Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar, en este evento, a funcionarios del Gobierno de la República, que están en distintas áreas que tienen que ver mucho, precisamente, en apoyar y respaldar el emprendimiento de nuestro país.

Quiero saludar al señor Rector de la máxima casa de estudios.

A rectores de distintas universidades, en donde justamente se forman a los emprendedores, o se incuban a estas empresas, o hay esta orientación para que el emprendimiento pueda tener éxito y alcanzar la consolidación de los proyectos que eventualmente cada uno de los jóvenes lleva a cabo.

Quiero saludar la presencia de dirigentes de distintos organismos empresariales, a quienes muy recientemente he estado viendo en distintos eventos.

Pero celebro su presencia, porque ustedes son  dirigentes de diferentes organizaciones en donde participan empresas de distintos tamaños: pequeñas, medianas, grandes empresas, y estoy seguro que se ven ustedes y se muestran muy alentados de ver el entusiasmo participativo que hay entre los jóvenes de nuestro país, en esta representación que hay, que muchas de sus empresas estarán agremiadas a las organizaciones que ustedes representan.

Y además el éxito de las empresas del gremio que ustedes representan, son un referente de éxito y de aliento para quienes están empezando un proyecto empresarial.

Muchas gracias por su presencia.

De igual manera,  quiero saludar a legisladores que de distintas expresiones políticas hoy nos acompañan en este evento, porque han respaldado precisamente este cambio que se ha hecho a la Ley General de Sociedades Mercantiles para facilitar la incorporación, dentro de la formalidad, de los nuevos emprendedores.  

Pero, sobre todo, quiero saludar con respeto, con reconocimiento y con mi mayor felicitación, a todos los jóvenes emprendedores de distintas partes del país, que hoy están en este evento, para premiarles, para acompañar la entrega de reconocimientos en ocho categorías a emprendedores de nuestro país.

Perla tiene toda razón.

Hace un momento, al escucharle, dijo algo que es muy cierto: éste es el momento de ustedes.

Este espacio y este evento que estamos llevando a cabo, es en honor de todos los emprendedores de México, de todos los jóvenes que, a partir de una idea, de un proyecto, deciden llevarlo a cabo con perseverancia, con actitud positiva y, que son ustedes un referente de éxito y de mostrarnos a nosotros mismos que sí se puede alcanzar cualquier proyecto, cuando a partir de una idea nos decidimos llevarlo a cabo y por eso el día de hoy, en este espacio, estamos abriendo este reconocimiento a este momento que es de ustedes, jóvenes emprendedores del país.

Voy a retomar parte de lo que aquí se ha dicho. Efectivamente, emprender es tener valor y la decisión para partir de una idea y abrir camino hasta hacerla realidad. Es tener la fortaleza para ponerse de pie cuando se cae; es aprender de los fracasos y perseverar hasta al alcanzar el éxito.

Sin duda, la senda del emprendedor es ardua y exigente. Lo es en todas sus etapas, desde que se concibe un proyecto de negocio, se evalúa su viabilidad y hasta que se logra su primera venta y hace crecer a su empresa.

Quienes optan por esta ruta, son personas extraordinarias que buscan ir más lejos y crear un país y un mundo mejor.

Son mujeres y hombres, jóvenes, que no esperan a que las cosas lleguen por sí solas; sino que trabajan duro y de forma perseverante para hacer que ocurran, para lograr que pasen, para hacerlas realidad.

El Premio Nacional del Emprendedor que hemos otorgado este día, valora y reconoce la pasión, el esfuerzo y la dedicación con que han puesto en marcha sus iniciativas y proyectos.

De igual forma, hemos reconocido a organismos, a instituciones educativas que con gran responsabilidad social contribuyen a fortalecer el ecosistema emprendedor de nuestro país.

A todas y a todos los galardonados, les reitero mi más amplia felicitación. Siéntanse muy orgullosos de este logro y de los muchos que deseo tengan, como se los expresé al momento de entregarles este premio, de los muchos que espero logren en su vida profesional y en su vida personal.

Muchísimas felicidades a todos ustedes.

Por su empeño y creatividad, los emprendedores son parte esencial del México moderno que está derribando barreras y quitando frenos, que les impedían crecer e ir hacia adelante.

Y algo muy importe. Ustedes, los emprendedores, son un gran ejemplo de la capacidad y el talento mexicano para innovar en todos los rubros y en todas las escalas.

Hace un momento, en la intervención de Daniela que, por cierto, quiero saludar a los integrantes del Comité Evaluador, bien decía lo mucho que motivaba y alentaba el ver a emprendedores con esta capacidad creativa, con este talento y habilidad mostrada en sus proyectos, que demuestran que en México hay toda esta capacidad para innovar, para crear, para formar desde cero, y poder, realmente, mostrar el éxito que se puede tener.

Quiero aquí, agradecer la presencia de un empresario, que es un referente de éxito, y que, sin duda, resulta muy alentador y motivador haber escuchado su testimonio personal.

Daniel Chávez, muchas gracias, porque además de recibir este reconocimiento, más allá de ello, de los muchos que ya has recibido en los 46, 47 años de vida empresarial que tienes, yo estoy seguro que para quienes están aquí, y para quienes están siguiendo este evento en distintos espacios de la comunicación, ha sido muy alentador y motivante escuchar tu testimonio de vida; de cómo desde cero, o quizá bajo de cero, en un momento difícil, hubo la visión y la decisión de ir hacia adelante, de crecer.

Y que este país, México, te abrió los espacios, las oportunidades para lograr el grupo empresarial que hoy representas.

Y estos jóvenes tienen esa gran oportunidad.

Hoy, el México de hoy es uno muy distinto del que a Daniel le tocó vivir, hace ya muchos años.

Y, sin duda, el de hoy es uno que tiene más espacios de oportunidad, mayores mecanismos de apoyo al emprendimiento, de acompañar el talento joven de nuestro país, para que logren éxitos en los proyectos que se tracen, y que deben tener presente  que a veces hay descalabros, a veces hay tropiezos, pero de todos ellos se aprende.

Es difícil que en una sola ruta y en un solo camino a veces se alcance el éxito.

Daniel ya no lo dijo, pero estoy seguro que en más de una ocasión tropezó, fracasó, pero no se quedó en el suelo. Tuvo la actitud, como deben tenerla, yo espero y deseo de todos los jóvenes, la actitud positiva para levantarse ante cada caída y seguir avanzando en cualquier proyecto que se tracen, o de superarlo, de emprender otro cuando alguno falle.

Yo deseo que con esa actitud sigamos construyendo todos este México, esta Nación que hoy nos abre espacios de oportunidad y que en ustedes está el gran referente de éxito.

Muchas gracias, Daniel, por el testimonio que hoy das y compartes a los jóvenes emprendedores de nuestro país.

El otro motivo de estar hoy, aquí, reunidos es promulgar los cambios que se han hecho a la Ley General de Sociedades Mercantiles, que crea un nuevo régimen de asociación, denominado: Sociedad para Acciones Simplificadas, SAS.

Felicité a Rocío, la Subsecretaria de Economía, porque en siete minutos, en menos, de forma muy amplia logró explicar en qué consiste esta nueva modalidad de crear una sociedad mercantil.

Sin duda, esto es algo innovador, pero también algo que facilita que quienes quieran formar una empresa, una pequeña o primera empresa. No pequeña, puede ser pequeña y con una visión de crecimiento y de expansión, pero lo pueda hacer de forma muy fácil.

Cuáles son los beneficios de esta nueva figura jurídica.

Ella ya los ha señalado, sólo permítanme reiterar quizá algunos que me gustaría subrayar.

Con la legislación anterior, el costo promedio para crear una empresa era de 20 mil pesos y el trámite podía tardar, en el mejor de los casos, seis días.

Ahora se podrá crear una empresa en 24 horas, pero además de manera gratuita.

En el pasado era necesario acudir ante un notario, ante un fedatario público. Ahora el proceso se puede hacer por Internet.

Anteriormente, los emprendedores tenían que pagar los servicios profesionales de un abogado, de un contador o administrador, para asesorarse y constituir su empresa.

Con esta reforma, ya no es necesario, ya que ahora se ofrecen estatutos proforma y disposiciones modelo, que facilitan al emprendedor las actividades de dirección y administración de su empresa.

Antes, se requería un mínimo de dos socios para constituir una sociedad. Ahora, se puede crear una empresa con un solo socio y sin necesidad de un capital mínimo.      

Además, en una segunda etapa,  se buscará que el mismo proceso electrónico para la creación de una empresa permita la inscripción al SAT y al IMSS, así como la obtención de licencias de funcionamiento a nivel municipal y cuando las actividades sean de bajo riesgo.

Literalmente, nunca antes había sido tan sencillo, tan rápido y tan económico, crear una empresa  en México.

Muchas gracias a los legisladores por haber aprobado y haberle dado respaldo a esta iniciativa que hoy se materializa en favor de los emprendedores de nuestro país.

Confío que este nuevo esquema de sociedad permita que haya más empresas en México, y con ellas más y mejores empleos para los mexicanos.

Señoras y señores:

Los emprendedores son importantes agentes de cambio en todo el mundo.

Al poner sus ideas en práctica, ofrecen soluciones innovadoras que mejoran la calidad de vida de nuestra sociedad. Cada uno de ustedes representa un anhelo de superación y una firme determinación para ir adelante.

Ustedes confirman que los emprendedores son personas, son jóvenes, que tienen arrojo, que ven oportunidades donde otros eventualmente ven dificultades, que tienen el carácter para tomar decisiones y que están dispuestos a levantarse una  y otra vez, hasta lograr éxito.

Sepan que en ese largo y exigente camino, no están solos. Que cuentan con las  instituciones del Estado mexicano, particularmente con una que pusimos en marcha en esta Administración: el Instituto Nacional del Emprendedor, que además cuenta con todo el respaldo de todo el Gobierno de la República.

Como Presidente de la República, para mi es motivo de gran distinción, de gran honor, pero sobre todo de enorme motivación, ver en cada uno de ustedes rostros de alegría, de éxito y de una visión para contribuir al desarrollo de nuestro país y claramente también de lograr éxitos muy personales en todo lo que se están proponiendo llevar a cabo.

Créanme, y déjenme dar este testimonio, el Presidente de la República, que tiene por tarea establecer los pisos básicos de bienestar que queremos para nuestra sociedad; contribuir, desde la gestión del Gobierno, a lograr este objetivo.

Resulta muy alentador, muy gratificante ver en ustedes el ejemplo o al referente de lo que deseamos, todo nuestro país tenga: jóvenes que con talento, con entusiasmo y con compromiso están contribuyendo a consolidar y modelar el México que todos queremos.

Muchas felicidades a todos.