad para toda la sociedad mexicana.
 
            Por eso, estamos trabajando en favor de las mujeres de México.
 
            Sigamos trabajando juntos.
 
Y esto es una tarea conjunta, de mujeres y de hombres, por el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género, retos que debemos asumir todos por igual.
           
            Quiero, también, aquí compartirles que el Gobierno de la República se está adhiriendo a la iniciativa de Naciones Unidas denominada: Ellos por Ellas. De esta manera, nos sumamos a un esfuerzo global que va en consonancia con las políticas que el Gobierno de la República está impulsando en México en favor de sus mujeres.
 
            Finalmente, quiero decirles que me da mucho gusto saludar a toda la representación hoy aquí presente de las mujeres de México, que vienen, algunas, de mi estado del que soy originario, pero de muchas otras. Sí, se nota. Es que está muy cerca. Pero vienen de distintas partes del país.
 
            En ustedes, repito, saludo a todas las mujeres de México. Les felicito ampliamente.
 
            A mí me alienta muchísimo realmente encontrarme con mujeres que están encontrando espacios de realización, que participan en sus comunidades, velando, precisamente, porque en sus hogares haya mejores condiciones para sus hijos, y porque sus comunidades también tengan condiciones de mayor desarrollo.
 
            Algo muy importante.
 
          El mayor homenaje que podemos rendir a las mujeres, el mayor reconocimiento que podemos hacer a las mujeres, es en el compromiso diario y permanente que tenemos quienes estamos en la responsabilidad pública por asegurar que México tenga mejores condiciones.
 
            Porque al hacerlo, estoy seguro que estaremos ocupándonos de aquello que más preocupa a las mujeres en general, que es, precisamente, sus hogares y sus hijos.
 
            Y al asegurar que sus hijos tengan, el día de mañana, espacios de realización, acceso a la educación, el que puedan encontrar un trabajo digno y de buen ingreso, son las condiciones que estamos generando entre todos, porque de esa manera estaremos asegurando que las mujeres estén más tranquilas a partir del bienestar que se logre en sus hogares.
 
            Desde aquí, mi mayor reconocimiento a todas las mujeres de México, a las mujeres aquí reunidas.
 
            Gracias por ser fortaleza, ser aliento e inspiración de todo lo que venimos haciendo para lograr el México que todas y todos deseamos.
 
            Muchísimas felicidades.