Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer la muy amable invitación que me ha formulado Funsalud, para estar presente en la Clausura de esta Asamblea.

Saludar a su Presidente, a José Alfredo Santos, a su distinguida esposa.

De igual forma, al doctor Eduardo González, quien es Presidente Ejecutivo, y a su distinguida esposa.

Y a todos los integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República que presiden instituciones encargadas de la salud de los mexicanos.

Me da mucho gusto saludar en este acto a exsecretarios de Salud: a don Guillermo Soberón, a don Jesús Kumate, a José Antonio González, a quienes saludo con respeto y con afecto.

Al tiempo que saludo a distinguidas autoridades de distintos órdenes, a Legisladores Federales, locales. Y a quienes integran o a quienes son miembros de esta Asamblea de Funsalud.

Es un gusto estar aquí, con ustedes, acompañarles en este acto que, sin duda, tiene una gran trascendencia, de una asociación, que es Funsalud, precisamente, que contribuye a la definición de las políticas públicas del Gobierno, encaminada a un solo objetivo: Trabajar por la salud de los mexicanos.

Señores representantes de los medios de comunicación:

La salud es una condición indispensable para el bienestar de las personas y uno de los componentes fundamentales para la prosperidad y el desarrollo de nuestra Nación.

Prevenir las enfermedades, promover la salud y procurar una mayor calidad de vida para las familias mexicanas, no sólo son compromisos del Gobierno de la República, sino la razón de ser de distintas asociaciones civiles comprometidas con México.

Una de las más destacadas, sin duda, es la Fundación Mexicana para la Salud, Funsalud. Por ello, es un privilegio acompañarles en esta Trigésima Segunda Asamblea.

Su contribución al fortalecimiento científico y tecnológico, así como al estudio y diseño de políticas públicas en materia de salud, es digna de reconocimiento.

A lo largo de 28 años, médicos, investigadores, empresarios y todas las personas que integran esta fundación han trabajado en favor de un México más saludable.

La realización de esta Asamblea General, además tiene un especial significado, porque este año, 2013, se cumplen 70 años del sistema vigente de salud en nuestro país, porque fue en 1943 cuando se crearon la Secretaría de Salubridad y Asistencia, hoy Secretaría de Salud; el Instituto Mexicano del Seguro Social, y el primero de los institutos nacionales de salud, el Hospital Infantil de México.

Desde entonces, la protección de la salud ha ocupado un lugar central en la agenda pública nacional. Si bien se han logrado avances significativos en esta materia, todavía existen amplios sectores de la población que en los hechos no pueden ejercer su derecho a la salud, a la protección de su salud.

Esta condición no sólo acentúa su vulnerabilidad, sino que profundiza la desigualdad social. Precisamente por ello, el derecho a la protección de la salud y la atención médica de calidad son elementos esenciales para alcanzar el México incluyente que queremos tener, que queremos alcanzar. Y que constituye en sí mismo una de las cinco grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado.

Un México incluyente donde toda persona goce de las condiciones elementales para su desarrollo individual y así contribuya a lograr un país más productivo y más próspero.

Estamos convencidos de que una población sana siempre estará en mejores condiciones para participar activa y positivamente en la transformación de su entorno y en la construcción de una mejor Nación.

Por todas estas razones, uno de los objetivos centrales del Gobierno de la República es el asegurar el acceso a servicios de salud para todos los mexicanos.

Para conseguirlo, el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 establece cinco estrategias que quiero compartir con ustedes.

La primera. Avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal.

Segunda. Hacer de las acciones de protección, promoción y prevención, un eje prioritario para el mejoramiento de la salud de los mexicanos.

Tercera. Elevar la atención de la salud a la población en situación de vulnerabilidad.

Cuarta. Asegurar el acceso efectivo a servicios de calidad en la salud.

Y finalmente, quinta estrategia. Promover la cooperación internacional en salud.

Como pueden ustedes apreciar, estas estrategias retoman las recomendaciones de políticas públicas que en diferentes momentos y espacios de reflexión ha expresado esta Fundación, Funsalud.

El Plan Nacional de Desarrollo es la hoja de ruta que habremos de seguir los próximos años para cimentar las bases de un sector salud más sólido y con mayor capacidad para atender a las familias mexicanas.

Somos conscientes de que los desafíos demográficos y epidemiológicos son grandes, pero también de que México cuenta con el talento, el capital humano y la capacidad institucional para enfrentarlos y superarlos.

Queremos un México sano donde la población, independientemente de su edad, lugar de residencia y especialmente su condición laboral, tenga acceso a los servicios de salud.

Así es. Para el Gobierno de la República el derecho a la protección de la salud, es un derecho humano, no es un derecho laboral.

Por ello, tenemos que construir un Sistema Nacional de Salud Universal con un modelo de atención más homogéneo, una operación integrada y una mayor coordinación entre las distintas instituciones de salud.

Hay que trabajar para que la atención no sea fragmentada, para evitar duplicidades en la operación, así como para combatir la saturación que afecta la oportunidad y la calidad de los servicios que deben prestarse a los mexicanos.

El objetivo estratégico es lograr el acceso de servicios de salud con calidad en toda la geografía nacional. Ello requerirá, a su vez, el fortalecimiento de la Secretaría de Salud, como rectora de todo el sistema, dando énfasis a la regulación y vigilancia sanitaria, tanto en el ámbito público, como en el privado.

A esta transformación institucional deberá sumarse, también, un cambio de prioridades en esta materia. Me refiero a impulsar, como lo establece el Plan Nacional de Desarrollo, una vigorosa política en materia de prevención, que nos permita enfrentar los retos de las enfermedades crónicas no transmisibles, como el cáncer, la diabetes, o las enfermedades del corazón.

Como sociedad, tenemos que cambiar de paradigmas y retomar los buenos hábitos individuales y colectivos. Prevenir la enfermedad, siempre será mejor y menos costoso que atender sus consecuencias.

Señoras y señores.

Todos los programas y acciones que el Gobierno de la República realiza en favor de la salud se pueden enriquecer con la participación de la sociedad civil organizada. Esa es la importancia de instituciones como la Fundación Mexicana para la Salud, que complementan y refuerzan las labores del sector público.

Su diaria labor es ejemplo de que el trabajo coordinado y el esfuerzo corresponsable, potencian la capacidad de concretar logros, en beneficios de la salud de todos los mexicanos.

En este marco, quiero reconocer el esfuerzo que realizan quienes encabezan el esfuerzo de esta Fundación, quien es el Presidente del Consejo, y ahora su recién estrenado Presidente Ejecutivo, quien vino a sustituir a quien ahora trabaja en el esfuerzo del Gobierno de la República, como Secretaria de Salud, la doctora Mercedes Juan.

Reconozco, también, a las mujeres y hombres de esta Fundación que con vocación y compromiso social fortalecen nuestro Sistema Nacional de Salud.

Nuevamente, quiero agradecer a Funsalud y a sus asociados por aportar su experiencia, conocimiento, capacidades en la construcción de políticas públicas, modernas, y eficaces, que nos permitan cumplir con este anhelo y esta aspiración de brindar mejores servicios de salud y cuidar de la salud de todos los mexicanos.

Hago votos, porque los trabajos de esta Trigésima Segunda Asamblea realmente redunden en el alcance de este objetivo.

Y agradezco, en nombre del Gobierno de la República, la contribución que esta Fundación realiza en beneficio de la salud de los mexicanos, y a la creación y elaboración de las políticas públicas que en esta materia el Gobierno está siguiendo.

Muchísimas gracias y muchas felicidades.

Dicho lo anterior, me voy a permitir proceder agradeciendo esta honrosa y generosa distinción que se me confiere, al hacerme partícipe de esta Asamblea, de este convivio, de oportunidad de saludar a muy distinguidas personalidades del ámbito privado y público que participan en los esfuerzos para brindar, insisto, un mayor cuidado a la salud de todos los mexicanos.

Al participar en este espacio, procedo a la Declaratoria de Clausura de esta Trigésima Segunda Asamblea General Ordinaria de la Fundación Mexicana para la Salud, Asociación Civil.

En México, Distrito Federal, siendo las 16 horas con 57 minutos del día 27 de junio del 2013, me es muy grato declarar clausurada esta Trigésima Segunda Asamblea General Ordinaria de Asociados de la Fundación Mexicana para la Salud, A.C.

Seguro de que sus trabajos contribuirán a construir un México más sano e incluyente.

Felicidades y enhorabuena.

Muchas gracias.