-MODERADORA: Hará uso de la palabra el licenciado Moisés Rafael Kalach Balas, Presidente saliente de la Cámara Nacional de la Industria Textil.

-LIC. MOISÉS RAFAEL KALACH BALAS: Buenas tardes.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Hemos venido trabajando en equipo desde que usted era Gobernador. Así esperamos seguir, juntos.

Aprecio que nos acompañen, también integrantes de su equipo.

También, tenemos presencia de los mandatarios de los territorios donde tenemos nuestras empresas y nuestras plantas.

Bienvenidos, señores Gobernadores.

Presentes, como siempre, nuestros amigos y compañeros, líderes empresariales: Gerardo Gutiérrez Candiani, Manuel Herrera, Benjamín Grayeb, señor Alpizar, muchas gracias por estar aquí.

Nuestros compañeros líderes sindicales también nos acompañan aquí, representando a nuestros empleos. Gracias a ustedes también.

Nos acompañan distinguidos integrantes del Congreso de la Unión, del Poder Judicial y además, todos ustedes, señoras y señores industriales.

Con esta calidad del equipo de gente que tenemos aquí, es como avanzamos, siempre trabajando juntos. Les agradezco mucho que estén ustedes aquí.

Unión, legalidad, innovación y moda, fueron los ejes rectores sobre los que establecimos nuestra meta transformadora. Fueron el mandato que recibí como Presidente de CANAINTEX, pero también como representante del sector privado.

Estos ejes han sido nuestra guía, ya que están constante y consistentemente en nuestro actuar y nuestras decisiones institucionales.

En unión es como hemos trabajado entre industriales, liderazgos empresariales, representantes sindicales y Gobierno durante los tres años de mi gestión frente a este aguerrido sector.

Unión con fuerza interna y también unidos hacia afuera, con quienes mejor han comprendido nuestros problemas y con quienes tejimos alianzas, para mejor acrecentar nuestras oportunidades.

Aprecio y agradezco ilimitadamente la presencia y apoyo del señor Presidente Enrique Peña Nieto, así como el trabajo coadyuvante de los señores Secretarios, Gobernadores, legisladores, miembros del Poder Judicial, líderes empresariales, así como de fuerzas laborales.

Juntos hemos logrado definir un enemigo común en la ilegalidad; hemos definido un camino a seguir para combatirla, y lo estamos logrando.

Pedimos y fomentamos la unión. Qué mejor ejemplo de ella que este nutrido y magno evento.

Por todo ello, muchas gracias.

No podría pasar la ocasión para expresarle un particular agradecimiento al Secretario Guajardo, por su constante guía, que permite hoy entregar buenas cuentas.

Es de mencionar la gran diferencia que ha hecho el tener un servidor público que entienda las problemáticas de la iniciativa privada y ejecute soluciones.

Gracias, Secretario.

El Secretario Videgaray, junto con su equipo, en particular el Jefe del SAT, el señor Aristóteles Núñez, dedicaron incansables horas para comprender el problema de la industria y lo hicieron suyo, para después poner en marcha políticas públicas a la altura de las circunstancias y ejecutando acciones valientes contra el flagelo de la ilegalidad.

Para ustedes, también, muchas gracias.

Estos tres años han sido un ejercicio constante de suma de esfuerzos entre Gobierno e industriales. El juego se llama corresponsabilidad proactiva.

Nosotros somos una muestra de ello y de cómo sí se puede ser propositivos. Avanzamos, y avanzamos juntos.

Desde los tiempos de su campaña, señor Presidente, nos planteamos crear un Centro Nacional de Innovación para la Industria Textil y del Vestido. Situado en el Estado de Hidalgo, hoy como nunca está vigente esta iniciativa de visión de futuro para nuestro sector.

Un Centro así es un instrumento necesario para la generación y aplicación de ideas, indispensables para mantener el paso a la velocidad del cambio.

Nada más complejo que mantenerse entre cambios, en un mundo que convierte en pasado cualquier novedad. Allí hay una meta por alcanzar.

Cambiar juntos es la clave; transformar es el propósito. Este sector es y será motor de cambio, así es como hemos dado la batalla por la competencia global.

Nuestra posición es clara ante tratados comerciales; son positivos en cuanto sirvan y generen oportunidades para los productos mexicanos, y cuiden los intereses locales, pero siempre dentro un marco justo.

La industria mexicana no busca protección, sólo busca competir dentro de la igualdad.

Competencia, pero con legalidad. Competencia a través de la innovación. Así, y sólo así es como se ha podido y se podrá triunfar contra la ilegalidad. No hay innovación sin legalidad.

Los empresarios somos aliados de la legalidad, y es ahí donde debemos hacer nuestras aportaciones. Todas las formas de ilegalidad son, precisamente, las que inhiben la productividad, y a su vez, la prosperidad y el progreso.

Nos congratulamos del paquete de medidas que hemos construido con el Gobierno. Los últimos reportes arrojan resultados impresionantes contra la subvaluación en nuestro sector.

Al cierre del mes de febrero y estimados de marzo, muestran cero importaciones bajo amparo, cero. Números mínimos de subvaluación. Esto, señoras y señores, industriales, es la entrega de resultados.

Pero no debemos detenernos ahí, la implementación está hecha; los complementos y mejoras vienen en camino, pero hace falta cerrar el círculo para que sea virtuoso.

Necesitamos acciones contundentes en la procuración de justicia, ya que sin ello esta tarea estaría inconclusa. Este sector es y será aliado de la legalidad.

Los resultados que se están obteniendo serán históricos y claves para restablecer nuestro mercado. Estos esfuerzos forman parte de las medidas institucionales con las que hemos venido trabajando imparcialmente. Es así como nos beneficiamos todos los mexicanos.

Así como logramos grandes reformas para nuestro país, restablecer la legalidad representa una gran reforma para nuestro sector.

Señor Presidente:

No podemos, ni debemos detener el paso. Vamos con todo contra la ilegalidad.

Hace apenas unos días, nos convocó a asumir la corresponsabilidad en la hechura del México presente y futuro.

En la industria textil sabemos qué papel nos toca. Vemos grandes y contundentes avances de lo que se requiere hacer conjuntamente. Sabemos ser corresponsables.

En el desarrollo de la industria, somos complementarios con el Gobierno, porque la industria textil y su cadena de valor es un buen negocio para México.

Saludo calurosamente a Sergio López De la Cerda, hoy expresidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido.

Agradezco su paciencia y el trabajo por la agenda común. Gracias, Sergio.

Alfonso y Samuel, presidentes entrantes de esta coalición, les tocará seguir el rumbo y utilizar esta plataforma para el bien del sector y de México.

La participación política representativa es la lección más intensa que he recibido en mi vida.

Este periodo de servicio al frente de la CANAINTEX, ha sido sumamente gratificante y aleccionador. Estoy listo para el siguiente reto.

Señores y señoras industriales:

Propuse unión y estamos todos juntos. Propusimos innovación y estamos creando nuevas realidades. Exigí legalidad y la estamos obteniendo.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Escuchemos la intervención del licenciado Sergio López De la Cerda, presidente saliente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido.

-LIC. SERGIO LÓPEZ DE LA CERDA: Señor Presidente de México, Enrique Peña Nieto:

Los industriales del vestido de nuestro país, le reconocemos su indiscutible interés y sólido apoyo a nuestra industria.

Es por ello que hoy agradecemos su presencia en este encuentro.

Celebramos la importancia y trascendencia de la asistencia de todos y cada uno de los integrantes del presídium: Secretarios de Estado, legisladores, Gobernadores, empresarios, líderes sindicales y todos los integrantes del Gobierno Federal que hoy nos acompañan.

Resalto la participación de los Secretarios de Hacienda, Luis Videgaray; y de Economía, Ildefonso Guajardo, quienes han sido actores fundamentales en la construcción de las acciones para el fortalecimiento de nuestra industria.

Compañeros industriales.

Señoras y señores:

Al iniciar mi gestión, en marzo del 2012, con el honor de haber sido elegido Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, me comprometí a trabajar con absoluta responsabilidad para impulsar la legalidad, la innovación y la unidad sectorial.

En nuestro primer encuentro con usted, señor Presidente, en Pachuca, cuando aún era candidato, identificamos su genuino interés y el conocimiento de los sectores vestido y textil. Ese día, usted se comprometió para impulsar el Centro Nacional de Innovación y Moda.

A los 19 días de haber asumido su responsabilidad como Presidente de México, le solicitamos, como industria del vestido, postergar la reducción arancelaria y, con una gran sensibilidad, lo atendió al publicar el decreto el 31 de diciembre del 2012. Lo hizo también en 2013, y en diciembre del 2014 decretó postergar esta reducción arancelaria hasta el 2019.

Se lo reconocemos; se lo agradecemos, señor Presidente.

Hemos levantado la voz ante la Secretaría de Economía y la Secretaría de Hacienda para señalar retos y oportunidades de mejora, y nos hemos encontrado con un Gobierno atento a los señalamientos, receptivo al diálogo y, además, al intercambio de opiniones, dispuesto a realizar un trabajo conjunto para el diseño, implementación y monitoreo de las acciones que nos permitan impulsar el desarrollo de nuestra industria.

Por la experiencia anteriormente señalada es que sabemos y estamos absolutamente convencidos que el reclamo permanente y la descalificación sistemática no generan resultados. Solamente confunden y justifican la medianía.

Uno de los grandes retos que nos planteamos al inicio de mi gestión fue el construir una agenda común entre las industrias vestido y textil. No fue nada fácil vencer las resistencias que impedían la realización de trabajos conjuntos.

Sin embargo, lo logramos, con la convicción absoluta de que sólo unidos podíamos edificar una nueva etapa para el desarrollo de estos sectores, como importantes actores económicos de la vida nacional.

Gracias Moisés Kalach por todo tu trabajo y compromiso.

Posteriormente, buscamos sumar esfuerzos con la industria del calzado en Guanajuato, encabezada por el anterior presidente, Ismael López García, y en esta etapa logramos con el importante apoyo de CONCAMIN y el invaluable compromiso del Jefe del SAT fortalecer la mesa de combate a la ilegalidad que, sin duda, ha rendido trascendentales resultados para las industrias del vestido, textil y calzado.

Los industriales del vestido trabajamos sistemáticamente para fortalecer nuestro sector. Prueba de ello es el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones, generando con ello mayores fuentes de empleo.

En el tema de la legalidad, después de más de dos años de un arduo trabajo con el Gobierno Federal, se lograron las medidas que se presentaron en Palacio Nacional el pasado 3 de diciembre, tendientes a promover en nuestro país el comercio lícito de prendas de vestir y textiles.

Por cierto, medidas todas inscritas en el marco de una política industrial de nueva generación y de una agenda sectorial que han generado resultados positivos que son ya evidentes, a tan sólo un mes de su implementación.

Por ello, nuestro más amplio reconocimiento a su Gobierno y a los Secretarios de Hacienda y de Economía, así como al titular del SAT, Aristóteles Núñez, y a sus respectivos equipos de trabajo.

Nuestro reconocimiento también al Consejo de la Judicatura Federal y, por supuesto, a la CONCAMIN, encabezada hasta hace unos días por Francisco Funtanet.

Sin la suma de esfuerzos de todos los señalados, los resultados ya palpables no hubieran sido posibles.

En cuanto al trabajo de unidad, desplegamos múltiples acercamientos y propuestas de trabajo conjunto. Construimos áreas de colaboración con gobiernos estatales a través de nuestras delegaciones, y con otros organismos y dependencias impulsamos acciones y recibimos el respaldo no sólo de nuestra Confederación, sino, también, de organismos cúpula, como el Consejo Coordinador Empresarial y COPARMEX.

Permítanme citar algunos resultados concretos de este ejercicio. En el caso del Estado de Guanajuato destaco el interés y la implementación de diversas iniciativas, entre ellas, la primera edición de EFIMODA, que integró a productores de todo el sector del vestido de la entidad para generar resultados sorprendentes de venta de estos productos.

Nuestro reconocimiento al Gobernador Miguel Márquez Márquez.

Por otra parte, los trabajos realizados con el Gobierno de Yucatán, encabezado por el Gobernador Rolando Zapato Bello y por David Alpizar, como titular de SEFOE, se implementaron el Programa de Bienestar Escolar, que dotó de uniformes a miles de estudiantes yucatecos, además del Programa Así es la Guayabera, Así es Yucatán, y la iniciativa para el desarrollo de la industria del vestido en ese estado, que ha creado una cantidad importante de empleo a raíz de estas acciones.

Mención aparte merece el Gobierno del Estado de Hidalgo, su Gobernador Francisco Olvera Ruiz, y José Pablo Maauad, titular de la SEDECO, por la cobertura nacional del Centro de Innovación de las Industrias Textil y del Vestido, quienes han puesto todo su empeño, desde sus responsabilidades estatales, para concretar avances en este proyecto.

Con su invaluable apoyo y el del Gobierno Federal, próximamente se dará inicio a la puesta en marcha de dicho proyecto.

En todos estos casos y más, mi reconocimiento a todos los presidentes de delegaciones de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido.

En el transcurso de estos 36 meses, el trabajo institucional ha sido intenso y se ha caracterizado por una relación respetuosa y franca con todos los actores del sector público y privado, con los cuales hemos interactuado.

Mi reconocimiento y agradecimiento a todos y cada uno de ellos.

A quienes asumen hoy el compromiso y liderazgo en las Cámaras del Vestido y Textil, Samy y Alfonso, les expreso mis mejores deseos en sus respectivas gestiones. Estoy seguro que cosecharán importantes logros para las industrias.

Samy y Alfonso, les deseo el mayor de los éxitos.

Hoy quiero agradecer con todo mi amor a mi familia aquí presente por su generoso apoyo en esta etapa de mi vida, en la cual me entregué apasionadamente para servir a la industria del vestido y a mi país.

Doy las gracias a todo el Consejo Directivo, Comisión Ejecutiva y expresidentes de la CANAIVE.

Doy las gracias también a todo el equipo de la CANAIVE, coordinado por su Director José Manuel Martínez, por el compromiso y responsabilidad al responder puntualmente a los retos planteados por nuestra industria.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

En su mensaje a la Nación del 1 de diciembre del 2012, usted señaló, entre otras cosas, que en la vida de un país seis años son un periodo corto, pero suficiente para sentar las bases de lo que desde ahora debe ser nuestra meta: Hacer de México un país próspero, de oportunidades y de bienestar para todos.

Creemos en las instituciones del Estado mexicano. Cuente con todo nuestro apoyo, señor Presidente.

Muchas gracias.

-LIC. SAMUEL GERSHEVICH SALNICOV: Buenas tardes.

Asumir la Presidencia de la CANAIVE es un gran honor y es un gran reto, pero dirigirme a ustedes después de la intervención de los dos presidentes salientes y antecediendo a un presidente entrante, que me la cambiaron, pero adelante el uso de la palabra como primer acto de mi gestión.

Licenciado Enrique Peña Nieto:

Encabeza este evento en su calidad de Presidente de México, lo cual nos honra y se le reconocemos ampliamente.

Como Presidente de México, es usted Presidente de todos los mexicanos y al saludarlo, saludo a todos quienes hoy nos acompañan, desde los apreciables integrantes del presídium, hasta los incansables medios de comunicación instalados al fondo del salón para que puedan cumplir con su función.

A los 16 años, inicié mi vida laboral en una empresa del sector textil, tiempo después, emprendí mi propio negocio en la industria del vestido, a lo largo de estos 40 años he cosechado fracasos y logros.

Hoy, con el apoyo de mi hijo y socios, de mis hijas y nieta y, particularmente, de Tita que es mi inspiración, emprendo un nuevo reto.

Hace un par de horas, recibí de mis colegas la máxima distinción a la que puede aspirar un industrial de nuestro gremio, encabezar como presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, los esfuerzos de todo nuestro sector para representarlo, promoverlo y defenderlo.

He prometido desempeñar el cargo brindando mi mejor esfuerzo y con la mayor, enorme pasión que siento por mi industria, siempre en compañía del Consejo Directivo que me acompaña durante mi gestión.

La semana pasada el presidente saliente de CONCAMIN, expresaba, largos días para enfrentar los retos, cortos años para iniciar proyecto y cosechar resultados, las oportunidades que se vislumbran.

El 3 de diciembre del año pasado, en Palacio Nacional y en voz de mi amigo Sergio López de la Cerda, la CANAIVE expresó nuestra visión como industria altamente generadora de empleos.

La industria del vestido en México, quiere crecer; quiere crecer en el marco de una competencia global y de comercio lícito; quiere crecer en base a la innovación, a la generación de mayor valor agregado y a la productividad.

Quiere crecer, generando fuentes de empleo digno y bien remunerado para diseñadores, ingenieros industriales, profesionales en calidad, mercadotecnia y operarios de máquinas de coser, entre otros muchos puestos especializados en nuestra industria.

Quiere crecer en un marco de desarrollo sostenido, sustentable y de responsabilidad social; quiere crecer utilizando las compras del sector público como palanca de desarrollo para la pequeña y mediana industria.

Para lograrlo, nos hemos propuesto insertarnos de lleno en el programa para democratizar la productividad. Para que los niveles ya alcanzados por las grandes y medianas empresas de nuestro sector se conviertan en el denominador común de las pequeñas y microempresas.

También, redoblaremos esfuerzos para consolidar la agenda sectorial, que en el marco del Programa de Desarrollo Innovador hemos venido trabajando con la Secretaría de Economía, al fin de que las MiPyMES de nuestra industria cuenten con personal más calificado y para fortalecer las habilidades directivas y de innovación de sus propietarios.

En el marco de este Encuentro Nacional de la Industria Textil y del Vestido, ante los retos y oportunidades del desarrollo económico de nuestro país, ratificamos y ampliamos los horizontes de nuestra visión.

CANAIVE y CANAINTEX ratificamos nuestro compromiso de continuar y redoblar nuestros esfuerzos conjuntos en beneficio de la cadena de valor textil-vestido.

Más aún, queremos una cadena de valor más amplia y más integrada, que genere mayor valor agregado para México. Por ello, nos hemos propuesto redefinir dicha cadena, para que abarque desde el campo, hasta los aparadores y el piso de venta de las tiendas de autoservicio, departamentales y especializadas.

Señor Presidente.

Señoras y señoras:

Esta nueva cadena de valor quiere crecer, sí, en beneficio de sus más de 500 mil trabajadores, sus más de 10 mil empresas, pero, sobre todo, quiere crecer generando más empresas y más miles de empleos para que, juntos, sociedad y Estado, hagamos realidad la visión de un México próspero y con responsabilidad global.

Éste es el compromiso que hacemos con México. El compromiso de quienes más allá de orígenes y apellidos, nacimos, crecimos, trabajamos, invertimos, pero, sobre todo, vivimos en México.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Sean tan amables de ocupar sus lugares para escuchar enseguida al licenciado Alfonso Juan Ayub, presidente entrante de la Cámara Nacional de la Industria Textil.

-LIC. ALFONSO JUAN AYUB: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; señores Secretarios de Estado; señores Gobernadores; distinguidos miembros del presídium; amigos industriales.

Señoras y señores:

Tomo el relevo de la CANAINTEX en un buen momento. Los resultados del trabajo de nuestro equipo bajo el mandato de Moisés y el acompañamiento inteligente y solidario de su equipo, señor Presidente, convierten este momento que, por un lado, cierra un ciclo y, por el otro, anuncia una etapa nueva, tiempo de oportunidad y reto.

Estamos preparados para sostener nuestra contribución con consistencia para que las políticas contra la ilegalidad den los resultados esperados.

Reconocemos el trabajo de los Secretarios Luis Videgaray e Idelfonso Guajardo, así como el del Jefe del SAT, Aristóteles Núñez y de sus equipos.

Gracias a ese modelo de trabajo conjunto, en plena corresponsabilidad hoy en día, las mercancías que ingresaban fraudulentamente a México, al amparo de malos servidores públicos y de malos pseudoempresarios, se detienen en la frontera y de ahí no pasan.

Qué paradoja que se llame amparo a algo que justamente coloca en desamparo a la mayoría y arriesga el empleo de tantos.

Reconocemos la forma inteligente y estratégica como se elaboró y ejecutó ese plan contra la ilegalidad, que está desplazando una forma de crimen organizado para apoyar a los empresarios que queremos jugar limpio.

Necesitamos consolidar este esfuerzo hasta que recuperemos la legalidad en nuestro comercio interno.

Nos queda claro que de no mantener la cooperación entre empresarios y el Gobierno, esto podría convertirse en un ave de paso y en una lucha con una historia sin fin. Por nuestra parte estamos listos para no aflojar.

Sabemos, señor Presidente, que contamos con su autoridad y con el ímpetu que le conocemos para que trabajemos en equipo, como hasta hoy, consolidemos los éxitos que ha producido nuestra alianza.

Es evidente que trabajar unidos fue la clave.

La unión es la base del éxito.

El éxito no resulta del trabajo de hombres solos, ni de esfuerzos aislados. Asumimos que el éxito común es justamente lo que nos tiene juntos hoy en este evento.

Estamos aquí como una sola voz, dos eslabones de una cadena, que nunca debiéramos de haber roto con el orden lógico que indica que las telas y las prendas se requieren una de la otra.

Yo me pregunto por qué habríamos de resistirnos ahora a ver más allá.

El mundo nos ha enviado señales que no hemos querido leer, debemos abrirnos al diálogo, a la cooperación y a la innovación, juntos como cadena, los industriales mexicanos para acrecentar nuestra capacidad de competir en un mundo donde otros lo hacen para ganar.

Se nos hace tarde para tejer una nueva relación con el comercio en México. Somos de la idea de que gana poco quien comprando barato afuera pierde a sus clientes leales y que pierde mucho quien solamente se queja sin concretar mayor esfuerzo para lograr su entrega a tiempo con productos de la mejor calidad.

Cada día es más claro, que el comercio abierto es una vía de progreso y de bienestar y que el nombre del juego es competir.

La competencia nos impone retos tanto al Gobierno como a los empresarios por igual, cada uno en su terreno, a cada uno acuerdo a su responsabilidad.

Vemos como en otras naciones la suma inteligente de recursos y las prácticas de cooperación entre Gobierno y empresa dan buenos resultados para la economía y al final para la gente.

Nuestra industria está contenta de recibir su visionaria Reforma Energética que nos brindará un mejor precio y calidad de la energía, así como un desarrollo para la petroquímica en la producción de fibras, mejores costos en el campo y así ser más competitivos.

Sí, es verdad, la unión hace la fuerza.

La competencia global nos obliga a darnos por enterados de que no solamente necesitamos una cancha pareja, sino que debemos de estar preparados para ganar en una cancha que se ha vuelto enorme.

Las industrias textil y del vestido somos los eslabones de la cadena que inicia con el campo y termina en el aparador, pero al final, todos vendemos moda.

La moda, es la expresión más clara de lo que es la innovación. Las industrias por separado; vendemos fibras, hilo, telas, prendas, pero al final nuestra industria es la de la moda.

Una industria que cuenta con 500 mil empleos, y que rápidamente podrá crecer al doble como lo tuvimos no hace mucho tiempo. Tenemos el derecho y la obligación de aspirar a crear una moda mexicana.

Eso esperaría el mundo, de un país con tanto talento acumulado, con los equipos sofisticados de nuestras plantas, nuestros trabajadores, y por nuestro buen conocimiento del mercado.

Si hoy podemos exportar seis mil 500 millones de dólares al año, de producto textil al mundo, sin programas de exportación estructurados, como los de nuestros competidores, cuánto no podremos vender a las dependencias del Gobierno Federal, de los gobiernos estatales y, por supuesto, del comercio en México.

Sentirnos orgullosos de vestir prendas hechas en México.

Si nos atrevemos a crear, a innovar, a cambiar, el futuro será nuestro. Yo veo un futuro promisorio si nos mantenemos unidos. Veo un futuro positivo si cooperamos. Veo sólo cosas buenas si dejamos de criticar a los demás, y nos ponemos a trabajar en nuestra propia agenda, y si con determinación construimos una agenda industrial común.

Con ese ánimo es que tomo la responsabilidad de la presidencia de nuestra Cámara. Vengo a trabajar en equipo, no quiero tener la razón, sino la capacidad para convocar a todos a sumar esfuerzos. Sin temor ni miedo a la diversidad que somos y que nos enriquece.

Tomo la estafeta con entusiasmo, porque me sé rodeado de talento, de experiencia y de buena fe. De mi familia, de mi madre, que en los próximos días festejaremos sus 90 años, de mi esposa y mis hijos que me aguantan y me motivan. Y de mi padre, que desde hace mucho tiempo, me cuida desde arriba.

Como se dice por ahí, el ejemplo mueve más que la palabra. Con este evento conjunto de las Cámaras Textil y del Vestido, nos hemos dado el ejemplo a nosotros mismos.

Ejemplo que demuestra que las cosas correctas se pueden lograr y triunfan cuando son causa y el resultado de un esfuerzo común.

Señor Presidente:

Estoy seguro de que juntos empresa y Gobierno, podemos constituirnos en un equipo cada vez más fuerte y capaz, y como bien dice usted, de mover a México.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)